Las nueve musas
Métrica
Portada » Artes » El ritmo del verso por la alternancia de las sílabas tónicas y átonas

El ritmo del verso por la alternancia de las sílabas tónicas y átonas

VAMOS A HABLAR DE MÉTRICA – III

En el primer artículo de esta serie di mi opinión sobre lo que creo que se puede cobijar bajo el genérico nombre de poema, destacando lo que lo distingue de la prosa, y en el segundo  indiqué la importancia de conocer las normas, aunque sea para saltárselas, comparando la poesía con otras artes como la pintura, la música o la danza.

Voy ahora a “entrar en faena”, o sea en los fundamentos de esas normas de métrica poética, como explicación de la armonía fónica de los versos.

Para ello, comenzaré por tratar del ritmo, de la alternancia de silabas tónicas o átonas, y en otros artículos continuaré con las longitudes de los versos (el cómputo silábico), y la similitud en los finales del verso (la rima).

Ante todo, ya que hablo de tonicidad y de ritmo, quiero destacar la importancia de leer un poema en voz alta, de recitarlo, para poder captar su fuerza y musicalidad. Un poema gana o pierde mucho en función del rapsoda que lo interpreta. Si se lee sin pronunciar también es fundamental hacerlo con tonicidad mental para poder disfrutar de esa musicalidad inherente al poema métrico.

En español el ritmo de un verso está determinado por la ordenación de sílabas tónicas y átonas en las palabras que lo componen. Por ello, hay que empezar por determinar qué sílabas son tónicas y cuáles son átonas, lo que no siempre significa que vayan acentuadas con tilde o no, ya que ese es un criterio ortográfico y hablo de  fonética.  Además, y aquí discrepo algo de los manuales de métrica, no todo es blanco o negro, sino que hay una gradación en la tonicidad con sílabas tónicas más fuertes que otras.

En los manuales de métrica se pueden encontrar los tipos de palabras tónicas o átonas en español. Resumiendo, en español llevan una sílaba tónica: los sustantivos, los adjetivos, los pronombres personales y los posesivos, los demostrativos e indefinidos sean pronombres o adjetivos (me gusta esta casa, me gusta aquella, algún hombre, viene alguno), los numerales, los verbos sean principales o auxiliares, los adverbios (hay excepciones), las formas interrogativas y exclamativas (qué, dónde, cuándo, etc.) y los artículos indeterminados. También llevan tonicidad algunas conjunciones (no obstante, por consiguiente, a pesar de que, etc.) aunque la mayor parte son átonas. Por otra parte, sólo los adverbios acabados en “mente” tienen dos sílabas tónicas, y en las palabras compuestas hay una o dos sílabas tónicas según  se pronuncien como una sola palabra o no.

En cuanto a palabras átonas: los artículos determinados, las preposiciones (excepto según), los términos de tratamiento (Don), el primer elemento de los nombres compuestos (José María, tres mil), los pronombres átonos sean complementos o reflexivos (se lo expliqué, os esperamos hoy), los adjetivos posesivos, y una serie de formas (que, cual, quien, donde, cuando, como, cuanto) cuando no son interrogativas o exclamativas.

Hasta aquí la teoría, pero en la práctica hay tonicidades más fuertes, como los verbos principales, los sustantivos o los pronombres y algo más débiles como los verbos auxiliares o los adjetivos. Además, quien recita tiene una cierta facultad de reforzar o disminuir la fuerza tónica de las palabras. ¿Un lío?, no, hace falta tener sentido común, escuchar, y aceptar que hay zonas grises que podemos virar hacia el blanco o el negro, aunque al hacerlo quizás disminuya algo la fuerza rítmica del verso.

Para complicar las cosas, más adelante ya intentaremos simplificarlas, en español no pueden existir más de dos sílabas seguidas sin algún tipo de apoyo fónico. ¿Qué pasa entonces con las palabras largas o con las frases en que hay palabras átonas? Pues que al recitar incorporamos lo que se llama acentos secundarios, dando una cierta fuerza tónica a una sílaba intermedia para cubrir ese vacío, y eso funciona más o menos bien, según el contexto o la destreza del recitador. Por ejemplo, el verso de Quevedo “la noche tras las pardas sombras mudas” tiene tres sílabas seguidas sin tonicidad fuerte (-che tras las) y al recitarlo damos una cierta tonicidad extra a “tras” aunque sea una palabra átona.

Y para seguir complicando la sucesión de tonalidades, tampoco pueden existir en un verso en español dos sílabas tónicas fuertes seguidas. ¿Qué hacemos entonces? Pues al recitar rebajamos la tonicidad de una de ellas pasándola a secundaria o hacemos una pausa en el verso que detiene levemente la dicción y casi lo convierte en un verso compuesto. Los endecasílabos con acento en 6ª y 7ª son un buen ejemplo. Este verso de Góngora “como duerme la luz, niegan las flores” puede leerse como un endecasílabo con una leve parada tras “luz” o como un endecasílabo compuesto 7+5 “como duerme la luz / niegan las flores”.

No adelantemos más, ya profundizaré respecto a tonicidades y división silábica y versal en siguientes artículos. De momento,  he planteado los fundamentos del ritmo basados en la concatenación de sílabas tónicas y átonas, y vuelvo a recordar que la métrica no es matemática y dos más dos no siempre suman cuatro, ahora bien tampoco suman ocho. El escuchar la musicalidad del verso y el sentido común resolverán la mayoría de dudas.


Antonio Quilis. Principios de fonología y fonética española. Madrid. Arco Libros. 2010

Elena Varela y otros. Manual de Métrica Española. Madrid. Ed. Castalia. 2005.


Ricardo Fernández Esteban

Ricardo Fernández Esteban

Nacido en Barcelona en 1947.

Es Ingeniero Industrial, Master en Finanzas y Licenciado en Filología Hispánica.

Ha dedicado su vida profesional a las finanzas de empresa, ha ejercido la docencia en universidades y escuelas de negocios y ha participado en numerosas asociaciones profesionales. Dice de sus estudios que son más oxímoron que tríada, pero pueden ayudar a desvelar el porqué de su autodefinición “de formación ingeniero, de profesión financiero y de vocación poeta”.

Su afición por la literatura y la poesía es antigua, pero ha comenzado a publicar en este siglo. En poesía ha editado una trilogía de poemarios de viajes por las islas griegas Cuadernos de las islas griegas; un libro de rimas, Pensando en vosotras, en el que el narrador recorre las relaciones con las mujeres de su vida; un poemario digital sobre su relación con la pintura De museos por Madrid, en el que se pueden contemplar las obras en que se inspira; y una plaquette bilingüe (español-griego) Islario de Pasiones sobre los círculos viciosos y virtuosos del navegante de islas. Además, tiene publicado un libro de minirrelatos Cuentas de cuentos que buscan la complicidad y sorpresa del lector. Por otra parte, ha participado en numerosas Antologías poéticas y de relatos cortos.

Es miembro de la junta directiva de la ACEC (Asociación Colegial de Escritores de Cataluña), y de la tertulia poética de El Laberinto de Ariadna.

Participa en numerosos recitales y es ferviente defensor de acercar la poesía y la literatura al público, con medios tradicionales o innovadores, para que recuperen la importancia que deberían tener en la sociedad actual.

Está especialmente interesado y organiza actos sobre el presente y futuro de la literatura digital y la necesidad de adaptación del autor a la misma. Desde el año 2000 mantiene un blog de poesía La palabra es mágica en el que divulga obra propia y de autores que le interesan y que ya ha alcanzado las 400 mil visitas.

Poesía

Cuadernos de las islas griegas, 2006.
Adendas del Dodecaneso, 2009.
De museos por Madrid, 2009.
Más islas, más adendas de Grecia, 2010.
Pensando en Vosotras, SIAL Ediciones, 2011.
Islario de Pasiones (plaquette bilingüe español – griego, traducida por Maira Furnari), 2015
La palabra es mágica, 2010-2016

Relatos cortos

Cuentas de Cuentos, Ònix editor, 2015 (edición en papel)
Cuentas de Cuentos, Bebookness, 2016 (edición digital)

promocionamos tu libro

Add comment

servidores wordpress
Travel with Rose
Non Plus Ultra

Promocionamos tu libro

Ricardo Fernández Esteban

Ricardo Fernández Esteban
promocionamos tu libro

Nuestras redes

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.