Las nueve musas
Gabriela Mistral
Portada » Gabriela Mistral. Análisis de su poema “IN MEMORIAM”

Gabriela Mistral. Análisis de su poema “IN MEMORIAM”

Gabriela Mistral (Vicuña, Chile 1899 – New York 1957), es una de las principales figuras de la poesía de américa latina y la primera persona latinoamericana premiada con el Nobel de Literatura en 1945​.

La autora usa en su poesía una versificación muy variada. Hay quien ha opinado que en algunos poemas tiene ciertas anomalías de rima, acentuación o medida.

Tomás Navarro Tomás, en su obra  “Los poetas en sus versos. Desde Jorge Manrique a García Lorca” (Ariel, 1973),  indica que “esas anomalías no cabe atribuirlas a inhabilidad o descuido en escritora de tanta importancia. Es más probable que tuviera sobre estas cuestiones su propia estimación de valor y construyera sus versos con el mismo sentido de independencia y sinceridad que puso en toda su obra.”

Siendo como es Navarro Tomás uno de los mejores analistas de la poesía en español, sus opiniones son mucho más que opiniones. En el citado libro dedica un capítulo a “La métrica y el ritmo de Gabriela Mistral”  en el que repasa los tipos de metros, ritmos y estrofas que utilizó la autora con referencias a su relación con la temática del poema, que es de obligada lectura para quien quiera profundizar en su obra.

En mi opinión, la poesía tiene un fuerte componente de oralidad y la lectura en voz alta, o su escucha, ayuda mucho a penetrar en el ritmo y la armonía de un poema, que es lo que lo distingue de la prosa. Los conocimientos métricos, que son indispensables para un buen poeta, aunque practique el llamado verso libre, también son convenientes para el lector que quiera ir más allá del texto  y disfrutar de esa comunión entre contenido y continente que conforma una buena obra poética.

Por ello, me atrevo en este artículo a continuar en la línea citada por Navarro Tomás y profundizar en el análisis de una de las obras de Gabriela Mistral: “In memoriam” dedicada a Amado Nervo.

 

IN MEMORIAM

Amado Nervo, suave perfil, labio sonriente;            

Amado Nervo, estrofa y corazón en paz:                 

mientras te escribo, tienes losa sobre la frente,                  

baja en la nieve tu mortaja inmensamente             

y la tremenda albura cayó sobre tu faz.                   

 

Me escribías: «¡Soy triste como los solitarios,                     

pero he vestido de sosiego mi temblor,                   

mi atroz angustia de la mortaja y el osario             

y el ansia viva de Jesucristo, mi Señor!»                  

 

¡Pensar que no hay colmena que entregue tu dulzura;                   

que entre las lenguas de odio eras lengua de paz;              

que se va el canto mecedor de la amargura,           

que habrá tribulación y no responderás!                 

 

De donde tú cantabas se me levantó el día.            

Cien noches con tu verso yo me he dormido en paz.            

Aun era heroica y fuerte, porque aún te tenía;                    

sobre la confusión tu resplandor caía.                     

¡Y ahora tú callas, y tienes polvo, y no eres más!                

 

No te vi nunca. No te veré. Mi Dios lo ha hecho.                 

¿Quién te juntó las manos? ¿Quién dio, rota la voz,            

la oración de los muertos al borde de tu lecho?                  

¿Quién te alcanzó en los ojos el estupor de Dios?                

 

Aun me quedan jornadas bajo los soles. ¿Cuándo               

verle, dónde encontrarte y darte mi aflicción,                     

sobre la Cruz del Sur que me mira temblando,                    

a más allá, donde los vientos van callando,             

y, por impuro, no alcanzará mi corazón?                 

 

Acuérdate de mí, lodo y ceniza triste,                      

cuando estés en tu reino de extasiado zafir.            

A la sombra de Dios, grita lo que supiste:                

que somos huérfanos, que vamos solos, que tú nos viste,              

¡que toda carne con angustia pide morir!

 

Gabriela Mistral. Desolación.

 

Analizando la estructura global de este poema, se dice que está basado en versos alejandrinos, más unos pocos versos de ritmo ternario, o sea con cláusulas de tonicidades fuerte cada cuatro sílabas. Los alejandrinos son versos de 14 sílabas separados en dos hemistiquios de siete, y se indica que en este caso hay excepciones en que dichos hemistiquios se encabalgan o se apoyan en finales sin sílaba tónica fuerte.

Por otra parte, la estructura estrófica se basa en 4 quintetos rimados en consonante ABAAB y 3 serventesios también rimados en consonante ABAB. Se observa que en algunas rimas agudas (paz/más, voz/Diós) la rima es asonante, pero la asonancia queda  disimulada por la fuerza del final agudo.

 Yo hago un análisis algo diferenciado de la métrica y el ritmo. Considero que los versos mayoritarios son alejandrinos, pero que las excepciones son generalmente versos de 14 sílabas divididas por hemistiquios de 5 + 9, medida que tiene buena armonía con los versos de 7 +7. También armonizan esos versos con los de ritmo ternario, que en realidad son versos de 15 sílabas divididas en 3 hemistiquios de 5 sílabas. Con esta forma de dividir los versos el recitado es mucho más natural,  y no hay que requerir a  explicaciones para mantener los alejandrinos, consistentes en artificiosos encabalgamientos entre hemistiquios o  con finales sin tonicidades fuertes.

Veamos a ver a continuación este análisis métrico, en el que en algunos versos dejo alternativas que darán distinto énfasis al discurso de la poeta. Separo los hemistiquios con la barra /, y en los hemistiquios a partir de 7 sílabas indico entre paréntesis sus acentos principales. Sólo hay un verso con encabalgamiento sintáctico. Respecto a los hemistiquios, tendré en cuenta que entre ellos debe haber una leve parada fónica, algo más corta que en los finales versales. La existencia de rima, que da consistencia al verso, podría reducir esas paradas versales en caso de encabalgamientos, pero como he citado sólo existe un encabalgamiento versal.

 

Amado Nervo, / suave perfil, /  labio sonriente; 

Pentadecasílabo en 5+5+5: tres hemistiquios con cláusulas de 5 sílabas 5+5+5, sin encabalgamientos.

Amado Nervo, / estrofa y corazón en paz: 

Tetradecasílabo 5+9(2,6,8). Si lo separamos como alejandrino “Amado Nervo,  estrofa / y corazón en paz”,  se fuerza la sintaxis y se distorsiona el mensaje.

mientras te escribo, / tienes losa sobre la frente,              

Tetradeca 5+9(1,3,8). Podría ser alejandrino “mientras te escribo, tienes / losa sobre la frente,” con una pequeña distorsión sintáctica.

baja en la nieve / tu mortaja inmensamente                                

Tetradeca 5+9(3,8) para lo que debe recitarse sin sinalefa haciendo una pequeña pausa tras mortaja. Podría recitarse como 9+5: “ baja en la nieve tu mortaja / inmensamente”, pero creo más correcta sintácticamente la primera opción.

y la tremenda albura / cayó sobre tu faz.                          

Alejandrino 7(3,6)+7(2,6)

Me escribías: «Soy triste / como los solitarios,                  

Alejandrino 7(3,6)+7(6). Si se separase en la pausa sintáctica usual tras los dos puntos, el verso (4+10) no sería armónico con los otros.

pero he vestido de sosiego mi temblor,                              

Tridecasílabo ternario13(4,8,12) que se recita de corrido. Si se quisiera hacer alejandrino: “pero he vestido de / sosiego mi temblor, habría que tonificar la preposición “de” y opino que es artificiosa y poco sintáctica esa parada posterior.

mi atroz angustia / de la mortaja y el osario                                 

Tetradeca 5+9(4,8) con buena correspondencia sintáctica.

y el ansia viva / de Jesucristo, mi Señor».                          

Tetradeca 5+9(4,8) con aceptable correspondencia sintáctica y buen recitado

¡Pensar que no hay colmena / que entregue tu dulzura;

Alejandrino 7(2,4,6)+7(2,6)

que entre las lenguas de odio / eras lengua de paz;                     

Alejandrino 7(4,6)+7(1.3.6), para lo que debe forzarse la sinalefa “de odio”. La conversión en 5+9 me parece forzada al obligar a separar el complemento de nombre “de odio” de “las lenguas”. También es aún más forzada su conversión en tridecasílabo, ya que obligaría a sinalefas delante y detrás de “odio”

que se va el canto / mecedor de la amargura,                   

Tetradeca 5(3,4)+9(4,8). Sintácticamente correcto. El primer hemistiquio tiene una tonicidad antirrítmica en 3 (“vá el”) que debe destonificarse, lo que ayuda a la sinalefa.

que habrá tribulación / y no responderás!                         

Alejandrino, 7(2,6)+7(2,6)

De donde tú cantabas / se me levantó el día.                                

Alejandrino, 7(4,6)+7(5,6). El segundo hemistiquio requiere un recitado cuidadoso para mantenerlo en heptasílabo, dado el acento antirrítmico y sinalefa en “levantó el”

Cien noches con tu verso / yo me he dormido en paz.       

Alejandrino, 7(2,6)+7(4,6)

Aun era heroica y fuerte, / porque aún te tenía;               

Alejandrino, 7(4,6)+7(3,6). Debe hacerse notar que el primer “aun” es átono y el segundo tónico. En ello no influye la tilde diacrítica (el primero es un “aunque” o “sin embargo” y el segundo un “todavía”), sino que en posición anterior al verbo es fácil destonificarlo como monosílabo, y posteriormente al verso siempre sería palabra tónica bisílaba.

sobre la confusión / tu resplandor caía.                             

Alejandrino, 7(6)+7(4,6)

¡Y ahora tú callas, / y tienes polvo, / y no eres más!                     

Pentadecasílabo en 5+5+5: tres hemistiquios con cláusulas de 5 sílabas, que impiden la sinalefa entre el 2º y el 3º. Sin encabalgamientos

No te vi nunca. / No te veré. / Mi Dios lo ha hecho.                       5 + 5 + 5
Pentadecasílabo en 5+5+5: tres hemistiquios con cláusulas de 5 sílabas, sin encabalgamientos.

¿Quién te juntó las manos? / ¿Quién dio, rota la voz, 

Alejandrino, 7(1,4,6)+7(1,2,3,6). En el segundo hemistiquio hay una pequeña pausa sintáctica ”dio, rota” que ayuda a diluir el acento antirrítmico “dio” y evita tres tónicas seguidas.

la oración de los muertos / al borde de tu lecho? 

Alejandrino, 7(3,6)+7(2,6)

¿Quién te alcanzó en los ojos / el estupor de Dios?                       
Alejandrino, 7(1,4,6)+7(4,6)

Aún me quedan jornadas / bajo los soles. ¿Cuándo

Alejandrino, 7(3,6)+7(4,6). El segundo hemistiquio contiene un encabalgamiento abrupto con el siguiente verso, que se posibilita por el sostén de la rima consonante. Así mismo se efectúa una pequeña parada fónica tras “soles”

verte, dónde encontrarte/ y darte mi aflicción,

Alejandrino, 7(1,3,6)+7 (2,6). El verso arrastra la dificultad del encabalgamiento abrupto.

Estos dos últimos versos podrían recitarse de otra forma:

Aún me quedan jornadas / bajo los soles.     12=7(1,3,6)+5

¿Cuándo verte,                                               4

dónde encontrarte y darte mi aflicción,        11(1,4,6,10)

O sea un dodecasílabo 7+5, uno puente tetrasílabo y un endecasílabo, que son ritmos armónicos con el general del poema. La realización oral puede tender hacia una u otra solución en función de quién lo recita y de si se quiere facilitar la armonía evitando encabalgamientos abruptos.

sobre la Cruz del Sur / que me mira temblando,

Alejandrino, 7(4,6)+7(3,6)

o más allá, / donde los vientos van callando,                                

Tetradeca 5+9(4,6,8). Esta realización está facilitada por la parada fónica de la coma, aunque también podría intentarse un tridecasílabo ternario (4,8,12) recitado de corrido.

y, por impuro, / no alcanzará mi corazón?                          )
Tetradeca, 5+9(4,8). Con buena realización sintáctica y recitado.

Acuérdate de mí, / lodo y ceniza triste,                              
Alejandrino, 7(2,4)+7(1,4,6)

cuando estés en tu reino / de extasiado zafir.                   
Alejandrino, 7(3,6)+7(3,6)

A la sombra de Dios, / grita lo que supiste:                                   

Alejandrino, 7(3,6)+7(1,6)

que somos huérfanos, /  que vamos solos, / que tú nos viste.      
Pentadecasílabo en 5+5+5: tres hemistiquios con cláusulas de 5 sílabas, sin encabalgamientos.

¡que toda carne / con angustia pide morir!                        

Tetradecasílabo 5+9(3,5,8). Esta es la realización más correcta sintáctica y armónicamente. Si se quisiese recitar de corrido, como sugiere algún otro análisis, quedaría un verso largo sin simetría difícil de integrar en el poema. 14( 2,4,8,10,13)

 

En resumen de los 32 versos, hay 18 alejandrinos, 8 o 9 tetradecasílabos en 5+9, 4 pentadecasílabos en 5+5+5 y 1 o 2 tridecasílabos ternarios.  En cuanto a los ritmos internos de los hemistiquios o versos, predominan las posiciones trocaicas pares (como es normal en el verso de longitud impar), pero entre los eneasílabos hay algún acento extrarrítmico en posición impar, y entre los heptasílabos algunos dactílicos, extrarrítmicos y antirrítmicos.  No obstante, cuidando el recitado, todos estos versos y hemistiquios conviven bien y permiten la citada comunión entre contenido y continente (fondo y forma) que da alas al poema, como no podría ser de otra forma por la calidad de su autora.

Espero que este análisis métrico haya hecho que el lector se adentre en el poema y pueda disfrutar más de su lectura. La métrica no es una ciencia exacta, y más que imposiciones hace recomendaciones y sugerencias. La prueba final siempre es escuchar el poema y su armonía, que depende mucho de cómo se recita.

Ricardo Fernández Esteban

Ricardo Fernández Esteban

Nacido en Barcelona en 1947.

Es Ingeniero Industrial, Master en Finanzas y Licenciado en Filología Hispánica.

Ha dedicado su vida profesional a las finanzas de empresa, ha ejercido la docencia en universidades y escuelas de negocios y ha participado en numerosas asociaciones profesionales. Dice de sus estudios que son más oxímoron que tríada, pero pueden ayudar a desvelar el porqué de su autodefinición “de formación ingeniero, de profesión financiero y de vocación poeta”.

Su afición por la literatura y la poesía es antigua, pero ha comenzado a publicar en este siglo. En poesía ha editado una trilogía de poemarios de viajes por las islas griegas Cuadernos de las islas griegas; un libro de rimas, Pensando en vosotras, en el que el narrador recorre las relaciones con las mujeres de su vida; un poemario digital sobre su relación con la pintura De museos por Madrid, en el que se pueden contemplar las obras en que se inspira; y una plaquette bilingüe (español-griego) Islario de Pasiones sobre los círculos viciosos y virtuosos del navegante de islas. Además, tiene publicado un libro de minirrelatos Cuentas de cuentos que buscan la complicidad y sorpresa del lector. Por otra parte, ha participado en numerosas Antologías poéticas y de relatos cortos.

Es miembro de la junta directiva de la ACEC (Asociación Colegial de Escritores de Cataluña), y de la tertulia poética de El Laberinto de Ariadna.

Participa en numerosos recitales y es ferviente defensor de acercar la poesía y la literatura al público, con medios tradicionales o innovadores, para que recuperen la importancia que deberían tener en la sociedad actual.

Está especialmente interesado y organiza actos sobre el presente y futuro de la literatura digital y la necesidad de adaptación del autor a la misma. Desde el año 2000 mantiene un blog de poesía La palabra es mágica en el que divulga obra propia y de autores que le interesan y que ya ha alcanzado las 400 mil visitas.

Poesía

Cuadernos de las islas griegas, 2006.
Adendas del Dodecaneso, 2009.
De museos por Madrid, 2009.
Más islas, más adendas de Grecia, 2010.
Pensando en Vosotras, SIAL Ediciones, 2011.
Islario de Pasiones (plaquette bilingüe español – griego, traducida por Maira Furnari), 2015
La palabra es mágica, 2010-2016

Relatos cortos

Cuentas de Cuentos, Ònix editor, 2015 (edición en papel)
Cuentas de Cuentos, Bebookness, 2016 (edición digital)

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

promocionamos tu libro.
lamejordemisvidas

promocionamos tu libro

promocionamos tu libro

promocionamos tu libro

seÑales
.promocionamos tu libro

promocionamos tu libro

orfeo-se-muda-al-infierno
.promocionamos tu libro
de-leones-a-hombres
.promocionamos tu libro

promocionamos tu libro

promocionamos tu libro

Secciones

Nuestras redes

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.