Las nueve musas
Portada » Disparar o capturar

Disparar o capturar

Hace un  tiempo fui a sacar fotos con una amiga y colega a la Reserva Ecológica Costanera Sur.

Ella portaba una flamante cámara digital súper plus ultra megapixel y memoria de cuchitantos GB, capacidad suficiente para más de un millar de fotos.

Disparar o capturar

Yo llevaba mi cámara de película con un único rollo de T-MAX 100 de 12 exposiciones. Pasamos un hermoso día caminando, sacando fotos, recorriendo, mirando, sacando fotos, caminando, caminando, caminando y sacando fotos. Ya entrada la tarde, al finalizar el recorrido, mi compañera de esta aventura había hecho más de 250 tomas. Yo, apenas 8. De hecho, volvimos para tirar los 4 fotogramas que me quedaban y acabar el rollo.

¿Por qué esa diferencia? ¿Acaso ella vio tantas cosas más que yo me perdí? (Algunas sí, pero ¿taaaaaantas?)¿Se le quedaba pegado el botón cada vez que lo apretaba y en vez de una, sacaba 10 fotos?

 

No, nada de eso, sólo tomamos actitudes distintas. Yo, quizás forzado por la escasez de fotogramas, tengo la costumbre de mirar y mirar, moverme un poco para acá y otro poco para allá, caminar y seguir mirando. Evalúo cada escena a ver si es candidata a una buena fotografía, más allá de la primera impresión. Miro y elijo. Sólo cuando realmente estoy convencido de que lo que veo me gusta, entonces hago la toma. Y para eso me tomo el tiempo necesario para seleccionar bien el encuadre y medir correctamente la luz, ya que sólo hago un disparo. A veces puedo hacer una segunda toma si detecté alguna variante que me interesa también. Pero no más.  Hay todo un proceso de evaluación y selección en la que descarto muchas imágenes que nunca serán fotografiadas.

Pero no crean que eso es garantía de 12 obras de arte. Al menos no en mi caso, ya que más tarde vendrá otro proceso de selección, con la hoja de contactos en la mano, cuando elijo sólo uno, dos o a los sumo tres negativos para ampliar y copiar.

La fotografía digital, con esa sensación de disponibilidad infinita de disparos, nos incita a relegar la selección, a presionar el obturador ante cada imagen, cada posible encuadre, cada combinación de velocidad y diafragma, y varias veces más, por las dudas. Es más, teniendo la posibilidad de corroborar en el momento si hemos logrado la toma que queríamos  o si necesitamos rehacerla, la rehacemos, por si acaso. Ya habrá tiempo después para elegir. Sí, porque la selección no desaparece, sólo la dejamos para después, sentados frente a la computadora viendo una tras otra cientos de fotos. Y elegir una, dos o a lo sumo tres para procesar y copiar (bueno, ¡che! De las 250 le deben haber salido más de 10 buenísimas fotos, pero sólo porque es buena fotógrafa, ja!)

Y no es que ella sea de “gatillo fácil”, no. A mí también me pasa y creo que a la mayoría.  En las vacaciones, con la compacta digital, yo mismo saco varias fotos del mismo motivo, por las dudas, ¿vio? Si igual sale lo mismo y en la memoria entran un montonazo…

Sin embargo, creo que tomarse el tiempo para elegir las condiciones precisas de una toma es todo un ejercicio interesante que se está perdiendo, y que quizás valga la pena prestarle más atención. Es la diferencia entre un DISPARO certero o atrapar una buena imagen entre las tantas CAPTURADAS.

Ariel Till

Ariel Till

Elijo la fotografía como medio para expresar mis emociones, contar cosas que no puedo decir con palabras, transmitir algo de lo que llevo dentro. Sentimientos tan íntimos, que son más fáciles de expresar disfrazados en una imagen. Como dijo Isadora Duncan: "Si yo pudiera explicarle a usted de qué se trata, no tendría sentido que lo bailase"... O que hiciese fotografía...
Y elijo la película y el cuarto oscuro por la incertidumbre de no poder ver el resultado hasta el fin del proceso. La angustia de la posibilidad de arruinar una foto irrepetible. La sensación de hacer las fotos con mis propias manos al interponer con ellas el haz de luz de la ampliadora.
Quizá algunas de mis fotos logren provocar algún sentimiento en quién las observa. Quizá las más afortunadas logren mover alguna idea que parecía estática. O quizá despertar alguna emoción escondida.

Un poco de mí

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 19 de enero de 1968. Inicié mis estudios de fotografía en 1984, realizando el curso Básico y el curso Superior de Fotografía en el Foto Club Argentino. Posteriormente, en 1995, realicé el curso de Iluminación en la misma institución. En 2016 asistí al workshop “La fotografía como Arte Contemporáneo”, en la galería Rolf Art.

Desde 1990 presento obras en Salones Nacionales auspiciados por la Federación Argentina de Fotografía (FAF) y Salones Internacionales con patronazgo de la Fédération Internationale de l'Art Photographique (FIAP), consiguiendo numerosas aceptaciones y menciones. En 2006, la Federación Argentina de Fotografía me otorga la distinción Artista FAF.
A partir de 2008 actúo como jurado en los concursos fotográficos organizados por el Nuevo Foto Club Argentino.
Desde junio de 2010 publico en el blog “Un poco de luz”, donde escribo acerca de la fotografía. Desde 2016 participo como redactor en el semanario Las nueve musas.

He realizado las siguientes exposiciones individuales:
o “Eclecticismo Vacacional”. Galería de exposiciones Nuevo Foto Club Argentino, 2018.
o “Biografía”. Galería de exposiciones Nuevo Foto Club Argentino, 2015.
o “Estaciones”. Facultad de Ciencias Sociales, UBA, Buenos Aires, 2012.
o “Estaciones”. Galería de arte NES, Ciudad de Buenos Aires, 2011.
o “Personas y Personajes”. Nuevo Foto Club Argentino, 2006.
o “Desamparos”. Galería de exposiciones Foto Club Argentino, 2003.
o “Los Cafés de Mabel” y “De Madres e hijos”. Centro Cultural “Quinta El Ombú”, Dir. de Cultura, Municipalidad de San Fernando, 2001.
o “Los Cafés de Mabel” y “De Madres e hijos”. CGP N° 12, 2000.
o “Los Cafés de Mabel”. Foto Club Argentino, 2000.
o Diapositivas. Hall de exposiciones Foto Club Argentino, 1998.
o Blanco y Negro. Hall de exposiciones Foto Club Argentino, 1996.

He participado en diferentes muestras colectivas:
o “Diversidades”. Espacio Cultural Nuestros Hijos, ECuNHi, C.A.B.A., 2015.
o “Expo Fotored Itinerante II”. Museo de Arte de Tolima, Colombia, 2012.
o “Expo Fotored Itinerante II”. Rochester Institute of Technology, NY, 2011.
o “Del laburo al curro” Oficios y Profesiones. Muestra conjunta Nuevo Foto Club Argentino-Argentina con Visual Tal Cuál Huesca-España, 2009.
o “6 x 6” (6 autores, con 6 ensayos de 6 obras cada uno). Curaduría a cargo de Edgardo Filloy, Galería Fotográfica Permanente de Agfa-Gevaert, Cuidad de Buenos Aires, 2001.
o “Muestra Itinerante del Foto Club Argentino”. Galería Fotográfica Permanente de Agfa-Gevaert, 1996.
o “Muestra Itinerante del Foto Club Argentino”. Biblioteca Nacional de la Ciudad de Buenos Aires, 1996.
o “Pasillo de imágenes”. Hospital General Belgrano, Gral. San Martín, Pcia. de Buenos Aires, 1991.

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

en-el-lago-español
arminda
Arcadina
al-final-del-arcoíris

Secciones

¡Suscríbete a nuestro boletín!

Nuestras redes

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.

Centro de preferencias de privacidad