Las nueve musas
Hipocrates
Portada » Relación médico-paciente

Relación médico-paciente

promocionamos tu libro

Otra manifestación, y muy útil, de sugestión social, es la relación médico-paciente afectuosa.

En la obra La Ilíada, de Homero, poeta griego del siglo X (a. C.), se narra como el anciano Néstor, mientras curaba las heridas de Patroclo, conversaba con él, lo que ilustra como antiguos pensadores comprendían el efecto de la conversación y relación armoniosa para soportar el dolor y penurias del combate.

El laberinto de la depresiónAristóteles definía la relación entre el paciente y su médico como de bondad, igualdad y comunidad. Hipócrates le dio crucial importancia a esta relación, llamándola Filia Medica. Sigmund Freud contempla también el papel de la relación con el paciente a través de los conceptos de Transferencia y Contratransferencia. Lo contempla también el neo-psicoanalista Harry Stack Sullivan, el cual desarrolla estos conceptos en su obra La Entrevista psiquiátrica. Otros conocidos especialistas en el estudio de la mente humana, como Carl Rogers, también estudia la relación entre el paciente y el enfermo dentro de los marcos de la psicoterapia.

En antigua Grecia el discurso terapéutico se clasificaba en epaoidé, encanto mágico, euché, plegarias, y terpnos logo, el sugestivo y afectuoso. Este último es conversación amena y posee efecto altamente sugestivo. Bernheim en su libro De la sugestión, publicado en París en 1875, expone:

Es el médico quien con su exploración, puede exagerar y en todo caso sugerir una topografía precisa, localizada en un punto determinado. He visto muchas apendicitis operadas… que no eran sino pseudo-apendicitis…

La relación afectuosa del médico trae como resultado fe en su gestión, aumentando en consecuencia la sugestionabilidad del paciente hacia éste. A partir de ello, todo lo que diga el especialista es aceptado incondicionalmente y con beneplácito, lo que promueve los cambios favorables en su salud.

El inicio de la relación afectuosa con el paciente requiere, desde el primer contacto, satisfacción y confianza. Desde su entrada al local del agente de salud se debe sentir apoyo y comprensión, y salir de allí con la convicción de que sus problemas tienen solución. En instituciones de salud es correcto, si las circunstancias lo permiten, que el especialista se sitúe en la puerta de entrada al momento de llegar el paciente, lo reciba con una sonrisa sincera y lo salude afectuosamente.

Los requerimientos generales, en toda relación psicoterapéutica, son las siguientes:

* Tener presente el estado afectivo del paciente.

* Amabilidad y trato cordial.

* Sensibilidad ante sus dolencias.

* Orientación sobre la conducta a seguir.

* Constituir un apoyo afectivo para la persona.

* Mostrar sincero interés en el caso.

* Ser natural y sencillo.

* Mostrar experiencia y pericia en su labor.

* Ser veraz en todo momento.

* Transmitir información traumática causando el menor daño posible.

* Satisfacer las expectativas del paciente en cada entrevista.

Por el contrario la iatrogenia, la cual es el agravamiento de la enfermedad debido a incorrecta conducta, expresión y gestión del especialista, por lo cual constituye interferencia a la sugestión. Algunas posturas contraproducentes sobre los pacientes son las siguientes:

* Posiciones moralistas y parcializadas.

* Preguntas sugestivas que provoquen imagen de enfermedad.

* Transmisión de estados afectivos y emocionales desagradables.

* Imponer conductas a seguir.

* Frialdad y alejamiento afectivo.

* Desprecio al paciente y sus estados.

* Maltrato.

* No tomar en cuenta su sufrimiento y dolor.

* Transmisión de información en forma alarmante y angustiosa.

Por otra parte, la relación afectuosa con el paciente actúa por sí misma como Efecto placebo, lo cual consiste en el efecto terapéutico en el enfermo a través de la sugestión. Según Hipócrates:

… algunos pacientes, aunque les conste que su estado es grave, recuperan la salud merced a la satisfacción que les produce el buen trato del médico. (Citado por H. Benson, en La Relajación pp. 216).

Se clasifican, en general, los medios para ejercer el Placebo de la siguiente manera:

* Sustancias inocuas pero el paciente está convencido de su efecto curativo.

* Conversación cordial y de apoyo por parte del especialista.

* Situación terapéutica confiable.

José Ramón Ponce

José Ramón Ponce

Doctor en Psicoanálisis, Universidad de Psicoanálisis Humanístico, Brasil.

Master en Psicología de la Salud, por la Walden University, Minnesota.

Licenciado en Psicología, certificado Josef Silny & Associates, Inc. Licencia de Hipnoterapia, USA.

Investigador Agregado por la Academia de ciencias de Cuba.

Fue miembro de la Sociedad de Neurociencias de Cuba, Sociedad de Psicología de la salud de Cuba, Grupo Nacional de Termalismo. Fundador y creador de la Sociedad Cubana de Hipnosis, en la Academia de Ciencias de Cuba. Miembro de la Sociedad Venezolana de Hipertensión arterial. Participante de eventos científicos nacionales e internacionales. Le han realizado numerosos reportajes de prensa por su trabajo.

Libros publicados:

Dialéctica de las actitudes en la Personalidad
El Sistema Psíquico del Hombre
Estrés emocional y su afrontamiento
Como estudiar mejor y sin estrés
Conversando con adolescentes
Un Hombre ante sí mismo
Hipnosis y relajación emocional.
Folletos en apoyo a la docencia.​

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

publi
servidores wordpress

¡Suscríbete a nuestro boletín!

Secciones

¡Suscríbete a nuestro boletín!

Nuestras redes

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.