Las nueve musas
Hipnosis y tabaco
Portada » Efecto de la hipnosis relajante en los pacientes de cáncer

Efecto de la hipnosis relajante en los pacientes de cáncer

En la atención al estrés en pacientes de cáncer se han encontrado efectos favorables con técnicas especialmente dirigidas a la relajación emocional (Payne, Lundberg, Brennan & Holland, 1997), incluida la hipnosis con fines relajantes (Kiecolt–Glaser et al. 2001).

Se ha reportado el efecto favorable de la Relajación progresiva en pacientes de cáncer de mama, especialmente en calidad del sueño, fatiga y en efectos colaterales de quimioterapia (Demiralp, Oflaz & Komurcu 2010).

sistema inmunológicoAdemás, efectos favorables en la relajación inducida verbalmente, y en combinación con la musicoterapia, para reducir la ansiedad causada por la aplicación de quimioterapia (Lin et al. 2011).

En pacientes con cáncer también se han encontrado efectos favorables a través del entrenamiento en relajación combinado con imágenes guiadas, con objetivo de prepararlo en su actitud frente a efectos colaterales de la quimioterapia (Burish, Snyder & Jenkins, 1991). Otros autores también reportan este efecto a través de la aplicación de la hipnosis (Hudacek, 2007), de la Imagen Guiada (Roffe, Schmidt & Ernst, 2005) (Leo ‘n-Pizarro, et al. 2007), y la Meditación (Manzaneque et al. 2011).

El estudio de la relación entre hipnosis y sistema inmunológico se inició en 1960, y se ha indicado su efecto a través del nivel de liberación de glucocorticoides y cortisol, y el aumento de capacidad defensiva de las CD4, y NK (Hudacek, 2007) (Gruzelier, 2002).

Las Imágenes guiadas han demostrado utilidad en el desarrollo del sistema inmune (Trakhtenberg, 2008). De acuerdo a Utay & Miller (2006), esta técnica no es algo nuevo, ha sido utilizada por nativos americanos, y se observa en las tradiciones hindúes, judeo-cristianas. A ello se agrega su utilidad en la efectividad del tratamiento medicamentoso (Valiente, 2006).

Aunque la aplicación de hipnosis en niños con cáncer es aún insuficiente (Liossi, 2003), su inducción ha sido útil en estos pacientes con dolor (Tomé-Pires & Miro, 2012) (Rogovik & Goldman, 2007) (Valente, 1991) (Jay, Elliot & Varni, 1986), también ha sido útil en reducción de ansiedad (Landier & Tse, 2010) (Hammond, 2010), y alivio de efectos secundarios de náuseas y vómitos por quimioterapia (Marchioro et al. 2000).

La hipnosis en niños con cáncer, con fines de relajación, aumenta el rendimiento, ya que el niño es más hipnotizable que el adulto, debido a su fecunda imaginación y mayor convicción en su imagen mental (Huynh, Vandvik & Diseth, 2008). Estos no portan aún en su personalidad en ciernes los factores de interferencia del adulto para la concentración mental.

Método

Se llevó a cabo un estudio Piloto de Estudio de Casos con carácter Exploratorio, consistente en la aplicación hipnosis relajante en pacientes de cáncer, con el fin de evaluar el efecto de esta técnica en sus síntomas relacionados al estrés. Se incluyeron quince pacientes en edad adulta, dentro de los que habían logrado mejor concentración en el tratamiento de hipnosis relajante.

Procedimiento

  • Se sostenía una conversación inicial con el paciente con el fin de establecer confianza y aceptación al tratamiento. Este objetivo no era difícil de alcanzar dado el ansia por encontrar solución a la disyuntiva de vida-muerte en la que se encontraban.
  • Orientación. Se orientaba al grupo de pacientes con respecto a pasos a seguir en el tratamiento.
  • Se les orientaba la posición más cómoda a adquirir, acorde a su estado físico.
  • Las aplicaciones se llevaron a cabo en un consultorio clínico o la residencia del paciente.
  • Comenzaba la inducción por medio de la voz del inductor, con tono rítmico, suave, homogéneo, cadencioso.
  • Atravesando el paciente el estado hipnoide, donde comienza la modificación de su conciencia, entraba con mayor o menor profundidad en estado hipnótico.
  • Al alcanzar el paciente estado hipnótico se le inducia la visualización dirigida para profundizar el estado relajado.
  • En la mayoría de casos se les proveyó de un disco con grabación de la inducción hipno-relajante para aplicarla de manera autónoma en su hogar, complementando la acción del terapeuta, lo cual también ha sido aplicado por Miller (2008).

metastasisHistoria de casos

Caso ME: Paciente de 65 años de edad, masculino, jubilado laboralmente. Afectado de un tumor canceroso en la próstata. Le es extirpada, pero con anterioridad había hecho metástasis al fémur derecho. El encuentro inicial se produjo después de ser intervenido quirúrgicamente, y a partir de ese momento se llevó a cabo la inducción durante intervalo de quince días, con sesión diaria de 20 minutos. El objetivo propuesto era exclusivamente contribuir a su estado anímico y reducir los dolores post-operatorios.

El dolor se fue reduciendo de manera significativa en la medida en que se sucedían las sesiones, aun tomando en cuenta el efecto del tratamiento medicamentoso. Su estado anímico y movilidad corporal también mejoró con mayor rapidez que la esperada. Este paciente tuvo que regresar a su país al finalizar el período mencionado. Sin embargo más de dos años después pudo conocerse que acudió al aeropuerto de la ciudad donde residía, por sus propios pies y caminando normalmente, a recibir a una amistad.

Caso Y: Paciente femenino, 63 años de edad, profesión Maestra jubilada. Después de ser intervenida quirúrgicamente para extirpar un tumor canceroso cérvido-uterino, se descubre que ya había hecho metástasis al pulmón derecho y al duodeno.

Se inicia tratamiento de hipno-relajación meses después de intervención quirúrgica, en 23 sesiones de veinte minutos cada una, con una frecuencia diaria aproximadamente. La paciente había sido sometida infructuosamente a otras técnicas de relajación, lo cual le originó escepticismo hacia estos procedimientos.

Expresó posteriormente que antes de la primera sesión tenía temor sobre lo que se iba a realizar, por lo cual sentía su mente dispersa y con dificultades para concentrarse. Pero en la medida en que la inducción verbal continuaba se sentía relajada, los músculos se aflojaban, la mandíbula quedó distendida, y sentía una inusual calma y tranquilidad. La profundidad alcanzada era cada vez mayor.

Entre la tercera y cuarta sesión el oncólogo le informa a la familia la imposibilidad de remitir la enfermedad de manera alguna, y por tanto de salvarle la vida. Después de la tercera sesión desaparece la rinitis, lo cual le molestaba marcadamente, y esto contribuyó al aumento de la sugestionabilidad.

A la séptima sesión se comenzó a notar disminución de la inflamación abdominal, el cual se encontraba desmesuradamente abultado a consecuencia del líquido ascítico en el edema creado por el cáncer. Después de esa sesión podía doblarse en la cama, lo que antes no podía.

Después de la décima sesión se aplicó la quimioterapia por primera vez, por lo que se suspendieron las sesiones de hipno-relajación durante una semana para conocer efectos en ella de ese tratamiento.

Al recomenzar la inducción disminuyó efecto colateral de la quimioterapia, pero en ese momento no pudo saberse si era por el paso de los días o por la hipno-relajación. En la duodécima sesión es notoria su animación, optimismo y agilidad.

Después de la decimocuarta sesión la enfermera de cabecera hace mención de la evidente reducción del abdomen. Además comienza a caminar dentro de la casa, lo que no podía hacer anteriormente por estar postrada en la cama. Se percata de la desaparición del dolor en la parte superior de ambos muslos, pudiendo moverlos.

Después de la sesión decimoctava se evidencia la reducción del abdomen en diez centímetros. A la vigésima sesión logró salir por el vecindario, y dar algunos pasos de baile en la casa. Es de señalar que las sesiones fueron complementadas por el casete de audio de la inducción, aplicado de manera autónoma en numerosas ocasiones durante el día.

Desde luego, no puede precisarse el peso del papel de la hipno-relajación y cuanto de la quimioterapia, pero se evidencia que la paciente se sintió más serena y animada. No pudo saberse su desenlace al estar obligada a marchar a otro Estado.

Caso OV: Paciente de 50 años de edad, femenino, ama de casa, operada de cáncer en el pulmón izquierdo, con metástasis indiferenciada abarcando ganglios linfáticos. Se le aplicaron trece sesiones de hipno-relajación, a una duración de veinte minutos, a frecuencia diaria.

Inicialmente al paciente acude a consulta traída por familiares, significativamente deprimida, desanimada, con dolor en zona afectada por el tumor en el cuello, tos frecuente y reducida de peso.

En la medida en que se sucedían las sesiones aumentó su peso corporal, se redujo la tos, el dolor, y su estado anímico se elevó notoriamente. Comenzó a recuperar su energía, bailar, participar en fiestas en el hogar y se reactivaron las discordias con la hija mayor. Estas se habían mitigado debido a la depresión y la necesidad de apoyo. La paciente volvió a tomar su real carácter asumiendo nuevamente actitudes dominantes y controladoras.

Después de la primera sesión de quimioterapia, y por discordias con su hija mayor, se rehusó a todo tratamiento de su enfermedad, lo mismo fuera quimioterapia, radioterapia o hipnoterapia, y marchó a su residencia en lejana región del país. En consecuencia, en corto tiempo regresaron los síntomas de la enfermedad, agravándose de nuevo la paciente. Dos meses después ella aceptó regresar a la capital, pero solo por el tratamiento de hipno-relajación. Sin embargo, no quedaba tiempo, inmediatamente después de esta decisión falleció. A pesar de todo se pudo observar un cambio favorable en la paciente, coincidente con la aplicación realizada.

Caso FR: Paciente masculino, de 66 años, empresario jubilado laboralmente, con cáncer del pulmón, deprimido, desanimado, y sufriendo intenso dolor en la parte derecha de la espalda, a consecuencia de su dolencia.

Se aplicó una sola sesión directamente. En esta se manifestaba escéptico al inicio, pero al finalizar la aplicación había desaparecido el dolor para ese momento y se sentía muy sereno. Sin embargo, por razones personales no podía acudir nuevamente al centro, por lo que se le indicó la aplicación del casete sustitutivo y se le entrenó para ello. Llevaba a cabo entre tres o más sesiones diarias en su hogar.

Antes de finalizar el mes se sentía animado, y comenzó de nuevo en la mecánica automotriz, la cual realizaba anteriormente como un pasatiempo y distracción, aumentó de peso, y rebasó las sesiones de quimioterapia sin sufrimiento ni molestias importantes. Más de seis meses después se tuvo conocimiento que el paciente continuaba en su casa, animado y trabajando en lo que le gustaba.

La hipnosis, aliada contra el dolor en cáncer de mamaCaso JC: Paciente masculino, 62 años, con cáncer del hígado, empresario. Se aplicó en total 54 sesiones de hipno-relajación. Nace en Portugal, hijo de padre agricultor.

Sale de su país a los 17 años de edad, con el fin de encontrarse con un hermano; posteriormente se reunió la familia completa. Es el quinto de 13 hermanos, dentro de una armónica y unida familia. Se casa a los 28 años y tiene cinco hijos, pero se divorcia a los cinco años antes de acudir a consulta, y queda muy desamparado, solo y deprimido.

No había antecedentes de cáncer en la familia. Es poco expresivo, no manifiesta sus sentimientos ni emociones suficientemente. No quiso volver a casarse, aunque ha tenido numerosas relaciones de pareja.  

Entre la primera y tercera sesión no parecía alcanzar a profundidad la relajación, lo cual logró en la cuarta. A partir de ese momento se llevó a cabo la inducción por solo 15 minutos, después propiciar la auto-inducción al paciente, y después inducción dirigida nuevamente.

En la sesión seis refiere antes de comenzar, que ya no siente la mente tan pesada como antes. Antes de la sesión ocho el paciente refiere que siente que “los nervios se van soltando”. En la nueve refiere que ha bajado el dolor en el área del colon, y se siente mejor. Al llegar a la sesión 11 refiere que el dolor en el área del Colon ha ido descendiendo y se siente mucho mejor. En la trece refiere que después de la última sesión de quimioterapia se sintió perfectamente normal y sin efectos secundarios, sólo una ligera indigestión. 

Al llegar a la sesión 15 refiere que por primera vez le habían aplicado quimioterapia dos días atrás, pero no se produjo efecto secundario. Además, refiere sentirse muy bien, duerme plácidamente, y realiza compras en centros comerciales. El día anterior estuvo con las hijas caminando en un parque, e hizo una comida por sí mismo. Se siente como si no tuviera la enfermedad. 

Durante la sesión 19 refiere que el oncólogo expresó confusión por la ausencia significativa de reacción a la quimioterapia. En las tres recibidas hasta ese momento, no había sufrido efectos secundarios: sólo un ligero malestar apenas imperceptible.

En la 21 sesión refiere que desde que comenzó hipno-relajación ha atravesado por tres aplicaciones de quimioterapia sin tener efectos secundarios; a lo sumo ligero malestar. Después de la cuarta aplicación de la quimioterapia sufrió ligera nausea solamente.

En la sesión 25 expone que todos los dolores han desaparecido. En sesión 30, antes de comenzar hipno-relajación, expone que según el oncólogo tratante, en los resultados del eco-sonograma se observó la reducción del tumor.

Después de la sesión 54 no se pudo continuar el tratamiento, por lo que se orientó y entrenó al paciente continuar por auto-inducción en su hogar.

Caso RT. Paciente de 66 años, afectado de cáncer en el recto, metástasis al hígado. Recientemente le fue aplicada la primera quimioterapia y se le indicaron cuatro sesiones cada una o dos semanas aproximadamente. Le fue aplicada una sola sesión, pero en ella sintió que aflojó las tensiones, y le invadió “un estado de paz actuando sobre sus órganos”.

Caso AR. Paciente de 44 años. Operada de cáncer de mama. Fue diagnosticada de pequeño nódulo en noviembre, el cual creció en un año, pero le fue extirpado sin haber hecho metástasis. Casada hace 11 años, con dos hijas menores de edad. Padre y madre alemanes pero viviendo fuera de su país. El esposo fotógrafo pero sin trabajo. Tuvo varias relaciones anteriores, y perdió un embarazo. Siete meses atrás murió la hermana y después la madre. La madre era excesivamente autoritaria; murió de cáncer.

Se consideraba sociable pero muy sobre-controlada. Se separó del esposo hace seis meses por considerar que no tenía espíritu de sacrificio. Siempre se ha sentido frustrada. Le fue aplicada solo tres sesiones de hipnosis relajante, pero en cada una los resultados fueron favorables, sintió más serenidad después de cada una.

Caso CC. Paciente de 58 años, estudió en colegio católico, se casó en 1965 con su actual esposa. Tiene cuatro hijos. Afectado de cáncer en ambos riñones, diagnosticado un año atrás. No se puede aplicar quimioterapia ni radioterapia. Era arquitecto y también era profesor universitario. Últimamente ha sentido poco control del brazo derecho y de la mano, le cuesta trabajo firmar.

La sesión 1 fue satisfactoria. En sesión 2, con aplicación autónoma cada día, refiere que se ha ido diluyendo el dolor del brazo. En la sesión 4 refiere que días atrás se despertó la madrugada con dolor en el hombro. De inmediato instaló la grabación de la inducción, visualizando al mismo tiempo la relajación y reducción del dolor; este desapareció y pudo dormir profundamente. Se aplicaron posteriormente otras dos sesiones.

Caso EB. Paciente de 67 años. Operada de mastectomía por cáncer de mama. Le fue aplicada radioterapia, y al momento de acudir a consulta comenzaban la quimioterapia. No tiene antecedentes familiares de cáncer. Tuvo un matrimonio de once meses hace más de cuarenta años. Se encuentra sola, sin hijos ni familia alguna.

En la primera sesión se sintió muy relajada, no sentía el cuerpo, y con mucha calma mental, según refiere. En la sesión dos refiere que después que comenzó la relajación en el hogar, siente que “se le normalizaba el intestino” después de cada sesión de quimioterapia; antes salía con colitis y diarrea frecuente. Refiere sentirse “maravillosamente”.

Caso CB. Paciente de 88 años, afectada de cáncer con metástasis. Tiene un hijo, y varios nietos. Posee la característica de que los familiares le ocultaron en todo momento su padecimiento de cáncer. En los antecedentes familiares se supo que todos los hermanos murieron sucesivamente de cáncer. Desde los quince años de edad tuvo que ocuparse de sus hermanos. En el año 1992 le extirpan una mama. Después de morir el esposo diez años antes, hace metástasis al pulmón. Después de morir un hermano, dos meses atrás, hace metástasis a cadera y fémur. Esa muerte fue traumática para ella y asume una actitud de pusilanimidad e impotencia ante la vida. 

Se llevaron a cabo nueve sesiones. En la primera sesión no se observa significativo nivel de concentración debido al bajo nivel intelectual, sobre-control y ansiedad represada. En la segunda tampoco se observa suficiente nivel de concentración.

La tercera tampoco fue aparentemente efectiva, pero la familia, y ella misma, dicen que come y duerme mejor, se redujo la constipación, se siente más optimista, y de mejor ánimo. La paciente refiere que tiene la impresión que ha disminuido el dolor en la cadera.

En la cuarta sesión se observa mejor concentración. Los familiares refieren que los índices del cáncer, según examen médico, se redujeron. En la sesión cinco se observó con plenitud el efecto hipnótico en la paciente, se le distendió la mandíbula y mostro evidentes signos de hipnosis.

En la sesión seis, por primera vez comienza la inducción muy adolorida, y sale de ella sin dolor. En la sesión siete y ocho se producen los mismos efectos. En la sesión nueve se observa que el deterioro de la consciencia producto de la enfermedad ya es significativo, no observándose resultado efectivo.  

Las Imágenes guiadasCaso LS. Paciente de 67 años de edad. Afectado de cáncer pulmonar desde un año atrás, haciendo metástasis a los huesos. La hermana mayor muere de cáncer en el páncreas, la menor había sido operada dos veces de cáncer de mama hasta ese momento. Sufre dolores articulares, baja presión arterial, reducido vigor, y disminuido apetito; se mantiene en silla de ruedas. Se aplicaron en total 85 sesiones de hipnosis relajante, a una frecuencia diaria.

En la primera sesión alcanzo suficiente nivel de concentración y relajación, y se sintió mejor. Durante la aplicación se produjeron sacudidas mioclonicas, lo que demuestra el intenso estrés en que se encontraba. En segunda sesión manos y pies dejaron de temblar, lo cual sugiere que el origen del tremor no era físico sino emocional.

Al inicio de la tercera sesión refiere que de madrugada comenzó dolor en la pierna, pero siente mayor agilidad en estas. Después de la quinta refiere sentirse profundamente bien, y por primera vez se sintió “sumergido”, según refiere. Al inicio de la sexta sesión había recibido quimioterapia tres días antes, pero esta vez no sufrió efecto secundario alguno.

Al final de la octava sesión se observa, por la forma en que entreabre los ojos, que había llegado a nivel de hipnosis profunda. Desde hace dos días no siente dolor, incluso ha dejado los analgésicos. En la sesión nueve los dolores habían desaparecido, cuando incluso lo sentía a pesar del analgésico. Refiere también que la constipación había desaparecido.

En la sesión 18 refiere que está durmiendo bien, y se siente con entusiasmo. Pero ese día, a las cinco de la mañana, los dolores recomenzaron como pinchazos intermitentes, lo que demuestra que no fue causado por el cáncer. A partir de ese día comenzó a instalar la grabación relajante todas las noches. En la sesión 23 refiere que el día anterior caminó por la casa y con mucha ligereza. Hace tres días que no siente dolor.

Después de la sesión 26 desapareció el dolor de la cadera, el cual había regresado de forma ligera días atrás. En la sesión 30 refiere que le comunicó al oncólogo, que no había sentido dolor por semanas, por lo que el medico se asombró.

Posteriormente el dolor reapareció, y en la sesión 37 volvió a reducirse. Sesión 40: le fue aplicada quimioterapia el día anterior, pero durmió sin dolor, profundamente, y solo despertó al amanecer. En la sesión 41 se observa que no había aparecido ningún síntoma colateral causado por quimioterapia. El día anterior, con ligero dolor en la pierna, caminó firme y satisfactoriamente. En la sesión 44 refiere que continúa prácticamente sin dolor. En la sesión 45 refiere que el dolor volvió, pero solo cuando mueve la pierna estando dormido. No obstante sigue siendo muy ligero.

En la sesión 59 refiere que había dormido mucho y con mucho apetito. En la sesión 74 refiere que el día anterior se le había aplicado quimioterapia, pero sin efecto secundario, solo un poco de calor.

En la sesión 76 refiere que de pronto, a las cinco de la mañana, comenzaron dolores más intensos en todas las articulaciones. Sesión 77, refiere que el dolor ha bajado y solo queda en nivel mínimo en ambas caderas.

En la sesión 78 refiere que el dolor había aumentado en la cintura, pero después de la inducción aplicada había disminuido considerablemente. En la sesión 79 refiere que el dolor había aumentado en la espalda, pero también disminuyo con la inducción relajante. En la sesión 80 refiere que durmió bien pero al amanecer volvió el dolor, aunque solo en la espalda y cadera.

Sesión 83, duerme bien y aumentó tres libras de peso. Pero el dolor de espalda y cadera, aunque no intenso, se ha extendido de nuevo a ambas piernas. Sesión 84, refiere que sentía dolor en todos los músculos pero con la relajación se alivió. En la sesión 85 no tenía dolor alguno. Sesión 86, tenía ligero dolor en la espalda, pero al final de la relajación se alivió. Las sesiones 87, 88, y 89 fueron efectivas, sintiéndolo así el paciente.

Posteriormente se suspendieron las sesiones, pero al mes habían regresado síntomas de manera intensa, y más aún, se había hecho metástasis al cerebro; era infructuoso seguir. Días después el paciente falleció.

Caso OI. Paciente de 40 años de edad, cáncer en el hígado. Le inocularon hepatitis C en una transfusión de sangre debido a un accidente de auto siendo joven, posteriormente derivó a cirrosis, y después a cáncer.

Sufre el edema ascítico, el cual le molesta y no lo deja dormir. No tiene apetito. Camina por sí mismo pero se siente agitado cuando rebasa algunos minutos o cuando sube escaleras. Padece de distrofia ocular, de origen hereditario.

Se siente angustiado por sentirse impotente en todo sentido, principalmente desde diez meses antes, cuando le diagnosticaron un tumor canceroso de más de ocho cm., pero ahora el primario alcanzó 9 × 9 cm., multiplicándose estos en tres tumores más. Le han aplicado tres quimioterapias de diferente tipo. Tiene trombosis en dos venas.

Este paciente también manifestó al inicio elevado escepticismo, pero a partir de que comenzaron las sesiones de hipnosis relajante, casi siempre decía al final: “que bien me siento”, con lo que aumentó la disposición al tratamiento y la confianza en la técnica y el terapeuta. Se aplicaron 15 sesiones de hipnosis relajante.

Sesión uno se sintió mucho mejor, y comenzó a aplicar la grabación al dormir todos los días. Sesión dos: Refiere antes de comenzar que la noche anterior durmió mejor, pero el apetito sigue igual. El dolor bajó de cinco a tres. Sesión tres: El dolor de estómago bajó de cinco a dos. Los medicamentos ya no le producen náuseas. Sesión cuatro: Logro ingerir compota sin vomitarla. Los medicamentos siguen sin producirle vómitos ni náuseas.

Hacía días que no caminaba por falta de ánimo y fuerza, pero el anterior caminó de nuevo, y alcanzo varios metros. El dolor bajo de cuatro a cero.

Desde que empezó la hipnosis relajante tiene mucho más apetito. Manifestaba de nuevo, al terminar la sesión, “que bien me siento”.

Sesión cinco. La periferia abdominal no manifiesta cambio. Anoche no durmió bien por la inflamación del edema ascítico. No tenía dolor ni antes ni después de la relajación. Comió normalmente pero no tuvo náusea ni vómito.

Sesión seis. La bilirrubina ha seguido subiendo, y el dolor se mantuvo en 7, antes y después de la relajación. La noche antes no pudo dormir bien. El día anterior tenía apetito y comió con abundancia, pero ese día no sentía hambre y por ello no ingirió alimento. La sesión de relajación fue favorable, pero no como las anteriores debido a la molestia por hinchazón del abdomen.

Sesión siete: Antes de la relajación refiere que ese día se levantó con agotamiento, pero caminó unos minutos. Se sintió bien del abdomen, y también comió avena sin ningún efecto desfavorable.

Sesión ocho: También se levantó muy mal, y vomitó en la mañana. Durmió mal por la molestia del abdomen, la cual es mucho mayor. El diámetro del abdomen sigue en 100 cm, y el dolor estaba en 9 antes de la relajación, y se mantuvo igual después. La aplicación relajante no fue por ello satisfactoria

Sesión nueve fue favorable. Sesión 10: Se siente con el abdomen inflamado pero sin molestia significativa. Desayunó y siguió sintiéndose bien. Siente apetito, no durmió mal. El dolor estaba en cinco y se mantuvo igual. Caminó dentro del hogar. Sesión 11: El apetito ha mejorado, y se siente inflamado pero sin molestia. Dolor bajó de siete a cuatro. Sesión 12: Se siente bien, comió fruta bomba por la mañana, durmió bien, y caminó dentro de la casa. El dolor estaba en dos antes de la relajación y se mantuvo después. Sesión 13: No durmió bien. El dolor estaba en cinco y se mantuvo igual. Sesión 14: Anoche durmió mejor, y comió con apetito. Estaba animado. Dolor pasó de cuatro a cero.

Sesión 15: Caminó, comió bien, y se siente animado. A partir de esta sesión, varias horas después, el paciente tuvo que ser ingresado en el hospital, debido a que los órganos internos comenzaron a dejar de funcionar; en 48 horas falleció.

Caso BG. Paciente de 78 años. Bajo nivel cultural, y de origen campesino. Cáncer en la columna vertebral. Después de comenzar la hipnosis relajante se aplica quimioterapia y radioterapia. Se aplicaron 15 sesiones de hipnosis relajante, y a pesar de ser escéptico ante ese tratamiento, se lograba, en general, favorable efectividad en la inducción.

Sesión uno: Se observó efectividad en la técnica, pero el paciente no parece que comprendía ni aceptaba lo ocurrido. La sesión 2 fue también satisfactoria, pero no es hasta el final de la sesión 3, que refiere sentirse sosegado. En la sesión ocho el paciente alcanzó significativa profundidad hipnótica.

Sin embargo, aun en sesión 10, después de tres días sin relajación, sigue durmiendo mal, con la misma intensidad de dolor en la espalda, con el apetito igual o peor. No es hasta la sesión 13 que se observan cambios favorables, el dolor bajo, y está más animado. En la sesión 14 se ve mucho mejor, el dolor sigue disminuyendo, y continua durmiendo. Después de la sesión 15 se observa el mismo estado.

En este paciente se observa que a pesar de incomprensión se lograba profundidad hipnótica, pero su escepticismo constituyo una interferencia significativa. A pesar de todo la mejoría fue progresiva y ostensible, lo cual pone en duda si esta se produce por una condicionamiento del efecto hipno-relajante o por razones médicas.

Caso JAA. Paciente de 56 años de edad. Cáncer en intestino delgado, metástasis a las áreas aledañas, por lo cual fue sometido a colostomía. Sufría constantes diarreas porque cuando el alimento llegaba al intestino lo defecaba de inmediato, agregándose náuseas y vómitos frecuentes.

Este paciente se encontraba en Fase IV cuando comenzó hipno-relajación. Manifiesta óptima disposición a combatir su enfermedad. La quimioterapia comenzó al año y medio de haber sido diagnosticado. Se aplicaron 45 sesiones de hipnosis relajante.

La inducción hipno-relajante, en la primera sesión, fue satisfactoria. En la sesión dos fue necesario aclararle el procedimiento debido a que el estado de sobre-motivación que manifestaba interfería la inducción, pero también fue efectiva en alcanzar el estado hipnótico. En la sesión 3 se queda dormido, lo cual demuestra la reacción típica cuando la inducción es efectiva pero no hay aún suficiente condicionamiento del proceso.

En la sesión 5 refiere que sintió bienestar y tranquilidad. La sesión 6, 7 y 9 fueron efectivas. En la sesión 10 refiere que fue el mejor día, lo sintió todo en vigilia pero sentía como si no estuviera enfermo, sin molestia ni dolor en el abdomen. Se sentía además muy vigoroso.

En la sesión 11 refiere que el día anterior estuvo junto a su familia y sintiéndose muy bien. En esta se produjeron reacciones catárticas en dedos de la mano, lo cual demuestra el profundo estado de relajación alcanzado. Las sesiones 12 y 13 fueron también efectivas. En la 14 refiere sentir que la protuberancia de la ingle y abdomen (tumor) habían bajado.

De las sesiones 15 a la 18 la relajación también fue efectiva. En la 19 se produjeron sacudidas mioclonicas por todo el cuerpo. De las sesiones 20 a la 26 la inducción continuó siendo efectiva. En la sesión 27 refiere que el día anterior estuvo lavando su auto. De las sesiones 28 a la 33 se observó efectividad en la inducción. En la sesión 34 refiere que fue informado por oncología que el tumor se está estabilizando y perdiendo activación. Además, estuvo dos días seguidos en quimioterapia sin producirse efectos secundarios.

Posteriormente no se aplicó relajación por al menos dos semanas, coincidiendo con la agudización de los síntomas. Se produjeron varias obstrucciones intestinales, y de hecho aún no quedó fluidez completa; se alimenta con dieta líquida. Aumentó tensión, ansiedad, depresión e insomnio durante este intervalo sin hipnosis relajante. Se redujo optimismo, esperanza y estado anímico. Refiere que tiene apetito pero no puede comer. Los tumores se multiplicaron. Se le exigió utilizar diariamente la grabación hipno-relajante a la hora de dormir, lo cual no había hecho antes.

La sesión 35 de hipno-relajación no fue totalmente efectiva. La 36 resultó efectiva y refiere que al re-comenzar volvió a dormir mejor. Amaneció con la bolsa para colostomía muy llena, lo cual indica fluidez intestinal. En consecuencia su estado anímico ha vuelto a ser favorable.

Sesión 37: apareció la noche anterior ligero dolor, pero durmió bien. Refiere que está aplicando la grabación relajante hasta dos veces en el día. Sesión 38: durmió toda la noche placenteramente, y no siente obstrucción. Esta sesión de relajación, así como la 39 y 40, fueron efectivas. En la sesión 41 se produjeron sacudidas mioclonicas. Fue efectiva la 42. Estuvo cuatro días sin aplicar hipno-relajación, y volvió ligera obstrucción intestinal; esta se reduce y aumenta sucesivamente.

La sesión 43 fue efectiva. En la 44 se observa que entró en hipnosis profunda, y las sacudidas mioclónicas fueron más intensas. Comenzó de nuevo a ingerir alimentos sólidos, sin efectos secundarios, lo cual sugiere el efecto de la hipno-relajación. En la sesión 45 refiere que la noche anterior tuvo ligeros dolores abdominales, y la inducción fue efectiva.

A partir de esta sesión no hubo más ninguna, el paciente fallece tres meses después.

Caso GL. Paciente de 62 años de edad, con cáncer en Fase IV. Ha padecido varias veces de esta enfermedad, pero siempre desapareciendo. En la ocasión anterior el cáncer se manifestó en el páncreas, pero ahora es en el pulmón, colon y estómago. La paciente posee antecedentes familiares de cáncer, muriendo varios familiares de esa enfermedad.

Al momento de comenzar el tratamiento relajante se le habían aplicado 8 sesiones de quimioterapia, y se la aplican los jueves. Se aplicaron 11 sesiones de hipnosis relajante.

La primera sesión fue efectiva, quedo muy relajada y adormecida. La segunda fue también efectiva, el dolor bajo de 10 a 2. Sesión 3: el dolor sigue disminuyendo. La sesión 4 no se pudo llevar a cabo, la noche anterior despertó de madrugada con diarrea y dolor, y se sentía muy mal. La sesión 5 fue efectiva. En la sesión 6 refiere que no tiene diarrea la cual dura días después de la quimioterapia, pero esta vez no se produjo más que un día. Siente menos fatiga, y está durmiendo bien. El apetito se mantiene bajo porque expresa que la quimioterapia le “tranca la garganta”.

Es de destacar que pone la grabación todas las noches al dormir. La sesión 7 fue efectiva, pero esa noche sintió dolor, porque atribuye su causa a que “comió mucho”. Las sesiones 8 y 9 y 10 fueron también efectivas. La 11 la comenzó con dolor en el recto, pero al final expresó su desaparición.

Posteriormente cesó la aplicación de hipnosis relajante, pero la paciente siguió aplicando de manera autónoma la grabación indicada diariamente, hasta el momento de escribir estas páginas.

hipnosis clínicaDiscusión

Aunque no se pudo conocer la evolución posterior al tratamiento en cada uno de los casos, y se manifestaron significativamente las diferencias individuales en su sensibilidad, se evidenció mejoría general. Se redujo la ansiedad, depresión, dolor, fatiga, calidad del sueño, y efectos secundarios de la quimioterapia; a pesar de que los efectos no se redujeron al mismo tiempo. Se obtuvo elevación de la funcionalidad individual, desenvolvimiento social, y vigor psicofísico. Se produjo elevación del peso corporal y el apetito.

Se destaca en importancia el caso donde se produjo efecto sobre edema abdominal, aunque ocurrió en uno de los dos casos presentados con este síntoma, sin ser sometidos a quimioterapia ni radioterapia.

En todos los casos se redujo el estrés, aumentó el bienestar, optimismo y esperanza después de la segunda o tercera sesión.

Adicionalmente, el efecto del estado relajado refuerza la convicción de la eficacia del tratamiento, lo cual implica optimismo. Por consiguiente, se obtuvo incremento de la convicción en la imagen sugestiva. Es por ello que la profunda convicción en la curación referida a religión u otro poder superior, es eficaz en la remisión o reducción del síntoma relacionado al estrés. Eso explicaría la remisión total y fulminante del cáncer en algunos casos.

Se evidenció el hecho de que en el enfermo de cáncer aumentaba la disposición al tratamiento con relación a otras afecciones, como también se puso de manifiesto elevada hipnotizabilidad en estos casos. Estas peculiaridades en el enfermo de cáncer sugieren que la necesidad de conjurar la muerte modifica la susceptibilidad a estas técnicas, aumentando su eficacia, posibilidad de éxito, y poder de influencia sobre el cuerpo-mente.

Sin embargo, se puso de manifiesto que la interrupción del tratamiento produce “rebote” de los síntomas; es decir se produce una recaída sintomática donde el paciente tiende a volver al punto de partida.

A ello se le agrega otro aspecto destacable, el cual consiste en que si la eficacia del efecto hipno-relajante culmina en convicción en la imagen sugestiva, entonces es necesario que todas las personas que rodean al paciente brinden apoyo, transmisión de esperanza, y convicción en la efectividad del tratamiento.

En estos pacientes, dada la necesidad de recibir mensajes congruentes con su evolución favorable y conjurar la muerte, son muy receptivos a las opiniones de familiares y amigos cercanos. En consecuencia, si estos manifestaban escepticismo y desconfianza al tratamiento, se ejercía interferencia a su efectividad. En ese caso se reduce poder sugestivo de la imagen y no se logra el objetivo.

Esto queda demostrado en casos de remisión espontanea los cuales correlacionan con profunda fe religiosa y convicción en la curación por un poder superior donde no se observa margen para interferencia social, dado que dicho poder se halla “por encima de lo terrenal” según la creencia individual.


REFERENCIAS

Burish, T. G., Snyder, S. L. & Jenkins, R. A. (1991). Preparing Patients for Cancer Chemotherapy: Effect of Coping Preparation and Relaxation Interventions. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 59, 4, 518-525

Demiralp, M., Oflaz, F. & Komurcu, S. (2010). Effects of relaxation training on sleep quality and fatigue in patients with breast cancer undergoing adjuvant chemotherapy. Journal of Clinical Nursing, 19, 1073–1083.

Gruzelier, J. H. (2002) A Review of the Impact of Hypnosis, Relaxation, Guided Imagery and Individual Differences on Aspects of Immunity and Health. Stress, 5 (2), 147–163

Hammond, D.C. (2010) Hypnosis in the treatment of anxiety-and stress-related disorders. Expert. Rev. Neurother, 10(2):263-73.

Hudacek, K. D. (2007) A Review of the Effects of Hypnosis on the Immune System in Jay, S.M., Elliot, Ch. & Varni, J.W. (1986) Acute and Chronic Pain in Adults and Children with Cancer. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 54, 5, 601-607

Huynh, M.E., Vandvik, I. H. & Diseth, T.H. (2008) Hypnotherapy in child psychiatry: the state of the art. Clin Child Psychol Psychiatry, 13(3), 377-93.

Kiecolt-Glaser, J. K., Marucha, P. T., Atkinson, C. & Glaser, G. (2001) Hypnosis as a Modulator of Cellular Immune Dysregulation during Acute Stress. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 69, 4, 674-682

Landier, W. & Tse, AM. (2010) Use of complementary and alternative medical interventions for the management of procedure-related pain, anxiety, and distress in pediatric oncology: an integrative review. J. Pediatr. Nurs. 25(6), 566-79

Leo´ n-Pizarro, C., Gich, I., Barthe, E., Rovirosa, A., Farru´s, B., Casas, F., Verger, E., Biete, A., Craven-Bartle, J., Sierra, J. & Arcusa, A. (2007) A randomized trial of the effect of training in relaxation and guided imagery techniques in improving psychological and quality-of-life indices for gynecologic and breast brachytherapy patients. Psycho-Oncology 16, 971–979

Lin, M., Hsieh, Y., Hsu, Y., Fetzer, S. & Hsu, M. (2011) A randomized controlled trial of the effect of music therapy and verbal relaxation on chemotherapy-induced anxiety. Journal of Clinical Nursing, 20, 988–999

Liossi, Ch. (2003) Using Hypnosis in the pediatric oncology setting. Australian Journal of Clinical & Experimental Hypnosis, 31(1),32-40.

Liossi, Ch. (2006) Hypnosis in Cancer Care. Contemporary Hypnosis, 23(1), 47–57. DOI: 10.1002/ch.33

Manzaneque, J. M., Vera, F., Ramos, N. S., Godoy, Y. A., Rodriguez, F. M., Blanca, M. J.,… & Enguix, A. (2011) Psychobiological Modulation in Anxious and Depressed Patients after a Mindfulness Meditation Program: A Pilot Study. Stress and Health, 27, 216–222

Marchioro, G., Azzarello, G., Viviani, F., Barbato, F., Pavanetto M…& Vinante, O. (2000) Hypnosis in the treatment of anticipatory nausea and vomiting in patients receiving cancer chemotherapy. Oncology, 59(2) ,100-4

Miller, J. & Hopkinson, C. (2008) A retrospective audit exploring the use of relaxation as an intervention in oncology and palliative care. European Journal of Cancer Care 17, 488–491

Payne, D.K., Lundberg, J.C., Brennan, M.F. & Hollanda, J.C. (1997) Brief Report. A Psychosocial Intervention for Patients with Soft Tissue Sarcoma. Psycho-oncology, 6, 65

Roffe, L., Schmidt, K. & Ernst, E. (2005) A Systematic Review of Guided Imagery as an Adjuvant Cancer Therapy. Psycho-Oncology, 14, 607–617

Rogovik, A.L. & Goldman, R.D. (2007) Hypnosis for treatment of pain in children. Can. Fam. Physician, 53(5):823-5

Tomé-Pires, C. & Miro, J. (2012) Hypnosis for the management of chronic and cancer procedure-related pain in children. Int J Clin Exp Hypn., 60(4) ,432-57

Trakhtenberg, E. C. (2008) The Effects of Guided Imagery on the Immune System: A Critical Review. International Journal of Neuroscience, 118, 839–855. DOI: 10.1080/00207450701792705

Utay, J. & Miller, M. (2006) Guided Imagery as an Effective Therapeutic Technique: A Brief Review of its History and Efficacy Research. Journal of Instructional Psychology, 33, 1, 40-43

Valente, Sh. (1991) Using Hypnosis with Children for Pain Management. Oncology Nursing Forum, 18, 4, 699-704

Valiente, M. (2006) El uso de la visualización en el tratamiento psicológico de enfermos de cáncer. Psico-oncologia, 3, 1, 19-34


 

José Ramón Ponce

José Ramón Ponce

Doctor en Psicoanálisis, Universidad de Psicoanálisis Humanístico, Brasil.

Master en Psicología de la Salud, por la Walden University, Minnesota.

Licenciado en Psicología, certificado Josef Silny & Associates, Inc. Licencia de Hipnoterapia, USA.

Investigador Agregado por la Academia de ciencias de Cuba.

Fue miembro de la Sociedad de Neurociencias de Cuba, Sociedad de Psicología de la salud de Cuba, Grupo Nacional de Termalismo. Fundador y creador de la Sociedad Cubana de Hipnosis, en la Academia de Ciencias de Cuba. Miembro de la Sociedad Venezolana de Hipertensión arterial. Participante de eventos científicos nacionales e internacionales. Le han realizado numerosos reportajes de prensa por su trabajo.

Libros publicados:

Dialéctica de las actitudes en la Personalidad
El Sistema Psíquico del Hombre
Estrés emocional y su afrontamiento
Como estudiar mejor y sin estrés
Conversando con adolescentes
Un Hombre ante sí mismo
Hipnosis y relajación emocional.
Folletos en apoyo a la docencia.​

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

promocionamos tu libro.
lamejordemisvidas

promocionamos tu libro

promocionamos tu libro

promocionamos tu libro

seÑales
.promocionamos tu libro

promocionamos tu libro

orfeo-se-muda-al-infierno
.promocionamos tu libro
de-leones-a-hombres
.promocionamos tu libro

promocionamos tu libro

promocionamos tu libro

Secciones

Nuestras redes

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.

Centro de preferencias de privacidad