Las nueve musas
Portada » La interpretación de los sueños

La interpretación de los sueños

… el contenido más frecuente de nuestros sueños se halla constituido por aquellos objetos sobre los que recaen nuestras más ardientes pasiones.

J.G.E. Maas

 

El sueño y sus misterios siempre han atraído la humanidad.

El antecedente más antiguo de ese interés se encuentra en el Sueño del templo, en la antigua Grecia, estos eran lugares de descanso, donde se aplicaba música, baños, masajes, juegos, y otras actividades placenteras. Por la noche los pacientes dormían en el Abatón, cerca de los dioses, y al otro día sus sueños eran analizados por sacerdotes.

Se observa la importancia del sueño para los antiguos en las Camas colgantes, de la Roma antigua, y el primer escrito en torno al sueño fue de Artemidoro, La interpretación de los sueños. Por añadidura, ha quedado para la posteridad la frase acuñada por Horacio: No he pegado los ojos. En 1802 se publica el primer libro con consejos para dormir.

Tiempo después Sigmund Freud, de Viena, e Iván Pavlov, de Rusia, hacen nuevos aportes al estudio del sueño. Sin embargo, el avance más importante en la época actual en torno a este estado se produce en la década de 1930, cuando Loomis, profesor de Fisiología de Universidad de Princeton, descubre a plenitud que el cerebro no estaba inactivo durante el sueño. Esto es ampliado en 1953, cuando Nataniel Kleitman, William Dement y Eugene Aserinsky descubren el sueño REM, aunque antes ya había sido enfocado por Iván Pavlov.

A través de la historia el sueño no se ha tomado solo como un medio de descanso y restauración física, sino que ha sido medio de profecías, predicción de futuro, indagación de trastornos mentales, entre otros aspectos; mágicos o científicos.

Lo cierto es que músicos, escritores, poetas, científicos, pintores y otras personas han sido favorecidos en su labor por la utilización eficaz del sueño. A menudo te duermes buscando en tu mente solución de un problema, explicación a una interrogante científica, o la inspiración artística, y durmiendo o al despertar aparece por insight la solución; a veces ella es quien te despierta.

El Insight es el proceso inconsciente del cerebro en que continúa buscando por sí mismo soluciones o recuerdos a pesar de haberse desviado la atención. Se produce mientras dormimos y estando despiertos también; por ejemplo, en ocasiones tratamos de recodar una melodía o un nombre, nos cansamos del intento y desviamos la atención, y cuando menos lo esperamos llega de pronto el recuerdo.

En otro ejemplo, a veces, si al momento de ir a la cama recuerdas algo angustioso, tu cerebro por medio busca por sí mismo el ajuste emocional, y cuando despiertas te sientes mejor, tranquilo. Por ello, la visualización de imágenes placenteras antes de dormir propicia la calidad del sueño. Es muy útil instrumento cuando es aplicado correctamente desde el momento de pre-sueño.

REMNo se puede estudiar el significado de lo que soñamos sino entendemos primero lo que es el sueño REM. Existen dos tipos de sueño, los cuales se alternan entre sí mientras la persona duerme: No-REM y REM.

El sueño REM predomina mientras se acerca el despertar, y su nombre proviene del idioma inglés: Rapid Eyes Movement (movimiento rápido de los ojos), haciendo referencia al movimiento ocular que tiene lugar en esa fase. Es un sueño profundo donde coincide la distensión muscular con elevada activación nerviosa a pesar de estar dormida la persona. Paradójicamente, en REM las imágenes oníricas son más nítidas y se recuerdan mejor después del despertar. Curiosamente es muy difícil hacer que despierte alguien si está en ese periodo, y es donde se producen más infartos, pesadillas y otros trastornos. Todavía existen muchas interrogantes en la ciencia con respecto al REM.

Por el contrario, la fase No-Rem, la cual es llamada también sueño Delta, responde predominantemente a la necesidad de descanso, y posee varias sub-fases. Estas se cuentan desde la uno, donde aún es muy ligera, hasta la cuatro, muy profunda y donde se logra un sueño plácido y restaurador. Es de destacar que el estrés o la fatiga intensa, impide llegar a la cuatro.

La interpretación de las imágenes durante el sueño se inicia en que la conciencia no posee límites discretos, sino que es una dimensión cuyos polos opuestos marchan desde el funcionamiento inconsciente, hasta la nítida y plena consciencia. Cuando se mira, escucha, huele, toca, lo percibido aparece como imagen consciente, y también cuando se piensa, imagina o recuerda. Estas imágenes se suceden una tras otra según se desenvuelve y actúa el individuo; desde luego, adquieren mayor intensidad las asociadas a sentimientos y motivaciones.  

Sin embargo, estas imágenes no se producen en la conciencia de una vez, sino que les precede un proceso no-consciente de formación en el cerebro. Cuando se confronta un objeto deseado, primero opera un mecanismo para definir qué es, como se siente, y si se desea. En la medida que dicho mecanismo alcanza un resultado, arroja su imagen sobre la consciencia; desde luego a velocidad fulminante, de micras de segundos, por lo cual la persona no se da cuenta del lapso de esa etapa preparatoria.

Pero el proceso de formación de la imagen posee otro ángulo. A medida que esta se forma en la consciencia, se crea paralelamente un sub-producto de esa imagen. Esta, es como una imagen secundaria, la cual sin llegar a ser consciente adquiere una inercia que la hace permanecer circulando dentro del cerebro.

Prueba de este sub-producto inconsciente se observa en el hecho de que cuando con firmeza se hace el propósito de recordar a una hora dada, al llegar el momento indicado ese recuerdo acude espontáneamente a la consciencia. O el hecho de que cuando la madre de un niño pequeño se acuesta a dormir no la despiertan ni los más intensos ruidos, pero basta que el bebé comience a llorar para que esa madre se levante ipso facto de la cama. Otro ejemplo es cuando nos acostamos decididos a despertar a una hora dada, se produce el despertar como se había previsto.

En consecuencia, al dormir la consciencia se aparta, pero el cerebro sigue funcionando solo. Es en ese momento cuando el sub-producto inconsciente aflora a la mente, aunque estés dormido. Por lo tanto, lo soñado ofrece la impresión de estar despierto pero en un mundo falso, viviendo una realidad que no existe. 

Las características generales de las imágenes oníricas son las siguientes:

  • La mayoría son olvidadas al despertar; principalmente las producidas en No-Rem por dos razones: por una parte el cerebro esta menos activo que en Rem, y por la otra porque mayoritariamente se producen en horas tempranas de la noche.
  • Son producidas por experiencias agradables o desagradables durante el mismo día o en los anteriores; en ocasiones hasta años lejanos.
  • Las imágenes en pre-sueño, o sea mantenidas al comenzar a dormir, se trasladan al sueño y se convierten en imágenes oníricas.
  • Inciden sobre estas imágenes los deseos mantenidos y no satisfechos.
  • Inciden también las condiciones ambientales como la temperatura o estímulos lumínicos, también movimientos musculares, necesidad de evacuación, dolores, desorden estomacal e intestinal, entre otras influencias ambientales y del organismo.
  • Las incidencias experimentadas durante el día, más aún las estresantes, intervienen en las imágenes del sueño. De hecho tensión, ansiedad, depresión, fatiga, y otras, influyen en lo soñado.
  • También inciden mecanismos inconscientes de distorsión durante el sueño; aunque aún son poco conocidos por la ciencia.

Es en este último aspecto donde debemos entender que es lo que nos dicen los sueños. Desde remota antigüedad se ha intentado interpretar el sentido de los sueños, pero no es hasta fines del siglo XIX y principios del XX cuando se logra un estudio clínico serio, por Sigmund Freud. No obstante, aún se carece de un enfoque rigurosamente científico del tema.

Dentro de ello se incluyen diferentes mecanismos, como condensación, sustitución y otras. A continuación se exponen algunos escenarios, donde se observan los mecanismos de distorsión de imágenes oníricas:

  • Se desea vehementemente ver una persona dada, y a esta le gusta comer pescado frito. Se sueña entonces que estamos friendo pescado, aunque no aparezca la imagen de quien se desea ver.
  • En otro ejemplo el cual fue experimentado por mí, he soñado con gatos, y esto desde luego me es agradable, pero lo he interpretado como deseo de vivir en una zona donde yo sabía que pululaban esos felinos, mientras que donde vivía no se veía absolutamente ninguno.
  • Se observan sueños donde el protagonista de lo soñado no aparece en las imágenes, sino aparece alguien que se le asocia, no se está soñando con quien se está viendo sino con otra persona.
  • En otras ocasiones, con quien se sueña no le aparece su cara, sino que esta se observa cubierta o nula.
  • A menudo se dice: “sé que estaba soñando con…, pero quien aparecía no era él, sino…” En el fondo la persona sabe que el protagonista es otra persona.
  • El deseo no satisfecho generalmente se refleja en los sueños; por ejemplo, una mujer en búsqueda de satisfacción sexual, pero reprimida por prejuicios u otra razón, ha soñado que está siendo violada.
  • He conocido casos que el deseo exhibicionista en mujeres se traduce en estar huyendo desnudas por la calle.
  • Otro mecanismo expuesto es la fusión, la condensación, en las imágenes del sueño. Se puede encontrar que una persona sueña con un lugar y este se encuentra superpuesto a otro excesivamente alejado.
  • Entre estos mecanismos del sueño se encuentra también la sustitución de una imagen por otra, el cerebro escarba en la memoria y hace evocar recuerdos muy antiguos.
  • En numerosas ocasiones los recuerdos de largos años atrás no son más que deseos no conscientes, o conscientes, de volver a esa época.

En todos estos, y otros casos, el mecanismo que opera en su base es la preservación del sueño, la imagen, al ser sentimentalmente significativa para la persona, la despertaría.

José Ramón Ponce

José Ramón Ponce

Doctor en Psicoanálisis, Universidad de Psicoanálisis Humanístico, Brasil.

Master en Psicología de la Salud, por la Walden University, Minnesota.

Licenciado en Psicología, certificado Josef Silny & Associates, Inc. Licencia de Hipnoterapia, USA.

Investigador Agregado por la Academia de ciencias de Cuba.

Fue miembro de la Sociedad de Neurociencias de Cuba, Sociedad de Psicología de la salud de Cuba, Grupo Nacional de Termalismo. Fundador y creador de la Sociedad Cubana de Hipnosis, en la Academia de Ciencias de Cuba. Miembro de la Sociedad Venezolana de Hipertensión arterial. Participante de eventos científicos nacionales e internacionales. Le han realizado numerosos reportajes de prensa por su trabajo.

Libros publicados:

Dialéctica de las actitudes en la Personalidad
El Sistema Psíquico del Hombre
Estrés emocional y su afrontamiento
Como estudiar mejor y sin estrés
Conversando con adolescentes
Un Hombre ante sí mismo
Hipnosis y relajación emocional.
Folletos en apoyo a la docencia.​

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

publi

¡Suscríbete a nuestro boletín!

Secciones

¡Suscríbete a nuestro boletín!

Nuestras redes

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.

Centro de preferencias de privacidad