Las nueve musas
Ayahuasca
Portada » Madre Ayahuasca

Madre Ayahuasca

Desde esa eternidad donde el tiempo comienza a tener memoria, existen seres humanos con el don de dialogar con los cuatro universos, nombrados por la gematría ABYA, los cuales germinan en la emanación de lo invisible que toma su cuerpo y voz de la acción de la naturaleza, hogar y madre de los grandes enigmas.

El misterio alrededor de la Madre Tierra es en paralelo al misterio del Yo el más profundo, hermoso y aterrador que existe, quizá porque se revela reflejo del interior humano, así, la profundidad del mar que ofrece tranquilidad al dormir es la analogía de la mente al meditar o al orar, pero también, es el más feroz enemigo cuando despierta, como lo es el odio y el rencor en el corazón.

Brujos y ChamanesEsta similitud acrecentada en los  milenios de existencia humana  ha provocado que las  grandes civilizaciones contemplen a seres superiores a los que nombran dioses coexistiendo en ellos, dejando este testimonio en sus  mitologías como la de Acadia, Asiria, Siria, Babilonia, Mesopotamia, Egipto, o en religiones politeístas como el mundo prehispánico y el Hinduismo. Esta visión cambia bajo la  henolatría del pueblo hebreo para dar paso al monoteísmo del pueblo judío, continuando esta visión en el Cristianismo y en el Islam, donde un único Dios es el Creador de todo.

Se lee en el Séfer Bereshit:

“Y dijo Dios, – haya un firmamento por en medio de la aguas, que las aparte unas de otras, e hizo Dios el firmamento… Haya luceros en el firmamento celeste, para apartar el día de la noche y valgan de señales para solemnidades, días y años y valgan de luceros en el firmamento celeste para alumbrar sobre la tierra. Y así, hizo Dios dos luceros mayores, el lucero grande para el dominio del día, y el lucero pequeño para el dominio de la noche y las estrellas”.

Este texto muestra como un pueblo monoteísta se explica así mismo la creación del universo y al mismo tiempo da una argumentación a las civilizaciones politeístas de alrededor a través de un género literario la no existencia de deidades en las manifestaciones de la naturaleza revelando que todo es por Dios el único, el Creador, el D/os de la Alianza, el D/os del amor, el D/os de la Clemencia y la Misericordia.

Esta respuesta hace de la Palabra la revelación del Misterio y a la Naturaleza el acto de amor de D/os para todos los pueblos del mundo.

No obstante hubo Hombres llamados profetas y mensajeros quienes contemplaron la voz de D/os en los actos de la Naturaleza y en el Silencio del universo, así surge la Mística, la cual comprende que todo en el universo oculta un mensaje para quien desee escuchar, pero, advierten que estos centímetros de verdad espiritual no deben de ambicionarse porque la Naturaleza no se permitirá engañar y abrirá sus puertas a poderes sagrados donde los dioses para el politeísmo y D/os para las tres religiones del libro muestra(n)  su contento o su enojo a través de mensajes envueltos en plagas, pestes, enfermedades, erupción de volcanes,  locura, adquiriendo el valor de lo bendito y lo sagrado manifestado en nubes, fuego, agua, aire, elementos donde Dios se muestra para sellar un pacto.

Lo divino, lo espiritual trasciende a partir de cinco elementos trascendentales: Aire, Tierra, Fuego, Agua, Espacio o Éter símbolo del tiempo y el corazón.  Comprender el mensaje de estos elementos conlleva un caminar interior con la naturaleza, camino nombrado Sirata reservado a sacerdotes, profetas, médicos, chamanes, brujos, quienes accedían a este dialogo trascendental por medio de plantas sagradas cuya misión es curar enfermedades, así como la fuerza de ejercer bondad o adquirir Sabiduría a través del diálogo con lo divino o extrayendo la maldad al probar la sensatez o insensatez del Hombre.  

ChamánLas plantas se convirtieron en el puente para el encuentro con lo Divino y lo espiritual, de ahí la importancia del olivo, por citar un ejemplo.  El conocimiento de las plantas, su uso para la Bondad o la Maldad ha sido y es un elemento fundamental  para el encuentro místico porque al beber o deglutirlas la Creación revela respuestas y brinda confianza al ser humano, dejando al libre albedrío el uso que se le dé a la enseñanza.

Maestros, Iniciados, Chamanes han tenido y tienen acceso al conocimiento de las plantas  para  curar, dañar o ayudar al buen morir, pero sobre todo, para contactarse y escuchar a la divinidad.

El encuentro con la sabiduría de las plantas y sus elementos conduce al interior, a D/os y al Cosmos. Esta manifestación espiritual obtenida al ingerir ciertas plantas tiene su fuerza en el conocimiento de los elementos químicos que poseen, los cuales hacen a las plantas curar, a la persona enfrentarse con su interior, sanarlo y en ocasiones llevarlo a la locura.  Este conocimiento de las plantas es paralelo al del cuerpo humano, por lo cual quienes lo saben unen el misterio de la formación orgánica de la Naturaleza con las neuronas y  los elementos químicos que estructuran a la humanidad.

Sacerdotes, chamanes, profetas de tiempos antiguos y actuales ingieren estas plantas para entrar en estados de contemplación profunda, escuchar el mundo y comprender acontecimientos incomprensibles tanto personales como colectivos.  Estas plantas son nombradas Alucinógenos, sin embargo, comenzaron a ser adquiridas por personas no pertenecientes a las castas sagradas, tergiversando su uso al convertirse en sustancias de moda, prostituyendo el sentido espiritual, es decir, al dejar de ser usadas a través de chamanes, profetas y/o mensajeros estas plantas alucinógenas pierden su espiritualidad y se convierten en drogas.

Tassili
pinturas en las cuevas paleolíticas de Tassili

El uso de alucinógenos data según especialistas de entre 5.000 a 8.000 años, así nos lo muestran las cuevas paleolíticas de Tassili.[1]  Para algunos investigadores lo escrito en el Sefer Bereshit  donde Eva come del fruto prohibido se relaciona con los alucinógenos los cuales dan un contexto de sabiduría para la Bondad o la Maldad de quien los consume, pero esto es una vaga hipótesis.

¿Qué provoca a cierto tipo de plantas abrir el tercer ojo a quien las consume?, ¿por qué sólo ciertas plantas, vegetales o frutos ofrecen este conocimiento?, ¿qué pasa en el cerebro al abrirse una puerta del Misterio?

Científicamente se sabe que las personas y los animales segregan sustancias movilizantes  del sistema nervioso, pero cuando algo no está bien en el organismo estás sustancias producen sensaciones y alucinaciones causadas por un exceso de Dimetil Tiamina o DMT, sustancia causante de esquizofrenia, psicosis afectiva, neurosis o algunos males mentales[2], así  como sinestesia e hipersensibilidad.

Sefer Bereshit Se sabe que el DTM y la bufotenina son sustancias contenidas en las plantas utilizadas por los chamanes, sacerdotes o profetas para el contacto con D/os, por ello, le nombran enteógenos, es decir, D/os dentro de nosotros.

Dentro de estos enteógenos, se encuentra la Banisteriopsis caapi y Banisteriopsis inebrians o Ayahuasca.  En lengua quechua, este alucinógeno utilizado  para alterar los sentidos tiene un significado místico previsible desde su etimología.  En quechua la voz ayá significa muerto o espíritu  y huasca o wasca  soga, bejuco, es decir, Bejuco de los espíritus o de los muertos, al unir los vocablos.

Este enteógeno se utilizaba y es usado por chamanes de diversas partes de Latinoamérica para sanar, pero, esta cura no se realiza(ba) únicamente con el Banisteriopsis sino a través de mezclar 32 plantas que contengan DTM.  A esta mezcla se le bautiza Ayahuasca.

 Su uso originalmente era exclusivo de los chamanes y sus discípulos quienes por nacimiento o a lo largo de su vida eran elegidos para sanar el cuerpo a través de la mente y los sentidos. Algunas de las plantas más importantes que contienen DTM son:

  • el Palo de Brasil, utilizado en tiempos de la conquista por sacerdotes, chamanes y guerreros.
  • La Chacruna de Perú.
  • El Estramonio, sustancia sumamente tóxica causante de muchas muertes.
  • La virola, semilla de alucinaciones.
  • El bejuco, el cual debe ceder para ser cortado y por ello se le canta.
Ayahuasca
Ayahuasca

Una vez que la planta cede se hierven y mezclan 32 plantas con DTM.

Consumir este alucinógeno tiene diversas  finalidades como:

  • Penetrar en la Naturaleza por medio de la sinestesia para hallar verdades que equilibren el cuerpo con el alma y el espíritu.
  • Si se usa como cura, la ayahuasca provoca que la enfermedad se muestre para comprender su origen. Si la enfermedad es incurable, la bebida relaja el cuerpo y ayuda al alma a salir en el momento preciso.
 Los Sacerdotes o Chamanes elegidos para sanar con la Ayahuasca son conducidos a través de un proceso de iniciación donde se contactan con los espíritus porque su consumo se relaciona con el tiempo, es decir, se le da un sentido divino y un significado histórico.

 La ceremonia ritual inicia con Icaros, cantos de introspección para introducir a la persona.  Estos Icaros  revelan y remarcan que sólo la música llega virgen a los sentidos, al espíritu, y enseñan que el oído es el sentido más honesto porque no se deja engañar, al contrario de los otros cuatro que se corrompen entre la falsa realidad, como llaman los chamanes a la vida cotidiana.

DMT
DMT

La Ayahuasca abre la cuarta dimensión al expandir los sentidos y relacionarnos con los puntos cardinales. Su importancia radica en la sanación espiritual por lo cual debe utilizarse en el momento preciso, acompañado de un chamán o sacerdote el cual tenga una relación interior con las plantas porque su uso puede sanar o confundir.  Quienes la consumen guiados por gurús  urbanos como los nombran los verdaderos chamanes o sacerdotes pueden confundir a la persona  llevándola a percibir situaciones no propias  extraviando el alma.

Otro punto importante es que el ritual se vuelve falso y se prostituye si se cobra. Un verdadero chaman no puede ni debe ponerle precio a la sabiduría de las plantas ni a la sanación otorgada por la tierra. No se cobra nunca, sólo se aceptan ofrendas.  Cobrar y sacar provecho de lo divino  es considerado corrupción.  

La Ayahuasca es un alucinógeno religioso que abre la puerta de lo divino en el interior de uno mismo e introduce en el exterior la voz de la naturaleza al escuchar.

La Ayahuasca al penetrar en el cuerpo muestra a la persona sus fracturas emocionales, espirituales y  físicas. Los chamanes y sacerdotes enseñan que no debe utilizarse para otro fin porque en exceso provoca que la naturaleza engañe ante la ambición espiritual de pretender saber más de lo que corresponde.

De manera similar a los hongos y el peyote, la ayahuasca o el bejuco de los Espíritus, tiene como misión mística reencontrar y armonizar el Cuerpo, el Alma y el Espíritu a través de tres preguntas resueltas una por día.

Cada ser humano necesita escuchar con la mirada su verdad natural en porciones adecuadas para curarse  a sí mismo, a sus semejantes y a la Creación. 

Utilizar la Ayahuasca  por el simple gusto del viaje se considera un acto de  profanación del cual germina ese estado llamado incomprensión de lo vivido del cual nacen los llamados hijos defensores de la verdad, quienes se deslizan en el interior del ser humano bajo la apariencia de sustancia orgánica, provocando males mentales como la esquizofrenia, paranoia y/o  psicosis, además de enfatizar el dolor y consciencia de la pérdida del conocimiento.   La Ayahuasca es la madre del camino hacia la purificación, por ello, mientras se abre camino en el cuerpo se reza:

Madre Ayahuasca aquí están tus hijos, hoy hemos venido para estar contigo

Madre ayahuasca curaciones te pido para mis hermanos que hoy están conmigo

Madre ayahuasca muéstranos caminos pintado visiones con un buen destino

Madre ayahuasca muy agradecidos, Santa medicina que cura a la tribu.

[1] Brujos y Chamanes. Roberto Busto. Nuevo Milenio. Libsa Editorial. España 2008.

[2] Idem. 61.

Martha Leticia Martínez de León

Martha Leticia Martínez de León

Martha Leticia Martínez de León… Silencio

Hermeneuta en Libros Sagrados (Vedas, Talmud, Tanak, Biblia y Corán).

Maestra en Ciencias bíblicas y Lenguas Antiguas. Licenciada en Ciencias Religiosas por la Universidad Pontificia de México. Licenciada en Música Contemporánea. Miembro de la Sociedad de Escritores Mexicanos.

Tiene treinta libros publicados en México, España, Estados Unidos e Italia en géneros como Poesía, Dramaturgia, Cuento, Ensayo, Literatura Infantil. Doce de Teología Ciencia y Arte. Tres sobre espiritualidad Interreligiosa. Ha sido traducida al inglés, italiano y francés. Conferenciante a nivel nacional e internacional.

Escribe en el área de Religión de la Revista Las nueve musas de Asturias, España.

Creó y desarrolla la Teología del Silencio y de la Carne.

Actualmente forma parte de la Maestría en Estudios Judaicos en la Universidad Hebraica y Desarrolla la investigación: Lectura gemátrica y cuántica del Sefer Bereshit 1-3 para obtener la música pitagórica del universo, bajo el nombre Hashem se revela a través del Big Bang.©

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

publi

¡Suscríbete a nuestro boletín!

  • SeedingUp | Digital Content Marketing

Secciones

¡Suscríbete a nuestro boletín!

Nuestras redes

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.