Las nueve musas
Portada » Artes » La magia del cuarto oscuro

La magia del cuarto oscuro

En esta época donde la fotografía digital inunda casi todos los espacios, es sorprendente como muchos jóvenes se acercan a la fotografía analógica para experimentar el misterio del revelado.

Algunos luego escanean los negativos para compartirlos en las redes sociales, pero incluso hay quienes son seducidos por la magia del cuarto oscuro y buscan realizar sus propias copias en papel.

La magia del cuarto oscuro

No soy capaz de aventurar una teoría acerca de por qué se da este fenómeno. Sólo puedo expresar algunas de las razones por las que, para manifestarme creativamente, yo sigo eligiendo la alquimia de convertir haluros de plata en plata metálica, a manipular ceros y unos.

Y, si bien no es exactamente lo mismo capturar una imagen digital que disparar una cámara analógica, muchas de mis razones hay que buscarlas dentro del cuarto oscuro, ya que es allí donde es más fuerte la sensación de estar haciendo las fotos con mis propias manos.

Es mucho el tiempo que paso en el laboratorio, y son muchas las cosas que allí suceden mientras intento hacer una buena foto. Pero hay algunos momentos con significado especial.

Uno de ellos es cuando proyecto por primera vez la imagen sobre la base de la ampliadora. Es esa primera oportunidad en la que veo la foto en su tamaño final, aunque todavía en negativo, con los tonos invertidos. En ese momento, no sólo se pueden apreciar los detalles que no se ven a simple vista en la copia de contacto, sino que también se amplían los defectos. Y entonces me enfrento cara a cara con algunos de mis fantasmas, al verificar si efectivamente logré el foco en el punto deseado, o si la vista me volvió a jugar una mala pasada y la foto ha salido levemente fuera de foco.

Luego puedo pasarme literalmente horas haciendo infinitas pruebas para elegir el contraste y tono de gris adecuado para cada porción de la imagen. E inevitablemente, siempre quedará suficiente margen de incertidumbre como para preguntarme si no sería necesaria una última prueba más.

Pero cuando efectivamente expongo la hoja de papel bajo la luz de la ampliadora para hacer la copia final, aparece ese momento inexplicable en que decido imprevistamente apartarme del libreto que construí con todas esas pruebas, al ver que esa imagen todavía inexistente en el papel blanco, necesita recibir un poco más de luz en algún sector.

Luego, la soledad del cuarto oscuro se manifiesta en su máximo esplendor, desde el momento en que sumerjo la foto en la cubeta del revelador, hasta que llegue el turno del fijador y se puedan volver a encender las luces blancas. Son varios minutos de soledad bajo la luz roja, sin más que hacer que agitar cada tanto la cubeta, dejando que la química haga su parte.

Y finalmente el esperado momento de ver por primera vez la fotografía impresa, aún descansando en el fondo de la cubeta, y sentir la emoción de haber logrado el resultado esperado, o la frustración por notar que todavía queda algún ajuste más por hacer.

Como bien lo describió Steve Anchell, en su libro “The darkroom cookbook”: “Para el artista, se trata de cómo desea pasar su tiempo creativo. Aquellos de nosotros que trabajamos en plata decidimos pasar nuestro tiempo en el fresco silencio del cuarto oscuro, bajo el tenue resplandor de otro mundo de una luz naranja, oyendo el flujo de agua, experimentando la soledad que es casi imposible de encontrar fuera del creativo espacio del cuarto oscuro, yendo lenta y suavemente desde la ampliadora hasta las cubetas y de vuelta nuevamente, viendo el milagro de la imagen aparecer en la superficie del papel…”

Ariel Till

Elijo la fotografía como medio para expresar mis emociones, contar cosas que no puedo decir con palabras, transmitir algo de lo que llevo dentro. Sentimientos tan íntimos, que son más fáciles de expresar disfrazados en una imagen. Como dijo Isadora Duncan: “Si yo pudiera explicarle a usted de qué se trata, no tendría sentido que lo bailase”… O que hiciese fotografía…

Y elijo la película y el cuarto oscuro por la incertidumbre de no poder ver el resultado hasta el fin del proceso. La angustia de la posibilidad de arruinar una foto irrepetible. La sensación de hacer las fotos con mis propias manos al interponer con ellas el haz de luz de la ampliadora.

Quizá algunas de mis fotos logren provocar algún sentimiento en quién las observa. Quizá las más afortunadas logren mover alguna idea que parecía estática. O quizá despertar alguna emoción escondida.

Un poco de mí

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 19 de enero de 1968. Inicié mis estudios de fotografía en 1984, realizando el curso Básico y el curso Superior de Fotografía en el Foto Club Argentino. Posteriormente, en 1995, realicé el curso de Iluminación en la misma institución. En 2016 asistí al workshop “La fotografía como Arte Contemporáneo”, en la galería Rolf Art.

Desde 1990 presento obras en Salones Nacionales auspiciados por la Federación Argentina de Fotografía (FAF) y Salones Internacionales con patronazgo de la Fédération Internationale de l’Art Photographique (FIAP), consiguiendo numerosas aceptaciones y menciones. En 2006, la Federación Argentina de Fotografía me otorga la distinción Artista FAF.

A partir de 2008 actúo como jurado en los concursos fotográficos organizados por el Nuevo Foto Club Argentino.

He realizado las siguientes exposiciones individuales:
“Biografía”. Galería de exposiciones Nuevo Foto Club Argentino, 2015.
“Estaciones”. Facultad de Ciencias Sociales, UBA, Buenos Aires, 2012.
“Estaciones”. Galería de arte NES, Ciudad de Buenos Aires, 2011.
“Personas y Personajes”. Nuevo Foto Club Argentino, 2006.
“Desamparos”. Galería de exposiciones Foto Club Argentino, 2003.
“Los Cafés de Mabel” y “De Madres e hijos”. Centro Cultural “Quinta El Ombú”, Dir. de Cultura, Municipalidad de San Fernando, 2001.
“Los Cafés de Mabel” y “De Madres e hijos”. CGP N° 12, 2000.
“Los Cafés de Mabel”. Foto Club Argentino, 2000.
Diapositivas. Hall de exposiciones Foto Club Argentino, 1998.
Blanco y Negro. Hall de exposiciones Foto Club Argentino, 1996.

He participado en diferentes muestras colectivas:
“Diversidades”. Espacio Cultural Nuestros Hijos, ECuNHi, C.A.B.A., 2015.
“Expo Fotored Itinerante II”. Museo de Arte de Tolima, Colombia, 2012.
“Expo Fotored Itinerante II”. Rochester Institute of Technology, NY, 2011.
“Del laburo al curro” Oficios y Profesiones. Muestra conjunta Nuevo Foto Club Argentino-Argentina con Visual Tal Cuál Huesca-España, 2009.
“6 x 6” (6 autores, con 6 ensayos de 6 obras cada uno). Curaduría a cargo de Edgardo Filloy, Galería Fotográfica Permanente de Agfa-Gevaert, Cuidad de Buenos Aires, 2001.
“Muestra Itinerante del Foto Club Argentino”. Galería Fotográfica Permanente de Agfa-Gevaert, 1996.
“Muestra Itinerante del Foto Club Argentino”. Biblioteca Nacional de la Ciudad de Buenos Aires, 1996.
“Pasillo de imágenes”. Hospital General Belgrano, Gral. San Martín, Pcia. de Buenos Aires, 1991.

Agregar comentario

lamejordemisvidas
II Premio "Las nueve musas" de Relato Breve
Travel with Rose
Boletín semanal

Promocionamos tu libro

promocionamos tu libro
Todo son ventajas

Nuestras redes

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.