comprar en amazon
Las nueve musas
Magia

La magia del cuarto oscuro II

Bañado por la luz roja del laboratorio, mientras la ampliadora proyecta la imagen negativa sobre el papel, yo me quedé pensando que, a pesar de que actualmente hay un grupo creciente de gente que se anima a explorar en la fotografía analógica, la gran mayoría sólo llega a tomar las fotografías y revelar el rollo.

Somos pocos los que continuamos realizando nuestras copias en papel en el cuarto oscuro, que es, en mi opinión, donde podemos ser testigos de la magia de registrar una imagen.

Cuarto oscuroLa aguja del timer retrocede lentamente, la imagen continúa proyectándose…

Esa magia empieza cuando la luz de la ampliadora se enciende, y pasa a través de los condensadores, convirtiéndola en luz colimada. Esos rayos, ahora paralelos, atraviesan el negativo y luego los lentes del objetivo, para proyectar ingenuamente la imagen sobre el papel sensible. Y así quedará inmutable por un tiempo, segundos, minutos, hasta que en algún momento, la aguja del timer llegará a cero y la luz de la ampliadora se apagará. En ese punto, todo parecerá igual que en el instante previo a iniciar la proyección.

Pero algo habrá cambiado. Ese papel, que seguirá igual de blanco que al comienzo, ahora guardará celoso una imagen latente.

Cuando levante el marco del marginador ya no habrá posibilidad de arrepentirse. Si intentase luego continuar exponiendo el papel, puede que éste se haya movido, y sólo lograría que la imagen aparezca doble, con una especie de fantasma. Tomaré esa hoja de papel y la sumergiré delicadamente en la cubeta con revelador. Durante los primeros segundos no pasará nada, al menos no en forma visible. Luego, la maravilla.

Unas tenues sombras comenzarán a esbozarse en el papel. Ante nuestra vista incrédula, la imagen irá cobrando vida, cambiando segundo a segundo. Las sombras se irán haciendo cada vez más profundas, las formas empezarán a reconocerse, cada vez mejor definidas. En las zonas claras comenzarán a aparecer detalles. Poco a poco la fotografía irá tomando cuerpo, enriqueciendo sus tonos, tomando un aspecto cada vez más…

La aguja del timer llegó finalmente a cero y la luz de la ampliadora se apagó con un sordo chasquido que me distrae de estas elucubraciones.

Levanto el marco del marginador, tomo la hoja del papel ya expuesto y la sumerjo en la cubeta con revelador, aguardando presenciar, una vez más, la maravilla de ver aparecer la imagen, esa magia que nos regala el cuarto oscuro.

La magia del cuarto oscuro

La revista agradece sus comentarios. Muchas gracias
Ariel Till

Ariel Till

Elijo la fotografía como medio para expresar mis emociones, contar cosas que no puedo decir con palabras, transmitir algo de lo que llevo dentro. Sentimientos tan íntimos, que son más fáciles de expresar disfrazados en una imagen. Como dijo Isadora Duncan: "Si yo pudiera explicarle a usted de qué se trata, no tendría sentido que lo bailase"... O que hiciese fotografía...
Y elijo la película y el cuarto oscuro por la incertidumbre de no poder ver el resultado hasta el fin del proceso. La angustia de la posibilidad de arruinar una foto irrepetible. La sensación de hacer las fotos con mis propias manos al interponer con ellas el haz de luz de la ampliadora.
Quizá algunas de mis fotos logren provocar algún sentimiento en quién las observa. Quizá las más afortunadas logren mover alguna idea que parecía estática. O quizá despertar alguna emoción escondida.

Un poco de mí

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 19 de enero de 1968. Inicié mis estudios de fotografía en 1984, realizando el curso Básico y el curso Superior de Fotografía en el Foto Club Argentino. Posteriormente, en 1995, realicé el curso de Iluminación en la misma institución. En 2016 asistí al workshop “La fotografía como Arte Contemporáneo”, en la galería Rolf Art.

Desde 1990 presento obras en Salones Nacionales auspiciados por la Federación Argentina de Fotografía (FAF) y Salones Internacionales con patronazgo de la Fédération Internationale de l'Art Photographique (FIAP), consiguiendo numerosas aceptaciones y menciones. En 2006, la Federación Argentina de Fotografía me otorga la distinción Artista FAF.
A partir de 2008 actúo como jurado en los concursos fotográficos organizados por el Nuevo Foto Club Argentino.
Desde junio de 2010 publico en el blog “Un poco de luz”, donde escribo acerca de la fotografía. Desde 2016 participo como redactor en el semanario Las nueve musas.

He realizado las siguientes exposiciones individuales:
o “Eclecticismo Vacacional”. Galería de exposiciones Nuevo Foto Club Argentino, 2018.
o “Biografía”. Galería de exposiciones Nuevo Foto Club Argentino, 2015.
o “Estaciones”. Facultad de Ciencias Sociales, UBA, Buenos Aires, 2012.
o “Estaciones”. Galería de arte NES, Ciudad de Buenos Aires, 2011.
o “Personas y Personajes”. Nuevo Foto Club Argentino, 2006.
o “Desamparos”. Galería de exposiciones Foto Club Argentino, 2003.
o “Los Cafés de Mabel” y “De Madres e hijos”. Centro Cultural “Quinta El Ombú”, Dir. de Cultura, Municipalidad de San Fernando, 2001.
o “Los Cafés de Mabel” y “De Madres e hijos”. CGP N° 12, 2000.
o “Los Cafés de Mabel”. Foto Club Argentino, 2000.
o Diapositivas. Hall de exposiciones Foto Club Argentino, 1998.
o Blanco y Negro. Hall de exposiciones Foto Club Argentino, 1996.

He participado en diferentes muestras colectivas:
o “Diversidades”. Espacio Cultural Nuestros Hijos, ECuNHi, C.A.B.A., 2015.
o “Expo Fotored Itinerante II”. Museo de Arte de Tolima, Colombia, 2012.
o “Expo Fotored Itinerante II”. Rochester Institute of Technology, NY, 2011.
o “Del laburo al curro” Oficios y Profesiones. Muestra conjunta Nuevo Foto Club Argentino-Argentina con Visual Tal Cuál Huesca-España, 2009.
o “6 x 6” (6 autores, con 6 ensayos de 6 obras cada uno). Curaduría a cargo de Edgardo Filloy, Galería Fotográfica Permanente de Agfa-Gevaert, Cuidad de Buenos Aires, 2001.
o “Muestra Itinerante del Foto Club Argentino”. Galería Fotográfica Permanente de Agfa-Gevaert, 1996.
o “Muestra Itinerante del Foto Club Argentino”. Biblioteca Nacional de la Ciudad de Buenos Aires, 1996.
o “Pasillo de imágenes”. Hospital General Belgrano, Gral. San Martín, Pcia. de Buenos Aires, 1991.

portada-almanzor

¡Suscríbete a nuestro boletín!