comprar en amazon
Las nueve musas
Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret, el judío que nunca fue cristiano

Con el transcurrir del tiempo, la imagen del Sacerdote ha perdido su valor y sentido.

Desde tiempos antiguos hasta principios del siglo XX, el sacerdote era una autoridad respetable, se les consideraba sabios, no sólo por los grandes estudios que realizaban sino porque se creía tenían una conexión directa con D/os o con los dioses, quienes les ofrecían grandes conocimientos para otorgar respuestas éticas y fortalecer la vida de los pueblos y comunidades, por ello se nombraban y consideraban representantes de los dioses en la tierra. 

sacerdoteLos sacerdotes eran una figura ética, incluso pertenecían a una sola estirpe, como lo fue la tribu de Leví en el pueblo hebreo, pero, conforme las personas depositaron su confianza en ellos, comenzaron a abusar de su poder, a olvidarse del respeto por servir, de la responsabilidad de la coherencia de sus palabras, y sobre todo se olvidaron del amor a D/os. Comenzaron a imponerse ante las necesidades de las comunidades y sometieron a la misericordia y a las palabras sagradas a su conveniencia.

Los pueblos obedecían no por respeto sino por miedo, no sólo a las consecuencias de la realidad sino a las invenciones de infiernos y torturas en un más allá, lo cual alejó la ética del ser humano, ya que la persona preocupada por su estancia en una vida eterna provocó dejase de preocuparse por su semejante, además de que la muerte se convirtió en un castigo dejando de ser ese proceso de la existencia.

En tiempos antiguos la muerte era un proceso del alma, un lugar de estancia para purificarse y renacer, así era visto en civilizaciones precolombinas, mesopotámicas, sumerias y egipcias por nombrar algunas. Civilizaciones donde los sacerdotes eran consejeros del faraón o del monarca, pero en las cuales el poder, la ambición los absorbió y los llevó a contemplar a los ciudadanos como simples instrumentos de trabajo y a tomar las palabras divinas y a la religión para su beneficio, prostituyendo la esencia divina ya sea al olvidarse de ella, al trastocarla y/o ponerle significados a conveniencia, o tomar al pie de la letra lo escrito alejando el significado ético y el mensaje.

Judas el Galileo
Judas el Galileo

Por ejemplo, dentro de las castas sacerdotales del pueblo judío antiguo se tomaba la palabra de la Ley a manera textual, y se le otorgaba más valor a la palabra que a la dignidad humana, separaban, marginaban y juzgaban, actos que al realizarse derrocan y pisotean el nombre de D/os. Esas circunstancias de manera similar existían en el pueblo hindú, donde las castas jerarquizadas eliminaban a muchos de su encuentro con D/os, así los parias dejan de verse como seres humanos sufrientes para convertirse en ejemplos del pago del karma y de la decisión de los dioses, alejando la responsabilidad social y culpando a los dioses, poniendo otros significados a las palabras védicas para deshacerse del problema de manera justificable y por decirlo así espiritual. O en el cristianismo donde se malinterpreta la pobreza bíblica con la pobreza material, es decir, esa pobreza de espíritu de la cual habla el Nuevo Testamento, se convierte en un arma para hacer que la persona se conforme con su realidad y de esta manera se convierta en un ser obediente y sumiso sin pretensiones a exigir una mejor vida aquí porque exigir lo llevará a perder la estabilidad de un paraíso.

Las circunstancias anteriores han llevado a que dentro de las propias religiones se separen, es decir, se crean diversas posturas de quienes realmente comprenden que la religión y el amor a D/os se fundamenta en hacer fructificar al semejante y entre quienes utilizan la palabra de D/os para tener esclavos espirituales que se sometan no sólo a estancias doctrinales, sino que se unen con los imperios y/o gobiernos para dominar.

Esta visión injusta de utilizar la palabra de D/os particularmente en el pueblo judío provocó la separación de la escuela Talmúdica en dos escuelas, la Schamaita, preocupada más por el cumplimiento de la Ley que por el ser humano y la escuela de Hillel, la cual enfatiza que más allá de la letra de la Torá está la consagración de la dignidad humana.

Así surgen grupos como:

  • Los Zelotas, movimiento político surgido en el siglo I d.C, bajo el mandato de Judas el Galileo, convirtiéndose en un grupo extremadamente violento ya que en sus enfrentamientos contra los saduceos y los fariseos asesinaban a todo aquél que colaborara con el Imperio Romano. Dentro de este grupo se encontraba Bar-Abbas o Barrabas, nombre cuyo significado es “Hijo de su Padre”. Bar-Abbas era perseguido según el evangelio de Lucas por sedición, según el evangelio de Marcos por insurrección y según el evangelio de Mateo era un preso famoso, este grupo añoraba no sólo liberar a Judea del imperialismo romano sino también del extremismo del sanedrín.
  • Los caraítas, quienes negaban las interpretaciones rabínicas y sus enseñanzas, denunciando la corrupción de los textos sagrados a conveniencia.
  • Shamai y Hilel
    Shamai y Hilel
    La escuela Shamaita, seguidores del Rabino Shamai, donde se daba más valor a lo estipulado en la ley escrita y rabínica, sin darle importancia a la dignidad humana. También añoraban derrocar al Imperio Romano y esperaban al Mesías el acabaría con el poder y de la ambición romana, liberando al pueblo de Israel. A esta escuela pertenecía Judas Iscariote.
  • La escuela Hilleita, perteneciente al Rabino Hillel, quien mostraba un gran interés en la dignidad del ser humano, se preocupaba por consagrar la realidad más que por cumplir la Ley. Para esta escuela si la palabra sagrada dañaba la dignidad no tenía porque seguirse. Por otra parte reconocía su falta de poder para derrocar al Imperio Romano, por lo que promulgaba derrumbar primero los errores propios y el imperio interior el cual causa muertes espirituales. Sus enseñanzas se mostraban a través de la no violencia.

De esta escuela era perteneciente Jesús de Nazaret, un hombre amante de la justicia social y de la dignidad, quien comprendió que nada es más importante que otro ser humano. Para él,  rezar dentro de un templo aleja a la persona de su prójimo y convierte al amante de D/os en un hipócrita, por eso dijo, cuando queraís hablar con D/os ve a una montaña y contempla el cielo, no seaís como esos hipócritas. Enseña la belleza de la creación, y se pregunta ¿por qué encerrar a D/os en un templo cuando se le puede encontrar en todos lados, particularmente en el interior? Hillel se cuestiona, ¿para qué crear templos a un D/os  que no ves si no se respetas al D/os que está a tu lado? ¿Por qué añorar un Reino en un más allá, mientras se destruye aquél que se va construyendo junto con el propio?, es por esto que la escuela Hilleita y el pensamiento de Jesús exclamaba, ama al otro como a ti mismo, en eso se basa la Torá (la ley) lo demás sólo son palabras.

Jesús de Nazaret convirtió estás palabras y dijo, Por eso, todo cuanto queráis que os hagan los hombres, así también haced vosotros con ellos, porque esta es la ley y los profetas. Mt, 7, 12.

San Agustín
San Agustín

Jesús de Nazaret, comenzó un camino de justicia, desarrolló parábolas antiguas acomodándolas a su tiempo, así entre historias y situaciones cotidianas sin juicios y castigos promulgó que amar a Dios no es demostrar su amor bajo sacrificios y sumisión sino a través de la misericordia y de ese amor que hace crecer. La Misericordia que crea empatía por el otro, el amor el cual sobrepasa cualquier prejuicio, porque para un amante de D/os nunca ningún acto es ni será tan fuerte para no poder abrazar a quien se equivoca.

Esto parece complicado, Por qué, ¿cómo abrazar a quien asesina, viola, pisotea? La repuesta utópica es desde la misericordia, perdonando para no vivir con odio, dolor, para no juzgar sin antes comprender que todo acto tiene una raíz, que ese árbol venenoso devora porque no tuvo ni tiene quien lo sanará, porque creció desapercibido entre todas las demás raíces y tierra sin tener a alguien capaz de regar y alimentar su semilla para ser un  árbol sano, con frutos que alimenten.

Jesús de Nazaret, enseñó que todo acto de maldad tiene una pequeña responsabilidad en cada persona. Si alguien hace daño y no se corrige en base al amor, con dedicación y tiempo, si no se hace algo como comunidad y se evita que esa semilla crezca retorcida o muera envenenada por sí misma, seguirá dañando el campo, pero, si se le dedica tiempo, sanará desarrollando en su interior armonía, otorgando estabilidad,  paz al semejante, por ello, al decir Shalom, se  recuerda en Silencio su etimología, es decir,  integridad y se crea un compromiso, Shalom, significa, mi paz depende de tu integridad y mi integridad de tu paz, nombrarlo corresponde a un compromiso social.

Por otra parte sanar, curar significa tener el poder espiritual de no aceptar las cosas pasivamente, salvar es cambiar el cambio del destino otorgándole un significado de vida a la esperanza. Es así, que las curaciones realizadas por Jesús no tienen un sentido sobrenatural, sino que implican su decisión de no permitir que el tiempo corra sin que el ser humano se permita hacer algo por cambiar para bien el destino de su semejante.

Cada enseñanza de Jesús de Nazaret era un compromiso con D/os desde lo humano, desde lo social, no arrancando la mala hierba sino sanándola a través del amor y del cuidado evitando produzca frutos envenenados, por ello, simbólicamente cada uno de sus discípulos y apóstoles representaban lo marginado, lo discriminado, contra esto, Jesús mostraba que la aceptación hacia el otro y la escucha más allá de los errores conducen a la persona a cambiar, a convertirse de personas a seres humanos, a vivir sin máscaras, a no enjuiciar,  a nunca imponer, a no desechar a la persona por una equivocación, o porque no coincide con las ideas morales.

Marcos el Evangelista
Marcos el Evangelista

Jesús de Nazaret anhelaba que D/os se convirtiera en una forma de vida, no en un Templo, no en una Iglesia, ni en una doctrina, su idea no era que en su nombre ni en nombre de D/os la humanidad creará poder, deseaba que el ser humano se comprendiera Reino de Dios en sí mismo y en el otro, porque solo así la responsabilidad tendría su fundamento en el amor, no en el miedo y la imposición, por eso menciona, ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque pagáis el diezmo de la menta, del eneldo y del comino, y habéis descuidado los preceptos de más peso de la ley: la justicia, la misericordia y la fidelidad; y éstas son las cosas que debíais haber hecho, sin descuidar aquéllas.

Esta entre otras muchas enseñanzas son el caminar de Jesús de Nazaret, enseñanzas con fundamentadas en lo espiritual-social. Por ejemplo, la Última Cena tiene un significado de comunión, de estar con el otro, porque el verbo comer, desde el hebreo antiguo no es un acto físico que alimenta el estómago, sino un acto espiritual, emocional referente a contemplar al otro con todo los sentidos, hace de la presencia, palabras, Silencio de cada persona un alimento el cual pasa por los siete lenguajes (corporal, emocional-sentimental,  sensorial, instintivo, intelectual, sexual, espiritual), es decir, simbólicamente, saborear al otro, hacerlo y hacerte parte de su y tu vida. Consagrar el pan, símbolo de la humanidad, el vino, símbolo de la sangre, de la vida.

La Última Cena es una enseñanza, es estar con el otro. Convivir con el semejante implica consagrar todo lo que es, pero, ¿en qué momento se perdió esta enseñanza? ¿en qué momento Jesús de Nazaret se convirtió en el Jesús de los cristianos? ¿En qué momento su enseñanza de amar unicamente a D/os lo convirtió en el D/s de un Imperio?, ¿en que momento una forma de vida tan hermosa se llenó de dogmas, castigos, juicios?, ¿cuándo Jesús trató de crear una imagen a sus discípulos, a obligarlos a seguir un camino sin escucharlos, sin aceptar sus errores? ¿A partir de qué tiempo la oveja perdida se convirtió en un estorbo el cual es mejor eliminar del camino?

Estás preguntas surgen en el caminar, al contemplar la distorsión de las enseñanzas de Jesús de Nazaret por parte de san Pablo, san Agustín y la jerarquía, sino también por parte de los creyentes y no creyentes, quienes  interpretan, afirman, y se burlan con o sin conocimiento.

La Última cena
La Última Cena

Es claro que la Iglesia ayuda, se extiende hacia muchos lugares donde muchos no quieren ir, va al infierno de cada persona para sanar, no puede negarse su aportación. Gritemos lo bueno que hace la Iglesia dicen algunos, ¡No!, lo bueno, la caridad realizada por la Iglesia no debe gritarse porque es su misión, ¡Qué tu mano derecha no sepa lo que hace la izquierda, pero si deben gritarse los errores, no para condenar, sino para mejorar, para no dañar las enseñanzas de Jesús de Nazaret, en ocasiones tan distorsionado por el Jesús Cristiano, por ello escribe Gibrán Jalil, Un día en los jardines del Líbano Jesús de Nazaret y el Jesús de los Cristianos se sentaron a platicar y después de conversar se despidieron  dándose cuenta que nunca estarían de acuerdo.

El profeta
comprar en amazon

Seguir las enseñanzas de Jesús, así como la de los otros grandes sabios, Mahoma, Lao Tse, Confucio, (por mencionar algunos)  y/o tradiciones,  no llevan consigo doctrinas, porque una forma de vida no debe adoctrinarse, no debe memorizarse ni imponerse en base a castigos. La enseñanza de los grandes sabios son caminos para encontrarse con uno mismo y con el otro, haciendo de cada Libro Sagrado una guía, un sendero para encontrar paz y sabiduría liberando a la persona de culpas, dolor, y mostrando que el significado del pecado sólo es vivir sin misión de vida, con tristeza porque el ser humano fue creado para vivir y trabajar con alegría. Jesús de Nazaret enseñó que si la religión no se convierte en una fortaleza ética no funciona, que D/os es una forma de vida donde el significado de religión,  toma sentido porque tiene que ver con la comprensión y la aceptación del otro. (religión – religare, unión  creada en base a la comprensión y la aceptación del otro).

Jesús de Nazaret, enseñó que en nombre de D/os todo tiene solución, nada merece un castigo que lleve al sufrimiento, al alejamiento social, al prejuicio, condenación y/o discriminación.

Jesús de Nazaret reveló a D/os como padre, para que cada ser humano viese al otro como su hermano, para construir un reino fraterno. El D/os Padre de Jesús de Nazaret, es un padre amoroso, cómplice, quien acompaña en Silencio para otorgar seguridad, no para mostrarse como un padre perseguidor que convierte a sus hijos en paranoicos. Entonces, ¿Por qué juzgar a quien se equivoca, condenar a quien tiene opciones de vida distinta, a quienes comprenden que el amor no es suficiente, o que en ocasiones se acaba? ¿Por qué quienes tienen poder sobre la vocación de otros deciden en base a su moral quien es capaz de promulgar el Reino de Dios, de segregar caminos a quienes han donado su vida para ayudar a otros haciendo de su vida un camino misionero? ¿Por qué se creen portadores del cielo y del infierno? ¿Por qué pisotean la salvación de Jesús y crean infiernos? ¿Por qué se creen con la calidad moral para condenar? ¿En qué momento han dejado de escuchar las enseñanzas de Jesús de Nazaret para imponer su moral dañando la espiritualidad y el acercamiento a D/os, y no sólo eso, por qué impedir que quien anhela ofrecer su vida en beneficio del otro lo haga?, ¿en qué instante la mala lectura de las enseñanzas de los Libros Sagrados ha convertido a quienes tienen cargos religiosos en censores?, ¿en qué fragmentos de los Evangelios, de la Torá, del Talmud, el Corán, los Vedas se menciona que alguien pueda impedir el acercamiento a D/os a través del cuidado hacia el otro, cuando lo  mencionado éticamente es todo lo contrario? ¿En qué momento Jesús de Nazaret creó el Cristianismo? ¿En que instante el ama a D/os sobre todas las cosas convirtió a Jesús en el líder del segundo poder? ¿En que momento la doctrina creada por san Pablo dañó el verdadero mensaje?

Benedicto XVI
Benedicto XVI

Jesús de Nazaret, aquél que menciona en pocas líneas el Talmud, en quien se basan las enseñanzas del Evangelio,  a quien el Corán dedica varios Suras, y quien es considerado como un gran crítico social en el judaísmo, es un hombre que vivió a D/os en sí mismo y por ello caminó enseñando que amar a D/os no es encerrase en un Templo o hincarse pidiendo perdón en base al miedo, Jesús de Nazaret mostró a D/os como una forma de vida, no le dio un nombre en particular, sólo lo nombró Abba, padre para hacernos hermanos, para no imponer una verdad y para no negar la manera en la que otros pueblos lo nombran, mostró que D/os no está en el cielo, sino en cada semejante, en cada ser vivo y en toda la Creación, enseñó que todo el ser humano es profeta y sacerdote porque la vivencia personal de Dios, vivida con amor y respeto es sagrada y distinta para todos, por ello cada uno tiene la responsabilidad de no permitir perderse al otro, porque como está escrito en la sabiduría de los pueblos semitas “Si el ha cometido una falta es porque yo como pueblo algo he hecho mal, y como mencionó Benedicto XVI en su discurso del 13 de mayo, No hemos sido enviados a anunciarnos a nosotros mismos o nuestras opiniones personales, sino el misterio de D/os y en Él, la medida del verdadero humanismo.

Jesús de Nazaret enseñó que ser hijo de D/os no es tener un privilegio en el cielo o en un Paraíso sino mostró que tener a D/os como padre es contemplar a cada ser humano, ser vivo, como hermano, ver a la creación como un hogar y sentir al cuerpo como una casa haciéndolo el verdadero Templo de D/os. Jesús de Nazaret no creó ninguna doctrina, él era un hombre judío, conocedor de la Ley de sus profetas, pero sobre todo era Hijo de D/os porque luchó y dio su vida para que las generaciones siguientes aprendieran que sanar es no conformarse y que dar la vida por el otro y retornarle la gracia significa darle el conocimiento, la fortaleza y la sabiduría para crecer y construir una sociedad justa fundamentada en el amor y la misericordia.

La revista agradece sus comentarios. Muchas gracias
Martha Leticia Martínez de León

Martha Leticia Martínez de León

Martha Leticia Martínez de León

Hermeneuta en Libros Sagrados y Lenguas Antiguas.

Maestra en Ciencias Bíblicas y Hebreo Antiguo. Maestrante en Estudios Judaicos por la Universidad Hebraica. Licenciada en Ciencias Religiosas por la Universidad Pontificia de México. Especialidad en islam por la Universidad de Al Azhar de El Cairo, Egipto.

Especialidad en el Pensamiento del Papa Francisco y el Libro del Apocalipsis por el Boston College.

Especialidad en Música Contemporánea (Piano-guitarra).

Generación XXXII de la Sociedad de Escritores Mexicanos (SOGEM).

Ha publicado treinta y siete libros en México, España, Estados Unidos e Italia en diversos géneros literarios y teológicos.

Conferencista a nivel internacional.

Creó y desarrolla la teología del Silencio y de la Carne la cual entrelaza con la investigación mística, científica y musical bajo el nombre de “Lectura gemátrica, pitagórica y cuántica del Séfer Bereshit 1-3 -Hashem se revela a través del Big Bang-

1 comentario

espacio-disponible-cuatro

¡Suscríbete a nuestro boletín!