Las nueve musas
Y en el Agua se hizo Carne…
Portada » Y en el Agua se hizo Carne…

Y en el Agua se hizo Carne…

promocionamos tu libro

Existe una inmensidad de cristales como los espejos, esos cristales cubiertos de mercurio o metal que se han convertido en el referente de  cada persona para percibirse, pero, mucho tiempo antes el agua brindó el primer vestigio del rostro y de quien se es interiormente.

El ser humano es en un porcentaje setenta por ciento agua, por ello necesita este líquido para sobrevivir,  por esta razón las grandes religiones la consideran un símbolo de renovación, de vida nueva.   

Al terminar un ciclo es preciso limpiar, de ahí los diluvios, las tormentas, el Bautismo, por eso el ser humano crece en agua dentro del vientre.  El ser humano es agua porque cada día muere y renace como el ave Fénix de sus cenizas.

El Talmud enseña que el ser humano tiene solo una existencia, pero días cuantos amaneceres sea necesario perciba para aprender. Cada noche es una muerte, una oportunidad de cambiar, de renacer, es un saber para contemplar todo alrededor de una manera nueva.

Cada amanecer permite observar al semejante con ojos nuevos, porque, así como cada alborada es distinta también cada ser humano, todo cambia, ese es el principio de la belleza germinada del misterio surgido de esa espera del último amanecer el cual enseña a vivir en plenitud, realizando lo que se ama y dejando de hacer daño. Cada día está creado para sorprenderse y realmente vivir, porque quizá sea el ultimo que se contempla, de ahí la sabiduría del Aquí y el Ahora del hinduismo, o las palabras de Cristo, no os preocupéis por el día de mañana; porque el día de mañana se cuidará de sí mismo. Bástele cada día sus propios problemas. Mt 6,34.   Palabras que el budismo resume Si tiene solución de que te preocupas, si no tiene solución de que te preocupas”.

La existencia del Hombre es como el agua, nunca retorna a su caudal, el agua que llega a la orilla del río no es la misma que acarició las rocas, siempre es diferente aunque parezca semejante, por ello no se debe juzgar por los actos anteriores, la persona cambia después de cada suceso, Palabra, Escucha y sobre todo después de un Silencio.   El agua descubre al ser humano su reflejo y paralelamente lo transitorio y la gracia de jamás ser el mismo.

Coexiste en el misticismo el conocimiento de que en el mismo instante en el cual se encuentra la respuesta buscada en D/os, en el conocimiento o en el  universo  la verdad se  expande y profundiza llevando siempre a buscar y a comprender la inexistencia de una verdad absoluta, este conocimiento habita de manera semejante en el ser humano  quien al encontrar una verdad en sí mismo extravía otras que lo deben inspiran a seguir buscando y a entender que esta indagación no se relaciona con poder o riquezas, la búsqueda debe ser interior para encontrar la misión de la existencia, esa luz de sabiduría depositada por las estrellas en su interior como menciona la ciencia.   Al estar creado de polvo de estrellas el ser humano lleva en sí mismo el conocimiento de su eternidad la cual ha extraviado al ignorar lo solicitado por el universo para complacer a una sociedad perdida en el universo, semejante a los agujeros negros que existen para absorber y extraviar en un lugar donde ni siquiera la luz puede escapar.

La mística señala, así como es arriba es abajo, es decir, todo lo que sucede en el universo pasa en la tierra y por ende en el ser humano, microcosmos del cosmos y del macrocosmos.   Esto significa que en las sociedades de manera similar al universo donde existen planetas, galaxias, estrellas e infinidad de astros que iluminan y otorgan conocimiento, belleza y expansión habitan esencias, energías que devoran encarcelando a la luz e impidiendo su expansión en el universo.

La Creación,  explica el cristianismo en respuesta a una discusión ante los gnósticos fue creada ex nihilo, de la nada, y para el judaísmo la Creación se creó desde una materia primordial, ambas se unifican con la creencia científica de que la Creación surge de una gran explosión siendo los seres de agua los primeros, la nada, la contracción, surgen de algo preexistente. Esto que parece complicado u absurdo tiene su paralelismo y enseñanza en el amanecer de cada ser humano, cada persona surge de la nada, pero al mismo tiempo de algo primordial.   El ser humano al dormir tiene un ayer, su materia primordial y al mismo tiempo no tiene nada, dormirá y en su despertar tendrá una estructura que lo forma y expande en su propio vacío, por ello Lao Tse escribió, el hombre necesita vaciarse para obtener todo.

AguaAl estudiar la historia del Hombre comprendemos que antes de la Revolución Agrícola el  Sapiens no tenía mañana[1], en su presente no tenía importancia el futuro, al ser nómada – cazador sólo se preocupaba por su hoy, el tiempo era inexistente, no lo necesitaba, se sabía y reconocía uno con la naturaleza y con la eternidad, conocía el aroma del cielo, del bosque, de los animales, sus instintos eran la respuesta de los cinco elementos, el espacio era su tierra y ésta no tenía límites, nada detenía su caminar, percibía su existencia en días y estos en dos etapas día y noche, pero al llegar la Revolución Agrícola deja de percibirse Uno con el universo, la eternidad lo sofoca, el día y la noche necesitan dividirse, únicamente de esta manera podrá saber cuándo sembrar, cosechar, la tierra comienza a tener límites, ya no puede recorrerla en libertad, ahora tiene bienes para proteger y por lo cuales pelear, los otros ya no son sus hermanos sino sus enemigos con quienes compite,  la tierra deja de ser su hogar y se convierte en su propiedad, el mañana y el futuro son necesarios, el día y la noche se convierten en tiempo, las etapas ya no funcionan, ni el olor, ni la contemplación, ahora hay que medir para respirar en un mañana.

El ser humano dejó de vivir su hoy para angustiarse por un mañana efímero que le ha robado su paz espiritual al olvidar que ante la eternidad y el caminar constante es un peligro ser y actuar de la misma manera, ser nómada le revelaba que lo ofrecido un día no sirve para el otro, que la fuerza de un día se convierte en la debilidad del despertar.  Todo punto de progreso material es para la espiritualidad del Hombre la decadencia de su verdadera misión.

Tanto el hombre como la mujer han dejado de contemplarse en el agua para percibirse en un espejo, el agua les descubría lo efímero, el espejo les muestra en lo que se convertirán provocando angustia y temor, los cuales enfrenta con el poder absurdo y el dominio, se comparan olvidando que son únicos, al compararse dejan percibirse parte de la creación y se asesinan para conquistarla  absolutizando sus ideologías, comienzan a temerle a la eternidad e inventan la muerte.  La muerte sólo existe en la imaginación de quien tiene miedo a perder lo material, lo físico, lo querido, lo que puede tocar.  El ser humano ha dejado de comprender que ser agua lo hace eterno, porque, así como ahora el agua es la gota de un río para después ser del océano, de igual forma el ser humano quien antes fue parte de una estrella, ahora tiene cuerpo, para después ser tierra, alimento, aire, regresando más sabio al universo.

En la antigüedad la muerte era una etapa de la existencia, el tiempo no existía, llegaba cada noche  dejando a la existencia viajar, conocer, aprender. Al despertar se era otra persona  y a la vez la misma pero más sabia, esto le permitía comprender la creación y a cada persona de otra manera, pero conforme tuvo bienes cada anochecer se convirtió en tortura, dejó de aprender para preocuparse de sus pertenencias, comenzó a sufrir al imaginar perder lo obtenido, dejando de contemplar a la muerte como el encuentro con el punto de inicio.

En las grandes religiones se habla de reencarnación o de resurrección, cada una es distinta en su concepción doctrinal, pero tienen el mismo significado espiritual. Como todo cuerpo que cruza una etapa se regenera en otro (reencarnación) el ser humano que se libera cada noche resucita en un ser nuevo que ha visitado el misterio de D/os, del conocimiento o del universo, ha muerto a una vida para renacer en otra fortaleciendo su existencia (resurrección).

La muerte de cada ser humano para la mística otorga grados de sabiduría para toda la humanidad, de ahí la importancia de la Muerte y Resurrección de D/os, porque si la muerte de un ser humano otorga sabiduría, la Muerte y Resurrección de D/os ofrece una expansión infinita no sólo de sabiduría sino de Belleza, Misterio y Eternidad, por esta razón un Dios se hace Hombre, muere y resucita (cristianismo), un Dios creador necesita de un conservador y un destructor (Brahma, Shiva, Visnú – India), por ello la persona debe de vaciarse, soltar lo que fue y quiere ser para existir (Budismo y Taoísmo) por esto un Dios revelado en la Palabra necesita Escuchar y guardar Silencio (Judaísmo) por todo lo anterior el agua es un  punto de unión entre la divinidad y el ser humano (Bautismo, Diluvio, Ganges).   

Es por esta concepción que está escrito en el Tao Te King,  El bien supremo es como el agua, el agua beneficia a todos los seres materiales, muy bien y no lucha, se queda en el lugar donde mucha gente piensa que es malo. Por tanto, está cerca del Tao. Simplemente, el agua nunca lucha.  Por tanto, nunca se equivoca.

El agua alimenta la tierra, a los seres vivos y se muestra en tormenta, en huracán para sanar cuando el Hombre pretende derrocar a la naturaleza. Cuando la suciedad espiritual invade la creación el agua inunda, arrebata, el mar se embravece, el agua nombrada Tiamat por la sabiduría mesopotámica enfurece, le muestra al Hombre su debilidad pero al mismo tiempo remueve el agua de su interior de la cual está formado, en cada borrasca el agua del cuerpo sacude el espíritu y provoca que cada respiro le retorne al ser humano la necesidad de contemplación, de alejarse del espejo para retornar a reflejarse en el agua, quizá por ello Arthur Rimbaud escribió Donde ellos ven charcos yo veo palacios de cristal.  Rimbaud comprendió a la existencia en etapas, vivió cada día con los instintos de la creación, en sus pasos entendió que la esclavitud de un lugar y de las pertenencias aleja de la misión de la existencia.

Todo en el ser humano existe para viajar y extraviarse, porque, así como el agua estancada se pudre de la misma manera el Hombre, si éste estanca sus pensamientos, cuerpo, ideales, misión de existencia se convertirá en algo que empobrece, en un agujero negro el cual al no poder dar luz querrá absorber la luz del otro.  El ser humano necesita caminar, expandir su universo interior al percibir cada amanecer como una vida nueva de la existencia.

Cada cuerpo es un conjunto de átomos sin forma que a causa de su energía se percibe de maneras diversas, por ello todo es distinto, la realidad de uno no es la del otro, cada ser humano toma de cada instante y del semejante lo que necesita comprender y aprender para encontrar su plenitud.

Cada ser humano es sagrado porque en sí mismo tiene una infinidad de cualidades y conocimiento que otorga a todo lo que está alrededor de él.  Cada ser humano ofrece al otro la cantidad de sabiduría necesaria, de manera semejante a quien necesita un trago de agua y otros vasos enteros, cada ser está en el universo para apagar la sed del semejante de diversas maneras y en cantidades distintas, esto enseña que alejarse o hacer daño es como dejar morir de sed a quien solicita un trago de agua.

Los Libros Sagrados mencionan en cada una de sus páginas la importancia del agua, las religiones la toman como un símbolo de un nuevo proceso de vida, para la mitología es el interior de los grandes dioses, en la ciencia, como lo afirmó Tales de Mileto, es el principio de todo, de ella todo se produce, las cosas, las plantas, animales, el ser humano, todo es agua condensada que al morir se convierte nuevamente en un agua distinta la cual explica la mística ha adquirido grados mayores de sabiduría para sanar en ese Tikun olam, para reparar no sólo el mundo en su infinitud sino cada mundo individual.

El mar une la tierra con el cielo y se revela aire para otorgar respiros de vida, analogía del Dios que se hace Hombre, ese hombre del cual surge agua de su costado, del mismo lugar donde surge su dualidad, de la costilla símbolo de la igualdad,  el agua del costado es un símbolo que retorna al Hombre a su principio otorgándole una nueva oportunidad de sanar al retornarle cada noche la sabiduría de que la muerte ofrece vida a la existencia.  

El Hombre creado de estrellas se materializa en la tierra con un cuerpo formado de lo visible y del misterio de lo invisible, esa parte divina.  El ser humano es cielo (éter), tierra, aire convertido en aliento de vida para sus semejantes, y es agua al revelarse origen de esa nueva creación emergida en cada uno de los amaneceres que puede contemplar.


[1] Cf. Yusel Noah

KEDMA. Hacia el Oriente

 

Martha Leticia Martínez de León

Martha Leticia Martínez de León

Martha Leticia Martínez de León… Silencio

Hermeneuta en Libros Sagrados (Vedas, Talmud, Tanak, Biblia y Corán).

Maestra en Ciencias bíblicas y Lenguas Antiguas. Licenciada en Ciencias Religiosas por la Universidad Pontificia de México. Licenciada en Música Contemporánea. Miembro de la Sociedad de Escritores Mexicanos.

Tiene treinta libros publicados en México, España, Estados Unidos e Italia en géneros como Poesía, Dramaturgia, Cuento, Ensayo, Literatura Infantil. Doce de Teología Ciencia y Arte. Tres sobre espiritualidad Interreligiosa. Ha sido traducida al inglés, italiano y francés. Conferenciante a nivel nacional e internacional.

Escribe en el área de Religión de la Revista Las nueve musas de Asturias, España.

Creó y desarrolla la Teología del Silencio y de la Carne.

Actualmente forma parte de la Maestría en Estudios Judaicos en la Universidad Hebraica y Desarrolla la investigación: Lectura gemátrica y cuántica del Sefer Bereshit 1-3 para obtener la música pitagórica del universo, bajo el nombre Hashem se revela a través del Big Bang.©

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

publi
servidores wordpress

¡Suscríbete a nuestro boletín!

Secciones

¡Suscríbete a nuestro boletín!

Nuestras redes

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.