Las nueve musas
sueño
Portada » Solución de problemas mediante el sueño

Solución de problemas mediante el sueño

La vida de un hombre es lo que sus pensamientos hacen de ella

Marco Aurelio, emperador romano

 

A menudo te duermes buscando en tu mente solución de un problema, explicación a una interrogante científica, o inspiración artística, y mientras duermes, o al despertar aparece en tu mente la solución; a veces ella es quien te despierta.

En mi artículo anterior, La interpretación de los sueños, publicado también por Las Nueve Musas, se expone que músicos, escritores, poetas, científicos, pintores y otras personas han utilizado el sueño a su favor.

Esta utilidad del sueño se logra por medio de los procesos e imágenes que tienen lugar mientras dormimos.

Bien es sabido que podemos estar en profundo sueño, pero nuestro cerebro está despierto y muy activo. A lo largo del sueño se suceden imágenes en la mente, a veces más claras y en otras menos nítidas, unas se recuerdan  otras no. A veces tenemos una idea de lo soñado pero no podemos definir exactamente qué era. Para entender esto se requiere saber que existen dos tipos de sueño: Rem y No-Rem.

El sueño REM predomina mientras se acerca el despertar, y su nombre proviene del idioma inglés: Rapid Eyes Movement (movimiento rápido de los ojos), haciendo referencia al movimiento ocular que tiene lugar en esa fase. Es un sueño profundo donde coincide la distensión muscular con elevada activación nerviosa a pesar de estar dormida la persona. Paradójicamente, en REM las imágenes oníricas son más nítidas y se recuerdan mejor después del despertar. Es la etapa donde el cerebro, por sí mismo, busca, procesa y elabora soluciones, crea, trae recuerdos olvidados, manipula adversidades hasta que la persona logra ajuste emocional; todo mientras duermes. En la mayoría de casos, cuando despiertas, ya lo ves todo distinto.

Por el contrario, la fase No-Rem, la cual es llamada también sueño Delta. Responde predominantemente a la necesidad de descanso, y posee varias sub-fases. Estas se cuentan desde la uno, donde aún es muy ligera, hasta la cuatro, muy profunda y donde se logra un sueño plácido y restaurador. Es de destacar que el estrés o la fatiga intensa, impide llegar a la cuatro.

La imagen mental en la consciencia no se produce de una vez, sino que le precede un proceso no-consciente de formación en el cerebro. Cuando se confronta un objeto deseado, primero opera un mecanismo para definir qué es, como se siente, y si se desea. En la medida que dicho mecanismo alcanza un resultado, arroja su imagen sobre la consciencia; desde luego a velocidad fulminante, de micras de segundos, por lo cual la persona no se da cuenta del lapso de esa etapa preparatoria.

Pero ese proceso posee otro ángulo. A medida que, estando despiertos, circulan por la mente una imagen tras otra, se crea paralelamente un sub-producto de las mismas. Son como imágenes secundarias, las cuales sin ser conscientes adquieren una inercia en su movimiento en el cerebro que la hace permanecer circulando dentro de este.

Prueba de este sub-producto inconsciente se observa en el hecho de que cuando con firmeza se hace el propósito de recordar a una hora dada, al llegar el momento indicado ese recuerdo acude espontáneamente a la consciencia. O el hecho de que cuando la madre de un niño pequeño se acuesta a dormir no la despiertan ni los más intensos ruidos, pero basta que el bebé comience a llorar para que esa madre se levante ipso facto de la cama. Otro ejemplo es cuando nos acostamos decididos a despertar a una hora dada, se produce el despertar como se había previsto.

Al dormir la consciencia se aparta, pero el cerebro sigue funcionando, donde por sí mismo sigue circulando dicho sub-producto, y en ese proceso surgen respuestas, soluciones y ajustes, las cuales afloran a la mente; aunque estés dormido.

Este mecanismo tan útil para afrontar las demandas y adversidades, tiene lugar en el sueño Rem. Podemos usarlo como instrumento para solucionar problema, obtener ideas, lograr ajuste emocional, y cuando resulta de elevada utilidad para adquirir calma. El control de este mecanismo mientras dormimos se produce a través de visualización pre-sueño, o sea en el momento de acostarnos a dormir.

Debes seguir estas indicaciones:

  • Ante todo, tienes que estar convencido que la condición fundamental para el logro pretendido es la absoluta convicción y confianza en que así será. Estar convencidos, en el “fondo” de nuestro ser, que se producirá lo visualizado. Por ejemplo, no es suficiente repetir como ritual sin sentido, “soy feliz”, “no tengo problemas”. En ocasiones se logra alivio con solo repetir la frase “mente positiva”, pero no se alcanza larga distancia si no hay convicción de ello, y si te tratas de engañar con esa idea es peor.
  • Te acuestas a dormir convencido del logro de lo que pretendes, mientras lo más probable es que regresen problemas y propósitos a tu memoria. No los evites. De cualquier manera vendrán espontáneamente.
  • En ese momento comienzas a visualizar sus pormenores, enlaces, causas, consecuencias; deja esa imagen en tu mente a medida que te invade el sueño. Permite que las imágenes se deslicen suave y serenamente al sueño, sea problema a solucionar, ajuste emocional ante lo hiriente o idea creativa que pretendes alcanzar. De ese modo lo más probable es que logres la solución.
  • En ocasiones aparece en tu mente en cuanto abres los ojos, en otras ella misma te despierta a mitad de la noche, y en otras te levantas y crees que no has podido resolver el conflicto, pero en el transcurso del día te asalta a la mente de improviso.
  • Esas imágenes en pre-sueño de ninguna manera pueden estar cargadas de un sentimiento de fracaso. Por el contrario, debes visualizarlas con la convicción de que el problema será resuelto.
  • De cualquier manera, no te acueste con el estrés acumulado durante el día, con tensión excesiva, ansiedad, fatiga. No se duerme bien aunque así lo parezca, el efecto estresante se traslada al sueño y se multiplica.
  • En general, si no puedes desprenderte del asunto que te intranquiliza, y no te puedes dormir, no te acuestes, levántate, siéntate alejado de la cama a reflexionar la causa de insomnio.
  • Tampoco intentes evadir problemas mediante el sueño, es peor, ni trates de dormir de modo forzado por medio de somníferos.
José Ramón Ponce

José Ramón Ponce

Doctor en Psicoanálisis, Universidad de Psicoanálisis Humanístico, Brasil.

Master en Psicología de la Salud, por la Walden University, Minnesota.

Licenciado en Psicología, certificado Josef Silny & Associates, Inc. Licencia de Hipnoterapia, USA.

Investigador Agregado por la Academia de ciencias de Cuba.

Fue miembro de la Sociedad de Neurociencias de Cuba, Sociedad de Psicología de la salud de Cuba, Grupo Nacional de Termalismo. Fundador y creador de la Sociedad Cubana de Hipnosis, en la Academia de Ciencias de Cuba. Miembro de la Sociedad Venezolana de Hipertensión arterial. Participante de eventos científicos nacionales e internacionales. Le han realizado numerosos reportajes de prensa por su trabajo.

Libros publicados:

Dialéctica de las actitudes en la Personalidad
El Sistema Psíquico del Hombre
Estrés emocional y su afrontamiento
Como estudiar mejor y sin estrés
Conversando con adolescentes
Un Hombre ante sí mismo
Hipnosis y relajación emocional.
Folletos en apoyo a la docencia.​

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

promocionamos tu libro.
lamejordemisvidas

promocionamos tu libro

promocionamos tu libro

promocionamos tu libro

seÑales
.promocionamos tu libro

promocionamos tu libro

la-balada-del-café-triste
.promocionamos tu libro
de-leones-a-hombres
.promocionamos tu libro

promocionamos tu libro

promocionamos tu libro

Secciones

Nuestras redes

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.