comprar en amazon
Las nueve musas

Nuevas reflexiones sobre normativa y corrección lingüística

Ninguna lengua puede sobrevivir sin una norma que le dé coherencia y sustento, sin reglas que le proporcionen un perfil cabal a su carácter.

En este artículo compartiremos algunas nuevas reflexiones sobre el tema.

comprar en amazon

De acuerdo con la segunda acepción del DLE, el término normativa se refiere al ‘conjunto de normas aplicables a determinada materia o actividad’[1]. En lo que a nuestra materia respecta, puede decirse que es tarea de la gramática normativa prescribir una serie de normas o preceptos para hablar y escribir con corrección. En el caso de España y de los países hispanoamericanos, estas normas son emitidas y respaldadas por la Real Academia Española y la Asociación de Academias de la Lengua Española.[2] La normativa del español, en consecuencia, es el conjunto de normas (fundamentalmente gramaticales, pero también ortográficas y léxicas) que se aplican a nuestra lengua y que rigen su correcta expresión oral y escrita.

Entre los distintos niveles de lengua (culta, popular, vulgar, rural, etc.), la gramática normativa del español eligió la lengua culta como modelo de prestigio. No obstante, cabe señalar que no todo depende de ella: el uso, cuando se hace general, también pasa a formar parte de la norma. Al respecto, José Martínez de Sousa nos dice lo siguiente: «El uso lingüístico está representado por el conjunto de reglas gramaticales más o menos estabilizadas y empleadas por la mayoría de los usuarios de una lengua en una época dada y en un determinado medio social»[3].

Lo cierto es que la norma actúa como guía para que los hablantes se expresen de la forma más inteligible posible; dicho de otro modo, ayuda a despejar dudas. Por ejemplo, si se duda de si la oración *La muchacha lee a una revista está bien redactada, la norma demostrará que efectivamente no lo está, ya que el objeto directo referido a cosas no puede ir precedido por la preposición a. Asimismo, si se duda de si la oración *Hubieron muchas personas en la fiesta es correcta, la norma confirmará que no, ya que, cuando el verbo haber se emplea para indicar la sola presencia o existencia de personas o cosas, funciona como impersonal y, por lo tanto, se usa en tercera persona del singular.

Existen, no obstante, tres clases de normas: la lingüística, la pragmática y la académica. La norma lingüística permite que los hablantes del español se comuniquen normalmente unos con otros; es la que los convierte en miembros de una misma comunidad lingüística, pues se trata de la norma ejemplar, de «la realización colectiva del sistema»[4]. La norma pragmática, centrada en el habla individual, refleja por su parte la creatividad de cada hablante, su ser íntimo, esto es, su libertad. En efecto, podemos decir con Coseriu que «la originalidad expresiva del individuo que no conoce o no obedece la norma puede ser tomada como modelo por otro individuo, puede ser imitada y volverse, por consiguiente, norma»[5]. Por último, la norma académica estudia la norma pragmática y la homologa, es decir, acepta su legitimidad al confirmar la difusión de su uso. Ahora bien, hay que aclarar que la norma pragmática no se transforma de inmediato en norma académica y, muchas veces, esta transformación directamente no se verifica.[6]

En definitiva, la norma académica, al distinguir lo correcto de lo incorrecto,[7] realiza una valoración, pero esta no tiene por qué ser inamovible. Por ejemplo, la locución prepositiva luego de, usada tanto en la escritura como en la oralidad (Se lo explicaré luego de que termine de hacer estas correcciones), fue desechada durante mucho tiempo por la RAE, que recomendaba la locución prepositiva después de en su lugar. La prodigalidad de su uso permitió que la institución española la incorporara, como argentinismo y mexicanismo, en la vigésima segunda edición de su Diccionario, y desde entonces así se mantiene.[8]

Antes de concluir con estas reflexiones, conviene admitir que existe cierta atávica antipatía por la norma, y esto quizá se deba al no menos atávico temor a lo perfectible. Tanto es así que hay personas que prefieren escribir «a su manera» antes que admitir que desconocen buena parte de las reglas gramaticales u ortográficas. Esta es a todas luces una actitud equivocada. El ideal de corrección es siempre necesario. La norma, con todas las modificaciones que de seguro irá adoptando con el tiempo, es siempre necesaria. Porque, contrariamente a lo que se cree, la norma no hace que la lengua se estanque o fosilice, sino que le aporta espesor y sentido a su continua y creativa evolución.


[1] Real Academia Española (2018). Diccionario de la lengua española (en línea), Madrid consultado el 4 de junio de 2019

[2] La nueva gramática de la lengua española, publicada por la RAE y la ASALE en 2009 es la vigente gramática normativa de los hispanohablantes.

[3] José Martínez de Sousa. Diccionario de usos y dudas del español actual, Barcelona, Bibliograf, 1996.

[4] Claudio Wagner. Lengua y enseñanza. Fundamentos lingüísticos, Santiago de Chile, Andrés Bello, 1989.

[5] Eugenio Coseriu. Teoría del lenguaje y lingüística general, Madrid, Gredos, 1989.

[6] Dentro de la norma pragmática, distinguimos usos normales y anormales; por ejemplo, el plural de tórax es los tórax (uso normal) y no, *toraxes, *toraces, *tóraxes o *tóraces (usos anormales). Los usos anormales casi nunca se convierten en norma académica.

[7] Uso y tradición lingüísticos son los pilares que sostienen lo que entendemos por correcto, canónico o conforme a las reglas.

[8] Véase Real Academia Española (2018). Diccionario de la lengua española (en línea), Madrid consultado el 4 de junio de 2019

Flavio Crescenzi

Flavio Crescenzi

Flavio Crescenzi nació en 1973 en la provincia de Córdoba, Argentina.

Es docente de Lengua y Literatura, y hace varios años que se dedica a la asesoría literaria, la corrección de textos y la redacción de contenidos.

Ha dictado seminarios de crítica literaria a nivel universitario y coordinado talleres de escritura creativa y escritura académica en diversos centros culturales de su país.

Cuenta con cinco libros de poesía publicados:
«Por todo sol, la sed», Ediciones El Tranvía (Buenos Aires, 2000);
«La gratuidad de la amenaza», Ediciones El Tranvía (Buenos Aires, 2001);
«Íngrimo e insular», Ediciones El Tranvía (Buenos Aires, 2005);
«La ciudad con Laura», Sediento Editores (México, 2012);
«Elucubraciones de un "flâneur"», Ediciones Camelot América (México, 2018).

Su primer ensayo, «Leer al surrealismo», fue publicado por Editorial Quadrata y la Biblioteca Nacional de la República Argentina en febrero de 2014.

Su más reciente trabajo publicado es «Del nominativo al ablativo. Una introducción a los casos gramaticales» (Editorial Académica Española, 2019).

Desde 2009 colabora en distintos medios con artículos de crítica cultural y literaria.

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

portada-almanzor

Secciones

¡Suscríbete a nuestro boletín!

Nuestras redes

Visita nuestras redes sociales