Las nueve musas
¡Que no te apantallen!
Portada » Artes » ¡Que no te apantallen!

¡Que no te apantallen!

Pretender acercar el teatro a la gente por medio de obras proyectadas en video no solo impide vivir la experiencia cabalmente, sino que distancia al espectador de lo que es el verdadero hecho teatral.

Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. 
Y del Universo no estoy seguro
Albert Einstein
  
 
¡Que no te apantallen!
En su momento, las preguntas de muchos hacedores teatrales fueron, ¿Por qué mejor no llevar compañías de teatro a los barrios y presentar obras “en vivo” (valga el pleonasmo)? ¿Por qué destinar un dineral en proyectores y pantallas, y no ofrecerlo como paga para que diversos grupos lleven sus montajes a las plazas?
 
A fin de realizar esta necedad se dispusieron millones de pesos para la compra de 16 pantallas gigantes con sus respectivos proyectores, sin embargo con el dinero invertido se hubieran podido llevado más de 400 obras “en vivo”. Ante este hecho indignante e insultante, más de 360 creadores firmaron una carta pública para impedir que se llevara acabo semejante esperpento y se destinara ese dinero para llevar obras de teatro a la gente. Dejaron en claro que el teatro grabado no es teatro, es un video (como poner en una plaza un CD de Adele no lo convierte en un concierto de la cantante); el teatro es un arte vivo que no se vive ni se aprecia en una grabación.
 
 
¡Que no te apantallen!Hubo los que trataron de justificar el dichoso programa aduciendo que, afuera del Palacio de Bellas Artes u otros recintos culturales, se han colocado pantallas gigantes para transmitir espectáculos extranjeros de ópera, teatro o ballet. La comparación es inadmisible ya que es evidente que traer a una compañía de otro país costaría una fortuna —fuera del alcance presupuestal de las secretarías culturales— y uno se conforma con verlo en una pantalla. Por eso, lo más sorprendente es que el fallido proyecto pretendía proyectar obras de pequeño o mediano formato e incluso dos monólogos, todos los cuales bien podrían haberse montado en cualquier plaza con mínimos requerimientos técnicos, de ahí la irritación de los teatristas.
 
La respuesta de la responsable de la Secretaría provino de un Tuit maniqueo y melodramático: “Por falta de solidaridad la gente sin dinero se quedará sin teatro” (Cuando en realidad, por falta de solidaridad de la burócrata, la gente se quedó sin teatro “en vivo” y los grupos teatrales sin exposición pública ni ganancia alguna). Más tarde, en una entrevista arguyó que el proyecto se había suprimido por “falta de recursos económicos para llevar el teatro en vivo a distintos foros” y a que “Habíamos apelado a la solidaridad, pero nos enfrentamos a cierta oposición. Ahora ese programa pasará a la historia, pues para ello la solidaridad de los grupos es fundamental”. Tras muchos dimes y diretes, así como varios periodicazos (en México hay un dicho que reza “Los políticos como los perros solo entienden a periodicazos”), finalmente el programa como tal se canceló y pocos meses después la funcionaria renunció a su cargo, no solo por esta pifia, sino por otros señalamientos en su contra.
 
Posteriormente, quien sustituyó en el puesto a la secretaria, implementó el programa por el que lucharon los creadores teatrales: “Teatro en plazas públicas – Teatro en tu barrio” con obras de teatro “en vivo”, el cual se realiza desde entonces a la fecha, año con año. Pero fueron aquellos creadores acusados de ser “poco solidarios” los que lanzaron la primera convocatoria a los grupos de la ciudad para que enviaran las carpetas de sus obras, realizaron la curaduría y acabaron ejerciendo –sin retribución alguna- las tareas de los burócratas.
 
A cuatro años de distancia, tal parece que la idea no quedó en la historia sino que ahora pretenden sacarlo del basurero. María Cristina García Cepeda, actual  encargada de la Secretaría de Cultura federal, amenazó en una entrevista que desea “llevar brigadas a lugares apartados para instalar pantallas en lugares públicos, donde se puedan proyectar funciones de danza, teatro o música”. ¡Vuelve la burra al trigo! Estas insensateces darían risa si no costaran una millonada que proviene de nuestros impuestos, que ofende a los creadores y le ve la cara al público. Además, ¿acaso la señora ignora que el antecedente más reciente fue cancelado, no solo por la presión de diversos creadores, sino por el escandaloso despilfarro de dinero?
 
 ¡Que no te apantallen!En su momento, el periodista Humberto Musacciho reveló que la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México había pagado 4.5 millones de pesos por las dichosas pantallas gigantes: “Se trata de recursos fiscales y los servicios y adquisiciones debieron someterse a licitación, pero se optó por la contratación directa. Calculando los costos muy conservadoramente y en caso de que los proveedores estuvieran dispuestos a cobrar la mitad, serían más de dos millones de pesos semanales por pantallas, cañones, plantas de luz y otros elementos necesarios para la transmisión y exhibición de los teleteatros”. Además señaló que, quien obtuvo las ganancias fue el Grupo Niza el cual, con el dinero de los contribuyentes, tenía encomendada la tarea. Este es un claro ejemplo de las “brillantes” ideas de funcionarios neoliberales que benefician a empresas privadas y no a los hacedores teatrales necesitados y deseosos de presentar su trabajo en forma remunerada.
 
En otra entrevista, García Cepeda hizo un deslumbrante ejercicio de la demagogia más pura y habló de los “logros” conseguidos a medio año de su gestión, incluyendo la malograda Ley de Cultura y Derechos Culturales, iniciativa del impresentable residente de Los Pinos, Enrique Peña Nieto, sin embargo ha recibido críticas incluso entre varios beneficiarios que pertenecen a la cultura oficialista, algunos de ellos becarios del Fonca.
 
“Creo que (es una gestión) gris. Si como gremio no escuchamos buenas noticias, creo que algo no está bien“, opinó el artista visual Fernando Llanos. La Reina Chula y cabaretera Ana Francis Mor indicó que ha sido un desacierto por “Respetar la pasividad de (Rafael) Tovar y de Teresa (su antecesor) y no defender el presupuesto“. El escritor y periodista Fabrizio Mejía Madrid expresó “No logró una buena Ley de Cultura ni un mayor presupuesto; al contrario, se tragó un recorte. No evaluó la idea misma de una Secretaría que no difiere en programas ni en objetivos de lo que fue Conaculta, que es la cultura como adorno y no como derecho“.
 
Lo que es un hecho es que García Cepeda solo ha dado continuidad a las políticas erradas, opacas y antidemocráticas de su antecesor. Asimismo mantiene los vicios de la cultura oficialista la cual deja al margen a cientos de creadores independientes, beneficiando únicamente a un puñado de artistas que vive del erario gubernamental y promueve -por propia conveniencia- la nefasta endogamia cultural. Esperemos que, una vez más, los creadores se unan si es que la funcionaria decide llevar a cabo este despropósito.
 
 
(cabecera:  María Cristina García Cepeda, actual  encargada de la Secretaría de Cultura federal)
Valora este artículo
Humberto Robles

Humberto Robles

Nació en la Ciudad de México en 1965.

Dramaturgo y guionista independiente.

Paralelamente colabora con varias organizaciones de derechos humanos.

Actualmente es considerado el dramaturgo mexicano vivo más representado en el mundo (26 países, tres continentes).

Autor de las obras “Mujeres de Arena”, “Frida Kahlo Viva la Vida”, “La noche que jamás existió”, “El Arca de Noelia”, “Sangre en los Tacones”, “Nosotros somos los culpables”, “Leonardo y la máquina de volar”, “El Ornitorrinco”, “Les demoiselles d’Avignon”, entre otras.

Sus obras han sido traducidas al inglés, francés, portugués, italiano, alemán y polaco.

Ha recibido cinco premios como dramaturgo, uno internacional y cuatro nacionales, entre ellos el Premio de la Fundación La Barraca de Venezuela y el Premio Nacional de Dramaturgia "Emilio Carballido" 2014.

promocionamos tu libro

Agregar comentario

II Premio "Las nueve musas" de Relato Breve
servidores wordpress
Travel with Rose
Boletín semanal
Non Plus Ultra

Promocionamos tu libro

Humberto Robles

Humberto Robles
promocionamos tu libro

Nuestras redes

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.