Las nueve musas
Portada » La tía Tula, un reflejo de su autor

La tía Tula, un reflejo de su autor

promocionamos tu libro

Rebelde y contestatario donde los haya, Miguel de Unamuno no se dejó encorsetar nunca.

Fiel en todo momento a lo que su intelecto sensible le dictaba, su espíritu crítico no se sometió a modas ni a dictados en ningún ámbito. Ni en lo intelectual ni en lo político-social.

La tía TulaLa tía Tula es, en cierto modo, un reflejo de su autor.

En lo concerniente a la literatura, Unamuno (Bilbao, 1864-Salamanca, 1936) supo esquivar la rigidez de las normas impuestas a la escritura novelística de su época siguiendo las suyas propias, transformando la novela en nivola, un invento literario de diseño propio al que se refirió en el capítulo diecisiete de Niebla (1914): «Mi novela no tiene argumento, o mejor dicho, será el que vaya saliendo. El argumento se hace él solo. […] Mis personajes se irán haciendo según obren y hablen, sobre todo según hablen; su carácter se irá formando poco a poco».

Efectivamente, su última narración extensa La tía Tula (1921) responde a pies juntillas a esta descripción. En esta, como en sus otras nivolas, es difícil hablar de argumento. El mérito de Unamuno estriba en la construcción del personaje. El autor es maestro en dejar el alma de sus criaturas al descubierto. Diríase que, escribiendo, Unamuno indaga en las contradicciones del alma atormentada. La de la tía Tula lo es. Tula —nombre familiar de Gertrudis— es una mujer decidida e inflexible. De carácter férreo y voluntad firme, se debate entre el vehemente anhelo de ser madre (ya reflejado en Amor y pedagogía, 1902, y en Dos madres, 1920) y su rechazo a la relación sexual, a pesar de su enamoramiento de Ramiro, quien será su cuñado, una inclinación que el autor sabe dejar entrever sutilmente, reflejando así la inapelable autorepresión de la protagonista, que es la figura por excelencia de la narración. Tula destaca entre los demás personajes por la rotundidad de su presencia en la novela y la rigurosidad de su carácter. Todos los demás existen en función de Tula. Ella es un prototipo de mujer, fruto de la educación católica puritana y estricta de una época severa, que no admite resquicios. Así, es ella quien, percibiendo en sí misma su atracción hacia Ramiro, que en un principio pretende a su hermana Rosa, se apresura a casarlos para evitar el más mínimo devaneo. Tula será quien adopte el papel de madre de los hijos fruto de este matrimonio, un rol que hará extensivo incluso a otros.

Desde el punto de vista formal, la novela se sustenta principalmente en el diálogo. El lector conoce a los personajes a través de sus propias palabras. En ocasiones a través de largos monólogos; cuando la voz narradora se manifiesta lo hace a través del estilo indirecto libre, otro modo de dejar hablar al personaje por sí mismo. Unamuno es maestro en el retrato.

Educado en el racionalismo y el positivismo, Unamuno se distanció y parodió estas escuelas filosóficas en sus escritos, en los que está presente la lucha interior entre la necesidad de la fe y la razón. Él mismo se debatió entre la razón y la fe, y le interesó indagar en esta lucha a través de sus ensayos y en sus personajes literarios. La contradicción, los claroscuros del alma humana caracterizan toda su obra, una obra que abarca todos los géneros: ensayo, novela, poesía y teatro.

Unamuno se ha considerado un predecesor del existencialismo europeo. La tía Tula fue llevada al cine en 1964 por Miguel Picazo y fue merecedora de diversos premios.


Miguel de Unamuno

La tía Tula

El País, Madrid, 2004, 141 págs.


Anna Rossell

Anna Rossell

Anna Rossell (Barcelona –España, 1951)

De 1978 a 2009 profesora titular de la Universidad Autónoma de Barcelona en la especialidad de Lengua y Literatura Alemanas (Filología Inglesa y Germanística) y crítica e investigadora literaria en Barcelona, Bonn y Berlín.

Actualmente se dedica a la escritura creativa, la crítica literaria y la gestión cultural. Como gestora cultural organiza los recitales poéticos anuales estivales Poesía en la Playa, en El Masnou (Barcelona) y ha sido miembro de la comisión organizadora de los encuentros literarios bianuales entre continentes TRANSLIT. Actualmente organiza los Recitals de Poesia i Música VinsIdivina.

Colabora regularmente en numerosas publicaciones periódicas literarias nacionales e internacionales: Quimera, Ágora de arte gramático, Crítica de Libros, Revista Digital La Náusea, Realidades y ficciones, Las nueves musas, Nueva Grecia, Terral, Núvol y en revistas especializadas de filología alemana.

Entre sus obras no académicas ha publicado los libros Mi viaje a Togo (2006), El meu viatge a Togo (2014), Viaje al país de la tierra roja, Togo y Benín (2014), Viatge al país de la terra roja, Togo i Benín (2014), los poemarios La ferida en la paraula, (2010), Quadern malià / Cuaderno de Malí (2011), Àlbum d’absències (2013), Àlbum de ausencias (2014), Auschwitz-Birkenau. La prada dels bedolls/La pradera de los abedules (2015) y las novelas, Mondomwouwé (2011) y Aquellos años grises (España 1950-1975) (2012), Aquells anys grisos (Espanya 1950-1975) (2014).

Es coautora del libro de microrrelatos Microscopios eróticos (2006).

Cuenta en su haber con algunas traducciones literarias del alemán al español, entre ellas El Elegido, de Thomas Mann.

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

publi
servidores wordpress

¡Suscríbete a nuestro boletín!

Secciones

¡Suscríbete a nuestro boletín!

Nuestras redes

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.