Las nueve musas
Portada » Artes » La fotografía: objeto e imagen

La fotografía: objeto e imagen

La fotografía, como disciplina artística, tiene algunas características particulares. Una de ellas es la posibilidad de obtener múltiples reproducciones idénticas de una misma obra, pudiendo encuadrar a todas ellas en la categoría de originales, causando más de un dolor de cabeza a quienes intentan valuarlas.

La fotografía: objeto e imagen

En este sentido, la fotografía toma distancia de la pintura, donde cada obra constituye un original único, acercándose un poco a la literatura, donde un mismo texto puede reproducirse infinidad de veces y en diferentes medios, sin alterar el contenido de la obra.

Para analizar este aspecto, podemos entender a la fotografía como una dualidad, comportándose a la vez como imagen y como objeto.

La fotografía como imagen está conformada por esa representación gráfica realizada gracias a la captura de la luz por parte del fotógrafo, independientemente del medio utilizado para visualizarla. De esta forma, la imagen se comporta de la misma manera que un relato o poema. Es un mensaje codificado con luces y sombras, formas y colores, en lugar de letras y signos de puntuación. Bajo este aspecto, la imagen como creación del autor, puede apreciarse en diferentes versiones que no signifiquen una alteración a la misma. Por ejemplo, puede estar registrada en diferentes soportes o en distintos tamaños, y siempre será la misma imagen, la misma obra.

Pero otros tipos de versiones pueden incluir ciertas alteraciones que, aunque la imagen original se mantenga reconocible, impliquen que ya no estemos frente a la misma fotografía. Si estos cambios no impactan en la esencia de la imagen, como ser una copia de menor calidad, podemos decir que se trata de una reproducción de la propia obra. Pero si los cambios son aún mayores, alterando el contenido, como ser una intervención deliberada de toda o parte de la imagen, o una réplica de las formas que la componen, pero en otro momento o circunstancia, entonces tendremos otra obra distinta a la que le dio origen, tratándose de una referencia, cita, derivación o apropiación. Eso sí, esta nueva obra juega con los límites de los Derechos de Autor.

Por otra parte, la fotografía como objeto incluye también el medio donde se registra la imagen. Este soporte puede ser de diferentes materiales, como papeles fotográficos de diversos tipos, celuloide, o incluso soportes menos tradicionales como vidrio o metal. Y cada uno de ellos lo otorga a la fotografía diferentes características, como ser textura, peso o volumen.

De esta forma, cada fotografía es en sí misma una pieza singular, pero no única, ya que pueden existir varios objetos fotográficos con la misma imagen. Por eso se han ideado métodos para poder individualizarlos y convertirlos en piezas únicas, como ser una firma, numeración o certificado, en función de poder valuar una obra con parámetros similares a los de otras producciones artísticas, como la pintura o la escultura.

Pero son sólo intentos de restringir la capacidad de reproducción que tiene la fotografía. Cuando existe un negativo, se lo puede marcar dañándolo de alguna forma para impedir la realización de más copias. Pero con los archivos digitales, sólo queda la confianza en el fotógrafo como garantía de la limitación de las copias impresas.

Más allá de esto, dada esta doble naturaleza de la fotografía, no sólo podemos valorar o juzgar una obra por la calidad estética o técnica de la imagen, sino también por la calidad y durabilidad de los materiales de su soporte.

Pero esta capacidad de reproducción de la imagen fue evolucionando con los diferentes procesos fotográficos utilizados a lo largo del tiempo. Los daguerrotipos, por ejemplo, eran piezas únicas. Pero con el calotipo, creado por William Fox Talbot, ya se generaba un negativo en papel a partir del cual se podían obtener múltiples copias. Lo mismo ocurre con los negativos en celuloide de la fotografía analógica convencional. Pero con la fotografía digital se puede llegar incluso al extremo de contar con imágenes totalmente inmateriales, que nunca tendrán su versión objeto. A estas obras sólo podemos admirarlas mientras se estén reproduciendo en un soporte temporal, como ser la pantalla de algún dispositivo. Y entonces la fotografía se acerca así a la música, que sólo podemos apreciarla hasta que dejen de sonar los últimos acordes.

 

Ariel Till

Elijo la fotografía como medio para expresar mis emociones, contar cosas que no puedo decir con palabras, transmitir algo de lo que llevo dentro. Sentimientos tan íntimos, que son más fáciles de expresar disfrazados en una imagen. Como dijo Isadora Duncan: "Si yo pudiera explicarle a usted de qué se trata, no tendría sentido que lo bailase"... O que hiciese fotografía...

Y elijo la película y el cuarto oscuro por la incertidumbre de no poder ver el resultado hasta el fin del proceso. La angustia de la posibilidad de arruinar una foto irrepetible. La sensación de hacer las fotos con mis propias manos al interponer con ellas el haz de luz de la ampliadora.

Quizá algunas de mis fotos logren provocar algún sentimiento en quién las observa. Quizá las más afortunadas logren mover alguna idea que parecía estática. O quizá despertar alguna emoción escondida.

Un poco de mí

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 19 de enero de 1968. Inicié mis estudios de fotografía en 1984, realizando el curso Básico y el curso Superior de Fotografía en el Foto Club Argentino. Posteriormente, en 1995, realicé el curso de Iluminación en la misma institución. En 2016 asistí al workshop “La fotografía como Arte Contemporáneo”, en la galería Rolf Art.

Desde 1990 presento obras en Salones Nacionales auspiciados por la Federación Argentina de Fotografía (FAF) y Salones Internacionales con patronazgo de la Fédération Internationale de l'Art Photographique (FIAP), consiguiendo numerosas aceptaciones y menciones. En 2006, la Federación Argentina de Fotografía me otorga la distinción Artista FAF.

A partir de 2008 actúo como jurado en los concursos fotográficos organizados por el Nuevo Foto Club Argentino.

He realizado las siguientes exposiciones individuales:
“Biografía”. Galería de exposiciones Nuevo Foto Club Argentino, 2015.
“Estaciones”. Facultad de Ciencias Sociales, UBA, Buenos Aires, 2012.
“Estaciones”. Galería de arte NES, Ciudad de Buenos Aires, 2011.
“Personas y Personajes”. Nuevo Foto Club Argentino, 2006.
“Desamparos”. Galería de exposiciones Foto Club Argentino, 2003.
“Los Cafés de Mabel” y “De Madres e hijos”. Centro Cultural “Quinta El Ombú”, Dir. de Cultura, Municipalidad de San Fernando, 2001.
“Los Cafés de Mabel” y “De Madres e hijos”. CGP N° 12, 2000.
“Los Cafés de Mabel”. Foto Club Argentino, 2000.
Diapositivas. Hall de exposiciones Foto Club Argentino, 1998.
Blanco y Negro. Hall de exposiciones Foto Club Argentino, 1996.

He participado en diferentes muestras colectivas:
“Diversidades”. Espacio Cultural Nuestros Hijos, ECuNHi, C.A.B.A., 2015.
“Expo Fotored Itinerante II”. Museo de Arte de Tolima, Colombia, 2012.
“Expo Fotored Itinerante II”. Rochester Institute of Technology, NY, 2011.
“Del laburo al curro” Oficios y Profesiones. Muestra conjunta Nuevo Foto Club Argentino-Argentina con Visual Tal Cuál Huesca-España, 2009.
“6 x 6” (6 autores, con 6 ensayos de 6 obras cada uno). Curaduría a cargo de Edgardo Filloy, Galería Fotográfica Permanente de Agfa-Gevaert, Cuidad de Buenos Aires, 2001.
“Muestra Itinerante del Foto Club Argentino”. Galería Fotográfica Permanente de Agfa-Gevaert, 1996.
“Muestra Itinerante del Foto Club Argentino”. Biblioteca Nacional de la Ciudad de Buenos Aires, 1996.
“Pasillo de imágenes”. Hospital General Belgrano, Gral. San Martín, Pcia. de Buenos Aires, 1991.

promocionamos tu libro

Add comment

servidores wordpress
Travel with Rose
Non Plus Ultra

Promocionamos tu libro

promocionamos tu libro

Nuestras redes

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.