comprar en amazon
Las nueve musas
JOAQUIM AMAT-PINIELLA
Revista Las nueve musas » Documento para la posteridad: los republicanos españoles en Mauthausen

Documento para la posteridad: los republicanos españoles en Mauthausen

A Joaquim Amat-Piniella le tenemos que agradecer uno de estos impagables documentos que quedan para la posteridad como testimonio de hechos que resultarían increíbles a quien no los ha vivido, por la dimensión profunda de su crueldad y por su cuantía.

Él fue protagonista directo de las terribles acciones del terror nazi, los vivió en primera persona y quiso apresurarse a dejar constancia de ellas, como si la descripción del infierno fuera la prenda a pagar por la milagrosa supervivencia a aquellos horrores.

Monumento a Joaquim Amat-Piniella
Monumento a Joaquim Amat-Piniella ante el Casino de Manresa, obra de Ramon Oms

K.L. ReichNo fue él solo quien lo hizo. Afortunadamente otros le acompañaron en su objetivo con sus letras (Primo Levy, Jean Améry, Robert Antelme, Imre Kertész, Paul Celan, Jorge Semprún… que lo hicieron de otros campos de internamiento y exterminio) y con su cámara (Francesc Boix, conocido más tarde como «El fotógrafo de Mauthausen»).

Amat-Piniella (Manresa, 1913 – Hospitalet de Llobregat, 1974), quien tras luchar en la Guerra Civil española fue, como tantos otros, hecho prisionero por los nazis en Francia, fue deportado al campo de exterminio austríaco de Mauthausen, donde compartió el destino de la mayor parte de los hombres republicanos españoles cautivos. Como tantos otros, como si la muerte aún le persiguiera, quiso dejar inmediatamente constancia escrita de unos hechos históricos difíciles de transmitir con palabras. Se puso enseguida a la labor, después de la liberación del campo por parte de los aliados estadounidenses. Como tantos otros, el autor optó por dar forma de novela a los hechos históricos y autobiográficos. Aunque parezca una paradoja, la libertad que ampara al autor para hacer y deshacer, componer situaciones y personajes «montándolos» puede ser una herramienta extraordinariamente valiosa al servicio de la verdad y la objetividad. Por otra parte, esta misma libertad permite una distancia sin la que la narración de unos hechos tan dolorosos, vividos en carne propia, se haría insoportable.

Así el autor comenzó a escribir la novela el mismo año 1945. Escrita la primera versión entre 1945 y 1946, en Andorra, el libro no vio la luz con Club Editor en el original catalán hasta 1963, revisado a lo largo de dieciséis años por Amat-Piniella. Pocos meses antes, después de dieciséis años de intentos fallidos, autocensurada y por mediación de Carlos Barral, amigo del autor, había logrado publicarse en español, en traducción de Baltasar Porcel y con prólogo de Ignacio Martínez de Pisón, con Libros del Asteroide.

La acción se sitúa directamente en Mauthausen, en 1940, el momento de llegada al campo de los personajes principales que la protagonizan. Quien haya leído el memorable libro de Montserrat Roig Los catalanes en los campos nazis, reeditado en 2017, confeccionado a base de testimonios, encontrará reflejadas muchas de las situaciones allí descritas y algunos personajes le parecerán familiares; no identificará, en cambio a Casimir Climent, Juan de Diego, Josep Bailina ni a Francesc Boix, quienes, arriesgando su vida, lograron copiar los registros de presos —los tres primeros— y documentar gráficamente el horror —el último—. Su valioso trabajo fue clave para algunas condenas de los procesados ​​en los juicios de Nuremberg.

Amat-Piniella fue uno de los largamente entrevistados por Roig en los años setenta, cuando reunía el material para su libro. Estas ausencias se deben probablemente a que Amat-Piniella relata, mayoritariamente, el ambiente en Ternberg, un Kommando anexo a Mauthausen que aquellos sólo conocían de manera indirecta.

Los personajes principales de la novela, Francesc, Werner, August, Ernest, Vicenç, Emili, Manuel y Rubio conforman el grupo de prisioneros representativo de la multiplicidad de caracteres individuales que el autor quiere reflejar, mientras que Hans Gupper, King-kong y Popeye, por su uniformidad de comportamiento un grupo mucho más reducido, darán vida a los verdugos. Sin embargo es sobre Emili, hombre escéptico, descreído, crítico, desconfiado de ideologías y reflexivo sobre quien recae el primer protagonismo; es él con quien parece empatizar más el autor manresano. A Emili, por sus características, se le permite la distancia; desde dentro, observa las cosas «desde fuera» y en algún momento tenemos la impresión, descreído como es tanto en religión como en política, que también lo hace desde un plano superior.

Fotografía de Francesc Boix
Fotografía de Francesc Boix

Escrita en tercera persona, la narración nos acerca a aquella terrible realidad inverosímil: el hambre, la solidaridad, la organización entre los grupos políticos, la deshumanización progresiva, las rivalidades, las venganzas, las diversas categorías de presos, las complicidades, la lucha por la supervivencia, el comercio a base de favores, las torturas, los castigos, las muertes multitudinarias, los crematorios, las cámaras de gas, la expoliación, la prostitución, el frío intenso, el sueño, también de algunos momentos festivos que los presos pudieron arañar a la crudeza cotidiana…

La prosa que emplea Amat-Piniella no es tremendista —emplearla supondría hacer una caricatura de una realidad que se superaba a sí misma—, y precisamente por eso hace la máxima justicia que la escritura permite a los hechos. Y sabemos que las palabras solo nos dan una pálida noción de lo que fue. La descripción final, la liberación del campo, es extraordinaria.

El libro ha sido publicado después en varias ediciones y por diversas editoriales. El autor nos ha dejado otros libros, todos ellos marcados por aquella terrible experiencia: Les llunyanies: poemes de l’exili (1940-1946) (1949), El casino dels senyors (1956), Roda de solitaris (1957), La pau a casa (1959) y La ribera deserta (1966), Retaule en gris (2012). Con excepción de la novela que nos ocupa, ninguno de ellos ha sido traducido al español.

El título K. L. Reich (Konzentrations Lager Reich, como consta en la propia novela, a pesar de que la palabra alemana se escribe Konzentratioslager, en español Campo de Concentración del Reich) hace referencia a la inscripción con que los objetos y el mobiliario del campo habían sido marcados para que constara que eran de propiedad del Reich.

Joaquim Amat-Piniella

K.L. Reich

Libros del Asteroide, 2014, 312 pp.

Anna Rossell

Anna Rossell

Anna Rossell (Barcelona –España, 1951)

De 1978 a 2009 profesora titular de la Universidad Autónoma de Barcelona en la especialidad de Lengua y Literatura Alemanas (Filología Inglesa y Germanística) y crítica e investigadora literaria en Barcelona, Bonn y Berlín.

Actualmente se dedica a la escritura creativa, la crítica literaria y la gestión cultural. Como gestora cultural organiza los recitales poéticos anuales estivales Poesía en la Playa, en El Masnou (Barcelona) y ha sido miembro de la comisión organizadora de los encuentros literarios bianuales entre continentes TRANSLIT. Actualmente organiza los Recitals de Poesia i Música VinsIdivina.

Colabora regularmente en numerosas publicaciones periódicas literarias nacionales e internacionales: Quimera, Ágora de arte gramático, Crítica de Libros, Revista Digital La Náusea, Realidades y ficciones, Las nueves musas, Nueva Grecia, Terral, Núvol y en revistas especializadas de filología alemana.

Entre sus obras no académicas ha publicado los libros Mi viaje a Togo (2006), El meu viatge a Togo (2014), Viaje al país de la tierra roja, Togo y Benín (2014), Viatge al país de la terra roja, Togo i Benín (2014), los poemarios La ferida en la paraula, (2010), Quadern malià / Cuaderno de Malí (2011), Àlbum d’absències (2013), Àlbum de ausencias (2014), Auschwitz-Birkenau. La prada dels bedolls/La pradera de los abedules (2015) y las novelas, Mondomwouwé (2011) y Aquellos años grises (España 1950-1975) (2012), Aquells anys grisos (Espanya 1950-1975) (2014).

Es coautora del libro de microrrelatos Microscopios eróticos (2006).

Cuenta en su haber con algunas traducciones literarias del alemán al español, entre ellas El Elegido, de Thomas Mann.

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

portada-almanzor

Secciones

Edición propia

¡Suscríbete a nuestro boletín!

Nuestras redes

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.