Las nueve musas

MI FOTOGRAFÍA ES EL REFLEJO DE MI ALMA

 

Para mí, la fotografía, ha sido un poco como una terapia y lo sigue siendo, me sigo descubriendo y soy consciente de partes de mi personalidad, que ahora intento usar como herramientas… como los espacios vacíos… los siento terriblemente pesados, intensos.

¿La fotografía analógica ha pasado a ser tan solo un recuerdo para los nostálgicos?

Muy sinceramente creo que no.

Personalmente empecé en la fotografía hace unos 5 ó 6 años… por amor a una cámara analógica. En mis inicios gané un concurso de fotografía analógica con una foto del aeropuerto de Tempelhoff de Berlín y recientemente otro con una foto de la playa de Famara en Lanzarote. Cuando viajo lo hago con mi Pentax K5-II pero también con mi Mamiya 645 y la Olympus Mju 1. En esos inicios pasé 2 meses en Londres y 1 en Berlín. En Berlín puedes ver que no, que el mundo de la fotografía analógica sigue muy presente, pero es que en Belgrado también… si vas a Viena o Praga también puedes ver las fantásticas tiendas de material analógico, mi sensación es que en España sí que es más residual, pero solo es una sensación.

Todavía hay muchísimos fotógrafos que trabajan con cámara analógica o que combinan analógica con digital.

Larga vida al mundo analógico (y no soy Hipster!).

Barcelona Y Belgrado; en el sentido “fotográfico” ¿qué diferencias y similitudes hay entre las dos ciudades?

Podemos hablar de diferencias en el sentido estético de la ciudad o en el sentido de la salud de la fotografía.

En el sentido estético Belgrado tiene casi todo lo que me gusta para mi fotografía. Blancos y negros… grises. Decadencia, melancolía, soledad… tristeza. Barcelona está llena de color.

Por otro lado las dos ciudades tienen una arquitectura muy distinta, pero ambas me parecen fotogénicas;  en Belgrado más obvia, con la arquitectura brutal, toneladas y toneladas de cemento, y en Barcelona con edificios de líneas rectas y minimalistas. Adoro el Modernismo pero no para mi fotografía.

A nivel de salud, las dos ciudades están bastante tocadas pero Belgrado mucho más, es natural, en Serbia se apoya mucho menos la cultura, es un país con menos recursos en general.

En la ciudad de Belgrado solo hay dos galerías donde se expone exclusivamente fotografía y una es la mía: Бартcелона, pero a su vez hay una gran escena fotográfica. Hay mucho interés y grandes fotógrafos, en cualquier disciplina que quieras imaginar… por todo ello el año pasado creamos el Festival Belgrade Photo Month…  para dar salida a toda esa energía… en Barcelona hay bastantes Festivales de Fotografía.

En las dos ciudades el trabajo del fotógrafo está muy mal remunerado… y si hablamos de fotoperiodismo… casi mejor me voy a tomar pivo (cerveza en serbio)

En muchas de tus obras encuentro cierto aire de marginalidad, de una atmósfera decadente y al mismo tiempo de provocación.

¿Provocación? Sí, hasta cierto punto. Soy de las personas a las que les gusta meter el dedo en el ojo, pero no para joder, más para denunciar, y evidentemente provocar al final es como un juego, como un flirteo, es muy divertido.

Cuando empezaba con la fotografía sentía que no encontraba lo que quería hacer, que estaba muy disperso… arquitectura, retratos, etc… algunas personas muy cercanas y a las que valoro muchísimo me lo decían… pero seguí jugando… b&n, color, etc… y al cabo de un tiempo de unos meses, quizás un año, varias personas me dijeron que mi huella era obvia… fuera color o b&n, un edificio o un retrato o un paisaje, la soledad, la tristeza, la decadencia siempre está allí.

Para mí, la fotografía, ha sido un poco como una terapia y lo sigue siendo, me sigo descubriendo y soy consciente de partes de mi personalidad, que ahora intento usar como herramientas… como los espacios vacíos… los siento terriblemente pesados, intensos.

Al final pienso que mi fotografía es el reflejo de mi alma.

Hablemos de influencias

Me gustan muchísimos fotógrafos. Alberto García-Alix sin ningún género de dudas es uno de mis favoritos, Diane Arbus, Viviane Mayer, Miroslav Tichý… otros contemporáneos como Sylvain Granjon (He tenido el placer de tenerlo dos veces en mi galería y todavía puedo partirme por la mitad con su serie “Douce Amère”). He visto muchísimas exposiciones y películas… y siempre me gusta aprender algo de cada uno, siempre hay algo que llevarte y no sabes ni cuando ni donde aparecerá. Volviendo a tu pregunta podría decir que como influencia, Alex Prager.

La arquitectura en la obra de David Pujadó

¡Arquitectura! Me encanta! Seguramente a partir de la relación con mi exmujer, Teresa, Interiorista. Muchas revistas por casa, muchos viajes. Definitivamente soy urbanita.

Los edificios, las ciudades, son como museos abiertos al aire libre y para los que no tienes que pagar entrada.

Como decía antes el Modernismo… catalán, francés o húngaro me parece fantástico, pero nada como las líneas rectas, las dimensiones descomunales, el  cemento. Cuando visité Belgrado la primera vez se me abrió un mundo frente al objetivo de mi cámara, analógica, y fruto de ese trabajo hace tres años pude formar parte del evento cultural más importante de Serbia, Oktobarski Salon. Pocos edificios me quedan ya para fotografiar en Belgrado o Barcerlona.  En la selección de fotos que habéis compartido en vuestra web hay parte de dos sesiones realizadas en dos museos… arquitectura… pero más mínimal, límpia… y a partir de aquí podría empezar a hablar por la fotografía de arquitectura interior… tengo varios trabajos que he llegado a exponer con fotografías realizadas en diferentes museos de Londres… siempre lo mismo… líneas rectas y escala de grises, cemento y piedra, vacíos, silencios visuales.

¿Recuerdas tu primera cámara y las primeras fotografías?

¡Cómo no!  Amor a primera vista. Ese amor fue mi inicio, el motivo para dejar de ser Jefe de Compras y meterme de lleno en la fotografía… Pentax MX, con tres objetivos: 28mm 2.8, 35mm 2.8 y 50mm 1.4.

Ahora esta cámara la utilizo muy poco pero los objetivos, junto con un 50mm 1.7 y un 50mm 1.2 van siempre conmigo. El 90% de lo que dispara mi Pentax K5-II es con estos objetivos o con los de la Mamiya.

Y las primeras fotografías…  con el segundo carrete casi me cargo la cámara. Terminé a las 2 de la madrugada, en el apartamento de mi amiga Begoña en Londres, usando el armario de la habitación como cuarto oscuro… al final salieron algunas buenas fotos y a partir de ese momento, horas y horas por las calles, buscando caras que hablaran en silencio, parando la gente, explicando mi proyecto y disparando… ¡cuantas horas! En Londres, Berlin, Belgrado, Istanbul, India, etc… de ello aprendí muchísimo, fue un gran reto personal, otra vez una terapia contra mi timidez, y el inicio de buenas amistades…

¿Eres de los que lleva siempre una cámara encima?

Lo intento y cuando no, me muero de rabia. Además tengo que decir que mi Smartphone no es muy smart y la cámara es malísima, por lo que si no llevo cámara estoy perdido. Cuando estoy de viaje siempre llevo alguna conmigo.

A medida que pasan los años, el fotógrafo adquiere una conciencia  más exacta de lo que quiere representar, por el contrario la “pasión” juvenil dota, al arte fotográfico, una espontaneidad y frescura difícilmente alcanzable con las seriedad —o conservadurismo— del adulto.

Supongo que sí, como con todo en la vida, el problema es que obviamente soy un adulto pero a la vez  soy un joven fotógrafo… no sé qué me he perdido, si la juventud o la madurez.

¿Cuándo disparar? ¿Cómo se intuye el “instante decisivo” del que habla Cartier-Bresson?

Para mí el instante decisivo es el momento del presente que retienes para la eternidad, más que el instante en el que disparas la fotografía. No sé si me explico. Soy una persona nostálgica, ligada a los recuerdos, por esa razón para mí el instante decisivo es congelar ese instante del presente, que ya es pasado, para el futuro…  es la interpretación a la que me acojo respecto a Mesieur Bresson.

Hablemos un poco del futuro, de tus proyectos, exposiciones, etc.

Respecto a mi trabajo como fotógrafo, en Septiembre tengo una exposición colectiva con tres amigos, Jordi Vic de Barcelona, Fabián Castillo mexicano y Eva Barton húngara, pero los tres viviendo en Barcelona. Vamos a realizar una gran exposición colectiva en Budapest.

Con mi galería Бартcелона tengo el programa completo hasta Junio y luego Octubre, estamos trabajando en ello!

Con Belgrade Photo Month, ya casi empezamos, en Abril. Más de 35 exposiciones. Fotógrafos de diferentes países del mundo con mayoría de Serbios como es natural… en mi galería tendré tres exposiciones, dos chicas de Rumanía; Odeta Catana y Felicia Simion per también tendré a Ana Jiménez, de Valencia  y en el Cervantes tendremos a Rubén Salgado con su proyecto Solares.

 

David Pujadó ha sido galardonado recientemente con el premio internacional de fotografía PlanoFocal 2016 

David Pujadó
Valora este artículo

José Rico

José Rico

Oviedo (España) 1956. Gestor cultural.

Director-Editor del semanario de artes y humanidades "Las nueve musas".

Fundador y administrador de la red social de escritores en lengua castellana "palabra sobre palabra".

En octubre de 2016 funda el Ateneo Las nueve musas donde se imparten cursos online de artes, ciencias y humanidades.

Autor, junto a Alonso Pinto Molina, del blog "Ángel González - poeta", homenaje al poeta de Áspero mundo y Tratado de urbanismo.

Editor de "MEMORIA 2012" (Editorial Círculo Rojo), "El viaje" (2013) Editorial círculo Rojo, "La gramática de las cigarras" (2014) Editorial Círculo Rojo. "En este banco" (2016) Ruíz de Aloza Editores

En agosto de 2017 comienza con el proyecto editorial Las nueve musas ediciones.

promocionamos tu libro
II Premio "Las nueve musas" de Relato Breve
servidores wordpress
Travel with Rose
Boletín semanal
Non Plus Ultra

Promocionamos tu libro

promocionamos tu libro

Nuestras redes

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.