Las nueve musas
Helicón
Portada » Un presente antiguo: Estados Unidos, una cultura mitopoiética

Un presente antiguo: Estados Unidos, una cultura mitopoiética

   A finales del siglo XIX Estados Unidos comenzó su camino hacia ser una potencia mundial.

En los años cincuenta del Siglo XX, después de la Segunda Guerra Mundial, se cimentó su poderío y se consolidó en la cima del planeta.

George WashingtonAdemás de su capacidad de producción científica y perfección bélica creó o recreó otras formas de persuasión para colocarse en la punta del mundo. Esto lo logra reescribiendo y reformando la historia, tomando como base varios elementos que en un inicio se fundaron en un mito de otra nación para conseguir construir un imperio.

George Washington, primer presidente de Estados Unidos, al término su periodo de gobierno regresa el poder al Estado y retorna a la vida civil, acción que es tomada como un gran ejemplo para su país y otras naciones, esta actitud pacífica y civilizada tomada por Washington no fue espontánea, es la misma que mil trescientos años antes manifestó Quincio Cincinato (519 A.C-439 A.C.), —Un estado de E.U., lleva su nombre en honor a él— quien recibió la delegación del Senado en un momento en que Roma estaba envuelta en batallas y muerte y él logró la victoria en contra de los enemigos consiguiendo establecer un orden, regresó el poder al Estado y se negó a ser dictador y prefirió regresar a la vida agrícola que era su vida anterior siendo un ejemplo de admiración por su abundante amor patriótico y la gran ausencia de ambición en intereses personales. Existen imágenes de George Washington realizadas después de su ejercicio político donde lo presentan con un hacha en una de sus manos emulando a Cincinato y su espíritu naturalista. La institución política en Estados Unidos está basada en la parte mítica de la vida de Cincinato.

Para convencer de su dominio y fuerza el imperio romano bélicamente se profesionalizaba y capacitaba logrando con ello la expansión de sus dominios. Pero no sólo ejercía su dominio con base en esta acción, crearon otras para mostrar al mundo que también eran intelectuales y grandes artistas, que Roma era el lugar donde emergía lo mejor y que todo era posible, el gran sueño. Construyeron teatros, caminos y varios edificios públicos, entre los más importantes se encuentra el Coliseo donde en ciertos eventos se contaba con gladiadores profesionales para entretener al pueblo, profesionales quienes por una batalla cobraban la misma cifra que un soldado recibía en todo un año de trabajo. En el Coliseo los gladiadores eran admirados, aclamados y reverenciados con gran exaltación, llegando a colocar a estos hombres al nivel de los dioses, al igual que en la actualidad se presentan en Hollywood, estadios de béisbol y futbol en los Estados Unidos. Quienes llegan a esos lugares han llegado al Olimpo. Semejante al imperio romano, lo mejor del mundo tiene que emerger de su nación y se universalice: la ciencia, la tecnología, las artes, la moda, los grandes pensadores, las grandes ideas y muchas más cosas. El rock and roll es un producto meramente estadounidense, es creado por ellos y se proyectó a nivel mundial consiguiendo así, ser la música clásica del siglo XX. La música es un proyector hacia lo divino y en la industria estadounidense el rock and roll fue el proyector para lanzar a altas latitudes a humanos para que se colocaran a la altura de los dioses, los hoy llamados, Rock Star. Al igual que los romanos de la antigüedad, los estadounidenses ofrecen pan y circo al pueblo, crean grandes arenas donde la comunidad se divierte y se pierde.

El mito, el cine y la historieta en los Estados Unidos

  En relación al cine, el western es creación de los Estados Unidos, porque es una manera de difundir al mundo el mito sobre su fundación donde el país está constituido por hombres fuertes y rudos que con base en la habilidad, inteligencia y sensibilidad enfrentaron a una naturaleza hostil y a otros salvajes hombres para conseguir construir una nación que con el tiempo transforma en una benévola nación que salva a la humanidad como en la cinta Independencie Day (El día de la independencia, 1996), entre otras más.

A través de la historieta los Estados Unidos comienzan a construir mundos y personajes que parecieran existir pero que son seres creados por los pensamientos e imaginación de escritores y dibujantes de ese país: “El diseño de este mundo transparente no hace sino permitir el encubrimiento y la expresión subterránea de sus tensiones reales fatigosamente vividas. El engendrador sufre esta incisión de su conciencia sin tener justamente conciencia de esta desgarradura por dentro. Se apropia del fondo natural de la infancia, que él ha nostalgiado, para ocultar las fuentes de lo que él presume es su propia desviación del paraíso perdido, su propia caída al mundo (Dorfman & Mattelart, 1972, 10)”.

Personajes que conviven con nosotros y que imitamos en la vida cotidiana al disfrazarnos de ellos o incluirlos en una celebración o fiesta como en los ritos de las antiguas culturas. La creación de súper héroes está basada en dioses míticos. Estos seres que poseen poderes sobrenaturales y que  salvan a los buenos y castigan a los malos, mismas características de los antiguos dioses que imponían sus leyes sobre los humanos, misma actitud que adquiere el gobierno de E.U., quien decide quienes son los malos y quienes los buenos: “Todo personaje está a un lado u otro de la línea demarcatoria de poder. Los que están abajo, deben ser obedientes, sumisos, disciplinados, y aceptar con respeto y humildad los mandatos superiores. En cambio, los de arriba, ejercen la coerción constante: Amenazas, represión física y moral, dominio económico (disposición de los medios de subsistencia). Sin embargo, hay también entre el desposeído y el poderosos una relación menos agresiva: el autoritario entrega paternalistamente dones a sus vasallos (Dorfman & Mattelart, 1972, 29)”.

Lo medios de comunicación estimulan el recuerdo arquetípico de las personas para que los símbolos intrínsecos creen movimiento y las guíen hacia un estado de exaltación o tranquilidad y a un recuerdo de que alguna vez se estuvo en otra realidad, una más sobrenatural: “En el detalle de su comportamiento consciente, el hombre primitivo, el hombre arcaico, no conoce ningún acto que no haya sido planteado y vivido anteriormente por otro, otro que no eran hombre. Lo que él hace, ya se hizo. Su vida es la repetición ininterrumpida por otros (Eliade, 15)”.

Caballeros del Zodiaco
Caballeros del Zodiaco

Estados Unidos crea grandes monopolios, utiliza una estrategia mercadológica expansiva donde el fin no sólo es vender un producto sino una idea, un mundo, un estilo de vida en el cual todos estamos invitados a participar. A través de ese mundo ficticio creado por el discurso monopólico estimulan el sentido de vanidad en el humano que lo convierte en un ser exclusivo, o sea, excluyente de los demás. Estudian los vicios y características de los antiguos dioses quienes exigían ser reverenciados, admirados y obedecidos por los escuetos mortales. Vicios y características que dentro de sus campañas publicitarias les desarrollan e incitan a las personas. Todos llevamos un dios pagano dentro, sólo es cuestión de colocarnos en la situación y circunstancias precisas para que este emerja magnánimo y arrogante. Con la creación de estos mundos ilusorios el hombre vive una fantasía comprada que le ocasiona compulsión, porque también se crea un desvirtuado reino celestial donde él forma parte, y de manera inconsciente toma la posición de un dios dentro de la Tierra. Esta actitud es más observada en Occidente, pero Oriente no queda libre de esta contaminación discursiva, también retoma el mito y crea sus historias manga en las cuales sus héroes son de apariencia caucásica y en las cuales el sincretismo entre Occidente y Oriente se argamasa. Los héroes de estas series manga tanto televisivas, cinematográficas y de historieta son híbridos de dioses occidentales y orientales y en algunos casos, como el de Los caballeros del zodiaco, los personajes son hombres con rostros femeninos para ofrecer en el inconsciente colectivo la referencia de seres andróginos y celestiales, de ángeles, o en la serie Neon Genesis Evangelion, donde NERV, una organización implantada por la ONU y que se localiza en Japón, ayuda a los humanos del futuro quienes se defienden de seres provenientes del cielo y estos seres de los que se defienden son ángeles también. Esta guerra entre dioses —dioses económicos— no sólo ocurre en los mitos.

Por medio de campañas mercadotécnicas engrandecen los vicios de carácter del humano donde la soberbia; la envidia, la gula, la ira, la lujuria, la pereza y la avaricia se estimulan sin que se sea consciente de ello. Características indiscutibles que poseían los dioses antiguos y que los grandes monopolios estudian para después proveer a las personas, de una manera sutil, de dos emociones que permiten la manipulación de las masas: el miedo y la culpa. Miedo a la pérdida; miedo a la responsabilidad, miedo a crecer y culpa por ser. Es la compra irresponsable de aquello que satisface para posteriormente comprar otra idea para deshacerse de la culpa por la compra anterior, un círculo vicioso y efectivo.

Los estudiosos de la conducta humana saben que poseemos un legado ancestral en nuestra psique, y por ahí es por donde manipulan para no permitir crecer emocional y racionalmente al mundo para que siga siendo un infante dirigido por ellos, ofrecido a su tutela.

No lo hacemos consciente, pero todos estamos inmersos en este estilo de vida que comenzó como una risueña sugerencia y ahora nosotros nos lo autoimponemos. Estamos atados, prisioneros de algo que se formó y perfeccionó por medio de un arquetipo.

Mel Gibson
Mel Gibson

Los grandes imperios construyen realidades que transforman en estilos de vida que poseen un movimiento vertiginoso donde las personas se introducen y se pierden. Mel Gibson en la cinta La pasión (2004), presenta el víacrucis del salvador, vía crucis el cual no reflexionamos en el fondo, experiencia del mártir que está tan arraigada que ya no cuestionamos y damos por hecho como una verdad y no la recapacitamos porque está construida para no romper un paradigma. En el Evangelio de Dídimo Judas Tomás, que es un libro gnóstico, no se habla de la vida de Jesús y dentro de él varías veces se repite la misma frase: “El que tenga oídos para oír, que oiga”.

La celebración del nacimiento de Jesús está basada en ritos paganos como el de bruma introducido por Julio César como festividad pagana durante los días de diciembre, en especial el 25 porque se creía que ese día el sol moría y había que realizar un rito para su renacimiento como parte de un nuevo ciclo. Más adelante los romanos a esta festividad la llamaban la fiesta del “Natalis Solis Invicti” o “Nacimiento del Sol invicto”, que se celebraba parar rendirle tributo al dios Apolo, dinámica que a la vez está retomada de la festividad Saturnalia, que asimismo poseía relación inicial con Helios, el dios sol retomado del antiguo rito persa en honor a Mitra. De la misma forma los cristianos primigenios adaptaron esta fecha para celebrar el nacimiento de Jesús, el cristo.

En la actualidad se festeja el nacimiento del mesías el día 25 de diciembre que de cierta manera, al igual que en la festividad pagana del nacimiento del sol invito, también incluye el término de un ciclo por su cercanía con el año nuevo. El término en inglés Chritmas alude a Cristo, a la cristiandad y es muy usado en los Estados unidos en temporadas decembrinas, pero también se usa para connotar una tarjeta navideña, el término ha tomado un giro comercial que produce que se pierda el verdadero sentido de esta época de festejo, tanto ha llegado a desvirtuarse que en algunas ciudades de ese país se ha prohibido escribir esta palabra sin “T” por cuestiones meramente económicas. Por lo mismo en el Evangelio de Dídimo Tomás sólo se manifiestan las palabras de Jesúscristo, porque los gnósticos estaban conscientes de la construcción del hito cristiano con base en interese personales, en este caso, en el paganismo romano. Los festejos realizados que en lo profundo buscaban rendirle tributo al dios sol en sus disimiles manifestaciones.

Relativo al festejo cristiano se incluye la Semana Santa, conmemoración retomada de la pascua judía, en la cual se realiza un rito donde un Jesús herido, vejado y sangrante es muerto para la salvación de los hombres. Rito que no tiene mucha diferencia con los ritos antiguos del mundo y los prehispánicos donde se sacrificaba a algunos hombres para que el sol no dejara de alumbrar y así a través de la sangre y el sacrificio de aquellos hombres la humanidad fuera salvada. Para los gnósticos esta parte, la vida de Cristo, no era importante sino lo que vino a dejar, su palabra. Tal vez en su visión era mejor encomiar la Semana Santa convirtiendo en acción las palabras del mesías y no celebrar esa parte del sacrificio y la sangre como contribución para la salvación porque en el fondo de ese rito sabían que era rendirle tributo a aquellos dioses paganos que se alimentaban y empoderaban por medio del dolor, el horror, el miedo, la frustración, la culpa, la impotencia, la crueldad, la sangre y la muerte.

No podemos negar el profesionalismo y perfeccionismo en lo que produce Estados Unidos, y el cine es uno de los ejemplos más claros de todo el poder que le imprimen para alcanzar proyectarlo hacia a fuera. Estados Unidos es la Nueva Roma, donde el mito se transporta a todas partes del planeta por medio de marcas y discursos patentadas desde el mismo Olimpo de América.

 

Obed González Moreno

Colaboraciones

Colaboraciones

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

publi

¡Suscríbete a nuestro boletín!

  • SeedingUp | Digital Content Marketing

Secciones


¡Suscríbete a nuestro boletín!

Nuestras redes

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.