Las nueve musas
Métrica
Portada » Artes » Artes literarias » Poesía » Últimos consejos sobre sinalefas e hiatos

Últimos consejos sobre sinalefas e hiatos

VAMOS A HABLAR DE MÉTRICA – VIII

¿Cuándo hay sinalefa de más de dos vocales o de vocales repetidas, y cómo afectan los signos de puntuación?

Siguiendo y concluyendo con los artículos sobre sinalefas e hiatos, trataré en éste de cuando se repite la vocal de fin e inicio de palabra, de las sinalefas de más de dos vocales seguidas y de si los signos de puntuación impiden la sinalefa.

Si las vocales de la sinalefa coinciden (vocal doble), las reglas de átonas y tónicas son similares a las del artículo anterior: si las dos son átonas, sinalefa; si las dos son tónicas, hiato (que a veces se puede forzar a sinalefa). En cuanto a la combinación de átona y tónica, suele tender a la sinalefa, pero según el contexto es admisible el hiato. Unos cuantos ejemplos basados en endecasílabos:

Dos átonas: Libre la frente que el casco rehusa (R. Darío) >  Li-bre- la- fren-te- que el- cas-co- re-hu-sa: sinalefa fluida en “que el” que suele pronunciarse “que’l”

Dos tónicas: Y me quedé / hecho el rey del olvido  (JR Jiménez)  Un hiato claro. Si se quisiera pronunciar con sinalefa “quedé hecho”: Y- me- que-déhe-cho el- rey– del- ol-vi-do , sería un decasílabo y no se entendería bien el significado. Juan Ramón Jiménez (Sonetos Espirituales XLV) lo incluye en un poema de endecasílabos, en el que varios versos tienen ritmos dispares. Éste, analizado como hiato, sería un dactílico con acento en 7ª que tendría que destonificar algo el acento de “hecho”:  “Y- me- que-he-cho el- rey– del- ol-vi-do”. Por eso, yo prefiero recitarlo como un dodecasílabo con hemistiquios (5+7) “Y- me- que-/ he-cho el- rey– del- ol-vi-do”, ritmo que combina bien con los endecasílabos acentuados en 6ª. He efectuado estos comentarios sobre este verso, para apoyar de que muchas veces la métrica permite  variaciones y deja a criterio del autor o el rapsoda la forma de recitado.

Dos tónicas: Fue émulo de tantos de los mitos > Fueé-mu-lo- de- tan-tos- de- los- mi-tos : otro caso de hiato en “Fue e-”, ya que si se intenta pronunciarlo en una sílaba es difícil entender el significado. “Fueé-mu-lo- de- tan-tos- mi-tos”

Átona y tónica: Y era llorar tu único destino (Espronceda) Y e-ra llorar– tu- ú-ni-co- des-ti-no . Espronceda lo incluye como endecasílabo, que es la pronunciación más normal, efectuando el hiato en “tu único”, aunque podría considerarse decasílabo en un contexto de versos similares, ya que la pronunciación: “Y e-ra llorar– tú-ni-co- des-ti-no” es admisible.  

Tónica y átona: Aunque te dé esperanza sin final > “Aun-que- te- es-pe-ran-za- sin- fi-nal”: puede realizarse bien con sinalefa como endecasílabo. Pero en un verso similar: Aunque te dé envidia su figura > “Aun-que- te- – en-vi-dia- su- fi-gu-ra” puede efectuarse un hiato para mantener un ritmo endecasílabo, si lo requiere el contexto.

Ahora comentaré las posibilidades de que la sinalefa una a más de dos vocales. Para que se produzca esta unión silábica las vocales deben estar ordenadas de mayor a menor fuerza, de menor a mayor fuerza o a las más fuertes estar situadas en el centro. En cambio, no puede haber sinalefa si la o las vocales centrales son más débiles que las laterales. Veamos unos ejemplos, y recordemos que “a” es vocal fuerte, “o” y “e” semifuertes, y “u” e “i” débiles. Por ello suelen formar sinalefa grupos vocálicos como: iao, eai, eau, uoi, ioae, ioau, etc. Y no suelen formarla: aia, aie, euo, eie, oie, aiue, oaia, etc.

Dos ejemplos de las Soledades de Góngora:

donde, aún cansado más que el caminante,>  don-de, aún– can-sa-do- más– que el- caminante,

que parientas del novio aun más cercanas > que- pa-rien-tas- del- no-vio aun- más– cer-ca-nas

en que los versos se recitan como endecasílabos, gracias a las sinalefas “eaú” y “ioau” respectivamente.

O las conocida sinalefas de cuatro y tres vocales del verso de Espronceda en la Canción del pirata: Asia a un lado, al otro EuropaA-sia a un- la-do, al- o-tro Eu-ro-pa , donde “iaau” y “oeu” hacen que se recite como octosílabo.

O hasta una sinalefa de cinco vocales como en este verso: Volvió_a_Eurídice el mísero los ojos > Vol-vió_a_Eu-di-ce el- -se-ro- los- o-jos, “ióaeu”, endecasílabo algo forzado por la tonicidad de la siguiente sílaba “”, pero que es posible, ya que se da esta proximidad en la primera parte del verso que es más permisiva.

Tampoco se forma sinalefa de tres vocales cuando la intermedia es una conjunción, por la menor fuerza de la “y” o “u” o también por la parada fónica que se da aunque sea una vocal semifuerte “e” u “o”. En estos casos, la sinalefa de dos se produce entre la conjunción y la última vocal:

Querida y adorada > Que-ri-da- y a-do-ra-da

Una u otra solución > U-na- u o-tra- so-lu-ción

Eterna e inmortal > E-ter-na- e in-mor-tal

Alegre o enfadado > A-le-gre- o en-fa-da-do

Por último, para concluir con el tema de las sinalefas, trato el controvertido tema de si los signos de puntuación, tales como la coma, el punto y coma, el punto, etc., interrumpen o no la sinalefa. En mi opinión, en ese caso hemos de basarnos en si ese signo de puntuación necesita una parada fónica o no la precisa.

Dos ejemplos de frases parecidas con realización fonética diferente:

Cuanto tiempo sin verte. Estaba escrito

que esa ausencia te haría ser un mito.

Cuan-to- tiem-po- sin- ver-te-. Es-ta-ba es-cri-to: Para mí no puede haber sinalefa, porque la pronunciación para transmitir el correcto significado requiere una parada fónica en ese punto y seguido, y el verso se transforma en un dodecasílabo de (7+5)

“Cuanto tiempo si verte”, estaba escrito

en aquel muro del solar maldito.

“Cuan-to- tiem-po- sin- ver-te”, es-ta-ba es-cri-to : En cambio, este verso se pronuncia sin una parada fónica significativa y la sinalefa hace que se recite como endecasílabo.

O este otro verso: y, fundido en el Todo, amar la nada >  y,- fun-di-do en- el- To-do-, a-mar– la- na-da : que considero un dodecasílabo (7+5), ya que la necesaria pausa fónica impide la sinalefa.

En cambio, cuando la coma tiene sólo funciones sintácticas, como es indicar la elisión de un verbo, puede efectuarse la sinalefa:  Yo soy estibador, mi hermano, artista > Yo- soy– es-ti-ba-dor,- mi her-ma-no, ar-tis-ta: ya que esa coma entre “hermano” y “artista” no supone una parada fónica y el verso puede recitarse como endecasílabo.

Concluido ya este tema de las uniones y separaciones silábicas, en posteriores artículos se tratará de las rimas entre versos.

Más sobre sinalefas e hiatos (II)

Ricardo Fernández Esteban

Ricardo Fernández Esteban

Nacido en Barcelona en 1947.

Es Ingeniero Industrial, Master en Finanzas y Licenciado en Filología Hispánica.

Ha dedicado su vida profesional a las finanzas de empresa, ha ejercido la docencia en universidades y escuelas de negocios y ha participado en numerosas asociaciones profesionales. Dice de sus estudios que son más oxímoron que tríada, pero pueden ayudar a desvelar el porqué de su autodefinición “de formación ingeniero, de profesión financiero y de vocación poeta”.

Su afición por la literatura y la poesía es antigua, pero ha comenzado a publicar en este siglo. En poesía ha editado una trilogía de poemarios de viajes por las islas griegas Cuadernos de las islas griegas; un libro de rimas, Pensando en vosotras, en el que el narrador recorre las relaciones con las mujeres de su vida; un poemario digital sobre su relación con la pintura De museos por Madrid, en el que se pueden contemplar las obras en que se inspira; y una plaquette bilingüe (español-griego) Islario de Pasiones sobre los círculos viciosos y virtuosos del navegante de islas. Además, tiene publicado un libro de minirrelatos Cuentas de cuentos que buscan la complicidad y sorpresa del lector. Por otra parte, ha participado en numerosas Antologías poéticas y de relatos cortos.

Es miembro de la junta directiva de la ACEC (Asociación Colegial de Escritores de Cataluña), y de la tertulia poética de El Laberinto de Ariadna.

Participa en numerosos recitales y es ferviente defensor de acercar la poesía y la literatura al público, con medios tradicionales o innovadores, para que recuperen la importancia que deberían tener en la sociedad actual.

Está especialmente interesado y organiza actos sobre el presente y futuro de la literatura digital y la necesidad de adaptación del autor a la misma. Desde el año 2000 mantiene un blog de poesía La palabra es mágica en el que divulga obra propia y de autores que le interesan y que ya ha alcanzado las 400 mil visitas.

Poesía

Cuadernos de las islas griegas, 2006.
Adendas del Dodecaneso, 2009.
De museos por Madrid, 2009.
Más islas, más adendas de Grecia, 2010.
Pensando en Vosotras, SIAL Ediciones, 2011.
Islario de Pasiones (plaquette bilingüe español – griego, traducida por Maira Furnari), 2015
La palabra es mágica, 2010-2016

Relatos cortos

Cuentas de Cuentos, Ònix editor, 2015 (edición en papel)
Cuentas de Cuentos, Bebookness, 2016 (edición digital)

Agregar comentario

lamejordemisvidas
II Premio "Las nueve musas" de Relato Breve
Travel with Rose
Boletín semanal

Promocionamos tu libro

Ricardo Fernández Esteban

Ricardo Fernández Esteban
promocionamos tu libro

Nuestras redes

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.