Las nueve musas
Venezuela
Portada » Tiempo de ultimátums

Tiempo de ultimátums

Como si tratara de acallar las críticas por su falta de posicionamiento en torno a lo sucedido en Venezuela, Pedro Sánchez anunció el pasado sábado que daba un ultimátum a Nicolás Maduro para que convocara elecciones (“justas, libres y transparentes”) en ocho días.

De lo contrario, y tal como le exigían el Partido Popular y Ciudadanos,  reconocerá a Juan Guaidó como presidente, por mucho que su auto proclamación no suene ni justa, ni libre y mucho menos transparente, una decisión que no ha gustado mucho en sus propias filas, no por motivos humanitarios, o por temor a echar más leña en un fuego que no deja de crecer.

Las reticencias, cómo no, surgen del pánico a que esa decisión pueda suponer una pérdida de votantes de izquierdas, con un apoyo tan explícito a los dictados de Donald Trump, incapaz de ocultar su voracidad por hacerse con cualquier tipo de añagaza que le permita formar parte del control del país con las mayores reservas de petróleo del mundo, insinuando (sin apenas una escueta queja de organismo internacional alguno) que incluso podría intervenir militarmente en la región.

Europa también aplaude a Guaidó, y asimismo pide elecciones, aunque ningún presidente de la Unión Europea ha expresado de manera individual su apoyo.

Y uno oye que la comunidad internacional también está de acuerdo, aunque en esa unanimidad a nivel planetario no estén, por ejemplo, ni Rusia ni China. La geopolítica se está llenando de matones.

Todo el mundo habla de lo mismo.

Y sin embargo, ese no es el más aterrador ultimátum que Sánchez ha lanzado, con el silencio cómplice de la mayor parte de la oposición.

En el mediterráneo siguen muriendo personas diariamente. Ahogadas, sin auxilio, señaladas como parte de un estigma del que debemos deshacernos, por lo que cada muerto es un problema menos. Y no sólo por esa terrible burla de no cerrar los puertos, pero sí impedir los barcos que pueden salvar esas vidas. Hoy mismo se ha conocido un dato que es aún más clarificador en este desprecio tan institucionalizado como premeditado. Según el Ministerio de Fomento,  la flota de aviones de Salvamento Marítimo realiza sus labores desde hace más de cinco meses sin el radar de rastreo que les permitiría rescatar pateras o cualquier otro navío en peligro de naufragar en estas aguas letales (aunque los trabajadores de Sasemar 101, el grupo encargado de llevar a cabo estas tareas, aseguran que hace más de un año que trabajan con esa carencia, teniendo que mirar por las ventanillas como único método de detección). En 2018, murieron 769 personas en el mar tratando de llegar a donde les desprecian, y a esas cifras no se le pueden sumar la cantidad de desaparecidos cuyos cuerpos no son recuperados porque ni se sabe que estaban. En este país los políticos se suben el sueldo, la Casa Real ve aumentado su presupuesto, pero no hay dinero para comprar unos radares.

Un ultimátum sin fechas, que no necesita ser verbalizado porque apenas lo oiría nadie en medio de tanto aplauso y tanta algarabía a la hora de celebrar esta despiadada criba.

La peste de la vergüenza por renegar de un derecho tan fundamental como socorrer a quien necesita desesperadamente ayuda para no perecer ahogados tan sólo se ceba sobre los que siguen siendo abandonados.

Todo un ultimátum, señor Sánchez.

O se quedan en sus tierras, o morirán frente a nuestras aguas mientras observamos cómo perecen sin hacer nada para evitarlo.

Emilio Calle

Emilio Calle (Málaga, 1963)

Crítico de cine y guionista, ha publicado el libro de cuentos “Imaginando rutas” (Huerga & Fierro, 1999), y las novelas “Linda Maestra” (Ediciones Libertarias, 1995), “La estrategia del trueno” (Huerga & Fierro, 2001) y “El hombre que pudo salvar el Titanic” (Editorial Martínez Roca, 2010, reeditada por Editorial Planeta ese mismo año).

Asimismo es coautor de “Los barcos del exilio” (Oberón, 2005 y RBA, 2010), escrito junto a Ada Simón.

Durante diez años trabajó en “El País”, en “Tras la pista”. Y colaboró en Onda Vasca en el programa “Melodías de Seducción”, dedicado a la música en el cine.

También estuvo cinco años en el suplemento infantil de “ABC”, y ha colaborado con diversos periódicos tanto nacionales como internacionales.

Actualmente prepara su nueva novela.

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

cinco-por-cinco-portada-ebook
portada-almanzor
portada-ebook
Arcadina

Secciones

¡Suscríbete a nuestro boletín!

Nuestras redes

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.