Las nueve musas
Ugolino y sus hijos
Portada » Rodin. La escultura del Averno

Rodin. La escultura del Averno

“Se considera que el artista traduce, mediante su lenguaje particular, una visión del mundo en común de la totalidad de la Sociedad en que vive. Es únicamente en términos de las necesidades y difusión como se aborda el estudio de la obra de arte”.

 Pierre Francastel. Sociologia del arte

 

“Una Idea, una Forma, un Ser salido

del azul y caído en las honduras

de una Estigia fangosa color plomo

Impenetrable a la visión del Cielo…”

 Charles Baudelaire. Las flores del mal

 

La figura de François Auguste René Rodin (Paris,1840 –  Meudon, Francia 1917) emerge por encima de la mayoría de escultores europeos de la segunda mitad del siglo XIX y principios del XX, ya que se le considera el creador de la escultura moderna, al romper con el clasicismo y el academicismo que predominaban en aquella época en Francia e Italia principalmente.

Por ello es de agradecer que una institución tan ligada a la cultura de nuestro país, como es el caso de  la Fundación Mapfre, haya decidido mostrar la exposición Infierno según Rodin en la Casa Garriga Nogués, en su sede de Barcelona, con motivo del centenario de su muerte.

En conjunto se exhiben un centenar de esculturas y una cuarentena de dibujos, así como diferentes modelos, maquetas y fotografías antiguas que permiten observar cómo fue desarrollándose su evolución creativa. La mayoría de las piezas proceden del Museo Rodin de París, coproductor de la exposición.

No es la primera ocasión que se dedica una exposición al artista francés en España, ya que en 1996 se exhibió Rodin y su relación con España, en la Lonja y el Museo Pablo Gargallo de Zaragoza, y en el Centro Cultural de la Fundació La Caixa de Palma de Mallorca, donde se pudieron contemplar diversos documentos del viaje que realizó a España en 1905, acompañado de su amigo, el pintor vasco Ignacio Zuloaga. El principal motivo del viaje, que duró una semana, era su afición por el coleccionismo que compartían. Más tarde, en el 2002, en la Fundació La Caixa de Santiago de Compostela,  se mostraron algunas de las obras que ahora están presentes en la Fundación Mapfre.

En 1880 el Estado francés le encargó una puerta de bronce con bajorrelieves que hiciera referencia a una de las obras más conocidas de Dante Alighieri como es La divina comedia, publicada en 1307, donde se describe el viaje fantasioso del poeta italiano por diversos círculos del Paraíso, el Purgatorio y el Infierno a la búsqueda de Beatrice Portinari, personaje que también aparece en otra de sus obras: Vita nuova, y que fue el gran amor de su vida. En cambio, a su esposa nunca le dedicó un poema.  Auguste Rodin trabajó más de dos décadas en esta monumental obra, en la que aparecen diversos grupos escultóricos, así como centenares de figuras.  Para Pablo Jiménez Burillo, director de Cultura de la Fundación, se trata de “una obra que lo resume todo”, ya que el propio artista “se da cuenta que el infierno no está en el más allá, sino que es la vida contemporánea”.

Primera maqueta de La puerta del Infierno

En primer lugar se inspiró en Dante, pero finalmente se basó en Las flores del mal (1857), que es una recopilación de poemas del poeta simbolista francés Charles Baudelaire, para quien “el mundo es un misterio por desafiar”. En la segunda edición del libro, editado cuatro años más tarde, se eliminaron algunos poemas, y no fue hasta 1949 que se publicaron los poemas censurados. El libro debía titularse Las lesbianas o Los limbos, y debía inspirarse en los pecados capitales.

Fue a partir de 1884, a raíz de la lectura del libro de Baudelaire, que las figuras cambiaron de registro y se volvieron más voluptuosas y seductoras. La Puerta no llegó nunca a la fundición, tal como la había planteado el artista, ya que murió antes. Esta puerta debía formar parte de un futuro museo de artes decorativas de la capital francesa, pero que tampoco llegó a concretarse.

El besoLa puerta del infierno muestra, desde una óptica realista, diversas escenas de personajes mitológicos e históricos donde se mezclan el tormento y la pasión del averno. En ella aparecen algunas de las esculturas que, de manera individual y a través de moldes de yeso, mármol y fundido en bronce, le han merecido el reconocimiento internacional, como por ejemplo El pensador, El beso y Ugolino y sus hijos. La puerta sufrió diversas modificaciones en el transcurso de los veinte años en los que trabajó Rodin, ya que constantemente creaba, destruía y rehacía sus esculturas, cambiándolas de posición o bien modificando las medidas para poder encajarlas bien. Precisamente la comisaria de la exposición y directora del Museo Rodin Catherine Chevillot, señala que “…quería que la obra fuese una continuación, que tuviera vida después de su muerte”.

De hecho, cuando fueron realizadas estaban consideradas como muy realistas, próximas y vivas, o sea eran “demasiado modernas para una sociedad acostumbrada al ideal académico de la belleza”. En conjunto las obras que llenan las salas de la Fundación permiten observar como las esculturas “caminan” y “bailan” a través de unos cuerpos contorsionados, tanto de adolescentes como de adultos. Son obras en las que se perciben a la vez pasión, sensualidad, amor y ternura, pero también violencia, dureza y agresividad, o lo que es lo mismo, toda una amalgama de expresiones y de emociones  del ser humano.

El pensadorLa puerta tenía diversas referencias, aunque principalmente se basaban en La Puerta del Paraiso, de la fachada del Baptisterio de la Catedral de Florencia, obra de Lorenzo Ghiberti, y la puerta de bronce con bajorrelieves inspirada en los Diez Mandamientos, que se encuentra en la Iglesia de la Madeleine de Paris, en la plaza del mismo nombre, de estilo neoclásico, y que fue un encargo que Napoleón le hizo al arquitecto Pierre Vignon.

En la Exposición Internacional de Paris de 1900, ya se mostró una parte de la Puerta del infierno, aunque enseñando las esculturas de manera independiente respecto a la estructura principal. De hecho, en la Fundación Mapfre se exhibe una maqueta de cómo sería La Puerta a través de infinidad de pequeñas esculturas, de las cuales sobresalen las siguientes: En lo alto, dominando al espectador, aparece el grupo de Las tres sombras (1885); debajo en el dintel de la puerta surge El pensador (1881-1888); abajo a la derecha está situada la figura de Ugolino y sus hijos (1881-1882), y en el otro lado de la puerta, a la misma altura, se encuentra Fugit amour (1887).

Cariátide caída llevando su piedraUna de las esculturas más conocidas de Rodin es El pensador, que ocupa un lugar destacado en la puerta, y que posteriormente trabajó en solitario con diferentes materiales, como el mármol y el bronce, por lo que hay diversos ejemplares expuestos en distintos museos del mundo. Representa a un hombre mayor, de aspecto libre, a diferencia del cuerpo torturado de Minos, juez de los infiernos, que cumplía la misión de enviar a los condenados a uno de los nueve círculos dependiendo de la gravedad de sus pecados. En un primer momento esta pieza debía denominarse El poeta. Para el filósofo Rafael Argullol es probable que Rodin “quisiera esculpir el pensamiento. Delante de este anhelo, el espectador se guía por las emociones suscitadas: respecto, misterio, recogimiento. Una imagen de fuerza contrapuesta a una de melancolía”.

 Una de las obras más impactantes es Ugolino y sus hijos. Ugolino fue un aristócrata y político italiano del siglo XIII que fue condenado por traicionar a su ciudad, y que junto con sus hijos y nietos fue encerrado en una torre hasta la muerte por inanición meses después. En la Divina Comedia aparece dicho personaje en que sus hijos le pedian que se los comiera, debido a ello se le llamó “El conde caníbal”, siendo representado habitualmente comiéndose sus propios dedos. En cuanto a Las tres sombras, son las almas condenadas al fuego eterno, de las que Rodin ensambló tres “figuras idénticas que parecen así girar alrededor de un mismo punto”.

 La DesesperaciónOtra escultura destacada que no aparece finalmente en la puerta es El beso, ya que fue desechada, y por tanto tuvo vida propia, por ello sí que aparece de manera individual en la exposición. El beso representa una escena de infidelidad, por lo que los amantes deben ser condenados al infierno. Parte del relato sobre Paolo Malatesta y Francesca da Rimini, personajes de La Divina Comedia que murieron en manos del marido de ella al encontrarlos besándose.

Asimismo, Rodin también es autor de obras tan famosas como El monumento a los burgueses de Calais (1885), que le fue encargado como homenaje a los seis burgueses de la ciudad más importante del Canal de la Mancha que ofrecieron su vida para liberarla del asedio francés. Fue una obra muy criticada en aquella época por representar a los personajes de manera poco heroica y valiente, ya que mostraban dolor y angustia, y por lo tanto se alejaban de los cánones académicos del momento; de los retratos de cuerpo entero de los escritores Honoré de Balzac y de Victor Hugo y del pintor Jules Bastien-Lepage, así como también de los bustos de los artistas franceses Carrier-Belleuse y Puvis de Chavannes. En La prière (La plegaria) (1909) se aprecia la idealización del cuerpo femenino dentro del mundo clásico. No hay cabeza, ni brazos, o sea es un cuerpo fragmentado como ocurre con la Venus de Milo, aunque en ésta sí que aparece la cabeza, y  La edad de bronce (1876) es un desnudo masculino a escala humana que representa un hombre primitivo, que se presentó al Salón de París de 1877 y que sirvió para darse a conocer como escultor.

Mujeres condenadasPara August Rodin la belleza del arte reside en la personificación del estado más íntimo.  Él mismo señala que para comprender y entender la escultura hay que adentrarse “…en los bosques, observando los árboles; en los caminos, observando la construcción de las nubes; en el taller, estudiando el modelo; en todas partes excepto en las escuelas. Lo que aprendí de la naturaleza, he tratado de aplicarlo en mi obra.” Curiosamente nunca fue aceptado en la Escuela de Bellas Artes a pesar de sus tres intentos, por lo que se formó en los talleres de los escultores Jean-Baptiste Carpeaux en la Escuela de Artes Decorativas, de Antoine Louis Barye, donde estudió anatomía en el Museo Nacional de Historia Natural, y del escayolista Constant aprendió el modelado escultórico. Debido a sus modestos orígenes tuvo que ganarse la vida como ayudante de decoración para poder compatibilizar su entusiasmo por la escultura.


El Infierno según Rodin

Exposición en Barcelona. Sala Fundación MAPFRE Casa Garriga Nogués



 

Ramon Casalé Soler

Ramon Casalé Soler

Ramón Casalé Soler (Barcelona. 1955)

Museólogo, historiador y crítico de arte

Miembro de la Asociación Internacional de Críticos de Arte (AICA)

Miembro del Consejo Internacional de Museos (ICOM)

Licenciado en Geografía e Historia, especialidad en Historia del Arte (Univ. Barcelona)

Máster en Museología y Patrimonio Cultural (Univ. Barcelona)

Curso de Anticuario (Barcelona)

He formado parte de la Junta Directiva, con el cargo de Tesorero, de la Asociación Catalana de Críticos de Arte (ACCA), durante el período 2001-2016

Colaborador del programa de radio “Formas y Ängulos en las cadenas Onda Cero y COPE de Barcelona durante 7 años

Excoordinador de Artes Plásticas del Museo de la Marina de Vilassar de Mar (Barcelona)

Exdirector artístico de la Galería de Arte Sant Pol Art, de Sant Pol de Mar (Barcelona)

Fui corresponsal en España de la revista italiana ARTE IN de Venecia durante 20 años

Formaba parte del Comité de Redacción de la revista digital Mur Crític (ACCA)

Actualmente soy crítico de arte de la revista BONART de Girona, de la revista digital Arqnou de Masnou (Barcelona), del periódico L’Independent de Gràcia de Barcelona y del Full Informatiu de la Societat Catalana d’Arqueologia

Asimismo, he sido crítico de las revistas Batik, Arte Omega, Marte de Barcelona, Papers d’Art de Girona, Zerovuittresquaranta y Vilassar Actiu de Vilassar de Mar (Barcelona), entre otras publicaciones, desde los años 1987 hasta la actualidad

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

publi

¡Suscríbete a nuestro boletín!

Secciones

¡Suscríbete a nuestro boletín!

Nuestras redes

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.