comprar en amazon
Las nueve musas
Praga: el museo Alphonse Mucha 1

Praga: el museo Alphonse Mucha

“Lo que las artes particulares realizan en cada obra de arte, considerada aparte, son, según su concepto, las formas generales de la idea de lo bello en vía de desarrollo. En cuanto a su realización exterior, el arte aparece como un Panteón en el cual el espíritu de lo bello, aprehendiéndose a sí mismo, es a la vez arquitecto y obrero, y no estará acabado hasta después de milenios de historia universal”.

 G.W.F. Hegel. Introducción a la estéticaPraga: el museo Alphonse Mucha 2Praga: el museo Alphonse Mucha 4

 Un poco alejado del centro de Praga se encuentra el Museo Alphonse Mucha, considerado el único museo en el mundo dedicado a uno de los máximos representantes del modernismo como es Alphonse Mucha (Ivancice, Moravia. 1860 – Praga. 1939).

Abierto al público en 1998, se trata de un museo de pequeñas dimensiones, ya que solamente ocupa una sola planta de 500 m2, incluyendo la tienda de regalos.

Praga: el museo Alphonse Mucha 6Todas las obras que se exponen proceden de la colección familiar, repartidas en las siete salas del museo y divididas en las siguientes secciones: El maestro del cartel, El éxito en París, Creaciones para la Belle Époque, El regreso a Bohemia, Las pinturas y el estudio, Dibujos y pasteles y Sala de video. En ellas vemos las diferentes aportaciones del artista dentro del art nouveau como son los paneles decorativos, los carteles parisinos, los documentos decorativos, los carteles checos, las pinturas al óleo, los dibujos y pasteles y las fotografías y memorias personales del artista, así como un vídeo donde se pueden contemplar aspectos de su vida y de su obra.

Praga: el museo Alphonse Mucha 8
Serie de las Artes. La música. 1898
Praga: el museo Alphonse Mucha 10
Serie de Partes del dia. El despertar de la mañana. 1899

En la primera sala, la que corresponde a El maestro del cartel, vemos una selección de paneles decorativos realizados a finales del siglo XIX, todos ellos producidos en París. Él mismo declaraba, refiriéndose a ellos, “Me satisfacía dedicarme al arte para la gente y no para salones de dibujo privados. Era económico, accesible al público general y hallaba su lugar tanto entre familias pobres como en los círculos más acomodados” · Ello obedece al hecho de que el panel decorativo podía ser fabricado en serie y podría contemplarlo mucha gente.

El primer panel lo creó en 1896 y lleva como título Las cuatro estaciones. Más tarde realizó Las flores (1898) y Las partes del día (1899), aunque la pieza más importante de aquel momento fue el ciclo Las artes (1898.). En todas ellos aparece la figura femenina, encarnada por una persona joven, bella y sensual, con un vestido largo y elegante, posando en diferentes posiciones y situada en un medio floral. El tema de la naturaleza era muy recurrente, uniendo la belleza femenina con el mundo vegetal.

En Las partes del día se observa a cuatro mujeres que hacen referencia a diferentes momentos del día, dentro del ámbito de la naturaleza, envueltas en un escenario que evoca un marco gótico. Respecto a la serie de Las flores, es posiblemente una de piezas en las que el artista se decanta por mostrar preferentemente la naturaleza como un lugar idílico. Dos de las acuarelas originales se expusieron en el Salon des Cent de Paris en 1897, que hacían referencia a El clavel y El íride. Y en Las Artes, se ve “a cada una de las artes sobre un fondo que representa una de las partes del día: la mañana para La danza, el mediodía para La pintura, la tarde para La poesía y la noche para La música”.

Lotería de la Unidad Nacional. 1912
Lotería de la Unidad Nacional. 1912

En la siguiente sala se encuentra El éxito en París, donde se muestran algunos de sus carteles más conocidos que fueron creados en la capital francesa en la década de los 90. El grupo principal corresponde a la famosa actriz Sarah Bernhardt y su Théatre de la Renaissance, donde aparece la artista en el personaje de Gismonda de Victorien Sardou. Estos carteles causaron una gran impresión entre el público, lo que permitió que Mucha y Bernhardt firmaran un contrato de exclusividad por un período de seis años. Además de ocuparse de los carteles publicitarios, creó las escenografías y los vestuarios del Théatre de la Renaissence. El origen de esta colaboración se produjo dos años antes, cuando su amigo Maurice de Brunoll, gerente de la imprenta Lemercier, le pidió que le hiciera un nuevo cartel para Gismonda , debido a que uno de sus cartelistas estaba de vacaciones y necesitaba urgentemente el cartel. En un principio a De Brunoll no le gustó ya que era muy atrevido, al representarlo casi a tamaño natural, con colores muy suaves, muy diferente de sus tradicionales colores que solían ser más estridentes.

Otros carteles en que aparece la actriz francesa fueron La Dame aux camélias (1896), Lorenzaccio (1896), La Samariataine (1897), Medea (1898), Tosca (1899) y Hamlet (1899). En Lorenzaccio, conocida obra de Alfred de Musset, Bernhardt interpretaba el papel de Lorenzo de Medici. Es un cartel lleno de simbolismos, ya que se ve a Lorenzo pensativo con un libro en la mano y encima suyo hay un dragón que amenaza el escudo de Florencia, representando al tirano duque Alejandro. En Medea, obra de Eurípides, adaptada por el dramaturgo Catulle Mendes, Mucha muestra a la bruja y hechicera Medea de un modo trágico, con la daga llena de sangre en la mano y a sus pies sus hijos asesinados. En su brazo izquierdo lleva un brazalete en forma de serpiente, y que causó una gran impresión en Bernhardt , lo que provocó que le pidiera al joyero Georges Fouquet que le hiciera uno igual.  En el drama de William Shakespeare HamletPraga: el museo Alphonse Mucha 12, la actriz también hizo de personaje masculino. Detrás de Hamlet aparece su padre asesinado y a sus pies surge la figura ahogada de Ofelia adornada con flores.

La princesa Jacinta. 1911
La princesa Jacinta. 1911
Lorenzaccio. 1896
Lorenzaccio. 1896

Dentro de la sección Creaciones para la Belle époque se encuentra Documents décoratifs. Se trata de un catálogo de su trabajo decorativo publicado en 1902 que contiene una serie de 72 tablas realizadas en lápiz y creta blanca –pigmento térreo procedente de roca caliza formada en el período cretácico-, donde se ven motivos vegetales, estudios de cabezas femeninas y desnudos. Todo ello proviene de su éxito en el campo de las artes decorativas ya que le encargan diseños de joyas, cuberterías, vajillas, tejidos, etc. De hecho, se trata de una especie de manual para artesanos ofreciendo “todos los diseños necesarios para crear un estilo de vida Art Nouveau”. Se llegó a vender en bibliotecas y escuelas europeas.

En el apartado de El regreso a Bohemia, se exhiben una serie de carteles de marcada influencia checa, alejados de las propuestas creativas parisinas. Regresó de modo definitivo a su país en 1910, después de haber visitado Estados Unidos durante el período 1906-1910, en que colaboró con la actriz Leslie Carter, tal como lo había hecho anteriormente con Sara Bernhardt. En el museo hay tres obras muy interesantes como son los carteles La princesa Jacinta (1911), Sociedad coral de profesores moravos (1911) y Lotería de la Unidad Nacional (1912). En la primera pieza aparece la actriz Andula Sedláckova como la princesa Jacinta sentada en un sillón mostrándose indiferente a lo que ocurre a su alrededor, y encima suyo se anuncia el ballet-pantomima del mismo nombre. Además, la figura del jacinto surge en diversas partes de la composición, entre ellos el círculo que lleva en la mano la princesa. En el segundo, se ve a una joven de gran belleza, prototipo de la mujer eslava, sentada en un árbol que parece sentirse sorprendida por lo que está oyendo. A su lado, hay un pájaro posado en una rama. Debajo hay la foto de todos los miembros que componen la coral que interpretaban diversas piezas musicales: clásica, popular y folklórica. Y la última, que hace referencia a la lotería nacional, está repleta de simbolismos, ya que representa a Chequia, como “la madre simbólica del pueblo checo, sentada con gesto de desesperación en un árbol muerto” y coloca sus manos encima del dios pagano de los antiguos eslavos Svantovit. A su lado hay una niña que lleva un lápiz en una mano y un libro en la otra. Su rostro expresa su desencanto mirando al propio espectador, como pidiéndole auxilio.

La profetisa. 1896
La profetisa. 1896

Al margen del cartelismo Mucha era un excelente pintor, aunque muchos de sus óleos no sean muy conocidos para el público. Posiblemente los más famosos fueron las pinturas monumentales de la Epopeya eslava, que forman un conjunto de 20 pinturas. Asimismo, se adentró en el campo de las decoraciones murales, como por ejemplo su intervención en el castillo de Harusovany Emomahof, a propuesta del conde Karton Khuenta de Mikulov.  También decoró el Teatro de Bellas Artes de Praga y otros espacios sobresalientes de la ciudad, como el Salón del Alcalde en el Obecni dum.

La estrella. 1923
La estrella. 1923

En la sección de Las pinturas y el estudio, destacan el cuadro alegórico La profetiza (1896) realizada en témpera y La estrella (1927), óleo de mayor tamaño, lleno de simbolismo y realismo. El tema de la prehistoria y la historia de los pueblos eslavos le supuso un gran trabajo que llevó a cabo durante el resto de su vida. Su última pintura fue El juramento de unión de los eslavos. En esta sala el público puede observar a la vez una recreación de su estudio en París, donde aparecen diversos objetos del propio taller. También se exponen algunas fotografías de familiares y amigos, entre ellas la más singular es una en que se ve a su amigo el pintor Paul Gauguin tocando el armonio vestido con una chaqueta y una camisa, pero sin pantalones y mirando al fotógrafo, tomada en 1894. En un caballete hay una pintura con el retrato de los dos hijos del artista, al lado de una silla y un escritorio. Por último, hay el pequeño apartado Dibujos y pasteles donde se exponen sus cuadernos de dibujos al natural, algunos diseños, notas y comentarios. Hay diseños de billetes checoslovacos, de algunas vidrieras en las que intervino, caso de la catedral de San Vito o las insignias de la logia masónica checa.

Paul Gauguin tocando el armonio. 14
Paul Gauguin tocando el armonio. 14

En estos últimos años hemos tenido ocasión de presenciar en nuestro país diversas exposiciones d Alphonse Mucha, y más recientemente, el año pasado en el Palacio Gaviria de Madrid. En Barcelona recuerdo concretamente dos muestras muy importantes, la primera en la Fundació La Caixa, comisariada por el historiador y crítico de arte Àlex Mitrani que consideraba que su obra era “extremadamente agradable, atrayente y seductora, lo que podía ser un defecto para las vanguardias, pero hoy está claro que era un artista auténticamente moderno, a pesar de que sus formas no sean las de las vanguardias”, y la segunda fue en el Museu Nacional d’Art de Catalunya (MNAC). De todos modos, considero que el museo de Praga tendría que ocupar un espacio más grande, teniendo en cuenta el gran número de obras que llegó a producir el artista a lo largo de su trayectoria, y que no queda suficientemente reflejado en estas salas. Además, la mayoría de los carteles son de grandes dimensiones y se han de contemplar a distancia, aunque luego debamos acercarnos para observar con atención los detalles. En consecuencia, afirmo que las exposiciones temporales son los lugares más idóneos para que el público pueda disfrutar verdaderamente del artista checo.

La revista agradece sus comentarios. Muchas gracias
Ramon Casalé Soler

Ramon Casalé Soler

Ramón Casalé Soler (Barcelona. 1955)

Museólogo, historiador y crítico de arte

Miembro de la Asociación Internacional de Críticos de Arte (AICA)

Miembro del Consejo Internacional de Museos (ICOM)

Licenciado en Geografía e Historia, especialidad en Historia del Arte (Univ. Barcelona)

Máster en Museología y Patrimonio Cultural (Univ. Barcelona)

Curso de Anticuario (Barcelona)

He formado parte de la Junta Directiva, con el cargo de Tesorero, de la Asociación Catalana de Críticos de Arte (ACCA), durante el período 2001-2016

Colaborador del programa de radio “Formas y Ängulos en las cadenas Onda Cero y COPE de Barcelona durante 7 años

Excoordinador de Artes Plásticas del Museo de la Marina de Vilassar de Mar (Barcelona)

Exdirector artístico de la Galería de Arte Sant Pol Art, de Sant Pol de Mar (Barcelona)

Fui corresponsal en España de la revista italiana ARTE IN de Venecia durante 20 años

Formaba parte del Comité de Redacción de la revista digital Mur Crític (ACCA)

Actualmente también soy crítico de arte de la revista BONART de Girona, de la revista ARTE por EXCELENCIAS de La Habana, de la revista digital EL TEMPS DE LES ARTS de Valencia , del periódico L’INDEPENDENT DE GRÀCIA de Barcelona y del FULL INFORMATIU de la Societat Catalana d’Arqueologia de Barcelona.

Asimismo, he sido crítico de las revistas Batik, Arte Omega, Marte de Barcelona, Papers d’Art de Girona, Zerovuittresquaranta y Vilassar Actiu de Vilassar de Mar (Barcelona), entre otras publicaciones, desde los años 1987 hasta la actualidad

portada-almanzor
Web Hosting

¡Suscríbete a nuestro boletín!