comprar en amazon
Las nueve musas
Camilo Catrillanca Marín

“Caso Catrillanca”

La Comisión Especial Investigadora del caso Catrillanca votó a favor de llamar a Sebastián Piñera para tratar de esclarecer el asesinato de un comunero mapuche, lo que coloca al Presidente de Chile en una situación extremadamente delicada.

Debe aclarar el conocimiento que el Gobierno tenía de las acciones del denominado “Comando Jungla” (Grupo de Fuerza Especial de Tarea), además de explicar los datos que le asisten para repetir de manera incesante en los medios de comunicación que en La Araucanía “se queman iglesias, muchas veces con mujeres y niños dentro”.

Sebastián Piñera
Sebastián Piñera

Los hechos se remontan al pasado 14 de noviembre. Ese día las comunidades mapuche de la Araucanía difundieron a través de las redes sociales la noticia de la muerte de un comunero a manos de Carabineros: Camilo Catrillanca Marín, de 24 años, activo dirigente social de su comunidad.

Catrillanca recibió un tiro en la nuca que le perforó el cráneo y causó su muerte mientras recibía atención médica. Junto a él viajaba un adolescente de 15 años, M.A.P.C., quien fue detenido por los carabineros, acusado de agresión. El joven permaneció en esa indefensión hasta el día siguiente, cuando el Juzgado de letras y Garantía de Collipulli decretó que su detención fue ilegal.

Carlos Alarcón, uno de los carabineros en prisión preventiva por la acusación de homicidio de Catrillanca ha asegurado que las primeras declaraciones de los funcionarios policiales fueron falsas y que se les habría obligado a mentir.
Dos horas después del incidente, el Ministro de Interior, Andrés Chadwick Piñera, informaba que la muerte de Catrillanca se produjo durante de un enfrentamiento con miembros del denominado “Comando Jungla” (un equipo especial de carabineros, supuestamente encargados de “reforzar la seguridad” en la Araucanía, y que fueron entrenados en Colombia y Estados Unidos), quienes habían acudido al sector tras una llamada anónima denunciando el asalto a dos profesoras y el posterior robo de vehículos. El Intendente de la Araucanía, Luis Mayol afirmaba que Catrillanca participó en el robo de vehículos y que tenía antecedentes penales por hurto y recepción de vehículos robados. Tras varios días de informaciones y desmentidos, se hace pública la declaración del adolescente M.A.P.C, único testigo de la muerte del comunero mapuche, quien aseguró que aunque al principio se utilizaron balines de goma, de repente se comenzó a usar munición real contra el tractor donde estaban Catrillanca y su joven compañero. Disparos que llegaban desde atrás, mientras se alejaban, uno de los cuales acabó con la vida del comunero. Aseguró que los carabineros grabaron todo el incidente, y sí, era cierto, pero el responsable de la cinta la borró porque contenía material e imágenes de él con su pareja (lo que ya proporciona una idea del criminal despropósito con el que se deben enfrentar los investigadores para aclarar lo sucedido).

Una familia de araucauianos (1908)

Sin embargo, el 19 de diciembre Chilevisión emite una grabación del momento del asesinato de Catrillanca, en la cual se escuchan más de 12 disparos, la detención del joven M.A.P.C., así como los intentos de los carabineros para trasladar al comunero herido mortalmente. La presión crece tanto que Piñera pide la renuncia de Hermes Soto (General Director de Carabineros) y otros 10 generales de la institución. Pero Soto se niega a renunciar.

A primeros de año, finalmente la versión oficial se desmonta del todo, y queda demostrado que Catrillanca iba desarmado. Incluso se había ido informado al ministro del Interior, Andrés Chadwick, de cuanto sucedía realmente en aquel “enfrentamiento”, pero Chadwick declaró en la comisión que no obtuvo mayores detalles de esa conversación “pues las comunicaciones eran muy dificultosas, se cortaba y se escuchaba mucho ruido”. El encargado de la seguridad nacional se escuda en que no puede ejercer su labor por culpa de las interferencias.

Pero las pruebas se siguen sumando (ya se ha pedido incluso la exhumación del cadáver de Catrillanca), nuevos vídeos aparecen y son incontestables. Y aunque queden por ajustarse los resultados de la investigación, pocas dudas persisten sobre la brutal represión a la que se sigue sometiendo al pueblo mapuche, y que el asesinato de un hombre desarmado y por la espalda es tan solo otro escalón más en esa política institucionalizada que busca acabar con los movimientos comuneros que tratan de legitimar sus derechos.

En este rosario de presidentes llamados a declarar en comisiones de investigación, Sebastián Piñera da un paso adelante. No se le cita para aclarar corruptelas de partido o cuestiones económicas. Tiene que arrojar luz sobre un homicidio que él mismo, y parte de su gobierno, no ha dudado en amparar.

Alejandra Reyes Arancibia

  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Avatar

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Secciones

Comentarios recientes de Facebook

¡Suscríbete a nuestro boletín!

Nuestras redes

Visita nuestras redes sociales

Centro de preferencias de privacidad