Las nueve musas
Portada » Opinión » No hay Justicia decente ante el delito de la ocupación

No hay Justicia decente ante el delito de la ocupación

De haber Justicia metódica, elemental, de sentido común y decente, el delito de la ocupación estaría penado con inmediatez y los derechos de los damnificados automáticamente preservados. Pero no es el caso. Cualquier propietario particular está a merced de la Justicia que le ocupa su vivienda, con la impotencia policial y el poco digno papel de la ley que permite estos yerros contra la dignidad de un país que ha de soportar tamañas vergüenzas jurídicas. Bien puede decirse que los ocupas que entran en una casa y cambian la cerradura, están togados de pies a cabeza a sabiendas de que la ley apoya la falta y permite la indefensión del propietario. Togados, como si el trámite de la usurpación consistiera en una fiesta de disfraces legal. Qué bajo hemos llegado sin que se nos caiga la cara de vergüenza ajena.

No por evidente deja de ser escandalosamente vergonzoso el cariz facineroso de unos tribunales que defienden antes las irregularidades de los delincuentes que los derechos de una ciudadanía atropellada con múltiples vandalismos legales. Mamarrachos tras siglas políticas han proliferado sin freno a tenor de la condición inmadura e ignorante de un electorado por demás malintencionado que defiende, verbigracia, el desastre venezolano y la Constituyente dictatorial contra un pueblo. Pero ello no debería implicar que en los juzgados se aplicara con la misma ligereza de resentimiento injustificado este ataque contra la propiedad privada, cuando durante décadas cada cual se ha ganado con el sudor de su frente lo que le pertenece. Tanto sacrificio para entregarlo a vándalos auspiciados por una justicia tan ciega que tropieza consigo misma con un enfermizo y esquizoide estímulo de falta de identidad. Desnortada y sin credibilidad pero imperante; será Justicia pero no de la que sentirse orgullosos, salvo los delincuentes y caraduras tan protegidos ellos.

En el pueblo murciano de Fortuna catorce vecinos han pasado a disposición judicial por expulsar a pedradas un grupo de familias que habían ocupado unos dúplex. Es de suponer que la situación límite aconteció después de pasar por el calvario de la indefensión, por esa desidia jurídica-carnavalesca ante la que la misma Policía dice no poder hacer nada para evitarlo.

Si hubiese Justicia se observaría el origen de los altercados y se aceptaría la responsabilidad de la ley que provoca estas situaciones límite. Vándalos no son los que defienden in extremis lo suyo por estar desprotegidos, vándalos son los que permiten estas flagrantes sinrazones.

Vandálica es la ocupación de viviendas particulares con el beneplácito canallesco del Gobierno y la aquiescencia de la propia Justicia, cómplices de este malestar generalizado que atenta contra los derechos elementales de los damnificados.

Y delirante es que la integridad de un ciudadano que cumple con sus obligaciones legales esté en la cuerda floja, con el riesgo de que, por cualquier distracción, sea arrastrado a los juzgados con la imputación de un delito. Delirante y paradójico con una Justicia que mira con lupa cualquier error y acepta con holgada complacencia el escándalo de la ocupación con la desidia malhechora de cuantos deberían velar por los intereses de los íntegros contribuyentes. Cuando un país obvia semejantes injusticias no hay confiabilidad ni fe en los servidores del pueblo, transformados en marionetas al servicio de la maldad y la hipocresía de un sistema desintegrador y desequilibrado hasta lo demencial, literalmente.

Sucede que la gente honrada ha de buscar justicia de sentido común por su cuenta al no ser defendida por una Justicia enferma, incoherente, mezquina y vergonzosa que prioriza la picaresca de los asaltantes pisoteando los derechos inalienables de los ciudadanos. Mientras existan leyes que amparen al delincuente de modo tan brutalmente descarado no habrá dignidad judicial. En la calle se advierte esta aberración jurídica que se multiplica en los juzgados. Vergüenza al orden jurídico debía dar tanta indefensión y pasividad. Cuadriculados sin conciencia.

Deberían ser juzgados los responsables de esta indecente y básica aberración que abandona a la ciudadanía y además toma medidas contra un lógico hartazgo del que se burla la propia Ley.

No nos empeñemos en buscar decencia donde no la hay. Ante algo tan evidente solo cabe la repulsión acrecentada mientras se permita esta intolerable situación. España es el paraíso de los delincuentes, cuánto más observando su clase política ridícula y autocomplaciente. Estúpida pero dañina que ha ocupado en un descuido electoral el destino  de un país que con estas injusticias está abocado a un oscuro mañana, si no hay remedio que nos valga con dos dedos de frente. Al día de hoy tanta estrechez de mente política y de conciencia jurídica es menos soportable, a pesar de la infinita paciencia con que amanecemos cada día en esta España sin pies ni cabeza ocupada por gilipollas.

Valora este artículo

Ignacio Fernández Candela

Ignacio Francisco José Fernández Candela (Madrid, diciembre 1963), también conocido en buscadores como Ignacio F. Candela, es novelista, ensayista, poeta, columnista socio político, crítico literario, orador y pintor artístico con más de treinta exposiciones individuales en su haber artístico.

Estudió Ciencias Políticas y Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid y la Universidad San Pablo CEU de Madrid, respectivamente. Ha escrito miles de artículos con influyente aceptación pública.

Su obra pictórica no pasa inadvertida por la gran originalidad de sus trazos y la singular concepción del Arte que aporta con una creatividad juzgada por los críticos como inimitable y sorprendente. Asimismo, sus libros también se caracterizan por la singularidad temática. Destaca además su producción poética que él mismo ha declamado en sus exposiciones o múltiples sesiones jam del ambiente cultural madrileño.

Las prolíficas actividades profesionales están referenciadas profusamente en internet,así como sus artículos socio políticos punteramente posicionados en los buscadores de la red, sumando a su trayectoria como autor una labor pública y multitudinaria contra la injusticia social en España.

Columnista socio político en El Imparcial.es de Luis María Anson-en portada-tribuna- desde Marzo de 2014.

Obra publicada

Obra Internacional-mundial.

2012- Novela- La pequeña puerta del Cielo. Editorial Pelícano. Miami (USA).
2012- Novela documental- La oculta demencia policial. Edición Internacional de La afilada navaja de Ockham. Shared Pen Edition. Illinois (USA).
2014- Presto Magia. Shared Pen. (EEUU).
2014-Pensamiento ordenado sobre un mundo caótico. 600 páginas de pensamiento socio-político.Shared Pen. (EEUU).
2015-Columnas sociopolíticas 2014. El Imparcial de D. Luis María Anson.. Compilación de las columnas publicadas en El Imparcial-Portada-Tribuna- durante el 2014. Shared Pen (EEUU).
2016- Retro España siglo XXI y el mundo perdido. Ensayo socio político. Shared Pen Editions. (EEUU).

Obras publicadas en España

2010- Narrativa: La afilada navaja de Ockham I. Contra el abuso policial en defensa de los derechos del ciudadano de bien. Editorial Lampedusa.
2010- Ensayo: La afilada navaja de Ockham II. Usar el sentido común ante la evidencia criminal. Editorial Círculo Rojo.
2011- Poesía: Cuerpos rotos, almas muertas. Lapicero Ediciones.
2011- Prosa poética: Mar de ausencias y encuentros. PR Ediciones.
2013. Novela-La pequeña puerta del Cielo. Edición en España. Entrelíneas Editores.
2014-Novela documental-#CasoKikoGómez. Verdades y mentiras. PR Ediciones.

Antologías

2011- Antología poética: Uni… versos para Somalia. Iniciativa altruista de Médicos sin Fronteras. Editorial Quadrivium.
2011- Antología Poética: Antología. PR Ediciones.

Ferias del Libro de Madrid y Barcelona. Años 2010, 2011, 2012, 2013, 2014, 2015.

promocionamos tu libro
II Premio "Las nueve musas" de Relato Breve
servidores wordpress
Travel with Rose
Boletín semanal
Non Plus Ultra

Promocionamos tu libro

Ignacio Fernández Candela

promocionamos tu libro

Nuestras redes

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.