Las nueve musas

Εs mi alma a menudo una callejuela en Μiconos

Poeta y pintor de un estilo completamente propio, Nikos Engonópoulos, defendió el empeño del surrealismo con pasión y perseverancia, dotando al arte con motivos de la helenidad, de una polisemia prismática.

Nunca fui un literario original;” decía, “el gran amor de mi vida ha sido siempre la pintura. Cada momento no dedicado a ella se echa a perder. Durante las horas de mi labor pictórica, a veces, me pillo recitando poemas griegos y extranjeros –que jugando he llevado para dentro de nuestra lengua.” “Y en las horas de mi trabajo profesional, he ofrecido mis servicios al estado griego como supervisor «temporalmente permantente» en la Facultad Nacional de Arquitectura”, añadía él jugando con las palabras de un modo único, que en la crítica literaria lleva todavía su apellido.

Su madre era hija de un erudito que pertenecía a la minoría de los griegos de Albania (Himara). En 1914, la familia del pequeño Nikos viajará a Estambul, donde se quedará por razones de la guerra. En 1923 –un año después de la destrucción del Asia Menor- el joven artista se encuentra estudiando en París. Más tarde (antes de la segunda guerra mundial) el pintor Engonópoulos practicó junto a Parthenis y Kóndoglou (grandes personajes, esos, de la pintura griega), y en el mismo año [1938] publicó la traducción al griego de los poemas de Tristán Tzara. Su próximo paso en el camino de las artes fue el de diseñar los trajes teatrales para la obra clásica “Electra” de  Sófocles y más tarde para las obras de Brecht, Bernard Shaw y Molière.

Su vida cotidiana fue marcada por su amabilidad sarcástica, con la cual menospreciaba a los demás, sorprendiéndolos. No aceptaba ni los elogios ni las acusaciones de los demás. Vivió como un príncipe decente en constante pobreza, en un sótano de Kypseli (= La Colmena) –el barrio ateniense de los artistas y literarios de la década de los 60.

 

En el momento de su muerte, en 1985, no dejó de ser surrealista, diciendo: “No es la muerte por si misma que me pone triste; es el hecho que falleciendo dejaré de tener la nacionalidad griega. Y no hay duda alguna de que los ángeles, en el Paraíso, hablan griego.”    

 

SIMBAD EL MARINO

[Nikos Engonópoulos evita la puntuación en la mayoría de sus poemas. En el segundo poema, el adjetivo “solo” se refiere al verbo “llevo”.]

[…]

Es mi alma a menudo

una callejuela en Miconos

cuando empieza a anochecer

y se empeñan las mujeres

en colocar amorosamente

abajo en la calle

en esquemas geométricos

monótonamente

solo vidrios azules

-copas azules

garrafas azules

pasiones azules

violines

flores

guijarros

todo de vidrio azul-

lejos del sol

sobre la tierra

en la calle

por donde pasó el sol

–que además-

nunca volverá a pasar…

[…] 2

Y me habla también

sobre la vida

que llevo

con calma

tranquilamente

dentro de la casa

solitaria y grande

-toda de vidrio azul-

ahí donde viven

solamente

los pájaros

solo

inmóvil

entre los alambres

eléctricos

de su vientre

[…]

 

Ο ΣΕΒΑΧ Ο ΘΑΛΑΣΣΙΝΟΣ

[…]

Είν’ η ψυχή μου συχνά

ένα σοκάκι στη Μύκονο

σαν αρχινάει να βραδιάζει

και πιάνουν οι γυναίκες

να τοποθετούν ερωτικά

χάμω στο δρόμο

σε σχήματα γεωμετρικά

μονότονα

όλο μπλε γυαλιά

-μπλε ποτήρια

μπλε καράφες

πόθους μπλε

βιολιά

λουλούδια

χαλίκια

όλα από μπλε γυαλί-

μακριά απ’ τον ήλιο

πάνω στο χώμα

στο δρόμο

απ’ όπου πέρασ’ ο ήλιος

και δεν πρόκειται

-άλλωστε-

να ξαναπεράσει πια…

[…]

Και μου λέει ακόμα

και για τη ζωή

που ζω

ήσυχα

ήρεμα

μέσα στο μεγάλο

έρημο σπίτι

-όλο από μπλε γυαλί-

εκεί όπου ζουν

μόνο

τα πουλιά

ολομόναχος

ακίνητος

μέσα στα ηλεκτροφόρα

σύρματα

της κοιλιάς της

[…]

 

La epojé fenomenológica

Nikos Engonópoulos
Valora este artículo

Ilias Tampourakis

Ilias Tampourakis

Nació en Atenas (Grecia) y creció en el seno de una familia griega con raíces internacionales.

Ha enseñado español y portugués en la Facultad de Idiomas de la Universidad Nacional I. Kapodistrias de Atenas y en los seminarios culturales de la Unesco en Grecia.

Traductor en el Cuerpo Diplomático de América Latina en Atenas y escritor de artículos y libros con temas culturales.

Representa al comité de arte de la Alianza Sociocultural Latinoamericana y Española en Grecia y era durante varios años columnista del boletín social africano en Atenas.

Ha dedicado un largo período al estudio de las civilizaciones de Asia, la filosofía y la naturaleza de este continente.

Además, ha estudiado el análisis morfosintáctico de 12 idiomas, investigando la mentalidad cultural que ellos revelan.

Certificado de los seminarios de paleografía española y oriental de las Universidades de Harvard (EE.UU.) y Complutense (Madrid); depositó (el año 2014, en colaboración con la Universidad de Colorado, EE.UU) su obra pertinente en los archivos estatales de Plasencia (España).

Ha estado viajando durante 30 años por 76 países del mundo, fotografiando y coleccionando piezas musicales y otras curiosidades

Ha vivido trabajando con su familia en Costa Rica (América Latina).

Considera que el conocimiento es substancial solo cuando se combina con la experiencia, y se niega a conformarse con cualquier tipo de opresión.

Cree que el hibridismo cultural proyecta varios elementos interesantes pero que, a la vez, corre en sus venas el dolor.

promocionamos tu libro

Agregar comentario

II Premio "Las nueve musas" de Relato Breve
servidores wordpress
Travel with Rose
Boletín semanal
Non Plus Ultra

Promocionamos tu libro

Ilias Tampourakis

Ilias Tampourakis
promocionamos tu libro

Nuestras redes

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.