comprar en amazon
Las nueve musas
NICOLA ROMANO

Nicola Romano: Terminal y otros poemas

KIWIS Y ENSALADAS

Tú que paces en la sombra tus tardes

con aquel recuerdo sin luna que arrastra

hacia blancos desiertos y no desvela

la exacta dimensión del presente

ahora te encuentras sola

afanándote con kiwis y ensaladas

mientras fuera la palidez de la mañana

conduce a mediodía

otra aurora

 

KIWI E INSALATE

 Tu che pasci nell’ombra le tue sere

con quel ricordo illune che trascina

verso bianchi deserti e non disvela

l’esatta dimensione del presente

ora ti trovi sola

ad armeggiare con kiwi e insalate

mentre fuori il pallore del mattino

conduce a mezzogiorno

un’altra aurora

 

PALABRAS

Mejor nada que poco

cuando el instinto sufre

y se congela como un corazón

expedido para un trasplante

Luego que se han perdido las palabras

en el cubo oscuro

de las incomprensiones

mejor amar las rosas

y el alba que nos despierta aún ilesos

del continuo caos de los días

 

Pocas y raras palabras

a veces sola una

para aflojar los cepos en las rejas

para devolver el vacío de los suspiros

a un cesto de sílabas pensadas

 

PAROLE

 Meglio niente che poco

quando l’istinto soffre

e si raggela come un cuore

spedito ad un trapianto

Poi che perdute sono le parole

nel secchio oscuro

delle incomprensioni 

meglio amare le rose

e l’alba che ci sveglia ancora illesi

dal continuo sconquasso di giornate

 

Poche e rare parole

a volte una soltanto

per allentare i ceppi alle inferriate

per riportare il vuoto dei sospiri

in un cesto di sillabe pensate

 

CADA TANTO ALGUIEN

Es hermoso extraviarse

una tarde de verano

en un vaso de vino

cabalgar las estrellas

sobre la cresta del monte

y apiñarse en los ojos

una jauría de cigarras

y una bandada de niños dejados

a la deriva sobre los prados

Quien está muerto

quería permanecer

mirando la escena

y confundir vino y ocasos

en un rubor carnal

 

pero cada tanto alguien se pierde

en el tiempo que lleva a cabalgar

otras lunas otras estrellas

 

OGNI TANTO QUALCUNO

 E’ bello smarrirsi

una sera d’estate

in un bicchiere di vino

ingroppare le stelle

sulla cresta del monte

e stiparsi negli occhi

una canea di cicale

e uno stormo di bimbi lasciati

alla deriva sui prati

Chi è morto

voleva restare

a guardare la scena

e confondere vino e tramonti

in un rossore carnale

 

ma ogni tanto qualcuno si perde

nel tempo che porta a ingroppare

altre lune altre stelle

 

REFUGIO

Todos los días

vamos en busca de llaves

para abrir esos corazones cerrados

como astillas de cuarzo en el granito

y distantes de lo verdadero de la vida

útiles cerrojos

para desquiciar luego algunas mentes

que desoladas vagan por el aire

como un tronco despojado a la deriva

 

Qué dura es la espera

de quien espera respuestas en sintonía

con los recorridos azules de su cielo:

y entonces solo una llave

para ese único rincón de la habitación

donde madura alma y pensamiento

 

RIFUGIO

 Tutti i giorni

si va in cerca di chiavi

per aprire quei cuori serrati

come scaglie di quarzo nel granito

e distanti dal vero della vita

provvidi chiavistelli

per scardinare poi talune menti

che desolate vagano nell’aria

come di tronco spoglio alla deriva

 

Com’è dura l’attesa

di chi attende risposte in sintonia

con i percorsi azzurri del suo cielo:

e allora solo una chiave

per quell’unico angolo di stanza

dove matura anima e pensiero

  

TERMINAL

En su lecho de guata

de cada secreto se despoja la luna

e incrédula aparece

la reja de estrellas

izada sobre los tejados humeantes

que del sueño quieto es preludio

Un diverso destino

se enciende entre un rebaño

de nubes sombrías

pero la verdadera fechoría será para mañana

si en la confusión de las nubes

no parten trenes

hacia la única luz

que hace de terminal

al fondo del cielo

 

CAPOLINEA

 Nel suo letto di ovatta

d’ogni segreto si spoglia la luna

e incredula appare

la griglia di stelle

issata sui tetti fumosi

che al sonno quieto è preludio

Un diverso destino

s’accende tra un gregge

di nuvole ombrose

ma il vero misfatto sarà per domani

se nella confusione delle nebbie

non partiranno treni

verso l’unica luce

che fa da capolinea

in fondo al cielo

 

Nicola Romano nació en 1946 en Palermo, donde reside.

Periodista, colabora en diarios y periódicos con artículos culturales y de interés social.

Entre otros libros, ha publicado Gobba a levante y Voragini ed appigli.

En español, Luna menguante (traducción de Carlos Vitale).

La revista agradece sus comentarios. Muchas gracias
Carlos Vitale

Carlos Vitale

Carlos Vitale (Buenos Aires, 1953) es Licenciado en Filología hispánica y Filología italiana.

Ha publicado Unidad de lugar (Candaya, Barcelona, 2004), Descortesía del suicida (Candaya, Barcelona, 2008), Cuaderno de l'Escala / Quadern de l'Escala (fotografías de Jaume Salvat, ilustraciones de Marc Vicens y prólogo de Carles Duarte, Vitel·la, Bellcaire d'Empordà, 2013), Fuera de casa (La Garúa, Barcelona, 2014), El poeta más crítico y otros poetas italianos (Emboscall Editorial, Barcelona, 2014) y Duermevela (Candaya, Barcelona, 2017).

Asimismo ha traducido numerosos libros de poetas italianos y catalanes: Dino Campana (Premio de Traducción “Ultimo Novecento”, 1986), Eugenio Montale (Premio de Traducción “Ángel Crespo”, 2006), Giuseppe Ungaretti, Gerardo Vacana, Sergio Corazzini (Premio de Traducción del Ministerio Italiano de Relaciones Exteriores, 2003), Amerigo Iannacone, Libero De Libero, Joan Vinyoli, Umberto Saba (Premio de Traducción “Val di Comino”, 2004), Giuseppe Napolitano, Joan Vinyoli, Mario Luzi, Sandro Penna, Antoni Clapés, Joan Brossa, Josep-Ramon Bach, etc.
Ha participado en festivales, lecturas y encuentros de poesía en Argentina, España, Venezuela, Armenia, Italia, Suiza, Rumania, Estonia, Grecia, Bulgaria y Francia.

En 2015 obtuvo el VI Premio José Luis Giménez-Frontín por su contribución al acercamiento entre culturas diversas. Reside en Barcelona desde 1981.

portada-almanzor

¡Suscríbete a nuestro boletín!