Las nueve musas
Le Celle en Cortona. La Toscana
Portada » Ocio cultural » Viajar » Le Celle en Cortona. La Toscana

Le Celle en Cortona. La Toscana

Siguiendo los pasos de San Francisco de Asís.

Le Celle en Cortona. La ToscanaCortona es una pequeña localidad ubicada al sur de Florencia, en la región de la Toscana.

Año tras año, son miles los turistas que llegan hasta sus lares, en busca de imágenes procedentes de películas americanas, donde los caminos de interminables curvas se intercalan con los cipreses que guardan la ruta; la ciudad, de corte etrusco, es un lugar donde pasear y contemplar la cotidianidad de la vida en un pueblo italiano, apenas tocado por el turismo cuando del quehacer diario hablamos;  en las escalinatas de la plaza Garibaldi (no resulta extraño que se denomine así, ya que éste es el nombre que reciben la mayoría de plazas en Italia) se sientan muchos turistas a tomar fotografías, mientras otros pasean las calles empinadas de la ciudad en busca de alguna de sus iglesias, dispersadas por doquier, o para empaparse de su pasado etrusco, ya que Cortona tiene uno de los mejores museos de cultura etrusca en el mundo.

Le Celle en Cortona. La ToscanaUn corto paseo nos aislará sobradamente de toda realidad y nos hará sumergirnos en otro mundo más espiritual. A las faldas del Monte San Egidio se encuentra el monasterio de Le Celle, o Eremo Le Celle, como también se autodenomina.

El camino a Le Celle nos recibe con multitud de cipreses que se apelotonan en el bosque del camino, encinas que nos hacen sombras y otras especies menos conocidas, pero que conforman este espacio de colores otoñales. A la llegada a Le Celle, se nos pide silencio: no en vano, estamos ante uno de los dominios de la oración y recogimiento, conocido por ser morada de San Francisco de Asís durante un tiempo.

 

Historia.

Le Celle en Cortona. La ToscanaCorría el siglo XIII; en 1211 llega San Francisco y algunos de sus seguidores a estas tierras. Siempre predicando con el ejemplo de vida espartana y desvinculada de toda posesión material, el santo se instala en una pequeña celda que se construye en este lugar apartado, donde solamente algunas casas y una capilla dedicada al arcángel Miguel existían antes de su llegada. Aquí vivirá poco tiempo, y será su hermano Erias de Cortona, ministro de la orden de los franciscanos a la muerte del santo, el que decidirá iniciar las obras de mejora para crear un espacio de oración y recogimiento para los franciscanos. Erias también excavará en la roca del terreno, y creará las celdas que divisamos a la llegada al monasterio. A pesar de las mejoras, el mensaje del santo seguirá entre ellos, y todas las celdas se crearán igual de espartanas que la de San Francisco, contando con solo una cama, una mesa y una silla.

El monasterio estuvo activo durante cien años, pero los problemas internos de la congregación terminaron por hacerlo víctima del abandono. Con el tiempo, el Obispo de Cortona, de la orden de los Capuchinos, puso su empeño para que volviese a ser lo que era, esta vez con los frailes de su orden, de los que siete hermanos conviven en la actualidad.

EL nombre de Le Celle proviene de la palabra “celda”, “celle” en italiano. De ahí su denominación desde casi el principio de su fundación.

 

Le Celle en la actualidad.

Llegamos a Le Celle, y las celdas excavadas en la roca son la primera visión del conjunto monástico. Un camino de piedra nos llevará hacia la entrada de la pequeña ermita del santo y de su celda, alojada junto al pequeño altar. En este lugar entenderemos el significado de austeridad del santo, y cómo era cumplido a rajatabla.

Un camino empedrado nos llevará hasta la otra parte del complejo monástico, donde una iglesia abrirá sus puertas a todos lo que la quieran visitar. Adelante, queda el bosque. Solamente los pájaros y algún animal conforman los sonidos del entorno: del resto nada. Es como si estuviésemos completamente aislados en Le Celle. Es por ello que algunos deciden venir a retirarse aquí. No me extraña.

Le Celle recibe visitantes que se hospedan en el monasterio o alojamientos particulares cercanos en los últimos años. Más información: www.lecelle.it.

Le Celle en Cortona.

 

Rosabel Serrano Llopis

Rosabel Serrano Llopis

Valenciana de nacimiento, el trabajo y el destino me han llevado a vivir a una de las zonas más bonitas y desconocidas de España, la Alcarria de Guadalajara, desde donde gestiono la agencia de viajes online Travel with Rose.

Mi vida parecía bastante bien encaminada en un principio; estudiante del área sanitaria continué mis estudios hasta terminar la licenciatura de Administración y Dirección de Empresas en la Universidad de Valencia.

Un viaje por Laos y Tailandia cambió mi vida en el 2003, cuando me di cuenta de que mi pasión era moverme por el mundo y conocer nuevas culturas. A partir de ese momento, la palabra viaje tomó prioridad en las prioridades de mi vida, y pasé de ser una Product Manager en una multinacional, que terminaba en sus ratos libres su licenciatura en ADE; a ser una viajera que ahorraba todo lo que podía para perderse en su tiempo libre por destinos cada vez más lejanos.

Con el tiempo volé a Cambridge en Reino Unido, donde cursé un MBA en la universidad Anglia Ruskin University que me ayudaría mucho en el apartado profesional durante los últimos años, y me daría una visión diferente de lo que significa convivir con otras culturas en el mundo empresarial, y me ayudaría mucho para comprender a los demás.

Los siguientes años he ido compaginando mi experiencia profesional, que me ha llevado incluso a trabajar en Reino Unido, y también en Shanghai, China, como directora de marketing. Mi trabajo estos años, ha sido como directora territorial en una multinacional norteamericana, donde he tenido la suerte de conocer mucha gente, interactuar con muchas y diferentes culturas, y por supuesto, viajar.

A principios de este año, me decidí a dar el cambio y enfocarme en aquello que realmente quería hacer: organizar viajes diferentes que proporcionasen experiencias nuevas a aquellas personas que se animasen a viajar conmigo.

Mi foco han sido los viajes organizados para mujeres solas, que quieren viajar, pero no coinciden con sus amistades.

Además, también organizamos viajes personalizados, para aquellas parejas que buscan viajar sin complicarse la vida organizándolo todo, o para grupos de amigos que quieren un viaje para ellos.

Cuando el trabajo me lo permite, me dedico a escribir sobre mis viajes y la experiencia que viajar proporciona, con el fin de ayudar a todos aquellos que buscan información a través de internet para organizar sus viajes de modo independiente.

Agregar comentario

lamejordemisvidas
II Premio "Las nueve musas" de Relato Breve
Travel with Rose
Boletín semanal

Promocionamos tu libro

Rosabel Serrano Llopis

Rosabel Serrano Llopis
promocionamos tu libro

Nuestras redes

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.