Las nueve musas
Martin Luther King
Portada » La Trinidad Social

La Trinidad Social

Paz interior, Derechos Humanos y Educación.

Si no estamos en paz con nosotros mismos, no podemos guiar a otros en la búsqueda de la paz.

Confucio

Dialogar sobre la Educación es tener en cuenta las raíces de las que se apoya, es decir: familia, escuela, amigos, religión y sobre todo la contemplación personal, del prójimo y de la Creación, cada uno de estos elementos entreteje al ser humano con sus siete lenguajes, siendo estos:

  1. Lenguaje sexual, 2. Lenguaje corporal, 3. Lenguaje emocional-sentimental, 4.Lenguaje instintivo, 5. Lenguaje sensorial, 6. Lenguaje intelectual, 7. Lenguaje espiritual.
gandhi
Gandhi

Por esta razón, fundamentalmente los padres y maestros tienen una responsabilidad clave en el desarrollo del niño, porque su crecimiento debe realizarse para que pueda responder a cada uno de sus lenguajes, entregándole la libertad de buscar las preguntas a sus respuestas y a través del libre albedrío, fortalecerlo para que descubra en cada una de sus acciones el significado de la responsabilidad, la cual nace de cada experiencia y caída, por ello, menciona el Talmud, el ser humano debe caer setenta veces siete, porque cada caída le ayudará a rectificar el camino.

Cada caída hace que el ser humano aprenda a levantarse de diversas maneras, esto lo lleva a escuchar sus lenguajes y sobre todo a contemplar el Silencio a través de sus cinco sentidos para construir un mundo interior a través de la seguridad, la templanza y sobre todo de Paz interior, lo cual le dará entereza para encontrar su misión de vida.

Por lo dicho anteriormente, todo aquél a cargo de la educación familiar y escolar debe tener una vía de conocimiento interior, donde cada día trabajen en sí mismos la templanza y la paciencia, donde la libertad propia los conduzca a sentirse seguros, a sentir al semejante como un hermano ante el cual no deben de competir, donde expresen en sus actos que todo lo vivido está hecho para compartir, de esta manera el niño y adolescente comprenderán que las diferencias existen para ser el sostén del mundo, por eso, nadie es más inteligente que el otro, por ello, a cada ser humano le dieron diferentes dones.

Samuel Ruiz
Samuel Ruiz

Un principio básico de la Educación es la Paz interior, porque a través de ella el niño entrelazará su espiritualidad con su sexualidad y su razón, dando como resultado la experiencia del diálogo a partir del Silencio, el cual sana a través de Escuchar, y elimina la pretensión de imponer las propias creencias.

La Paz interior, ofrece pulcritud al hogar del Espíritu que es el Cuerpo, de ella emerge esa Paz la cual va más allá de la Palabra, de esa letra escrita y hablada que invita a cultivar una Cultura de Paz, pero, ¿qué es?, ¿es posible cuando se habla de ser tolerantes?               Es de remarcar que nadie tolerante puede estar en Paz, porque, la Tolerancia es un vicio, no una virtud. La Humanidad debe ejercer la Aceptación, Aceptar la diferencia de cada ser humano, sus preferencias, gustos, ser esa piedra que fortalezca el sendero, porque el verdadero Amor es aquél que fructífera y no el que trata de entender y comprender.

Educar es aceptar y amar, en cambio tolerar es aguantar al no tener otra forma de vivir una situación, convirtiendo al ser humano en un hipócrita al vivir bajo una doble moral la cual con el tiempo lleva a cometer injusticias, a juzgar, criticar, hasta que esta tolerancia se convierte en su antónimo y se desatan actos violentos o de guerra.  

Confucio
Confucio

La paz interior es un trabajo continuo, una lucha interna diaria, es la yihad islámica, los cuarenta días en el desierto, donde se debe abatir el ego que lleva al ser humano a sentirse superior,  el ego que ciega y crea verdades absolutas haciendo de las palabras cárceles de pensamiento, ese Yo el cual aleja de la esencia del verdadero mensaje del Hinduismo, Budismo, del Pueblo Judío, del Cristianismo, y del Islam, haciendo que la Humanidad olvide que la vida es un servicio hacia el semejante y una ofrenda para D/os y para uno mismo. La sabiduría de los antiguos pueblos de Oriente, expresa:

Cuando comprendamos que decir gracias vacía de soberbia y vanagloria, la Paz y la Responsabilidad serán parte fundamental del desarrollo del ser humano.

Gratias agere (latín), Alhamdulillah (árabe), Toda laÉl (hebreo),  kseman te (sánscrito), Dar gracias a D/os, o desear paz, es realizar una alabanza en voz alta desde el corazón, resaltando que en Oriente, el corazón es el centro del ser humano, sede del todo y del entendimiento, por ello, DAR GRACIAS se relaciona con PAZ y RESPONSABILIDAD, porque conlleva reflexionar con todo lo que es el ser humano y al mismo tiempo enlaza con la Creación. Dar gracias es tener claro el servicio particular realizado, por ello, decirlo cuantas veces sea posible al día enaltece la humildad y elimina el protagonismo.

Agradecer a D/os y saludar deseando Paz (Salam, Shalom, la Paz sea contigo Ksememam te), son valores cuyo significado espiritual otorga un gran compromiso social, y hace de cada acto y acción una ofrenda.

Derechos humanosEsta enseñanza se teje en el perfeccionamiento de los Derechos Humanos, porque cada uno está creado para que la humanidad se reconozca como ser humanos y no como persona, porque como lo dice el etrusco, phersu, origen del griego prosopon, pros, delante y opos cara, Persona significa, delante de la cara,  designa una máscara,  a alguien que se oculta y maneja frente a los otros dependiendo la situación y la circunstancia e individuo, cuyo significado hace del ser humano un número, por esta razón, los Derechos se califican Humanos, no de las personas ni de los individuos, porque abarcan el todo, nacen y provienen de la necesidad de Paz, de esa que es procreada en el interior y en la necesidad de alcanzar y consagrar un equilibrio, no sólo propio sino en comunidad.

Los Derechos Humanos de manera análoga a los Mandamientos salvaguardan la Dignidad sin importar su realidad, etnia, color, preferencia, equivocación. En contraparte a las leyes civiles desarrolladas sólo para custodiar la realidad de quienes las crearon perjudicando la dignidad.

Los Derechos Humanos no adjetivan, reconocen la caída de cada ser humano, amparan la justicia.  Los Derechos Humanos defienden a criminales, se menciona, pero, los Derechos Humanos no están en contra de la ley civil, sino en contra de que la justicia se ejerza en base al castigo.  

Mandela
Memorial Nelson Mandela – LOndres

Nelson Mandela, fue preso en 1962 y condenado en la prisión Marshall Square y en Pretoria, presidios de alta seguridad, en ellas no sólo se prescindía de libertad sino se eliminaba cualquier rasgo de humanidad.  Al salir de prisión, y llegar al poder, ordenó renovar las prisiones y solicitó cambiar el trato. Ante esto, se le preguntó. – ¿Por qué cambiar todo ahora, si llegarán aquellos que te encarcelaron y sometieron a terribles injusticias?, él respondió. por eso, porque no quiero que ningún ser humano pase por lo mismo.

Mandela, Gandhi, Luther King, Samuel Ruíz entre otros, comprendieron y enseñaron al mundo que la Paz no se solventa con violencia o venganza sino a traés de la Paz interior, del perdón, el cual toma sentido al entender que éste no significa poseer la espiritualidad del otro sino para no cargar odio, rencor, venganza, dolor.

Cimentar la Paz es una gran responsabilidad social, es semilla de la Educación y de los Derechos Humanos.

La Educación, raíz del desarrollo de la humanidad, no se robustece solamente con el acto intelectual, porque no sirve de nada leer cien libros si no se vive en Paz con uno mismo y sobre todo si no se cultiva para dignificar y consagrar al prójimo. Como ya se mencionó, la educación, sacia su sed de varios ríos: familia, sociedad, escuela, religión, amigos, lecturas, viajes, maestros y sobre todo de la reflexión interior.

La Educación conlleva un proceso de misterio y ofrecimiento, por ello menciona el Islam,

El conocimiento es tan sagrado como el camino hacia Dios.

Educar, es liberar al semejante de las propias creencias y construir un sendero propio el cual otorgue armonía social.  Los maestros y los padres deben, como menciona Ortega y Gasset, enseñar al alumno a dudar principalmente de lo que él dice.

La Educación no acepta dogmas, presupuestos, ni toma anhelos propios fundamentados en la creación de escuelas de pensamiento instituidas para que el catedrático sea enaltecido. La misión de la Educación es abrir el camino a la critica, conducir al estudiante a valorarse como ser humano único con ideas y reflexiones que deben ser expresadas porque cada una revela conocimiento y contemplación.  La Educación debe alejar la repetición sin critica, apreciar las preguntas y jamás considerar indocto al estudiante. La sabiduría tiene como precepto aceptar que el estudiante ignora muchas cosas, pero sabe otras que el maestro o padre ignora, por ello, debe constituirse en el aprendizaje mutuo, nunca olvidar que siempre se aprende, nadie sabe todo, ni nadie posee la verdad absoluta.

Quien educa debe vivir bajo la templanza, ser amante de la Sabiduría, no de la buena memoria, ser humilde para no comparar conocimientos y apreciar el progreso de cada aprendiz, sin calificar grupalmente, sin denigrar al que aprende.  

La Educación promovida por el Estado, tiene la obligación de basarse en la preparación y el conocimiento de los siete lenguajes del ser humano, y sobre todo consagrar la educación sexual, mostrar que este lenguaje lleva a la humanidad a contemplarse como un templo. La educación sexual es fundamental para el desarrollo humano y es la fortaleza de la espiritualidad, porque como menciona el Marqués de Sade, quien es privado de ejercer y conocer su sexualidad tiene presupuestado ser un soldado de guerra, que buscará sangre, o será sumiso, es decir tendrá obediencia ciega.

La Sexualidad camina de la mano con la castidad, porque el cuerpo necesita Silencios, de esta manera, el ser humano se conocerá y responderá a su cuerpo en base al conocimiento propio e interior y no a partir de la genitalidad, evitando caer en el vacío interior, alejando la amargura, y hará del cuerpo sede del erotismo.

La Educación no se lleva con las reglas, reglamentos o manuales, porque es la analogía de las ramas del árbol que somos, siendo la Dignidad la tierra y la Paz el agua que fortalece el crecimiento.

El Confucionismo explica:

La educación se encuentra en las manos de cada persona, por ello, las líneas de la mano marcan el destino, para que cuando lo cierres comprendas quien es el dueño del mismo, pero también, para que al abrir la mano comprendas que ese destino se dirige e influye a los cinco puntos del universo representados en cada dedo.

Mahoma
Mahoma

Cada una de estas palabras hace comprender que la Paz trasfiere al ser humano Educación la cual será la fortaleza de la Dignidad y los Derechos Humanos originados en la regla de oro de las religiones, al decir cada una lo siguiente:

El Baha’ i: Bendito quien ama a su hermano antes que a sí mismo.

Confucionismo: La benevolencia máxima consiste en no hacer a los demás lo que no quieras que te hagan a ti (Las Analectas 15,23).

Hinduismo: El deber supremo es no hacer a los demás lo que te causa dolor cuando te lo hacen a ti (Mahabharata 5, 15,17).

Jainismo: Uno debería tratar a todas las criaturas en el mundo como a uno le gustaría ser tratado (Mahavira, Sutrakritanga 1,11,33).

Sikismo: No soy un extraño para nadie y nadie es un extraño para mi. De hecho, yo soy amigo de todos. (El siri Guru Granth Sabib 1299).

Taoísmo: Considera la victoria de tu prójimo como si fuera la tuya, y la derrota de tu prójimo como si fuera la tuya. (Lao Tzu Shang Kan Ying Pien 213 218).

Budismo: No trates a otros de maneras que tú mismo encontrarías hirientes. (El Buda. Udanavarga 5,18).

Islam: Ninguno de ustedes cree verdaderamente hasta que quieran para otros lo que desean para ustedes mismos. (El profeta Mahoma, Hadiz).

Judaísmo: Lo que para ti es odioso no lo hagas a tu prójimo. En esto consiste la Ley, todo lo demás es un comentario (Talmud, Shabbat 31ª).

Cristianismo: Todo lo que deseen que los demás hagan por ustedes, háganlo por ellos, en esto consiste la Ley y los Profetas. (Mt 7,12).

En la regla de oro de las grandes religiones se revela el fundamento de la Paz, de los Derechos Humanos y de la Educación, porque a través del respeto, amor y consagración del otro se encuentra la grandeza de una comunidad, su valor, su fortaleza y su libertad.

Una civilización sin Paz interior se convertirá en un Imperio, una civilización sin Derechos Humanos hará de su pueblo esclavos e instrumentos desechables y una civilización sin Educación que no consagre, guie y custodie la totalidad del ser humano se volverá escuela del absolutismo, del dogmatismo, creará ídolos y sepultará el criterio.

Concluyó diciendo Shalom a las palabras de Mahatma Gandhi: 

En la actualidad la gente sólo se preocupa por sus derechos. Recordarle que también tiene deberes y responsabilidades es un acto de valor que no corresponde exclusivamente a los políticos.

Salam, a los vocablos de Antoine de Saint Exupery:

Si queremos un mundo de paz y de justicia, hay que poner decididamente la inteligencia al servicio del amor.

Y Paz al proverbio hindú que dice:

Con mis maestros he aprendido mucho, con mis colegas más, con mis alumnos todavía más.

Martha Leticia Martínez de León

Martha Leticia Martínez de León

Martha Leticia Martínez de León… Silencio

Hermeneuta en Libros Sagrados (Vedas, Talmud, Tanak, Biblia y Corán).

Maestra en Ciencias bíblicas y Lenguas Antiguas. Licenciada en Ciencias Religiosas por la Universidad Pontificia de México. Licenciada en Música Contemporánea. Miembro de la Sociedad de Escritores Mexicanos.

Tiene treinta libros publicados en México, España, Estados Unidos e Italia en géneros como Poesía, Dramaturgia, Cuento, Ensayo, Literatura Infantil. Doce de Teología Ciencia y Arte. Tres sobre espiritualidad Interreligiosa. Ha sido traducida al inglés, italiano y francés. Conferenciante a nivel nacional e internacional.

Escribe en el área de Religión de la Revista Las nueve musas de Asturias, España.

Creó y desarrolla la Teología del Silencio y de la Carne.

Actualmente forma parte de la Maestría en Estudios Judaicos en la Universidad Hebraica y Desarrolla la investigación: Lectura gemátrica y cuántica del Sefer Bereshit 1-3 para obtener la música pitagórica del universo, bajo el nombre Hashem se revela a través del Big Bang.©

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

publi

¡Suscríbete a nuestro boletín!

  • SeedingUp | Digital Content Marketing

Secciones


¡Suscríbete a nuestro boletín!

Nuestras redes

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.