Las nueve musas
Portada » La mirada surrealista de Lee Miller

La mirada surrealista de Lee Miller

El surrealismo es el único que creemos ha desafiado los procesos de petrificación que no perdonan ni a los sistemas ni a los hombres. Alertar incansablemente lo que aún no ha sido afectado por la afasia, criticar severamente de forma constante los dogmas económicos y morales que hacen pesar sobre el hombre una opresión secular…”

 André Breton. El surrealismo: puntos de vista y manifestaciones

“El surrealismo, como hemos visto, es una actividad de la mente, y no puede restringirse a ningún tiempo ni lugar concretos”

 David Gascoyne. A Short Survey of Surrealism

En la Fundación Joan Miró de Barcelona se exhibe actualmente Lee Miller y el surrealismo en la Gran Bretaña, bajo el patrocinio del BBVA, institución que viene colaborando con la Fundación desde hace tres décadas.

La exposición proviene del Museo Hepworth Wakefield de Manchester, siendo la comisaria Eleanor Clayton, a la que se le ha añadido una versión del proyecto en Barcelona cuya responsabilidad ha recaído en los miembros de la Fundación: Martina Millá, jefe de Programas; Teresa Montaner, jefe de las Colecciones y Sònia Villegas, conservadora.

Miller corresponsal de guerraEn total se muestran unas 200 piezas, entre pinturas, esculturas, dibujos, objetos, fotografías y documentos. La mayor parte son fotografías de Lee Miller, además de una treintena de artistas, entre ellos algunos de los máximos representantes del movimiento surrealista que, en un momento u otro, se interesaron o formaron parte del mismo, caso de André Breton, Dora Maar, Francis Picabia, Giorgio de Chirico, Henry Moore, Joan Miró, Leonora Carrington, Man Ray, Pablo Picasso, Roland Penrose, Salvador Dalí e Yves Tanguy. También hay obras de los españoles Àngel Planells y Maruja Mallo, así como de un gran número de artistas británicos, la mayoría desconocidos en nuestro país y de los que no habíamos tenido ocasión de presenciar aún sus trabajos.

Man Ray
Hora de observatorio: Los amantes – Man Ray

La exposición se complementa con una serie de actividades paralelas, entre ellas las mesas redondas: Información en escenarios de guerra, con la participación de la fotoperiodista freelance Sandra Balsells y la directora y productora de documentales Alba Sotorra, siendo la moderadora la periodista, escritora  y corresponsal de RTVE Maria Rosa Calaf; y Moda y género,  con la intervención de la editora-jefe de la revista de moda Vogue y la comisaria, profesora y consultora de moda Charo Mora, moderada por la socióloga Patricia Soley-Beltrán. Asimismo, se proyecta el documental Lee Miller ou la traversée du miroir de Sylvian Roumette, realizado en 1995, basado en la biografía y la obra de la fotógrafa y con la introducción de su hijo, Antony Penrose.

Henry Moore
Henry Moore y su escultura Mother and Child – Lee MIller

En 1991 la Fundación Miró ya mostró Lee Miller, fotógrafa, organizada por la California International Arts Foundation, con obras de la época en que Miller vivía en el París surrealista, en el Egipto de los años 30 y la Europa de la Segunda Guerra Mundial, y en la que se exponían imágenes de los campos de concentración de Buchenwald y Dachau que no habían sido exhibidas anteriormente.

Lee Miller (Poughkeepsie. Nova York, 1907 – Chiddingly. Sussex, 1977) fue una precursora del fotoperiodismo, la moda y el arte, sobre todo desde el terreno surrealista. Trabajó como modelo en Nueva York, pero a los 22 años se trasladó a París donde será la asistente del artista y fotógrafo surrealista y dadaísta Man Ray, que más tarde sería su amante. En aquel momento la mayoría de los artistas que residían en la capital francesa estaban interesados por el surrealismo, del que su precursor y gran pensador, el poeta André Breton, señalaba que se trata de un “automatismo psíquico puro, por cuyo medio se intenta expresar, verbalmente, por escrito o, de cualquier modo, el funcionamiento real del pensamiento”.

Miller
Fotografías de corsetería solarizadas © Lee Miller Archives. Todos los derechos reservados

En 1930 combina su labor de ayudante de Man Ray con la creación de su propio estudio. Las fotografías que realiza durante esa época demuestran una manera de trabajar muy personal partiendo de los postulados surrealistas. Es el momento en que experimenta con la solarización, técnica que ya había empleado Man Ray y que se basa en “exponer a la luz una fotografía a medio revelar para crear efectos de halos”, o lo que es lo mismo, la entrada de luz en un negativo, logrando que la oscuridad se convierta en claridad y viceversa. Existe una anécdota de cómo se produjo la circunstancia de la solarización: mientras Miller estaba revelando unas imágenes de Ray un ratón la asustó, dejando el negativo expuesto a la luz, hecho que produjo que el negativo estuviera sobreexpuesto.  Existe una obra en la exposición que se debe a esta técnica: Fotografías de corsetería solarizadas (1942). Más adelante decide no ser ella la modelo ya que “prefería hacer una fotografía que ser una”. Este período de finales de los 20 se encuentra en el primer apartado de la exposición titulado Lee Miller a París y su llegada al movimiento surrealista (1929), dedicada completamente a obras suyas de los años 1929 y 1930, caso de Nudo inclinado hacia delante o Pecho amputado con cirugía radical. Ésta última pieza procede de la época en que documentaba intervenciones quirúrgicas que se desarrollaban en la Facultad de Medicina de la Sorbona, de donde se llevó dos pechos amputados de mujer a su estudio, depositándolos dentro de un recipiente sobre un mantel y luego los fotografió. Según la comisaria, se trata de una imagen en que “la idea de la fragmentación del cuerpo femenino la persiguió siempre. Así como abordó su cuerpo su maestro, Man Ray”.

Miller
Desnudo inclinado hacia adelante

En la siguiente sala aparecen un gran número de obras y documentos de diversos artistas, principalmente británicos, por ello se denomina El círculo surrealista en Londres y su primera exposición (1936). Aunque desde aquí no tengamos demasiado conocimiento de su labor, debe destacarse que la primera Exposición Internacional del Surrealismo se celebró en Londres, concretamente en las New Burlington Galleries en 1936, cuyo cartel lo diseñó Max Ernst. El impulsor de este acontecimiento fue el artista, poeta, escritor, coleccionista y activista cultural Roland Penrose –que luego sería la pareja sentimental de Miller- junto con el crítico de arte Herbert Read. La exposición tuvo una gran repercusión, ya que la presenciaron más de 20.000 visitantes en solo tres semanas. En el mismo ámbito se exhibe el óleo Composición con personajes en el bosque incendiado de 1931, de Joan Miró, propiedad de la Fundación Miró.  El artista catalán mantuvo una estrecha relación con Miller y Penrose que se evidenció en 1964 cuando realizó una exposición monográfica en la Tate Gallery de la capital inglesa. De los artistas británicos presentes aquí sobresalen los trabajos de John Banting, Eileen Agar, John Selby Bigge, John Melville, Wolfgang Paalen y E.L.T. Mesens. Asimismo, de la gallega Maruja Mallo, artista perteneciente a la Generación del 27, dentro de la vanguardia interior española, hay el óleo sobre cartón Grajo y excrementos (1931). Es una pieza que causa un gran impacto. Está pintada en blanco y negro, ya que es un momento en el que se interesa por la temática de la muerte, en que “la vida es huella, despojo o esqueleto”. De Man Ray hay una litografía coloreada a partir de una pintura al óleo de 1932-1934: En la hora del observatorio-Los amantes, en la que se observan unos labios pintados de rojo –los de la propia Miller- que ocupan prácticamente toda la composición, que parecen volar por encima de un paisaje verde. El cuadro original se expuso en 1936 en la mencionada exposición surrealista de la capital inglesa.

Joan Miró
Composición con personajes en el bosque incendiado – Joan Miró

El ámbito Los surrealistas europeos en la Gran Bretaña (1937) está ocupado prácticamente por los artistas ingleses. Parte del momento en que Miller se casó con el millonario egipcio Aziz Eloui Bey en 1934, y se fue a vivir a El Cairo desde donde recorrerá todo el país y descubrirá los fascinantes paisajes africanos. Al cabo de tres años se separa amistosamente de su marido y decide regresar a Europa, frecuentando de nuevo sus amistades de París, donde entrará en contacto con Penrose que le propone unirse al mundo del surrealismo. Ambos se reúnen en casa del hermano de él en Cornualles, condado situado al suroeste de Inglaterra que destaca por sus grandes acantilados. Allí pasará un tiempo y coincidirá con el poeta Paul Éluard y su mujer, la modelo también artista surrealista que realizó fotomontajes Nusch (de soltera Maria Benz), Max Ernst, Leona Carrington, Man Ray, Eileem Agar y E.L.T. Mesens, forjándose uno de los núcleos surrealistas más importantes. De ese momento podemos ver una serie de fotografías de Miller, en las que aparecen algunos de ellos conversando, paseando y trabajando en el estudio, pero siempre en actitudes muy amistosas, de estrecha camaradería. Penrose y Miller se interesan por el collage, incorporando imágenes extraídas de fotografías y postales. La técnica del collage fue muy importante en el surrealismo, igual que lo fue anteriormente en el cubismo.

Grajo y excrementos
Grajo y excrementos – Maruja Mallo

El cuarto apartado, titulado La exposición Surreal Objects and poemes a la London Gallery (1937), se inicia cuando Miller regresa de nuevo a la capital egipcia en verano de 1937. Ese mismo año Penrose junto con Mesens organizan la exposición Objects and Poemes en la London Gallery, en la que se exhiben una serie de objetos “extraños”, por decirlo de algún modo, en que “la reinterpretación de las cabezas cortadas y los objetos cotidianos producía asociaciones fetichistas o inquietantes”. Hay una pieza que representa muy bien la línea creativa de los artistas ingleses, como Eileen Agar, nacida en Argentina, aunque de muy joven su familia se trasladó a Londres en 1911, se exhibe la escultura Ángel de la Misericordia (1934) esculpida en yeso. Se trata de un busto que tiene una parte de la cara pintada con acuarela de diferentes colores, al que añade collage encima de la cabeza. Miller fotografió en diversas ocasiones a Agar, no sólo retratándola, sino también al lado de algunas de sus obras, tal como ocurre en Eileen Agar y la escultura “Golden Tooth” (1937). De Salvador Dalí se exhibe Teléfono afrodisiaco (Teléfono-langosta) (1936), cuyo auricular es una langosta colocada encima del teléfono, creado a partir de diferentes materiales: plástico, baquelita y el aparato electrónico modificado. Miller no pudo acudir a la exposición, pero dejó una serie de instrucciones a Penrose para que hiciera una escultura en su nombre a la que denominó El beso (1937), mostrando una mano de maniquí y unos dientes falsos colocados a modo de brazalete.

 Eileen Agar
Ángel de la misericordia – Eileen Agar

LONDON BULLETIN En el espacio donde se expone La revista del surrealismo británico: El London Bulletin (1938-1939), el público se encuentra con un gran número de dichas revistas, donde se observa que la participación de Man Ray era constante, principalmente en el período 1938-1940 cuando ejercía la dirección de la revista Mesens, en el que se publicaron trabajos tanto de los artistas británicos como europeos, entre ellos Joan Miró. De esos años hay una fotografía de Miller Retrato del espacio (1937), efectuada en Al Bulwayeb, cerca del oasis egipcio de Siwa, en la frontera con Libia. De John Buckland Wright hay una serie de postales surrealistas de la London Gallery.

En la sección El inicio de la guerra y la última exposición surrealista en Londres (1940), hay diversas imágenes de una antigua granja en la pequeña población francesa de Saint-Martin-d’Ardèche, ubicada entre Valence y Nimes, tomadas en 1939 al poco tiempo de regresar a Inglaterra aconsejada por Roland Penrose, antes de que se iniciara la II Guerra Mundial. Acudió a reuniones con los surrealistas ingleses en un restaurante del Soho, precisamente en el The Barcelona. En 1940 se produjo la última muestra del colectivo surrealista en la Zwemmer Gallery de Londres, titulada  Surrealism Today, donde se expusieron fotografías de Miller, así como el óleo Árbol solitario y árbol conyugal (1940) de Ernst y  la escultura en bronce de Henry Moore Figura con cuerdas (1939), en que incorpora una serie de cuerdas que se entrelazan con la figura.

El apartado Moda y guerra: Lee Miller y los encargos para Vogue (1940-1945) está dedicado completamente a mostrar el trabajo de Miller durante los años de la II Guerra Mundial, cuando colaboraba con la revista Vogue, compaginando imágenes de moda –entre ellas, Artículos de baño (1941)- con las relacionadas con el conflicto bélico David E. Scherman, vestido para la guerra (1942). Durante el período 1943-1945 trabajó como corresponsal de guerra oficial de Estados Unidos, ignorando las directrices que prohibían la aparición de mujeres periodistas cerca de las áreas donde se combatía. Acompañó a las tropas americanas en el desembarco de Normandía y en la liberación de la ciudad bretona de Saint-Malo. La comisaria adjunta del Museo The Hepworth Wakefield Hilary Floe señala que las fotografías de Miller “causan un gran impacto inmediato y a menudo parecen carentes de toda preparación, esconden su sofisticación visual de la misma manera que sus artículos, basado en la corriente de consciencia y llenos de coloquialismos y elipsis, parecen escritos de forma espontánea pese a sus metáforas fascinantes”. Precisamente hay una fotografía en la que se la ve bañándose en el apartamento de Adolf Hitler y Eva Braun en Munich. Este autorretrato tan provocador fue muy polémico, ya que parecía una manera banal de mostrar la tragedia vivida, aunque ella misma declaró que estaba “limpiando la suciedad de Dachau”. Por ello se ve en primer término unas botas sucias llenas de barro encima de la alfombra: la imagen se realizó el mismo día que se liberó el campo de concentración situado a poca distancia de Munich.

Miller
Lee Miller en la bañera de Hitler © David E. Scherman

Una vez acabada la guerra, Miller y Penrose tuvieron un hijo y se mudaron a Farley Farm, en el condado de Sussex al sur de Inglaterra, y allí fotografía a algunos de sus amigos, tal como vemos en la sección Farley Farm: el círculo surrealista después de la guerra (1945-1953), cuyo ejemplo más evidente es la fotografía Henry Moore y su escultura Mother and Child” (1953), en que se ve al escultor británico sonriente y abrazado a su obra.  De Penrose hay los óleos La bella despierta (1946-1947) y Composición surrealista (1949).   Y el último ámbito está dedicado a Lee Miller y la exposición The Wonder and Horror of the Human Head al ICA de Londres (1953), donde se observa su preocupación por la cabeza humana, a través de las obras Mujer con la mano en la cabeza (1931), Cabeza flotando (Mary Taylor) (1933) y Retrato de Leslie Hurry en una tetera (1943). Ella fue una de las comisarias de la muestra que se expuso en el Institute of Contemporary Arts de Londres, cofundado por el propio Penrose, en que se “examinaban imágenes del cuerpo humano a lo largo de la historia”. Eleanor Clayton destaca de la producción de Miller, “lo que antes se pasaba por alto, pone de relieve la importancia capital de su obra en nuestros días”.

Ramon Casalé Soler

Ramon Casalé Soler

Ramón Casalé Soler (Barcelona. 1955)

Museólogo, historiador y crítico de arte

Miembro de la Asociación Internacional de Críticos de Arte (AICA)

Miembro del Consejo Internacional de Museos (ICOM)

Licenciado en Geografía e Historia, especialidad en Historia del Arte (Univ. Barcelona)

Máster en Museología y Patrimonio Cultural (Univ. Barcelona)

Curso de Anticuario (Barcelona)

He formado parte de la Junta Directiva, con el cargo de Tesorero, de la Asociación Catalana de Críticos de Arte (ACCA), durante el período 2001-2016

Colaborador del programa de radio “Formas y Ängulos en las cadenas Onda Cero y COPE de Barcelona durante 7 años

Excoordinador de Artes Plásticas del Museo de la Marina de Vilassar de Mar (Barcelona)

Exdirector artístico de la Galería de Arte Sant Pol Art, de Sant Pol de Mar (Barcelona)

Fui corresponsal en España de la revista italiana ARTE IN de Venecia durante 20 años

Formaba parte del Comité de Redacción de la revista digital Mur Crític (ACCA)

Actualmente soy crítico de arte de la revista BONART de Girona, de la revista digital Arqnou de Masnou (Barcelona), del periódico L’Independent de Gràcia de Barcelona y del Full Informatiu de la Societat Catalana d’Arqueologia

Asimismo, he sido crítico de las revistas Batik, Arte Omega, Marte de Barcelona, Papers d’Art de Girona, Zerovuittresquaranta y Vilassar Actiu de Vilassar de Mar (Barcelona), entre otras publicaciones, desde los años 1987 hasta la actualidad

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

publi

¡Suscríbete a nuestro boletín!

Secciones

¡Suscríbete a nuestro boletín!

Nuestras redes

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.

Centro de preferencias de privacidad