comprar en amazon
Las nueve musas
La coordinación de los concejales socialistas de la provincia de Madrid en 1931
Julián Besteiro, Daniel Anguiano, Andrés Saborit y Francisco Largo Caballero en el penal de Cartagena

La coordinación de los concejales socialistas de la provincia de Madrid en 1931

Los socialistas madrileños decidieron, una vez celebradas las elecciones municipales de abril de 1931, de tanta trascendencia histórica, que los ediles elegidos siguieran una política coordinada.

Pero el estudio de la primera reunión que se celebró también tiene su interés porque refleja la situación de muchos de los municipios madrileños, además de las intenciones del PSOE sobre lo que había que hacer en ese momento histórico tan trascendental.

Republicanos y socialistas
comprar en amazon

Los socialistas siempre dedicaron una especial atención a los Ayuntamientos porque consideraban que la política municipal era un instrumento muy eficaz para mejorar la vida de las clases trabajadoras.

A finales de abril los concejales socialistas de la capital madrileña convocaron en la Casa de la Villa a sus compañeros de las localidades de la provincia. El acto fue presidido por Andrés Saborit, uno de los socialistas más vinculados al municipalismo en la larga Historia del PSOE. En ese momento, además, había vuelto a ser elegido concejal. En la reunión explicó que el objetivo de la reunión era que los socialistas tenían que intentar resolver los grandes problemas que padecían los Ayuntamientos.

En ese sentido, para conocer las dificultades concretas de cada localidad había que elaborar una Memoria donde se recogiesen las necesidades más apremiantes y la verdadera situación de los Municipios, aunque ya eran conocidas las dificultades en materia de abastecimiento de agua, sobre los servicios de urgencias en relación con el fuego y la atención social (beneficencia), y, sobre todo, estaba el problema del paro. En todo caso, la Oficina de Reclamaciones y Propaganda de Madrid iba a realizar un cuestionario para que las Memorias estuvieran sistematizadas.

Saborit explicó también que en la primera sesión que celebrase el Ayuntamiento de Madrid se expondría la cuestión de la anexión de los municipios, pero que no se podría hacer nada sin el consenso de todos y, siempre bajo un decreto del Gobierno o de la República.

Uno de los ediles de Vicálvaro expuso las irregularidades que hallaron al tomar posesión de sus cargos. Al parecer, desde diciembre de 1930 en dicho Ayuntamiento no se había sentado en los libros ninguna partida, y los empleados municipales llevaban dos meses sin cobrar sus salarios.

Por su parte, los responsables municipales de Carabanchel Bajo y Vallecas plantearon la dificultad que tenían las localidades sin industria para abordar el problema del paro, tarea que debía asumir el Estado.

Andrés Ovejero Bustamante
Andrés Ovejero Bustamante

Andrés Ovejero, otro de los grandes municipalistas socialistas, trató el problema que padecía la Diputación Provincial, la institución encargada de la provincia, y que nada había hecho en sus dos principales funciones, fomento y beneficencia. Solamente se había movido para levantar carreteras para beneficio de caciques locales. Por eso pedía a los concejales que apoyasen a los compañeros que iban a desempeñar sus puestos en la Diputación. Debían mostrarles las necesidades reales de cada lugar. Ovejero aludió a los problemas que padecían los asilados del Hospicio, así como la necesidad de crear la Universidad del Trabajo bajo la subvención de la Diputación y de las poblaciones cercanas a Madrid.

Por su parte, Lucio Martínez trató del paro, exponiendo que solamente en Madrid afectaba a once o doce mil trabajadores, aunque aludió a que era un problema que había surgido nada más proclamarse la República, y opinó que, en parte, era un tema provocado, manteniendo la sospecha que tenía que ver con los afectos a la Monarquía. También aludió al tema de la vivienda social, las “casas baratas” y sobre la necesidad de que se formasen cooperativas, además de las ayudas del Estado, porque los obreros por sí solos no podían abordar la compra de una vivienda. Además, las construcciones ayudarían a combatir el paro.

Rodolfo Llopis explicó parte de las primeras medidas educativas, dada su responsabilidad al frente de la enseñanza primaria, pero, sobre todo, cómo se había encontrado la educación al acceder a su cargo. Se habían repartido ya cuatro millones de pesetas para escuelas, pero se tenía el proyecto de arbitrar un presupuesto de 800 millones de pesetas. Si faltaba el dinero se intentaría buscar, lo que demuestra la enorme voluntad que siempre caracterizó a Llopis. Prometió que la falta de locales y maestros sería suplida. Se levantarían escuelas con comedores (cantinas), y equipos de estudiantes marcharían a los pueblos, pertrechados de nuevas ideas pedagógicas para enseñar.

Madrid, un laboratorio de socialismo municipal
comprar en amazon

Por fin, Wenceslao Carrillo intervino sobre el paro como asunto prioritario en todos los Ayuntamientos, pero con la ayuda fundamental de la Diputación y del Gobierno, porque los primeros por sí solos no podrían abordar la situación. Para intentar aportar ideas propuso la creación de una Comisión con un miembro de cada Ayuntamiento.

Al final de la reunión se aprobaron los siguientes acuerdos:

  1. La Oficina de Propaganda, en la circular que enviaría, preguntaría el número de concejales que hubiera en cada localidad.
  2. Los concejales socialistas debían intensificar la propaganda de las ideas, y para que fueran conocidos los asuntos resueltos gracias a su intervención.
  3. Los Ayuntamientos deberían mantener un contacto permanente con la Diputación.
  4. La Comisión nombrada para el asunto del paro debía gestionar todos los expedientes que se encontraban en los Ministerios para impulsar las obras que generaban trabajo.
  5. Debía pedirse a las Compañías ferroviarias la necesidad de establecer trenes los domingos y días festivos con billetes económicos entre los pueblos limítrofes de la provincia.

Fuente y Bibliografía:

El Socialista, número 6932 de 28 de abril de 1931.

Diccionario Biográfico del Socialismo Español.

Santiago de Miguel SalanovaRepublicanos y Socialistas. El nacimiento de la acción política municipal en Madrid, (1891-1909), Madrid, 2017.

Santiago de Miguel Salanova, Madrid como laboratorio de socialismo municipal (1900-1936), Madrid, 2019.

Eduardo Montagut, “El programa municipal socialista socialista del XIX”, en Nueva Tribuna, (diciembre de 2018).

Eduardo Montagut, “El trabajo socialista municipal en la historia contemporánea española: metodología y fuentes”, en su página personal (febrero de 2018).

La revista agradece sus comentarios. Muchas gracias
Eduardo Montagut

Eduardo Montagut

Licenciado en Filosofía y Letras. Geografía e Historia. Historia Moderna y Contemporánea (UAM) en 1988.

Premio Extraordinario de carrera (UAM)en 1994.

Doctor en Historia Moderna y Contemporánea (UAM) en 1996.

Profesor Educación Secundaria (Geografía e Historia) desde 1996.

Jefe de Estudios Delegado de la Sección de Morata de Tajuña del IES Anselmo Lorenzo (1999-2009).

Profesor en el IES Isidra de Guzmán desde 2009.

Socio de la Real Sociedad Económica Matritense de Amigos del País desde 1989.

Amigo de Número de la Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País desde 2000.

Secretario de Educación, Cultura y Memoria Histórica del PSOE-Chamartín desde 2012.

Secretario de Memoria Histórica del PSOE-M Chamartín desde 2017

Miembro del Grupo de Memoria Histórica del PSOE.

Miembro de la ARMH desde el año 2013.

Colaborador en distintos medios digitales

espacio-disponible-cuatro

¡Suscríbete a nuestro boletín!