comprar en amazon
Las nueve musas
F. H. C. Crick

En torno al cerebro. Entrevistar a F. H. C. Crick

F. H. C. Crick acudió puntual a la cita. Venía con una publicación sobre el cerebro en la mano.

Después de un mutuo saludo dándole yo la bienvenida, comentó respecto al libro que me mostró:

C– Acaba de aparecer con una colaboración mía. Aunque solo recientemente me he ocupado en serio de la neurobiología, tengo algunas impresiones sobre el tema, y tal vez algunas sugerencias que puedo hacer.

G- ¿Cómo se plantean ahora las investigaciones científicas sobre el cerebro?

C– Se estudia el cerebro a muchos niveles y con distintos enfoques, desde el nivel molecular en sus sinapsis hasta el de formas de comportamiento. Con ángulos diversos: químico, anatómico, fisiológico, embriológico o psicológico. También se investiga el sistema nervioso de animales diferentes, desde simples invertebrados hasta el mismo hombre.

G-Hay una gran acumulación de datos ¿Se sabe ya qué es el cerebro?

C– A pesar del importante incremento de conocimientos detallados en este campo, el modo de funcionar el cerebro humano sigue siendo un misterio.

G- Usted se ha planteado el tema del cerebro desde la neurobiología ¿Puede dar alguna indicación sobre sus procedimientos?

C– Podría ser conveniente diferenciar, en primer lugar, los temas que pueden ser de alguna forma explicados de aquellos, en segundo lugar, sobre los que no se posee ninguna explicación actualmente. Precisamente, con un procedimiento así estuve con James Watson investigando la estructura del ADN.

G- ¿Qué temas pondría Usted en el primer grupo.

C– En el primer grupo, pondría temas como el de la naturaleza química y eléctrica de las neuronas y sinapsis, la habituación de cada neurona o los efectos de la droga sobre el sistema nervioso, por ejemplo. De un modo sobresaliente, pondría en este primer grupo la neuroanatomía, la neurofarmacología o la neurofisiología.

Tampoco el desarrollo del cerebro pienso que sea un tema muy misterioso, aunque desconozcamos procesos que se producen en el crecimiento del embrión.

G- ¿Qué opina del tema de la percepción?

C– La percepción pertenece a nuestra experiencia subjetiva, y tal vez implica el funcionamiento de gran cantidad de neuronas conectadas entre sí por muy complejos caminos. Sería muy conveniente investigar lo más posible acerca de niveles inferiores en los que sea posible la experimentación. Pero es preciso tener en cuenta las teorías que traten directamente de la elaboración de información en sistemas grandes y complejos, ya se trate de la información proveniente de los sentidos, de las instrucciones que parten hacia los músculos y glándulas  o del flujo de información que se da entre estos dos extremos en la gran cantidad de neuronas activas.

G- ¿Qué opina sobre la percepción visual en concreto?

C– Nuestra representación del mundo es vivida, y además los seres humanos somos visuales en grado muy alto. Por otra parte, la experimentación en este campo tiene posibilidades abiertas.

G- ¿Compararía el cerebro con nuestras computadoras?

C– Es una comparación que se presta a muchos malentendidos. En la computadora la información se procesa a un ritmo rápido y en serie. Pero el ritmo es muy inferior en el cerebro, aunque la información puede ser tratada en millones de canales paralelos. Si las neuronas del cerebro son menos fiables, sucede que la eliminación de una pequeña cantidad de las mismas probablemente no produce ninguna diferencia perceptible en el comportamiento. Y en la computadora, la remoción de solo uno o dos de sus elementos puede trastornar todo el proceso de cálculo.

La computadora opera ateniéndose a un código binario, mientras que el cerebro parece se guía por procedimientos de señalización menos rigurosas, sin embargo, y a la vez ajusta el número y la eficiencia de sus sinapsis, por sutiles y complejos procedimientos, para adaptar sus operaciones a la experiencia. La computadora ni siquiera es capaz de aproximarse a nuestra capacidad de reconocer configuraciones.

G- Parece que todavía nos queda la esperanza… ¿Podríamos limitar nuestra investigación a los procesos conscientes para obtener resultados en el tema de la percepción?

C– Tampoco tenemos todavía una descripción de la percepción consciente que aclare nuestra muy directa experiencia de la misma. Aunque podemos por el momento dedicarnos a estudiar otros problemas locales con la espectativa de conseguir en algún momento un planteamiento certero del conjunto. También ha de advertirse que nuestra introspección puede engañarnos a todos los niveles.

G- ¿Quiere decir que rechaza el método introspectivo?

C– No, no se trata de que haya que abandonar del todo el método introspectivo para estudiar nuestros procesos mentales, como han pretendido los conductistas. Pero lo que el organismo hace solo lo podemos saber observándolo. También es dudoso que para conocernos a nosotros mismos todas las respuestas se consigan a base de estudiar animales inferiores. Tal vez nos quede un largo camino que recorrer, por muy vital que sea el conocimiento que buscamos.

G- Usted se ha referido al “yo” como la poderosa ilusión de un homúnculo cuando se investiga el cerebro. Pero al referirnos al “yo” ¿no se suele prescindir de que el yo es uno de los varios pronombres utilizables? Y esta exclusiva atención al término “yo” ¿no parece una equivocación más que una ilusión?

Es cierto que “vemos”, pero también que “nos vemos”. Y ese “vernos” ¿no es también constitutivo de la forma que adquiere la intuición del propio “yo”?

¿Sueña el rey que es rey? ¿Es el yo, un viajero imaginario?

En aquel momento, fue un camarero del hotel el que se aproximó a nuestro lugar para preguntarnos amablemente qué íbamos a tomar, y nuestra conversación quedó interrumpida. Pedí un café cortado. Fue como si despertase de un sueño.

Recordé entonces un texto del Fedón, imprescindible diálogo platónico, cuando Sócrates, antes de beber el veneno de la cicuta, comenta con un ejercicio de lo que en el Dinamorfismo Filosófico denominamos Razón Inclusiva:

“¿….o tienen razón los poetas al cantarnos sin cesar que en realidad nada vemos y oímos?”

Será la puesta del sol la que le señale a Sócrates su última hora. Pero nos quedan las palabras.

En mi adolescencia practiqué con este diálogo la traducción escolar del griego. Fue una suerte que desearía para las siguientes generaciones.


 

La revista agradece sus comentarios. Muchas gracias
Guillermo Menéndez del Llano

Guillermo Menéndez del Llano

Guillermo Menéndez de Llano Menéndez (1942)

Doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación.

Su tesis doctoral tiene por título “Análisis Estético de una Carpeta de Dibujos Geométricos”. Consiste esta tesis en la propuesta de un análisis estético que se forma en la consideración de un objeto, una carpeta de dibujos, que a su vez va modificando sus formas en un dinámico proceso a lo largo de varios años. Más de una década. Es un procedimiento que se aproxima mucho a la posición de Hans-Georg Gadamer cuando recuerda que para Aristóteles la idea de un método que pueda ser decidido antes de penetrar la cosa es una falsa abstracción, porque es el objeto mismo el que debe determinar el método de su penetración. Añade Gadamer que un método que autoriza a separarse del campo investigado puede conducir en las ciencias humanas al desconocimiento específico de ese campo de investigación. Cita Gadamer también a Hegel para el que todo método es un método ligado al objeto mismo. Añadiré por mi parte la advertencia de que ese método de análisis elaborado ante el objeto mismo que se busca penetrar, a su vez transforma el objeto mismo que va conociendo. Esta advertencia señalada es una observación constatable en el caso de esta tesis sobre una carpeta de dibujos desarrollada a lo largo de más de una década. (1970-1990). Circunstancias y situaciones son referencias que tampoco pueden ser obviadas en el proceso formativo de las expresiones artísticas.

1991, 28 de enero. Investidura solemne de Doctor en la Universidad Complutense de Madrid.

En 1997, y hasta el año 2000, también con exposición de obra propia, coordina en el Museo Barjola de Gijón encuentros periódicos de artistas con el tema de La Mirada en el Agua. Más de un centenar de reconocidos artistas participaron en estos encuentros anuales. Durante este período, y en el contexto de estos encuentros, la espiral va protagonizando el dinamismo de sus formas visuales.

Dedicando varios años a la docencia, fue Catedrático de Filosofía en el IES Universidad Laboral de Gijón.

Con numerosas publicaciones en diversos medios desarrolla su reflexión teórica en la línea del Dinamorfismo Filósófico.

portada-almanzor

¡Suscríbete a nuestro boletín!