Las nueve musas
almudena
Catedral de la Almudena - Madrid
Portada » El valle de las recaídas

El valle de las recaídas

promocionamos tu libro

En otra nueva tuerca de la espiral de ineficacia de este gobierno, que todo lo esboza sin ponerle tinta, que renquea más que camina (y ya de paso, lograr que todos avanzásemos un poco), el Valle de los Caídos vuelve a cobrar un protagonismo insultante e injusto, y reabre la jactancia con la que viene envuelto este bochornoso desafío.

Ahora la familia del dictador nos deleita con una nueva pirueta especulativa.

Los restos de Franco (si incorruptos o no, aún está por ver, pero de estarlo, facilitarían mucho una posible beatificación y dispararía la venta de relicarios y pulseritas) pueden ir a parar a la Almudena de Madrid, con lo que se lograría que el Palacio Real, la Plaza de Oriente, y la citada Catedral se erijan como una suerte de Port Aventura para fascistas, y por qué no, una localización ideal donde poder celebrar el día del orgullo franquista, y a tan solo un paso ya de la Gran Vía, donde afines a la causa logren estrenar “Franco, el Musical” y derrocar así al “El Rey León”, otro gobierno ilegítimo más de los tantos que acumulamos. Así se lo han hecho saber al ejecutivo. Y no se amparan en vericuetos legales o legalistas. La familia Franco  tiene posesión de cuatro tumbas en tan sagrado recinto. Ya sabe, se vende criptas en buen estado, y aprovecharon la oferta. Dos de ellas están ocupadas por la hija de Franco y su marido. Las otras dos, podrían ser para el dictador y su esposa, cuyos restos también tendrían que trasladarse, no vamos a tener tiempo para tanto desfile. La Iglesia no se siente cómoda con esta nube negra que se cierne sobre su santa casa. Pero también ellos deben guardarse su opinión donde mejor les quepa. La tumba no les pertenece. Son de los Franco, y los Franco pueden campar por sus fueros. Un adalid tan notable de la propiedad privada como la Iglesia se lo garantiza.

Y nada de hacer esto con sigilo y sin muchas algarabías. No. La familia quiere honores militares, y una marcha militar, y que suene el himno (¿podrá cantarlo Marta Sánchez mientras enjuga un pañuelo tras otro?), que haya misa, y fanfarrias. Resulta extraño que no hayan pedido que se declare día festivo, aunque quizás es pronto. Al fin y al cabo, ni tan siquiera hay amagos de sacar los restos.

A ver si con tanto intento de no herir sensibilidades vamos a terminar por matarlas.

Por no mencionar que a caudillo revuelto, caudillo de repuesto.

José María Aznar

Aznar, después de su psicodélico hit “España no participó en la guerra” y su mega éxito trap “desiertos remotos, montañas lejanas” nos presenta ahora “Estamos viviendo momentos que recuerdan a los episodios del 34”. Sin mezclas, sin remixes. Aznar es su estado más puro. Más allá del disparate histórico, las continuas injerencias e interferencias del ex presidente en la vida política tienen todas las trazas de acometerse de manera premeditada, buscando la herida. Es obvio que no le resulta nada llevadero el saber que no hay forma de que vuelva a la política activa, por mucho que se lo pidan o que él mismo lo insinúe. Pero pasarse la vida agitando inestabilidades rozaría lo ridículo si no fuera porque conlleva un nuevo desinterés por la realidad de una sociedad despreciada por esta retórica de aspirantes a tiranos.

En fin, a seguir esperando.

Dicen que la historia se repite.

No tenemos esa suerte.

Al parecer, ni toda la transición, ni la nueva constitución ni los sucesivos gobiernos que llegan al Congreso sirven para nada que no sea permitir que otro Franco sea el que decida qué se debe hacer.

Emilio Calle

Emilio Calle (Málaga, 1963)

Crítico de cine y guionista, ha publicado el libro de cuentos “Imaginando rutas” (Huerga & Fierro, 1999), y las novelas “Linda Maestra” (Ediciones Libertarias, 1995), “La estrategia del trueno” (Huerga & Fierro, 2001) y “El hombre que pudo salvar el Titanic” (Editorial Martínez Roca, 2010, reeditada por Editorial Planeta ese mismo año).

Asimismo es coautor de “Los barcos del exilio” (Oberón, 2005 y RBA, 2010), escrito junto a Ada Simón.

Durante diez años trabajó en “El País”, en “Tras la pista”. Y colaboró en Onda Vasca en el programa “Melodías de Seducción”, dedicado a la música en el cine.

También estuvo cinco años en el suplemente infantil de “ABC”, y ha colaborado con diversos periódicos tanto nacionales como internacionales.

Actualmente prepara su nueva novela.

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

publi
servidores wordpress

¡Suscríbete a nuestro boletín!

Secciones

¡Suscríbete a nuestro boletín!

Nuestras redes

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.

Centro de preferencias de privacidad