Ahora que dispone de más tiempo para él, ha decidido volcar sus energías –“soy ansioso por naturaleza”– en la literatura, en la creación de personajes a los que busca comprender y en cuya piel necesita ponerse. No estamos ante una historia de médicos escrita por quien sabe todo sobre la profesión aunque sí aproveche el autor su experiencia acumulada escuchando tantas historias de pacientes a lo largo de tantos años pasando consulta. Hay mucho de la personalidad de Díaz-Rubio en la trama de una historia, emotiva y entretenida a partes iguales, con sus bien medidas dosis de intriga. Ha escrito la peripecia de un hombre hecho a sí mismo que salió un día de un pequeño pueblo de Asturias dispuesto a cruzar el Atlántico para probar suerte y a la vuelta mejorar la situación miserable de los suyos. Una obra que destila la pasión de Díaz-Rubio por no dejar nunca de aprender, por los libros y la música, por el rigor y el trabajo en equipo.

Entrevista al autor en hoyesarte.com (Luis Pardo)