Las nueve musas
José Manuel Villarejo
José Manuel Villarejo
Revista Las nueve musas » Dimite o revienta

Dimite o revienta

Con tanta dimisión fulgurante en ciernes, al final terminaremos echando de menos a esos políticos que no hace tanto se aferraban a sus escaños o a sus cargos con la misma fiereza con la que es de suponer que Cristina Cifuentes sujetará su bolso cuando vaya de compras a unos grandes almacenes para evitar los estragos cosméticos de todos esos “no me di cuenta ” y “fue sin querer” que hicieron presa en ella, un virus este, por cierto, que ataca incluso fuera de nuestra órbita, como le sucede a Pedro Duque, ex-astronauta y también en los albores de ser ex-ministro (tras descubrirse posibles amaños en eso tan de moda que se conoce como “ingeniería fiscal”), quien ahora dice que si hay errores, los corregirá.

Ya se sabe, en el espacio nadie puede oír tus gritos. Y mucho menos Hacienda. Otro que dice que no se irá mientras la historia ya le está abriendo la puerta de salida.

dolores delgado
Ministra Dolores Delgado

Deben tener más cuidado los que se jactan de que este gobierno tiene el récord de dimisiones en sus poco más de cien días. Nadie duda de que esa cadena de abandonos a la salida de la carrera pueda ser muestra de cierta higiene democrática. Pero también da cuenta del poco rigor que se utiliza a la hora de elegir ministros, de lo poco que sabe de ellos quien los nombra, y por parte de estos, cierta languidez a la hora de jurar sus cargos, con la conciencia muy limpia y el bolsillo muy lleno de irregularidades. Uno no se debe alegrar de que haya epidemias tan sólo porque se posee la cura, no vaya a ser que el remedio ser revele al final como más letal que la enfermedad que se pretendía combatir.

Las recientes acusaciones del simpar Villarejo (antiguo comisario, detenido por cohecho y blanqueo de capitales) contra la ministra de Justicia, Dolores Delgado, han tomado una deriva de lo más inquietante. Toda la oposición en místico arrebato se ha lanzado contra ella con lo temerario que resulta darle credibilidad a un facineroso de ese calado. No porque lo que desvela no tenga fundamento, y no solo la posible participación de la ministra en esas reuniones de canallas debe quedar aclarada, también parecería necesario esclarecer si es cierto lo que se asegura en esas hediondas conversaciones. Pero es que los mismos que ahora aplauden sus malabarismos y su retorcida búsqueda de redención penal, cerraron filas para arremeter contra el comisario, después de que éste desvelase algunas grabaciones sobre las turbias relaciones entre nuestro Rey emérito y Corinna Larsen, cuyos eméritos aún están por desvelarse, a quién el viejo cazador de elefantes y osos borrachos le prestaba toda su confianza. El juez que lleva la causa donde se investigan los frutos obtenidos en la “Operación Tándem” archivó la investigación de los comprometedores audios.

¿Así funciona?

Si acusa a la ministra, se le extiende un cheque en blanco a su credibilidad. Pero si apunta y dispara al antiguo monarca, es un facineroso y una sentencia lo calla.

Pablo casado
Pablo Casado – Presidente del Partido Popular

Ahora, la justicia da un nuevo revés para intentar despejar todo este camino de incertidumbres y comportamientos inmorales. El Tribunal Supremo archiva la posible causa contra Pablo Casado por las irregularidades en sus estudios. No descarta que pudiera recibir “trato de favor”, aunque eso “no constituye delito”. Y se sienta jurisprudencia. No deben ser pocos los que hayan respirado aliviados. Ética para principiantes. Busquen y rebusquen en mi pasado, dirán ahora. Lean las tesis que no se han escrito y asistan a aulas donde nadie más iba. El trato de favor no se ve con malos ojos por el tribunal superior en todos los órdenes (civil, penal, contencioso-administrativo y social, todo menos lo relativo a la Constitución). Y los títulos obtenidos de manera poco clara pueden regresar a las paredes y resacarles todo el brillo que no tienen. Casado, lógicamente, se muestra exultante. Se ha salvado de la espada de Damocles que no se aleja de la jefatura de su partido, y un tribunal le avala por haber hecho mal las cosas. ¡Bingo! Con semejante respaldo, su oratoria vuelve a mostrarnos a un político con nula noción de lo que dice en público (no es de extrañar siendo presidente de un partido donde líderes como Xavier García Albiol es capaz de contar cinco palabras donde el resto del mundo cuenta siete), tras su misteriosa vindicación del rey y el agradecimiento que le debemos, por ejemplo, cada vez que en este país se realice un trasplante. Ahora nos deleita con una descripción generada (o degenerada) por su inquieto ingenio, y compara al actual gabinete de Pedro Sánchez” con  “la orquesta del Titanic”, dando a entender de manera muy barata y penosa que nuestro barco se hunde, pero sin recordar que, excepto para él, los músicos que iban a bordo se transformaron en los grandes héroes de la tragedia, y hoy son el símbolo más admirado de lo que pasó.

Pésima comparación, señor Casado, por mucho que viva el rey.

Menos mal que para no perder los grandes referentes, tanto perdón institucional anima a antiguas glorias de las más bajas corruptelas a desplegar de nuevo sus artimañas. ¡Francisco Camps regresa! En un acto de entrega y sacrificio, asegura que si se lo piden en su partido no le importaría postularse como alcalde de Valencia (y a la sazón, fallera mayor, de todos es conocido su querencia por el corte y la confección, y lo abarrotado de sus armarios). Vieja guardia, de los que no dimitían, de los que ya puede lloverle las acusaciones que con abrir el paraguas de la impunidad les basta.

Cualquier cosa con tal de despreciar lo que debería ser algo totalmente normalizado.

Dimite o revienta.

Eso sí, si no estás aforado, en cuyo caso… ¡que revienten los demás!

Emilio Calle

Emilio Calle

Emilio Calle (Málaga, 1963)

Crítico de cine y guionista, ha publicado el libro de cuentos “Imaginando rutas” (Huerga & Fierro, 1999), y las novelas “Linda Maestra” (Ediciones Libertarias, 1995), “La estrategia del trueno” (Huerga & Fierro, 2001) y “El hombre que pudo salvar el Titanic” (Editorial Martínez Roca, 2010, reeditada por Editorial Planeta ese mismo año).

Asimismo es coautor de “Los barcos del exilio” (Oberón, 2005 y RBA, 2010), escrito junto a Ada Simón.

Durante diez años trabajó en “El País”, en “Tras la pista”. Y colaboró en Onda Vasca en el programa “Melodías de Seducción”, dedicado a la música en el cine.

También estuvo cinco años en el suplemento infantil de “ABC”, y ha colaborado con diversos periódicos tanto nacionales como internacionales.

Actualmente prepara su nueva novela.

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

cinco-por-cinco-portada-ebook
al-final-del-arcoíris
en-el-lago-español
portada-almanzor
41fiphfagjl
desde-rusia-con-recuerdos
kedma-hacia-el-oriente
  • servidores wordpress

Secciones

en-el-lago-español

¡Suscríbete a nuestro boletín!

cinco-por-cinco-portada-ebook
desde-rusia-con-recuerdos
al-final-del-arcoíris

Nuestras redes

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.