Las nueve musas
Helicón
Portada » Del azufre a la burla

Del azufre a la burla

¿Puede algún ser humano pensar que una superpotencia mundial donde,  la concepción del modo de vida  y  los sueños a futuro se ensalzan, existan   personas que hayan considerado que  violentar  las normas y cercenar la soberanía  de un país por el mero hecho de  un interés geopolítico para hacerse de sus recursos naturales, pase inadvertido?

¿Se puede imaginar que el presidente de los Estados Unidos de Norteamérica  crea posible que con toda esa acumulación de acciones erráticas en materia de las relaciones internacionales, su mandato ancle en un buen puerto?

trumpDespués de lo observado en el 73 período de  sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas no caben dudas,  el presidente de Estados Unidos se lo está creyendo.

Pocas veces, en una sesión  de la Asamblea General de la ONU, donde se debaten asuntos de interés para la toda la humanidad, un presidente  se exponga de manera tan incoherente y provoque risa entre los asistentes a este tipo de encuentros.  Donald Trump con su tono imperial lo logró.

En su discurso, seguido hasta el detalle, y donde  acentúa su premisa de América Primero el magnate inmobiliario, ahora presidente, comenzó haciendo loas a su mandato que ya va por dos años y que al decir de él, presenta logros extraordinarios como el desarrollo de la economía, la bolsa más alta de la historia y un poderío mayor de las fuerzas militares.

En realidad cuando la economía va mal, se culpa a los presidentes porque las caídas son originadas por choques externos o agentes cíclicos y a la vez permiten, como en este caso, ensalzarse cuando las cosas avanzan a  buen ritmo. Y conociendo la personalidad ampulosa de Trump, seguramente no pasaría por alto  este detalle. 

De ahí que la revelación de los números del crecimiento del PIB en el segundo trimestre del año certifique la  celebración pública porque son cifras irrefutables. Impulsada por los recortes de impuestos, la economía estadounidense registró una tasa de crecimiento  de un 4,1 por ciento, el de mejor desempeño desde el tercer trimestre de 2014.

Otro indicador a tener en cuenta es el del desempleo que bajó al 3,7 por ciento en septiembre, la menor cifra en 49 años.

No obstante, si todo va tan bien como dice, ahí están las elecciones de medio término de noviembre a la que algunos especialistas denominan encuesta en gran escala de la gestión de Trump, habría que ver si los electores le siguen dando un voto de confianza al magnate y su gobierno para que avance en sus propósitos. 

En otro aspecto planteado por el presidente norteamericano  en el plenario de la Asamblea General de la ONU,  hace  referencia a que en política exterior, su país rechaza el “globalismo” y da paso al “patriotismo”, en tanto amenazó con imponer nuevas sanciones para aislar a Irán y a Venezuela, en este último caso donde no descarta una invasión militar con aliados de la zona latinoamericana.

Con impudencia sin límites se vanaglorió de los avances y cambios históricos que  se alcanzan en Yemen y Siria gracias a su gobierno. Pero, qué es Yemen en estos momentos sino un país en franco período de depauperación a causa de una guerra que tiene como gran propósito  dividir nuevamente a una nación ya reunificada. ¿El objetivo final? Apropiarse no solo de la parte más rica económicamente sino lograr una posición estratégica a cualquier costo.

Si lo que acontece  en territorio sirio   “le rompe el corazón”, ¿por qué buena parte del armamento empleado por los terroristas es de procedencia norteamericana y de países de su coalición?; elemento muy bien  emplazado en el tablero de la guerra.  

Y si tanto le duele al magnate lo que ocurre en Siria ¿por qué un mes después de pronunciar tan dramáticas palabras en el estrado de la ONU, su fuerza aérea bombardea con fósforo blanco zonas de ese país?. ¿A cuántos pretende  engañar?

Bashar Al Assad
Bashar Al Assad

Otro tanto hizo con las armas químicas, al estilo de Iraq, el mismo guión. Amenazó con adoptar las medidas necesarias si Bashar Al Assad emplea armas químicas contra su propio pueblo. Cuánta falacia

Tampoco Trump  debe imaginarse que el menos avezado en materia política, conoce  de los miles de muertos  que deja ya ese conflicto aupado por  Estados Unidos y sus aliados con el objetivo de cambiar la geografía y el orden político del Oriente Medio, cuestión que dicho sea de paso, no han podido lograr y sólo han dejado tras de sí,  países con infraestructuras destruidas, desolación, muerte y migraciones.

Cuánta hipocresía en el afán de la América First. En  su  incontrolable guerra Comercial contra China y Rusia afirma el presidente estadounidense que solo pretende defender sus intereses y que “Estados Unidos no permitirá que se aprovechen de él más”. Obvia que en el mundo existe una Organización de Comercio y por ende las afectaciones que a nivel global ya se están sucediendo, por los aranceles.

Este fue el segundo discurso que pronuncia Trump ante la ONU  durante su mandato, allí sostuvo  un firme rechazo al multilateralismo, con el argumento de que “las naciones soberanas e independientes son las únicas en las que la paz ha prosperado jamás” y  pidió a los asistentes a la Asamblea General, elegir juntos  un futuro de patriotismo, prosperidad y orgullo”.

Propongámonos un punto de  razonamiento y con mucho cuidado, porque los augurios no parecen ser alentadores en ningún sentido. El American First preconizado por el inquilino de la Casa Blanca, puede estar inspirado por un nacionalismo a toda costa y globalmente la humanidad ya tiene la experiencia de ello cuando se aplica a escala extraterritorial. La desmesura de tales posturas  profundiza, entre otros factores negativos, sin dudas  el antisemitismo.

Por otro lado, en medio de toda esta barahúnda, Trump ya probó que se puede llegar a presidente  y ahora  quiere su guerra y tiene abiertos varios frentes;  este acápite lo asegura con la subida del presupuesto militar en un 6 por ciento a 601.000 millones de dólares y el indicador de la seguridad nacional  que creció un 35 por ciento a 608.000 millones de dólares. Sólo resta que el mundo no observe los toros desde la barrera, que tome partido y no se pliegue a los designios de un hombre que  considera al orbe una empresa.

Porque seguramente, si seguimos los vericuetos del trumpismo en esa materia, palpamos como hoy ya se vislumbra una ruptura del tratado de armas de alcance medio con Rusia y  rompió  el acuerdo nuclear con Irán; entonces, las amenazas acechan y esos frentes de fácil volatilidad a los que hicimos mención anteriormente podrían dinamitarse y dar lugar a las nefastas consecuencias que ello puede acarrear para todo ser vivo sobre la tierra.

Por otro lado, el patriotismo, tiene sus aristas y depende de las perspectivas con que se le valore; el de Trump es de tipo hegemónico y  se precisa  aguzar los sentidos con cautela.

En estos momentos y aquí no se trata del desmontaje de un discurso de alguien sino de desentrañar o exponer los riesgos de  ideas y  palabras que engloban al  formato de ley Imperial por provenir precisamente del Presidente  número 45 de la Unión.

Con certeza lo estamos viviendo, sino observemos el planteamiento en aquel escenario donde dejó bien claro  que limitaría a un 25 por ciento su contribución a las misiones de paz de la ONU y avisó de que revisaría la ayuda exterior que su país concede a otras naciones. Así expresó:”De ahora en adelante, solo vamos a dar ayuda extranjera a los que nos respeten, y francamente, a los que son nuestros amigos (…).

Unos meses después el máximo representante de la nación estadounidense con su característico devaneo confirma ante el mundo que es hora ya de cobrar a sus aliados el precio por apoyarlos dejando en entredicho a la monarquía saudí que por estos días ha cobrado protagonismo escandaloso tras la muerte del periodista Jamal Khashoggi en el interior de la embajada  saudita en Turquía, hecho con el cual se han caído varias caretas y uno  del grupo, Israel prefiere silencio y distancia.

Es conocido que Estados Unidos financia actualmente el 28 por ciento de las misiones de mantenimiento de la paz de Naciones Unidas, que cuentan con un monto total de $7,900 millones. Los primeros efectos recayeron ya en Palestina a la cual le fue retirada la contribución destinada a los refugiados.

Y ¿por qué no le parte el corazón lo que  está sucediendo ahora mismo en Gaza, territorio cercado por Israel y donde sus habitantes se inmolan cada día en las marchas del retorno?;  allí falta el agua, la electricidad y escasean los recursos para la salud y los hospitales. Hacia  ahí iba el financiamiento cesado. 

Por otro lado,  según Trump la migración hay que contenerla con muros, haciendo respetar las fronteras;   con esa  insensatez  ratificó no participar en el nuevo Pacto Mundial sobre Migración, asimismo calificó, con total  falta de ética y diplomacia, a organismos multilaterales como espacios burocráticos administrados por la ONU.

Qué se puede esperar del presidente de Estados Unidos, cuando es capaz de separar a miles de  hijos menores de sus padres, por el estatus migratorio, solo con el fin de echarlos de su país

La descarriada intervención de Trump en la ONU de hecho queda ya para la historia porque  en sus dislates constantes, solo echó por tierra las normas que éticamente debían primar en la principal figura de un país, independientemente de la plataforma programática que internamente tenga su gobierno. Sencillamente faltó estilo.

Aunque la imprevisibilidad  es la característica demostrada en su modo de actuar, no existe, dicho por él mismo, ningún síntoma de demencia pero su actitud tiene mucho que ver con los rasgos de su personalidad.

Estos casos son recogidos en la literatura especializada y se  ajustan  a conceptos bien definidos. Por ejemplo, el rasgo histérico o el histrionismo consistente en  “llamar la atención pública y ser temerario en sus afirmaciones sin importarle la opinión de los demás debido a  su evidente falta de moralidad”.

Ahora bien, el sólo hecho de ser el presidente de la primera potencia mundial presupone otro tipo de proyección, a sabiendas de que siempre los  gobernantes estadounidenses, muestran su prepotencia y hegemonismo, en esta oportunidad fue además de desmedida, absurda y ridícula. Nada de orgullo americano. Este se fue por la borda.

La ex consejera  de Seguridad Nacional del país norteño Susan Rice, reafirma nuestro punto de vista al significar …” Estados Unidos está solo y ridiculizado entre las naciones del mundo, por las políticas del presidente Donald Trump”.

Y más adelante la ex funcionaria señala en su artículo publicado en  The New York Times… “los estadounidenses sufrieron la humillación adicional de ver al mundo estallar en carcajadas ante su presidente, cuya falsa bravuconada ya no provoca conmoción, sino que invita a la burla”, y lo hace en un escenario donde diplomacia y estilo se deben entrelazar para comunicar los mensajes, proyectos y propuestas.

Aquí se trata, reitero, de una postura y un accionar, pues no todos los días estamos  en presencia de un acontecimiento como este de ver reunidos a la mayoría de los jefes de estado y gobiernos enfocando desde sus puntos de vistas los asuntos que de una forma u otra le atañen  no sólo a sus países, sino a la humanidad.

Estamos convencidos que puede lograrse un consenso o no en el análisis de los temas, y de hecho hay opiniones incluso para reformar a la ONU, no obstante este es el organismo internacional con que se cuenta para en ese contexto exponer y contribuir en buena medida a salvaguardar los derechos de  miles de millones de seres humanos.

Pero cuando se pierde la óptica esencial, entonces suceden hechos como los suscitados por el presidente estadounidense que continúa con la línea de pretender  poner al mundo a sus pies, ah! y afianzándose como un furibundo tuitero. Así lo valoro.

Roberta Jacobson
Roberta Jacobson

Si continuamos  a lo interno del despacho oval  de las personalidades que opinan, muy   reciente la ex embajadora Roberta Jacobson quien renunció en mayo a su puesto como representante en México, afirmó que “el caos en la toma de decisiones en la administración de Donald Trump socavó la diplomacia y los intereses de Estados Unidos en el mundo”.

Tan es así que, según alude la ex funcionaria de la Casa Blanca, en   su artículo de   octubre del presente año en el diario The New York Times  siente  alivio por haber dejado el cargo y no tener que defender  ya lo indefendible, pero a la vez significa la alegría  de haber escapado del desorden del que fue testigo por más de un año.

Asimismo, hace referencia que “Cierto caos es normal al comienzo de una administración, pero bajo este gobierno fue extremo”.

También recuerda que unas 30 misiones diplomáticas estadounidenses están aún sin embajador y cita las de Arabia Saudita y Pakistán.

Con certeza recordarán que fue Roberta Jacobson quien guió todo el proceso de restablecimiento de relaciones diplomáticas de Estados Unidos con Cuba, interrumpidas por más de cinco décadas, donde mostró categoría  profesional  para sortear escollos de antaño. Por todo esto, su testimonio es más que valioso.

Aquí, nuevamente decisiones trumpistas hacen retroceder lo que otrora constituyó un paso de avance.

El vaivén de Trump  cambió de rumbo y hace sonar los tambores hacia América porque en Medio Oriente la tiene perdida, solo existen patadas de ahogados, aunque respire todavía y conserve en parte, el andamiaje que lo soporta. Ese es el riesgo para la humanidad toda.

En este  universo de contrastes es válido traer a colación  otros elementos al cierre, independientemente de las ópticas ideológicas con que nos identifiquemos, pues no resulta ocioso en aras de reafirmar la objetividad y veracidad  de nuestros puntos de vista.

Para ello, nos remitimos  a  anteriores  sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas y encontramos, no por azar,  que en el mismo sitio donde una vez el presidente  Hugo Chávez expresó que  el estrado  olía a  azufre tras la intervención de George Bush, ahora  la tribuna utilizada  por el  impronosticable Trump, quedó impregnada de otro tipo de olor: el de la burla.

Laudelina Manzano Bell

Colaboraciones

Colaboraciones

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

publi

¡Suscríbete a nuestro boletín!

  • SeedingUp | Digital Content Marketing

Secciones


¡Suscríbete a nuestro boletín!

Nuestras redes

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.

Centro de preferencias de privacidad