Las nueve musas
ataqque químico
Portada » De Siria y otros espejismos

De Siria y otros espejismos

No dejan de ser dignas de estudio las reacciones al ataque llevado a cabo en Siria por Estados Unidos, en colación con Francia y Reino Unido.

Con esa sorna que ya tiene casi todo comunicado llegado desde cualquier gobierno, al parecer se lanzaron 105 misiles en lo que se ha denominado como “golpe de precisión” contra posiciones de Bachar El Asad, y en respuesta al ataque con armas químicas contra la población ejecutado por el ejército sirio el pasado día ocho.

Ataque al ejercito sirio por EEUU y aliadosRecapitulemos. Siete años de guerra, once millones de desplazados, casi medio millón de muertos, un país de escombros y numerosas represalias con las mismas armas químicas que ahora conmocionan a la comunidad internacional. ¿Y de pronto toda esta carnicería le importa a los grandes gobernantes? Incluso a Mariano Rajoy Punto Com, quien tras comunicarse probablemente por WhatsApp con Trump (ambos estadistas ya maduritos, pero de espíritu altamente ““millenial””, gustan de Twitter para airear sus respectivas desvergüenzas) se ha plantado frente a los micrófonos para acusarnos a todos de olvido: “les recuerdo que el ataque con armas químicas es un crimen contra la humanidad”, aunque quizás a quien no se le debería olvidar es a él, uno piensa que ese tipo de asuntos son parte del trabajo de un presidente, como debería serlo el cumplir con los compromisos adquiridos para acoger a los refugiados que huyen de las bombas que buscan matarlos y de las bombas que buscan defenderlos. Y se pone de efímera moda el proclamar un “no a la guerra” siete años después de su comienzo, y analistas políticos amparan el ataque porque ellos son los verdaderos antibelicistas, y así forjar un espejismo que intente convencernos de que, al menos en intenciones, este es un mundo justo (o justiciero, por precisar).

Pero como el espejismo que es, no tardará en desaparecer y devolvernos al desierto de la ignorancia y la desolación colectiva.

Suele ocurrir.

Es como funcionan los espejismos.

master cifuentesAun estábamos bajo los estimulantes efectos que trajo la huelga de mujeres y las reivindicaciones de las mismas para ganarse derechos que le son robados sistemáticamente, todos queriendo sentir ese avance en un problema tan enquistado, cuando aparece la remasterizada Cifuentes para arrojar dudas sobre cuanta institución (pública, no está de más recordarlo) o persona que se le antoje. Aferrada con dientes, uñas y sonrisas a una mezquina mentira, disfrazada de persona y mostrando un desprecio insoportable frente a la prensa y a los ciudadanos que han depositado su confianza (y tal y como está el panorama, casi también sus propias vidas), en vez de ser consciente de su carrera política es tan inexistente como su máster, ha decidido apropiarse de la chulería, el despotismo y las malas artes de ese patriarcado del que tan pocas pueden escapar, y para rematar la faena enredarse en una guerra contra Soraya Sáenz de Santamaría, aunque teniendo a su lado a la sin par Dolores de Cospedal. Y esto se mezcla con las declaraciones de universitarias que, aún aturdidas por esta explosión de indecencia y despropósito, se quejan de que menudo panorama pedir trabajo en estos momentos siendo mujer, y llevando por delante un papel que demuestra (o no) que se ha formado en una universidad tan excelsa que incluso tiene más títulos concedidos que alumnos, menuda cima académica.

¿Y qué hay de Europa? Hasta hace unos días, nido de libertades, adalid de los derechos humanos, patria de patrias. Apelar a Europa era como señalar la zarza ardiendo. Y ha bastado una sola sentencia de un juzgado alemán que ha declarado que en los trámites para extraditar a Carles Puigedemont no ve el delito de rebeldía, e incluso el de malversación parece que tampoco será contemplado, para que nos pongamos a afilar las espadas. Ya no vivimos en esa Europa tejida con utopías, legalidad y juego limpio. Desde emprender acciones terroristas contra sus ciudadanos hasta tachar de nazi indeseable a cuanta persona o tema remita remotamente a lo alemán, la cuestión ha pasado a ser una afrenta personal, de esas de “eso no me lo dices en la calle”. De no ser porque el Mundial de Futbol está ya tan cercano, nuestro Presidente seguro les habría puesto en su sitio.

Y esa tabla de salvación que a veces parece Europa, con todos sus defectos, esa suerte de amparo que sirve de contrafuegos para que no se descontrolen los desmanes, se torna ahora en la personificación del enemigo tan sólo porque se limitan a respetar sus propias leyes.

Un espejismo más.

Así que podemos estar seguros de que todo este ardoroso interés por lo que sucede en Siria se mantendrá un tiempo. Y será objeto de miles iniciativas en las redes sociales. Y los líderes se pondrán sus máscaras de protagonistas, y,  tal y como hace nuestro siempre preclaro presidente, nos recordarán que matar a los niños con gases tóxicos es algo muy feo, y puede que hasta nos deleiten con algo de intrigas diplomáticas en esta escalada de tensión entre las grandes potencias, con el telón de una posible guerra nuclear de fondo. Pero el espejismo acabará por desvanecerse. Y regresará la sed, la muerte ha hecho su nido en aquella tierra, y se seguirán sumando escombros a ciudades y almas ya hechas escombros, y hasta les echaremos alguna que otra mano y unos cientos de misiles más, hasta que un día leamos la crónica de algún cronista quien, parafraseando a  Georges Arnaud, afirme:

Siria no existe.

Lo sé.

Yo he estado allí.

Emilio Calle

Emilio Calle (Málaga, 1963)

Crítico de cine y guionista, ha publicado el libro de cuentos “Imaginando rutas” (Huerga & Fierro, 1999), y las novelas “Linda Maestra” (Ediciones Libertarias, 1995), “La estrategia del trueno” (Huerga & Fierro, 2001) y “El hombre que pudo salvar el Titanic” (Editorial Martínez Roca, 2010, reeditada por Editorial Planeta ese mismo año).

Asimismo es coautor de “Los barcos del exilio” (Oberón, 2005 y RBA, 2010), escrito junto a Ada Simón.

Durante diez años trabajó en “El País”, en “Tras la pista”. Y colaboró en Onda Vasca en el programa “Melodías de Seducción”, dedicado a la música en el cine.

También estuvo cinco años en el suplemente infantil de “ABC”, y ha colaborado con diversos periódicos tanto nacionales como internacionales.

Actualmente prepara su nueva novela.

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

promocionamos tu libro.
lamejordemisvidas

promocionamos tu libro

promocionamos tu libro

promocionamos tu libro

seÑales
.promocionamos tu libro

promocionamos tu libro

americanah
.promocionamos tu libro
de-leones-a-hombres
.promocionamos tu libro

promocionamos tu libro

promocionamos tu libro

Secciones

Nuestras redes

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.