Las nueve musas
Portada » Cuando la condena es salvación

Cuando la condena es salvación

El berbiquí, tercera novela de Juan Bautista Rodríguez Aguilar (Madrid, 1973) – la preceden Umbrío, entre los muertos (2011) y La rueda del extravío (2013)- centra la atención narrativa en el dolor humano, al que da voz en primera persona un protagonista, Markus, a quien acompañamos en su rápida degradación hacia la muerte.

El BerbiquíJB Rodríguez Aguilar, escritor, bibliotecario y traductor, inventa para su novela un marco desde el cual la verosimilitud que reclamaba Aristóteles en su Poética como condición para la buena escritura esté asegurada: un bibliotecario –alter ego del autor- que ejerce su profesión en una Fundación hospitalaria. Éste será el punto de partida para el sólido lazo de amistad que se crea entre el bibliotecario y Markus, un interno de la Fundación, que acoge a enfermos de EPOC (Enfermedades Pulmonares Obstructivas Crónicas) en situación terminal, y que da pie a la narración.

Así, la estructura de la novela encaja una narración dentro de otra: la del bibliotecario, que siente la necesidad imperiosa de contar la historia de la degradación física y psicológica a causa del enfisema pulmonar de su amigo, y la del propio enfermo, Markus, cuyas palabras reproduce aquél.

La lectura nos sumerge, pues, en la profunda transformación que sufre la vida de un ejecutivo de una empresa de alta tecnología, fumador empedernido, en su división de CCI (Comunicación Cifrada Inteligente), encargado de un pionero programa que abre revolucionarias expectativas al mundo de la comunicación, a partir del momento en que le diagnostican una enfermedad degenerativa con fecha de caducidad. A partir de este momento no solamente su cuerpo se verá afectado, también su situación laboral y sus relaciones personales sufrirán en paralelo un severo perjuicio, que lo conducirá a la tumba de la mano de su afección.

Rodríguez Aguilar sitúa el grueso de la acción en Madrid (Matrice), si bien hace breves escapadas a Londres (Londinium) y a Amsterdam (Amsteluria), adonde sus viajes de negocios llevan al protagonista, nombres maquillados ligeramente no para camuflarlos, obviamente, sino como un guiño al lector para que lea en clave universal la historia narrada, como una alegoría. Su historia no es la historia de un hombre concreto, sino la de un prototipo, el del hombre contemporáneo. Tampoco es únicamente la historia del sufrimiento de un enfermo que afronta una muerte próxima y la marginación profesional y social. A pesar de que esto es lo que a primera vista pudiera parecer, la novela es una advertencia, una admonición contra la vida de competencia, desenfreno, estrés y superficialidad a la que nos aboca la sociedad en que vivimos. La enfermedad supone sencillamente el toque de atención a partir del cual el protagonista observa su vida y lo que ve a su alrededor. La enfermedad es una vía para su redención. En un giro que se manifiesta en la novela a través de un radical cambio de registro –las notas que escribe Markus en su diario- se nos hace partícipes de la profunda transformación que sufre el protagonista. En sus últimos dos años de vida, mientras espera la muerte, Markus experimenta muy rápidamente una involución religiosa, casi mística, que se le antoja como una revelación y le hace leer su enfermedad y su padecimiento como un camino de salvación que da sentido a su existencia: “Hoy, Señor, miro hacia atrás y contemplo el tiempo de Matrice como un periodo de iniciación. Todo aquel tiempo fue parte de un proceso preparatorio. […]. Solo hoy cuento con la distancia necesaria para discernir. Hoy, que estoy inmovilizado, sin nada a lo que dedicarme, me hallo por fin en condiciones de comprender. Ahora veo que todas esas cosas eran solo un principio, el paso previo de una nueva relación. Todas señalaban a un mismo punto. Eran una representación sufrida y sangrienta de lo que verdaderamente faltaba”. En forma de monólogo interior, de oración constante, de salmodia dirigida a Dios, Markus afronta el fin de sus días, reconciliado consigo mismo y en paz. Markus retoma la conversación con Dios que había dejado de niño. Con ello su vida se cierra en un ciclo de regreso al estado puro de la infancia.

Rodríguez Aguilar es un buen narrador, cuida los finales de los capítulos, que culmina con lapidaria densidad, y construye ambientes muy logrados a través de descripciones de la gran ciudad y de la vida de hotel del ejecutivo que se acercan a los paisajes del pionero cine expresionista alemán de visión futurista –Fritz Lang, Metrópolis– o que avanzara también la novela ciudadana de la primera mitad del siglo pasado. Y lo hace desde el flujo de conciencia de Markus, que conecta, como ya hiciera Goethe en su Werther, el paisaje contemplado con el estado de ánimo interior de quien observa. 

Se desprende de estas descripciones un reproche amargo al submundo en el que se mueven los ejecutivos de nuestro entorno, una crítica a esa sociedad fabricadora de unos personajes convertidos en “hombres sin afecto, sin vida, los auténticos mercenarios del siglo XXI”.


JB Rodríguez Aguilar

El berbiquí

Ed. Éride, 2014, 230 págs.

ISBN 978-84-16085-41-5

José Rico

José Rico

Oviedo (España) 1956. Gestor cultural.

Director-Editor de la revista de artes, ciencias y humanidades "Las nueve musas".

Fundador y administrador de la red social de escritores en lengua castellana "palabra sobre palabra".

En octubre de 2016 funda el Ateneo Las nueve musas donde se imparten cursos online de artes, ciencias y humanidades.

Autor, junto a Alonso Pinto Molina, del blog "Ángel González - poeta", homenaje al poeta de Áspero mundo y Tratado de urbanismo.

Editor de "MEMORIA 2012" (Editorial Círculo Rojo), "El viaje" (2013) Editorial círculo Rojo, "La gramática de las cigarras" (2014) Editorial Círculo Rojo. "En este banco" (2016) Ruíz de Aloza Editores

En agosto de 2017 comienza con el proyecto editorial Las nueve musas ediciones.

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

promocionamos tu libro.
lamejordemisvidas

promocionamos tu libro

promocionamos tu libro

promocionamos tu libro

seÑales
.promocionamos tu libro

promocionamos tu libro

americanah
.promocionamos tu libro
de-leones-a-hombres
.promocionamos tu libro

promocionamos tu libro

promocionamos tu libro

Secciones

Nuestras redes

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.