Las nueve musas
Cuando España fue nodriza de Europa
Portada » Humanidades » Historia » Cuando España fue nodriza de Europa

Cuando España fue nodriza de Europa

LA ESPAÑA MUSULMANA FUE EN LA EDAD MEDIA EL MAYOR CENTRO CULTURAL DEL MUNDO

Fue en la Edad Media cuando en la península ibérica existió el reino de al-Ándalus y brilló con luz propia la cultura andalusí, cuando Córdoba, la capital de aquel reino, se convirtió en la capital de Occidente. Al-Ándalus es algo más que un periodo de transición entre la antigüedad clásica u oriental y el Renacimiento.

Trabajando un jardín-Libro de los Antídotos

 

Lo que Europa debe al Islam de EspañaEl mayor historiador actual del campo científico, G. Sarton, afirma que la España musulmana fue en la Edad Media el mayor centro cultural del mundo. Y Cerulli escribe: “España, la primera entre las naciones en la defensa de la Europa cristiana durante los siete siglos de la Reconquista, fue la primera también en acoger y transmitir al Occidente europeo lo mucho que, en los diarios contactos de paz y de guerra, recibía en el campo de la cultura y del arte de aquel mismo mundo oriental al que se oponía en el campo de batalla” (“Il Libro della Scala”, Vaticano).

La enorme y seductora fuerza de la cultura andalusí, no por completo oriental —pues integraba valores autóctonos hispanos, latinos y norteafricanos—, se basaba principalmente en sus aportaciones científicas, artísticas y literarias. Tras sus saberes científicos se encuentra como fundamento la traducción de las obras de la antigüedad clásica, preludio de sus propios posteriores descubrimientos; tras su literatura se hallaban, sobre todo, la lengua árabe y la impronta del carácter hispano y de su poso cultural, fruto de la mezcla de los pueblos que con anterioridad colonizaron la península. Por ello, si hemos de definir la cultura andalusí por su característica fundamental, esa sería el “sincretismo”.

El Corán, que siempre se copió en lengua árabe, como en sus primeros años no todos los islamizados conocieran dicha lengua, se transmitió durante generaciones de boca en boca. Por eso, los primeros musulmanes de oriente, para asegurarse de que esa tradición religiosa transmitida oralmente era auténtica, idearon un método de crítica textual por el que se establecía una cadena de transmisión con todos los nombres (isnãd) que la habían ido difundiendo. Ejemplo: “Refiere Z, quien lo oyó de Y, y éste de X… etc. etc… y éste de A, que este último asegura que oyó al Profeta recomendar…”  Incluso escribiéronse en compendios las biografías de todos los tradicioneros.

De materia médica-Dioscórides

Este procedimiento, inicialmente empleado con el Corán, pasó luego a otros escritos, sobre todo literarios y científicos. Así puede seguirse el camino de difusión de descubrimientos precedentes y la aparición de otros nuevos que derivan de aquellos. Pueden investigarse cadenas que arrancan en el s.VII y alcanzan hasta el XII andalusí, para seguir la pista y la evolución de conocimientos científicos. Cuando el califa Harũm al-Rashĩd creó en el s.VIII la Casa de la Sabiduría en Bagdad, con ella se fundaba el principal foco difusor, que más adelante pasó a Córdoba[1].

Los primeros conquistadores musulmanes llegados a la península ibérica en 711 fueron en su mayoría norteafricanos prácticamente incultos, por eso las primeras décadas tras la invasión resultaron estériles culturalmente. Fue a partir de Abd al-Rahmãn I cuando comenzó a introducirse en nuestro país la cultura oriental. Gradualmente fue incrementándose la llegada de conocimientos orientales y, reinando su bisnieto Abd al-Rahmãn II, se manifiestan ya con claridad los resultados, comenzando a descollar los primeros sabios autóctonos andalusíes (poetas, polígrafos, médicos, astrónomos, filósofos, juristas, etc).

 

Aportaciones árabes u orientales que pasaron a Europa vía España:

La esfera armilar* Las cifras árabes se introducen en la primera mitad del s.IX por Abbãs ben Firnãs (Córdoba); el sistema de numeración de al-Jwarizmĩ, incluyendo el número “cero”, se consolidó en España, para más tarde pasar a Europa.

* El ábaco, por vía andalusí llegó hasta Gerberto y Boecio.

*El aprovechamiento del viento y las velas de barcos para molinos se usan en la península desde el s.IX para transportar y elevar agua o moler grano.

* En náutica, la vela latina (alla trina, triangular), el timón de codaste, cartas náuticas, el astrolabio, el cuadrante (más evolucionado que el de Ptolomeo), la brújula, etc.

* Mediado el s.IX se introduce en España la cría del gusano de seda (huevos traídos de oriente por al-Gazãl) y la fabricación del tejido de seda, llegando a lograrse excedentes para exportación y ser monopolio andaluz desde el s.IX hasta el XII (en Italia no  comienzan su manufactura hasta 1146 en Palermo, y Venecia tras la 4ª Cruzada).

* Introducción de nuevos sistemas de riego, métodos subterráneos de conducción de aguas (foggara, jattãra, exclusivo de España el sistema maŷrã _matrice en latín_ del que procede Maŷerĩt, Madrid); además, acequias, redes canalizadoras, atarjeas, norias, corachas (norias de relevo en altura, para dotar a ciudades elevadas), pozos artesianos…

* La fabricación del papel, que tuvo su origen en China y Turquestán en el s.V, llega a España en la primera década del s.X; entonces se funda en Šãtiba (Játiva, Valencia) la primera fábrica de papel de Europa, desde la que se exportó tanto a Occidente como a Oriente. El papel šatibĩ cobró gran fama. Italia no fabricó su propio papel hasta 1268, y Nuremberg en 1390.

* El azúcar refinado (s.IX): La primera fábrica refinadora de azúcar de Europa se fundó en Creta por los cordobeses desterrados por al-Haqem I; su sucesor, Abd al-Rahmãn II, fundaba poco después la primera de España en Nerja. El azúcar de caña  desplazó así al hidromiel.

 

Traducciones de gran trascendencia:

* El tratado “De Materia Médica” del griego Dioscórides revolucionó la medicina andalusí en el s.X; se tradujo en un congreso médico en Córdoba —uno de los primeros congresos documentados—; existía una traducción anterior al árabe, la del monje Esteban, pero no había interpretado los términos médicos y farmacológicos del jonio antiguo. En Córdoba se tradujo con ayuda de un griego y, por primera vez, los médicos andalusíes Abulcassis, Hasdãy ben Saprũt, b-Samayyũn, Muhammad al-Šaŷŷãr (el Herbolario), al-Basbasĩ, Abũ Utmãn al-Yazzãr (el isleño, ibicenco), Muhammad ben Saĩd, Abd al-Rahmãn b-Ishãq b-al-Haytam y Abũ Abdallãh al-Saqillĩ pudieron identificar numerosos principios genéricos y descifrar los valores de los simples. Luego, otros traductores vertieron también al latín y al hebreo. Gracias a aquellos médicos cordobeses conociéronse en España (más tarde en Europa) las propiedades de las plantas. Trajo consecuencias de enorme alcance: ben Saprũt fue el primero que fabricó en al-Ándalus (y Europa) la Triaca, que fue decisiva para combatir las intoxicaciones.

Traducido “De Materia Médica”, actívase el uso de la anestesia,  empleando mandrágora, beleño, acónito, belladona, hašĩs, opio, amapola o fórmulas con mezclas de dichos productos, olvidados algunos desde la antigüedad; tras recuperarse en España, pasaron luego al resto de Europa.

 En este congreso realizose también la primera descripción clínica de la lepra y el uso de hormigas negras en intervenciones quirúrgicas abdominales.

Otras traducciones trascendentales fueron: “Elementos” de Abũ Utmãn al-Dimašqĩ; “Mecánica” de Herón de Alejandría; los libros V y VII de “Cónicas” de Apolonio; “Nombres Médicos” y “Libro de Terapeútica” de Galeno; “Meteoros” de Aristóteles; el “Cánon” de Avicena; “Introductorium” de Albumasar; “Planisferio” de Ptolomeo; el “Almagesto”; textos de alquimia antiguos y otras muchas obras matemáticas, filosóficas, astrológicas, ciencias ocultas…

La redacción del Calendario de Córdoba entre el médico Arĩb ben Sad y el obispo Rabĩ ben Zayd, traducida al latín, permitió predecir la meteorología durante el periodo de una semana, a través de las estrellas y su situación en cada época del año. Fue fundamental su aplicación para labores agrícolas.

Estas obras conociéronse en Europa a través de versiones latinas de procedencia hispánica, y en Córdoba se creó la mayor Biblioteca de Occidente, que alcanzó los 400.000 volúmenes en el s.X, reinando al-Haqem II.

 

Principales sabios y sus descubrimientos:

  • Médicos: ben Saprũt, b-Ŷulŷul, al-Kattãnĩ, al-Yazzãr, b-Samayyũn, al-Gãfiqĩ (padre e hijo), Aventofail, Avempace, Avenzoar (sus hijos, hijas y nietos), b-Tumlus, Averroes, Maimónides…
  • Astrónomos: Maslama de Madrid, ben Firnãs, al-Sa-ffãr, al-Qarmanĩ, ben al-Samh,  Saĩd al-Sahlĩ, Alí ben Jalãf, Azarquiel, al-Bitruŷĩ (Alpetragius), al-Farganĩ, Abũ Salt…
  • Geógrafos:al-Idrisĩ, Yãhya al-Gazãl, al-Udrĩ…

Astrónomos en el estudio de los cielos

Aventofail, Ben Tufail, primer médico en aplicar en España las aportaciones de Avicena, aún en vida de este.

Avenzoar, Abũ Merwãn ben Zohr, s.XI, escribió un manual de Terapéutica y Profilasis, describió por primera vez el absceso de pericardio, también métodos de traqueotomía; aplicó alimentación artificial por esófago y recto; primer español y europeo en identificar el agente de la sarna (el arador).

Averroes, Abũ-l-Walĩd ben Rušd (Córdoba, s.XII); sus obras influyeron tanto en occidente que en la Europa del siglo XV decíase, refiriéndose a él, que “la luz no venía de Oriente, sino de España”. Médico, astrónomo, filósofo, jurista, fue qadí en Sevilla y Córdoba, y en sus obras intentó conciliar razón y fe. Su gran obra médica: “Colliget”. Como astrónomo, su sentido empírico como observador de fenómenos naturales y su espíritu crítico lleváronle a descubrir errores y lagunas en el tratado de El Estagirita, hasta el punto que sus correcciones y críticas al geocentrismo sugirieron a Copérnico el explicar los movimientos del sistema planetario fuera del modo aristotélico-ptolemaico conocido. Sus teorías sobre el cosmos quedan reflejadas en “De Caelo et mundo”. Sus ideas cinéticas (junto con Alpetragius) dieron lugar al “movimiento uniformemente acelerado”. Como filósofo es la cumbre del aristotelismo medieval; nadie como Averroes conoció mejor a Aristóteles, salvo Aristóteles.

Maimónides, Mhosé ben Maymon, médico y filósofo judeocordobés (s.XII). Huyó de Córdoba bajo la amenaza almohade; vivió en Marruecos y Egipto, donde ejerció la medicina hasta su muerte. Como filósofo, concilió la fe mosaica con la razón, al modo de Averroes.

Al-Gãfiqĩ, Muhammad al-Gãfiqĩ, oftalmólogo cordobés (XII), escribió “Guía del oculista”; anticipose a la moderna patología ocular y mejoró las operaciones de cataratas, realizadas en al-Ándalus desde el s.X. Especialista en lentes, de él deriva el término “gafas”. Su hijo Abũ Yafar ben al-Gãfiqĩ, farmacólogo: a las aportaciones de Dioscórides, sumó incontables productos farmacológicos endémicos de la flora ibérica.

Alpetragius, al-Betruŷĩ (Pedroche, Córdoba, s.XII); astrónomo que reintroduce la noción de ímpetus, supresión de epiciales y excéntricos, y la teoría de que las esferas celestes dan vueltas alrededor de ejes que producen movimiento espiral. Junto con su maestro, Averroes, propuso una nueva teoría sobre el sistema planetario.

Abbãs ben Firnãs (Córdoba, s.IX), antecesor del humanista renacentista. Introdujo en España los descubrimientos matemáticos de al-Jwarizmĩ; inventó un nuevo método de tallar el cristal de roca y fundó, bajo patrocinio del emir Abd al-Rahmãn II, la Real Fábrica de Vidrios de Córdoba. Construyó un planetario, un reloj y una máquina (minqãna) que disponía los cuerpos celestes dentro de habitaciones o cajas, movidos por astrolabios de engranaje, la precursora de los ecuatorios y relojes mecánicos; modelo mucho más avanzado que el de Arquímedes. Intentó volar con alas de fabricación propia, lo logró durante cierta distancia, pero no supo aterrizar. Uno de los mejores jugadores de ajedrez (alšatrãn) de su tiempo.

Azarquiel,  Abũ Ishãq al-Zarqallũh (Toledo, s.XI). Vivió en Toledo, Córdoba y Sevilla. En “Tratado de la Azafea” demuestra que el astrolabio progresó con su invento de la azafea, por el cual hacía universal al astrolabio y simplificaba su uso, pudiendo ser utilizado en diferentes latitudes. La estilización de su esfera armilar condujo al astrolabio esférico. Escribió el “Tratado de la Lámina de los Siete Planetas”, en el que aseguraba que la órbita de Mercurio es elíptica, anticipándose a Kepler en casi 600 años. Otras obras: “Tratado sobre el Ecuatorio”, “Tablas Astronómicas Toledanas”, “Tratado sobre la Esfera Armilar”, “Tratado sobre las estrellas fijas”… Construyó clepsidras en Toledo y Córdoba. Sus “Tablas astronómicas toledanas”  inspiraron las posteriores de Alfonso X el Sabio.

Al-Idrisĩ nació en Ceuta y vivió en Córdoba. Escribió “Geografía Descriptiva” (“Libro de Roger”), en que dividía la tierra en siete climas según los paralelos y en diez secciones según los meridianos. Realizó innumerables mapas y cartas náuticas de la tierra entonces conocida.

Al-Fargãnĩ midió el gramo de meridiano, que tanto solucionara a Colón.

En literatura, el sufismo es origen de la mística renacentista. Influyeron en las costumbres (introduciendo infinidad de frutos y hortalizas, el baño diario, innumerables instrumentos musicales, géneros literarios…), así como en artesanía y arquitectura.


[1] – “Lo que Europa debe al Islam de España”, Juan Vernet“Jardín de al-Ándalus”, Eduardo Paniagua. La Cruz y la Media Luna”, Carmen Panadero.


Carmen Panadero Delgado

Carmen Panadero Delgado

Carmen Panadero Delgado nació en Córdoba y reside en Ciudad Real. Es pintora y escritora.

Estudió Profesorado de E.G.B., ejerciendo la enseñanza a lo largo de varios años. Inició su formación plástica en Madrid, en el Estudio de Dibujo y Pintura de Gutierrez-Navas. Posteriormente, en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense de Madrid. Por estos años escribió también una primera novela corta, para luego centrarse únicamente en su actividad plástica, realizando veintiseis exposiciones colectivas y otras tantas individuales, y recibiendo algunos premios y distinciones. Su obra se encuentra representada en Museos y colecciones públicas y privadas de España, Alemania, Portugal, Reino Unido y EE.UU.

En 2000 recuperó su actividad literaria, habiendo publicado varias novelas históricas:

* “La Cruz y la Media Luna” (editorial VíaMagna, 2008, 2009). Reeditada en ebook por Leer-e (Pamplona, 2012). 3ª edic. en papel en 2015.

* “El Collar de Aljófar”, editada por Leer-e en ebook y papel, 2014.

* “El Halcón de Bobastro”, editada en ebook por Amazon y en papel (Create Space, 2015).

* “La Estirpe del Arrabal”, editada en papel por Carena Books, 2016.

Así como el ensayo de investigación histórica:

* “Los Andaluces fundadores del Emirato de Creta”, editado en ebook y papel por Create Space, 2015.

* Asimismo, ha publicado artículos, relatos y cuentos en revistas impresas y en webs literarias.

Otras novelas de esta autora son “Iberia Histérica”, “La Horca y el Péndulo”, “Encrucijada”.

2 comentarios

  • En la Edad Media, cuando las luces se apagan en Europa, la España musulmana comienza un período ilustre, ocupándose con la traducción de la filosofía clásica. Interesante su artículo, Sra. Carmen Panadero Delgado. Gracias por compartir.

  • Me alegra mucho que mi artículo le haya interesado, señor Ilias Tampourakis. En efecto, por medio de las traducciones España fue el vehículo a través del cual los clásicos llegaron a Europa, pero también con el tiempo los andalusíes autóctonos realizaron sus propias y valiosas aportaciones; véanse Averroes, Avenzoar, Alpetragius, Azarquiel, y un largo etcétera. Muchas gracias por sus palabras, señor Tampourakis, suponen aliento para continuar con ilusión.

lamejordemisvidas
II Premio "Las nueve musas" de Relato Breve
Travel with Rose
Boletín semanal

Promocionamos tu libro

Carmen Panadero Delgado

Carmen Panadero Delgado
promocionamos tu libro

Nuestras redes

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.