comprar en amazon
Las nueve musas

Autor - Carlos Vitale

Mario Luzi

Mario Luzi: Segmentos de la gran congoja

“Muere ignominiosamente la república” O, aunque menos decible, una oscura reticencia como cuando en el difícil giro de las épocas se advierte que pasado y porvenir se buscan, sí, pero a ciegas, como bajo testudos y...

Robert Desnos

Robert Desnos

AL AMPARO DE LA NOCHE Deslizarse en tu sombra al amparo de la noche. Seguir tus pasos, tu sombra en la ventana. Esa sombra en la ventana eres tú, no es otra, eres tú. No abras esa ventana detrás de las cortinas de la...

IRENE VALLONE

Irene Vallone

SONRISA Me has sonreído tus ojos eran tiernos me has hablado tus ojos eran brillantes me has mirado tus ojos eran rojos …los míos se reflejaban. SORRISO Mi hai sorriso i tuoi occhi erano teneri mi hai parlato i...

Vittorio Sereni

Vittorio Sereni

EN PARMA CON A. B. I Verde vapor árbol al margen de una ciudad. Un verde vaporoso. ¿Qué más? Quisiera ser otro. Quisiera ser tú. Durante tanto tiempo hace tanto tiempo habría querido ser como tú el poeta de esta ciudad...

Maria Luisa Spaziani

Maria Luisa Spaziani

HE VENIDO A PARÍS PARA OLVIDARTE He venido a París para olvidarte. He venido a París para olvidarte pero tú obstinado me impregnas todo espacio. Eres la quimera horrorosa de los aleros de Notre-Dame, eres el ángel que...

Cristina Campo

Cristina Campo

DEVOTA… Devota como rama curvada por muchas nieves alegre como hoguera por colinas de olvido, sobre agudísimas láminas en blanca malla de ortigas, te enseñaré, alma mía, este paso de adiós…  ...

Margherita Guidacci

CLÍNICA… Clínica neurológica. Aquí llegado muchas cosas oh peregrino puedes preguntarte pero solo una importa: ¿Es la última casa de los vivos o la primera de los muertos? CLINICA… Clinica neurologica Qui...

ROBERTO MUSSAPI

Roberto Mussapi

LLANURA Tengo angustia de la llanura, en mi corazón evoca el mar inmóvil y desanimado de la bonanza, cuando no sopla brisa y las velas cuelgan como vampiros por la mañana. Recuerdo las dunas del desierto, las...

Alda Merini

L’ALBATROS Yo era un ave de blanco vientre gentil, alguien me cortó la garganta para reírse, no lo sé. Yo era un albatros grande y revoloteaba sobre los mares. Alguien ha detenido mi viaje, sin ninguna caridad de...

Antònia Vicens

Cinco poemas de Antònia Vicens

Vas al Corte Inglés y en la planta de los cosméticos te embelesas ante las promesas de juventud eterna.   La dependienta de la firma Lancaster pintada como una geisha te vende un pintalabios que no usarás nunca...

Lucio Zinna

Lucio Zinna: Casablanca

1 La infancia enjuta y soleada la adolescencia vasta y solitaria como un desierto de cítricos y Casablanca un espejismo la más cercana lejanía desde que allí se perdió mi padre por cosas de la guerra (otra femme otro...

Giorgio Caproni

Giorgio Caproni: HIERBA FRANCESA

En junio del 78 fui invitado al Centre national d’art et de culture Georges Pompidou (Beaubourg) para una lectura de mis versos, junto con Mario Luzi, Delfina Provenzali y Vittorio Sereni. Me hizo de intérprete...

Joan Vinyoli

Joan Vinyoli: Anochecer en la cafetería

I Es una pesadilla tener siempre en el cajón, a mano, guardada, la ampollita de cianuro por si me urgiese usarlo, ante la absurdidad del universo o del hombre, inútil preguntador dentro del orden imaginado por el...

VICENT ANDRÉS ESTELLÉS

Vicent Andrés Estellés

LAS COSAS Quan, entre gents, estic mut e pensiu. Ausiàs March En la oscuridad, había mujeres en los bordillos. Decían cosas obscenas, amablemente obscenas, de una halagadora obscenidad quizás. Y fumaban. Recuerdas que...

Adriano Spatola

Adriano Spatola. El cuaderno blanco

EL CUADERNO BLANCO IL QUADERNO BIANCO 1 Despertarse anunciarse mostrarse en la inquietud de un lugar que es la presencia de la presencia el inadvertible desafío la sospecha la imputación un resultado de la alusión una...

VALENTINO ZEICHEN

Valentino Zeichen

A PREGUNTAS MAL PROPUESTAS IGUALES RESPUESTAS Aun alardeando de un verosímil y honorable servicio la verdad no soporta que demasiadas veces se le dirijan las mismas preguntas. Y replica como guante que al quitárselo...

GIUSEPPE UNGARETTI

Giuseppe Ungaretti. La Piedad

LA PIEDAD LA PIETÀ 1 Soy un hombre herido. Y me quisiera ir Y finalmente llegar, Piedad, donde se escucha Al hombre que está solo consigo. No tengo más que soberbia y bondad. Y me siento exiliado entre los hombres. Pero...

Secciones

¡Suscríbete a nuestro boletín!

Nuestras redes

Visita nuestras redes sociales