comprar en amazon
Las nueve musas
Amr Elwrdany y la belleza del Islam 1

Amr Elwrdany y la belleza del Islam

A lo largo de la existencia, la vida resurge de cada noche fortaleciendo los pasos de conocimiento el cual al refugiarse en el Silencio transmigra hasta impregnan en las huellas de la sabiduría, que como mencionan los Libros Sagrados sólo se encuentra en lo pequeño, en la brevedad vientre de lo eterno.

La sabiduría nace de lo diminuto, porque en ello se abriga la grandeza, así quien logra contemplar aquello que no se haya a simple vista podrá absorber el Misterio.

Amr Elwrdany
Amr Elwrdany

En los grandes Libros Sagrados esta percepción de lo pequeño es esencial, por ello, las grandes revelaciones de D/os se manifiestan en seres particulares quienes saben escuchar la voz del silencio y de aquello que para otros parece insignificante.  Por esa razón la semilla es el símbolo de la grandeza, porque de lo imperceptible surge el árbol más frondoso y las raíces más profundas y firmes.

Esta simbología de la semilla convertida en un árbol fuerte, el cual no sólo crecerá para embellecer o dar sombra, se revela en un ser que sostiene, alimenta y ciñe las profundidades oscuras de la tierra resurgiendo y mostrando que con raíces firmes se puede contemplar al cielo, escuchar el Silencio y hacer del cuerpo un vehículo donde lo más sagrado se manifiesta.

Así los sabios son aquellos seres humanos que comprenden el lenguaje de lo diminuto en lo oculto, en lo que no hace ruido, a diferencia de los eruditos que pretenden encontrar las respuestas en la inmensidad. El conocimiento necesita erudición, la sabiduría precisa sencillez.

Dentro de este mundo de sabios se encuentra el Dr. Amr Elwrdany, sheik de la Universidad Al Azhar de El Cairo, Egipto, quien en la sinuosidad de su caminar deja huellas en cada estudiante, esas huellas profundas que cultivan la tierra con cada palabra. El Dr. Amr Elwrdany no sólo es un hombre de conocimiento, sino un sabio del islam, quien deshoja cada palabra del Corán al compás de proceso de cada creyente. Él, como el viento acompaña y da oxígeno a la espiritualidad fortaleciendo los suras del Corán, mostrando que la revelación otorgada a Muhammad encuentra su revelación no sólo en la lectura de los versículos sino en hacer de ellos una forma de vida, donde esta sabiduría otorgue no sólo un encuentro con el otro, sino construya un lenguaje de amor con el cuerpo, con el interior,  y donde el dialogo, la convivencia sean el encuentro con Allah, porque como bien lo menciona, el rostro es la parte del ser humano que le pertenece a D/os. Esta pequeña frase dignifica a cada ser humano, conlleva al respeto y fortalece la justicia social a través de la responsabilidad.

El Dr. Amr Elwrdany es un ejemplo de la belleza de las enseñanzas del islam, la coherencia de vida en relación a su fe lleva a comprender que el islam es una forma de vida fundamentada en la religión más no en la doctrina. Hacer de D/os una forma de vida reconcilia cada día a la persona en un ser humano que se consagra así mismo y a los demás. El islam es una religión de responsabilidad, de caridad, es una fe que tiene como fundamento el respeto al cuerpo ya que, a través de él, la unión de la memoria con el conocimiento lleva al encuentro con D/os.

Es así que a diferencia de lo que se cree, el islam tiene sus raíces en la paz y en la misericordia. Hacer de cada acto un encuentro con D/os, hace al musulmán un ser humano fiel y preocupado por su semejante. Todo viene de D/os y por ello, todo es bueno, aunque a primera instancia parezca que no es así, la fe que tiene el musulmán fortalece su existencia y lo lleva a amar la vida que renace cada día.

Saláh
Saláh

Desgraciadamente los medios de comunicación, la ignorancia, el miedo a lo diferente y desconocido ha creado un aura falsa de lo que verdaderamente es el islam. El poder de los imperios ha construido con el tiempo una imagen e historia falsa para justificar sus invasiones y sus guerras, ha ocupado a mercenarios quienes se nombran musulmanes, pero no lo son, porque como menciona la sabiduría islámica, matar a un ser humano es matar a la humanidad entera, quien actúa en contra de la misericordia no es un musulmán, así como tampoco lo es un cristiano, judío, hindú o budista. Es importante resaltar que nombrarse parte de una religión conlleva una gran responsabilidad y sobre todo una vida en D/os y en sus enseñanzas, si esto no es así, se esta utilizando y prostituyendo la esencia, el origen y el fin. Para comprender la belleza del islam, explicaré de manera breve los puntos centrales de esta última revelación de D/os.

D/os es uno, pero existen una diversidad de nombres, formas y percepciones de comprenderlo, sentirlo, amarlo, así como también discursos para negar su existencia, pero, dentro de este encuentro y desencuentro con lo divino han surgido a lo largo de la historia del hombre, mitos, leyendas, revelaciones que al combinarse han creado mitologías las cuales han influido en la formación doctrinal y sustento de las grandes religiones.

Saum
Saum

En el transcurrir de las mitologías encontramos un trasfondo claro de filosofía y de un encuentro con la naturaleza. En la antigüedad cuando la mayoría de los pueblos eran nómadas, antes de la revolución agrícola, la creación era la Madre, quien no sólo había parido grandes montañas, océanos, animales y a la humanidad, sino que en diversas etapas engendraba frutos, cereales para alimentar a los seres vivos, fertilizando la tierra a través del semen del cielo, es decir, la lluvia. El hombre antiguo percibió en cada acto de la creación un acto divino, sólo algo superior podía hacer un milagro semejante al que ocurre dentro del vientre de la mujer. Contemplaba para tratar de comprender, pero existía siempre un misterio. Así se creyó que dentro de cada uno de estos fenómenos naturales vivía una fuerza superior ordenada por otros seres superiores que habitaban el cielo, la tierra, y ese lugar donde bajaban los muertos, el inframundo. El Hombre de las grandes mitologías imaginó panteones de dioses comandados siempre por el gran dios de cada uno de los mundos, quienes aburridos crearon a la humanidad para entretenerse y ser servidos, adorados, pero sobre todo para ser inmortales. Algunos de estos dioses tenían relaciones con las mujeres mortales quienes parían semidioses, así se desarrolló un conflicto con las diosas, quienes celosas, provocaban problemas para saciar su venganza. El Hombre estaba a la orden de sus caprichos, tenían despertares, pero su vida dependía del humor de los dioses. No existía libertad ni esperanza.

Con el transcurrir de los milenios, esta concepción cambio, particularmente con la llegada del monoteísmo. En el interior de la teología y mística del pueblo hebreo, Hashem (El Nombre) se contrae y se expande, crea a través del alefato la creación, la humanidad y pone en cada acto de la naturaleza la dualidad, lo masculino y lo femenino, más allá del “género”, término inexistente para la época, hombre y mujer los creó, es decir, la humanidad fue instituida con dos dualidades, lo masculino y lo femenino tanto exterior como interiormente.

Hayy
Hayy

Los seres de la naturaleza dejaron de ser deidades para ser creaciones de Hashem, haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar entre el día y la noche (Gn 1,14), esto remarca que el sol y la luna dejaron de ser dioses para ser creaciones de Hashem,  y al crear a la humanidad les dio el libre albedrío, este acto no sólo le otorga al Hombre la responsabilidad de amar o no a su creador, sino lo convierte en el responsable de sus actos, así el destino queda en manos de cada ser humano y no de los dioses, la desesperanza del destino se diluye para dar paso a la esperanza. La esperanza es el más grande regalo de Hashem porque ya no dependerá el transcurrir de la vida de los caprichos de las deidades sino de la responsabilidad en los actos y acciones de cada ser humano.

Esta concepción de un solo D/os, se entrelaza con el paso de los siglos a otras dos grandes religiones el cristianismo y el islam, pero, la perspectiva es distinta ya que el mensaje de D/os se revela a través de grandes profetas como Jesús y Muhammad (Paz y bendiciones para ellos), quienes revelan otros mensajes de D/os, así como diferentes maneras de comprenderlo, a través de entretejer y valorar el mensaje nuevo con el anterior, pero sobre todo se sustenta en las necesidades de una humanidad diferente.

El islam es la última religión revelada, se considera por los estudiosos de las religiones, una de las tres religiones del libro, monoteísta e hija de Abraham junto con el judaísmo y el cristianismo. El islam fue revelado a Muhammad (Paz y bendiciones para él) por el ángel Gabriel.

Amr Elwrdany
Amr Elwrdany

El profeta Muhammad es para los musulmanes el último profeta enviado para hablar e instruir al ser humano en cuanto a su relación con Allah. Los musulmanes no niegan a ninguno de los profetas antiguos, creen que Moisés (Paz y bendiciones para él) fue enviado para revelar la palabra de Allah a través de la Torá, creen en Jesús (Paz y bendiciones para él) como un gran profeta enviado por Allah para comunicar el Evangelio, siendo así que Muhammad (Paz y bendiciones para él) fue legado para revelar el Corán.

Las cinco grandes religiones tienen su palabra sagrada: la Bondad para el hinduismo, la Verdad para el budismo, la Alianza para el judaísmo, el Amor para el cristianismo, y la Misericordia para el islam, siendo esta palabra la semilla de la Basmala[1] y por ello, parte esencial del encuentro entre el musulmán y Allah, y entre el musulmán con el semejante.

El profeta Muhammad (Paz y bendiciones para él), habló desde la misericordia de Allah a los pueblos, los incitó a ser caritativos, remarcó que lo perteneciente a Allah del ser humano es el rostro, por lo cual, si se miente, engaña, traiciona, a quien realmente le estás mintiendo es Allah. Resaltó que la manera de comportarse refleja la manera en la cual se vive a Allah, y sobre todo subrayó, lo que verdaderamente habla del amor a Allah no es sólo cumplir con las oraciones sino la manera en la cual cada musulmán se comporta.

Minarete
Minarete

Amar a Allah significa servir, hacer crecer, ser misericordioso con todo el ser humano y seres vivos. Muhammad (Paz y bendiciones para él) instruía para amar a todos sin importar la creencia, así se puede leer, No he sido enviado para maldecir sino a tener misericordia. Remarcaba que, si Allah perdona, el ser humano no tiene porque no perdonar o adjudicarse ese poder ante quien se equivoca, No existe algo que un creyente en Allah no pueda perdonar.

Para Muhammad (Paz y bendiciones para él) no existían diferencias entre los seres humanos, todos somos semejantes en la piedad, no existe nada que la Misericordia no pueda sanar, puede que tengas enemigos, personas que quieran hacerte daño, pero, un creyente en Allah debe de demostrar misericordia, clemencia, despojarse de la irá y debe revestirse con el amor de Allah.

Estos bellos principios que fortalecen el islam, fueron revelados a Muhammad (Paz y bendiciones para él) a través del ángel Gabriel para ser puestas en un Libro Sagrado llamado Quran o Corán, el cual es: Palabra literal de Allah, una guía para la humanidad y sobre todo un texto para provocar discernimiento. El Corán es la última revelación de D/os, conservado sin errores y sin ninguna adhesión en sus enseñanzas las cuales se han resguardo por medio de la memoria, considerada junto con el conocimiento fortalezas del islam.

Quran
Quran

Esta revelación fue dada en árabe a lo largo de veintitrés años, cuando Muhammad (Paz y bendiciones para él) tenía 40 años de edad. Desde su revelación el texto se mantiene sin ninguna añadidura ni corrección, cada uno de sus vocablos enfatiza la Misericordia de D/os y a partir de ella enseña cómo debe de comportarse el ser humano, paralelamente enaltece la unicidad de D/os y a través de los suras recuerda que el islam no rechaza a los mensajeros ni profetas enviados. En cada una de sus palabras trazadas con la más bella poesía D/os se manifiesta para que a través del silencio otorgado en cada espacio el musulmán o creyente reflexione sobre sus acciones convirtiéndose en un protector de la humanidad y de la creación a través de amor a D/os, quien es solo uno.

Para el musulmán Allah llena de bendiciones y bondad a la creación como prueba de su misericordia. Allah provee cada día al ser humano de bendiciones no sólo materiales sino con bendiciones más sagradas como son ver, oír, escuchar, percibir, contemplar, estar en compañía, tener momentos de soledad y Silencio, la razón, la imaginación, pero sobre todo la memoria, el conocimiento y la libertad, la cual es otorgada para crear conciencia y responsabilidad social, pero también para que el ser humano a través busque a D/os sin necesidad de ningún representante ni intercesor. Para el islam los animales también participan de la misericordia de D/os, no existe un animal que no sea protegido por Él, de igual manera la naturaleza es revestida con su misericordia, así cada árbol, río, roca es sagrada porque fortalecen, acompañan y ayudan en el caminar de la humanidad. La misericordia en el islam revela que no existe ser humano que no esté propenso a la equivocación, pero también enseña que no existe un Hombre que no tenga derecho a la reconciliación con D/os si lo busca desde el interior. La misericordia de Allah instituye que nadie más que Allah puede otorgar ese perdón, ya que pensarlo de otro modo antepone a la humanidad frente a su creador.

MezquitaEsta unicidad de Allah cimenta la base del islam convirtiéndose en su más preciada esencia y muestra a través del vocablo la pureza y santidad de un solo D/os. La voz Allah no tiene plural, no existe ni siquiera gramaticalmente un significado que pueda dar a entender la existencia de otros dioses. Solo existe un único D/os del cual depende todo, solo D/os merece ser adorado, venerado y solo a Él se le deben consagrar cada acto y agradecimiento.

El musulmán tiene claro que todo lo que sucede en su día a día es en su beneficio por más duro que sea, porque cada acto es procurado por D/os para fortalecer al ser humano, no existe una acción que no tenga Su mensaje, por lo cual, la contemplación y el conocimiento son fundamento para el encuentro entre el creyente y Allah. En el cerebro de un musulmán está claro que todo en el universo al ser creación de Allah tiene un beneficio y que todo al provenir de Él tiene un acto de misericordia.

El Sheik Dr. Amr Elwrdany, pregunta, ¿Cuándo tienes sed que te la quita? La respuesta inmediata es: -el agua, pero él responde: – el oxígeno y el hidrógeno son flamables, al unirse lo son aún más y en cuanto pasan por el interior de los órganos al mezclarse con los otros elementos químicos serían más flamables, por lo cual, lo que quita la sed, no es el agua, sino Allah.

Esta bella explicación, más allá de los argumentos químicos a favor o en contra, intentan mostrar la manera en al cual un musulmán convive con la creación, con su semejante y sobre todo como todo lo que vive día a instante está relacionado con las bendiciones que D/os le otorga. Esto provoca que el musulmán consagre cada instante de su existencia, y al mismo tiempo resguarde la integridad del prójimo. Para llevar esto a cabo el islam se rige por cinco pilares:

  1. Shahadah o declaración de fe: se declara que solo existe un D/os digno de ser adorado y que Muhammad (Paz y bendiciones para él) es su mensajero quien recibe el Corán para compartir la revelación que le fue otorgada.
  2. Saláh – el cumplimiento de la oración cinco veces al día: se realiza en el amanecer, mediodía, tarde, ocaso y noche. Realizarlas crea un vínculo entre Allah y el creyente, y otorga sentido a la voz musulmán, es decir, sumiso o sometido a Allah. La oración dicha cinco veces al día procura al creyente la humildad para agradecer y contemplar retornando la paz y el silencio al corazón.
  3. Zakah – la caridad: para el musulmán no existe algo que no le pertenezca a Allah, por lo que ofrecer un porcentaje anual es una obligación, la cual no sólo ayuda al necesitado, sino que purifica a quien la ofrece. Dar algo de sí mismo aleja la envidia, la avaricia y enseña que todo ser humano necesita del semejante. La caridad no es opcional, es una obligación de todo musulmán ayudar a su hermano, creando así no una obligación que cause malestar sino aquella que germina responsabilidad social en el interior.
  4. Saum – el ayuno del Ramadán: se realiza en el noveno mes del calendario lunar. Se ayuna desde el amanecer hasta el atardecer, el ayuno es de comida, bebida y de relaciones sexuales. El ayuno tiene diversos significados, físicamente limpia los órganos, emocionalmente crea autocontrol y desarrolla templanza, sensorialmente crea reflexión, instintivamente retorna la pasividad, sexualmente da descanso al cuerpo y fortalece la relación de pareja en torno a la espiritualidad y la intelectualidad, simbólicamente el ayuno provoca en el cuerpo un cierto tipo de fiebre, analogía del fuego que purifica.
  5. Hayy – peregrinación a la Meca en Arabia Saudita. Tiene como centro la contemplación interior, la sanación y la reconciliación. Se realiza en el doceavo mes del calendario lunar nombrado Dhul La peregrinación reencuentra el caminar del creyente con el sendero de Abraham. En este acto se realiza un holocausto o sacrificio, se ora, se recorren lugares sagrados, se camina alrededor de la Ka´aba entre otros actos ejecutados a lo largo de seis días.
Shahadah
Shahadah

Cada uno de estos pilares crea una disciplina no sólo espiritual sino un hábito en el día a día del creyente que lo conduce a forjar un caminar responsable con su sociedad a través de su relación con Allah.

Para el islam Jesús (Paz y bendiciones para él) es considerado un profeta de D/os.  Al leer el Corán se encuentran hermosos Suras sobre él y María, pero a diferencia del cristianismo no lo consideran hijo de D/os en sentido literal sino como un hombre compasivo, como menciona la carta a los Romanos 8,14 todos los que son guiados por el Espíritu de D/os son hijo de D/os[2]. Así para el islam Jesús es un profeta, un mensajero que reveló un mensaje de D/os, pero no debe de ser adorado, se puede decir que el musulmán se apega más a las enseñanzas de Jesús quien siempre dijo Amar a D/os sobre todas cosas y al prójimo como si fueses tú mismo, más nunca pidió ser adorado. En el Corán, se menciona que el ángel Gabriel fue enviado a María virgen en forma de hombre para informarle que le nacería un hijo milagrosamente sin un padre.

Soy un enviado de tu Señor para agraciarte con un hijo puro. La respuesta de María fue: ¿cómo voy a tener un hijo si no me ha tocado ningún hombre ni he fornicado? El ángel respondió. Así será pues tu Señor dice: Eso es fácil para Mí. Lo convertiré en un milagro y una misericordia para la humanidad. Es un acto decidido. Corán 19:19-21.

Para el islam, Jesús fue un hombre obediente y sometido a D/os, no en el sentido de sometimiento en sumisión, sino en el significado de someterse a las peticiones de Allah en cuanto a su actuar social y espiritual. Esto hace a Jesús un musulmán, porque se sometió a la ley de D/os.

En el nombre de Allah el compasivo, el clemente, el misericordioso, he tratado de mostrar la belleza del islam, la fortaleza que ofrece a cada ser humano que lleva a cabo sus enseñanzas y la grandeza de las comunidades que se rigen a través de esta religión. El islam el cual se rige a través de la misericordia de D/os crea lazos de unión con el hombre y custodia la integridad de cada ser humano. Es importante conocer y leer el Corán para evitar la mala información que se da sobre esta bella religión, es trascendental encontrarse con musulmanes como el Dr. Amr Elwrdany para comprender que el islam fortifica la espiritualidad de los seres humanos y los conduce a un camino de sabiduría el cual crea senderos de amor y misericordia siempre en beneficio de la creación, de los seres vivos y de cada ser humano.

Bismi-llahi r-rahmani r-rahim


[1] Fórmula ritual con la cual se inician los suras o capítulos del Corán. Bismi-llahi r-rahmani r-rahim, en el nombre de D/os el clemente, el misericordioso)

[2] www.islamhouse.com

La revista agradece sus comentarios. Muchas gracias
Martha Leticia Martínez de León

Martha Leticia Martínez de León

Martha Leticia Martínez de León

Hermeneuta en Libros Sagrados y Lenguas Antiguas.

Maestra en Ciencias Bíblicas y Hebreo Antiguo. Maestrante en Estudios Judaicos por la Universidad Hebraica. Licenciada en Ciencias Religiosas por la Universidad Pontificia de México. Especialidad en islam por la Universidad de Al Azhar de El Cairo, Egipto.

Especialidad en el Pensamiento del Papa Francisco y el Libro del Apocalipsis por el Boston College.

Especialidad en Música Contemporánea (Piano-guitarra).

Generación XXXII de la Sociedad de Escritores Mexicanos (SOGEM).

Ha publicado treinta y siete libros en México, España, Estados Unidos e Italia en diversos géneros literarios y teológicos.

Conferencista a nivel internacional.

Creó y desarrolla la teología del Silencio y de la Carne la cual entrelaza con la investigación mística, científica y musical bajo el nombre de “Lectura gemátrica, pitagórica y cuántica del Séfer Bereshit 1-3 -Hashem se revela a través del Big Bang-

espacio-disponible-cuatro

¡Suscríbete a nuestro boletín!