Las nueve musas
Pepito Grillo
Portada » Aguafiestas. Matar a Pepito Grillo

Aguafiestas. Matar a Pepito Grillo

Usando la hipocresía de un modo hipócrita. La creación de imagen en las redes sociales

Vivimos en un país de cazadores.

Pocas cosas han gustado y gustan más en este país que esperar agazapados, listos para abatir a todo aquél que echa a volar.

Afortunadamente parece que la modernidad ha echado algo de bromuro en nuestra copa y ya no nos matamos entre nosotros con tanto garbo como hasta hace poco sembrábamos las cunetas de bonitos cadáveres en nombre de Dios, la Patria, la revolución o cualquier otra cosa siempre que sonase rimbombante. Ahora somos más civilizados y más tibios,  somos como niños pero nos sigue gustando cazar. Ahora cazamos en el ciberespacio. Gracias a célebres gafotas como Gates, Zuckerberg o el deificado Jobs, disponemos de inocuos espacios virtuales donde podemos llevar a cabo una caza en diferido, sin salpicaduras, más apta para el público infantil que ya somos. La cacería es incruenta pero está más extendida que nunca porque ante el teclado es fácil tener el gatillo flojo. La caza virtual tiene también sus trofeos. El cazador agazapado saborea las mieles de la victoria cuando logra cortar de cuajo el discurso de su víctima con  un simple y directo disparo argumental que para mayor grafismo llamamos “zasca”, nombre de reminiscencias profundamente infantiles del tipo de “el que se pela se estrena” que queda plasmado en la pantalla a modo de trofeo, como cuando ponías tus iniciales en el récord de puntos de la consola de marcianitos. Nada hay que nos guste más que la caza del adversario y si ese zasca que silencia al instante al que piaba sirve para derribar a un moralista, entonces alcanza uno el mismo minuto de gloria que lograba de niño al meter un gol. Los moralistas no nos gustan y ponemos especial saña en hacerles pagar el atrevimiento de creer que las cosas pueden hacerse mejor de otro modo o, lo que es peor,  de decirnos que hacemos algo mal. Les hacemos pagar por aguafiestas.

El zasca tiene la ventaja de su simpleza, quizás por ello se ha extendido su uso a los titulares periodísticos. No hay que pensar mucho para jalearlo y da espectáculo, es una gran ayuda para la creación de imagen política. Si el aguafiestas se va de la boca hay que hacer que se calle. Se le busca algo en qué pillarle, se le revuelven los armarios hasta hallar algo que sirva para tomar el camino de en medio abatiendo a la persona en lugar de rebatir su argumento y se le llama hipócrita. De este modo se va filtrando y asentando cada vez más en ese extraño ámbito que llamamos sentido común, un uso sumamente hipócrita del concepto de hipocresía. Picaresca e infantilismo se entrecruzan para reducir la racionalidad a la mínima expresión, para menoscabar la imagen del aguafiestas ante un público perezoso y poco dispuesto a reparar en paradojas, dobles sentidos o intenciones ocultas.

Recientemente hemos asistido al fugaz escándalo inducido en base al descubrimiento de un modesto enriquecimiento inmobiliario por parte de alguien de izquierdas. Si, un Pepito Grillo de esos universitarios que se supone quieren acabar con las bondades de nuestro sistema. Un joven que debe pagar en su imagen, ya que legalmente no parece haber caso, hasta por las faltas de su padre. Porque está de ese lado que pretende decir nada menos que a los dueños de la moral pública cómo deben comportarse. Si estuviera en el lado correcto y no fuera un moralista aguafiestas en vez de pagar le habría sido concedido, con el beneplácito o cuando menos la indiferencia de los medios, enriquecerse de verdad con los abusos municipales de su madre sobre aquello que es de todos y nadie habría atacado a su imagen más allá, quizás, de algún irrelevante medio digital.

De esta comparación entre ambos jóvenes se desprende un curioso mecanismo  por el cual lo que se nos presenta mediáticamente como punible no es el fraude sino la “hipocresía”. Esa hipocresía de zasca sumarísimo, que se proclama y jalea al instante y que una vez es invocada invalida todo juicio o consideración.

El fraude no se castiga a no ser que el supuesto defraudador venga dando lecciones. Si pillas, lo que debes hacer es no hablar, pillar y callar, que esto es España y aquí no queremos aguafiestas.

Echando un vistazo a la historia, a diferencia del referido joven, podemos asegurar que Rousseau no tuvo una vida ejemplar. Al tiempo que luchaba contra la injusticia, propugnaba la igualdad y establecía las bases de la democracia moderna, abandonó a sus hijos en una inclusa. En la España que vivimos a buen seguro habría podido usarse su despreciable actuación personal, su hipocresía personal, para destruir sus ideas con el aplauso general, para entonar una vez más ese “vivan las cadenas” que arrastramos.

Una vez más hallamos que la política no es otra cosa que generar imaginario con unos fines. Si se logra colocar la imagen correcta se puede evitar toda reflexión y toda duda. Manchar la imagen de quien busca cambios. Llamamos hipócrita al aguafiestas porque esta distorsión conceptual tan extendida, esta interesada confusión, nos permite acallarle con total impunidad moral sin tener por ello que reconocer que la fiesta existe. Lo  que buscamos es una imagen para matar a Pepito Grillo.redes sociales

Alfredo Llorens

Alfredo Llorens

Alfredo Llorens (Valencia).

Licenciado en Bellas Artes por la Universidad Politécnica de Valencia en la especialidad de Escultura.

Máster en producción artística y profesor asociado del Departamento de Escultura en dicha Universidad (2010-2012).

Realizando en la actualidad su tesis doctoral que compagina también con su trabajo como escultor para la compañía Lladró.

Aborda en sus obras una revisión marcadamente irónica, mecanicista y caricaturesca de los comportamientos humanos, con especial atención al concepto de Poder.

Realiza esculturas y dibujos organizados en exposiciones temáticas que van desde la pieza de pequeño formato hasta la instalación de gran volumen.

Exposiciones individuales:
- 1997 "La Grandeur" (con sus secuelas "La Grandeur Encore" y "La Grandeur Encore Plus").
- 2005 "Elogio del Artefacto".
-2009 "La vida Ingrávida".
-2012 " Mecánicas del Dominio".

Cuenta con obra en "Museo de Escultura al Aire Libre" de la Universidad Politécnica de Valencia así como en numerosos organismos oficiales y colecciones particulares.

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

en-el-lago-español
portada-almanzor
al-final-del-arcoíris
Arcadina
  • servidores wordpress

Secciones

¡Suscríbete a nuestro boletín!

Nuestras redes

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.

Centro de preferencias de privacidad