Las nueve musas
8M
Portada » 8M: historia de un comienzo

8M: historia de un comienzo

promocionamos tu libro

Hoy, que no solo se celebra el Día de la Mujer en todo el mundo, sino que hay convocadas cientos de huelgas en otros tantos países, resulta de lo más esperanzador comprobar que esa convulsión interior que comenzó hace algunos meses en lo más profundo de una sociedad llena de heridas, rebasa las expectativas de sus contrarios, y parece marcar el inicio de un cambio que ya ha pasado a ser algo más que necesario.

Hoy no solo hacen huelga las mujeres. Hoy toca sumarse al futuro o quedar regazado. Hoy, ella son las protagonistas, aunque el resto de nosotros, lo queramos o no, nos jugamos también el llenar de aire nuevo el desesperante vacío que nos sigue acosando.

Es obvio que las voces discordantes no cesan en descalificar a todo aquel que tenga la infeliz idea de señalar injusticias. El obispo de San Sebastián se apresuró en señalar que las feministas llevan al demonio dentro, ya se sabe que a las mujeres las carga el diablo, aunque se le olvida que no son precisamente ellas las que van aireando el rabo color azufre debajo de sus faldas. Partido Popular y Ciudadanos (los nuevos reyes catódicos, que tanto montan, como desmontan tanto) aceptan lo del Día de la Mujer, qué remedio, es internacional, pero no ven con buenos ojos el tema de la huelga, y se echa de menos que más miembros femeninos de ambos partidos no estén apoyando a quienes luchan por derechos para todas ellas, y sobran las que en su afán por opinar en vez de sumarse al paro claman por una huelga a la japonesa, esto es, a trabajar el doble, aunque en doble trabajo no se incluya el enterarse (y ya es hora) de que no existe tal práctica, y que en el Imperio del Sol Naciente la gente protesta con huelgas idénticas a las del resto del mundo. Esta vez nuestro monarca no se ha visto obligado a salir en televisión ni para apoyar ni para asegurar que la Casa Real representa a todos los españoles, incluso a las que son mujeres, así que no se ha pronunciado el respecto, pero se debe tener en cuenta que son tiempos preocupantes ahora que los cocodrilos bordados están al borde de la extinción y no debemos esperar que esto les conmueva hasta los mismos extremos. La oposición se opone. ¿A qué? A todo, menos a salir en la foto. Pero es que colarse en la cabeza de las manifestaciones es sencillo. Ya plantarse frente a un gobierno que no solo ampara sino que incluso avala las injusticias contra las que se protesta, no es tan fácil. Hay veces que se debe creer en lo que se dice. Y eso cuesta demostrarlo cuando son tus acciones las que te desmienten. Mientras tanto, en las tertulias del insulto, redoblan esfuerzos por quitarle grandeza a este florecimiento de libertad en la condena de la obviedad que tanto nos ciega.

Los motivos que hacen tan pertinaz y necesaria esta huelga se amontonan. Desigualdad, acoso, desprecio legislativo… Incontables. Todo es parte del mismo estercolero donde seguimos decreciendo, el mismo que las mujeres han decidido abandonar para defender sus destinos usando su propia voz. No es una cuestión menor. Se ha presentado una oportunidad y no están dispuestas a desperdiciarla. Desentenderse ahora puede ser el peor de los errores. Es muy rara la ocasión de hacer de este un mundo mejor, y generalmente cuando llega, los sueños no cuajan y ya deciden los que escriben la historia si es un capítulo que merece ser señalado o incluido en los libros oficiales.

Ojalá el día de hoy quedé señalado como la fecha donde algunas cosas comenzaron a cambiar.

Hace unos días, durante la timorata y enmudecida entrega de los Oscars (con la academia muy tocada por tanto movimiento como se está alzando en contra de un humillante, insultante y obsoleto sistema, ya metido en lo criminal incluso) tuvo que ser Frances McDormand quien, tras recoger su premio y depositarlo en el suelo, pidió que todas las nominadas en cualquier categoría, ganadoras o no, se pusiesen de pie. Y eso hicieron. Y se alzaron, y el retrato improvisado, además de concederles un honor extra que se saltaba lo programado, mostraba la imagen de un puñado de mujeres, unas contadísimas elegidas flotando, solitarias, rodeadas por un mar de espectadores. Lo extraño es que el público, todo el público, no terminase su aplauso sumándose a esas mujeres en pie, formalizando un pacto de equidad e igualdad que ya es un grito que no es posible silenciar por más tiempo.

No hagamos lo mismo.

Pongámonos todos en pie.

Y apoyemos esta huelga que nos está definiendo como sociedad y como individuos.

Emilio Calle

Emilio Calle (Málaga, 1963)

Crítico de cine y guionista, ha publicado el libro de cuentos “Imaginando rutas” (Huerga & Fierro, 1999), y las novelas “Linda Maestra” (Ediciones Libertarias, 1995), “La estrategia del trueno” (Huerga & Fierro, 2001) y “El hombre que pudo salvar el Titanic” (Editorial Martínez Roca, 2010, reeditada por Editorial Planeta ese mismo año).

Asimismo es coautor de “Los barcos del exilio” (Oberón, 2005 y RBA, 2010), escrito junto a Ada Simón.

Durante diez años trabajó en “El País”, en “Tras la pista”. Y colaboró en Onda Vasca en el programa “Melodías de Seducción”, dedicado a la música en el cine.

También estuvo cinco años en el suplemente infantil de “ABC”, y ha colaborado con diversos periódicos tanto nacionales como internacionales.

Actualmente prepara su nueva novela.

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

la-mejor-de-mis-vidas
.promocionamos tu libro
de-leones-a-hombres
.promocionamos tu libro

promocionamos tu libro

promocionamos tu libro

promocionamos tu libro

publi

Promocionamos tu libro

promocionamos tu libro

AbeBooks.com. Thousands of booksellers - millions of books.

Promocionamos tu libro

promocionamos tu libro

promocionamos tu libro

Secciones

Nuestras redes

No seas tímido, ponte en contacto. Nos encanta conocer gente interesante y hacer nuevos amigos.