comprar en amazon
Las nueve musas
40 años de la Galería  Gothsland: homenaje a Ramon Casas 1

40 años de la Galería Gothsland: homenaje a Ramon Casas

“Asegura la historia, la historia grande, que fue Leonardo da Vinci quien introdujo en el dibujo el uso del modelado, “lo sfumato”, que dicen los italianos. El dibujo, desde la cueva de Altamira hasta los estilos de última hora, ha evolucionado, y en contra de la opinión de los que lo reducen a un papel sencillamente testimonial, yo afirmaría que, como de la poesía escribió Joan Maragall, está lleno de virtudes desconocidas. Me he referido a Ramon Casas pensando especialmente en sus portentosos retratos al carbón, tan fieles, pero al mismo tiempo tan vivos, tan artísticos, diría yo, al margen de este adjetivo alguna acepción peyorativa”

 Sempronio. Viaje por el dibujo. 50 Dibujantes de Catalunya que formaron época 1867/1936

 

Con motivo de los 40 años de la galería Gothsland de Barcelona, se celebra una exposición del pintor Ramon Casas (Barcelona. 1866-1932) que coincide con la presentación del primer volumen del catálogo completo del artista, siendo el propio director de la galería, Gabriel Pinós, el responsable de la publicación.

De hecho y hasta la fecha solamente se ha editado un catálogo razonado sobre su obra, el de la historiadora del arte Isabel Coll en el que se llegaron a clasificar 670 obras.

La modelo. 1900
La modelo. 1900

Se cree que aún existen dos mil piezas de las que no se tiene la suficiente información. El resto se encuentra en colecciones privadas y museos. Pinós estima que el pintor debió producir unas cinco mil obras. Asimismo, considera que “no hay Casas en ninguna colección pública internacional, todo y que, si Gaudí es el emblema arquitectónico del Modernismo, Casas es el máximo representante de su vertiente pictórica”. Debido a este interés por la figura del artista catalán se ha instituido la asociación del legado Ramon Casas i Carbó, con la idea de “promover exposiciones dedicadas a su obra, posicionarlo a nivel internacional y ofrecer informes de autenticidad que estarán avalados por cuatro expertos y una universidad a partir del análisis de los pigmentos de las obras”.

autorretrato
autorretrato

Esta muestra es la continuación de la que se presentó en la misma galería en el 2016 con motivo del Año Casas, al cumplirse 150 años de su nacimiento. Pero antes de entrar de lleno en el contenido de la exposición, quisiera comentar algunos aspectos de la trayectoria del pintor que permitan comprender mejor porqué fue un personaje tan destacado en el universo modernista, a pesar de su relación con el postimpresionismo. Posiblemente se deba a su partida a la capital francesa que tanto le marcó en su devenir artístico, ya que a los 15 años fue a estudiar al taller del acreditado pintor francés Carolus-Duran, famoso por sus retratos. Al cabo de dos años ya intervino en el Salon des Champs de Mars con la pieza Autorretrato vestido de flamenco. Posteriormente compartió taller con el pintor y crítico de arte Miquel Utrillo y con el grabador Ramon Canudas, en el Moulin de la Galette, en el barrio de Montmartre. Más tarde se desplazará a París con cierta periodicidad, alternando estancias más largas con otras más cortas. Casas recibió la influencia de los artistas Henri de Toulouse-Lautrec y Theophille-Alexander Steinlen, principalmente por sus aportaciones en los ámbitos del cartelismo y del dibujo, además de Edgar Degàs y James Whistler a nivel pictórico.

Pere Romeu y Ramon Casas en un tándem
Pere Romeu y Ramon Casas en un tándem

A principios de los noventa regresa a Barcelona, centrándose primordialmente en el retrato. Es la época en que le atrae todo lo que sucede en Sitges, siendo uno de los promotores de las fiestas modernistas que se celebraban en dicha ciudad y que consiguieron un gran prestigio en ese momento. También estuvo presente en la creación de la cervecería Els Quatre Gats, ubicada en la calle Montsió, cerca de la Plaza de Catalunya, junto con su amigo Pere Romeu , personaje que aparece en diferentes obras de Casas, caso del óleo Pere Romeu y Ramon Casas en un tándem, que se expone en el Museo Nacional de Arte de Catalunya (MNAC). El local de Els Quatre Gats tuvo una breve existencia, concretamente desde 1897 a 1903, aunque llegó a tener una gran influencia en la vida cultural de la ciudad, debido a que en él se congregaban no sólo los artistas, sino también escritores, poetas y otros colectivos que, en muchos casos, mostraban criterios distintos, generándose con ello apasionantes debates.

Ramon Casas también encabezó junto con Miquel Utrillo la revista Pèl i Ploma valorada como la publicación de mayor crédito dentro del modernismo. En 1897 trabajó frecuentemente el cartelismo, terreno en el que sobresalía, siendo uno de los artistas que aceptó más encargos publicitarios. La creación de algunos de ellos, como Anís del Mono o Xampany Codorniu, forman parte de la historia del cartelismo europeo, al mismo nivel de Alphonse Mucha y Jules Chéret.

La carga
La carga

En 1900 retorna a París, y cinco años después se desplaza a Madrid ya que es llamado para que realice un retrato del rey de España, Alfonso XIII. Antes, en 1894, había pintado uno de sus cuadros más notorios, Garrote vil, de perfil socio-político, en el que se observa una ejecución pública, y que se exhibió en la sala Parés, única galería de Barcelona donde expondrá regularmente junto con otros pintores, como su otro gran amigo Santiago Rusiñol y el escultor Enric Clarasó. Otra pieza importante en su trayectoria es La carga, de 1902, que consiguió la Primera Medalla de la Exposición de Bellas Artes de 1904, donde se ve a un guardia civil a caballo realizando una carga contra los obreros, con uno de ellos en primer plano yaciendo en el suelo. La causa fue la huelga general que se produjo ese mismo año y que consiguió que Barcelona se paralizara. También en El Corpus (1898), que simboliza la procesión del Corpus Christi en la iglesia de Santa María del Mar, evidencia fielmente los sucesos que se producían en la ciudad. En la misma época se relaciona con una joven vendedora de lotería, Júlia Peraire de 17 años, que será su modelo habitual, y más tarde su musa y amante. Se casaron en 1922.

Vista interior de la galeríaAhora la galería Gothsland muestra una selección de más de treinta obras, entre pinturas, dibujos y carteles, algunas de ellas poco conocidas para el público. Además, se exponen otros elementos singulares como un conjunto de 25 azulejos del propio artista y un automóvil de 1902 de marca Renault, de 8cv y de color rojo, parecido al modelo que aparece en la obra La Chafeusse (La Conductora), que se encuentra en el Círculo del Liceo. Procede del Museo Nacional del Automóvil del Gobierno de Andorra.  El coche se exhibe casi en la misma entrada de la galería, lo que permite que puede contemplarse desde la calle, causando un gran impacto por su grandiosidad, belleza y también por su excelente estado de conservación.  Se tiene conocimiento de que Casas llegó a poseer trece vehículos. Viajaba frecuentemente a París, y en varios de sus desplazamientos se traía consigo un nuevo coche. Según Pinós, “a partir de los modelos de vehículos podemos saber que Casas compraba lo bueno y mejor del mercado, normalmente en Francia. Iba a París a comprar los coches y regresaba conduciéndolos”. Fue uno de los fundadores del Real Automóvil Club de Catalunya (RACC), del que diseñó su logo.

Cartel Pèl & Ploma.1899Respecto al resto de obras, la galería ha abierto una de las salas que normalmente están cerradas al público, pudiéndose mostrar un número de piezas más extenso, teniendo en cuenta las dimensiones de la galería. La exposición se divide en los siguientes temas: retratos femeninos, autorretratos, paisajes, “manolas” y carteles publicitarios. En todos ellos se aprecia su dominio del dibujo, de los que se exhiben varios carboncillos, algunos de ellos incorporando el pastel, caso de   Dama amb boà (1911), en el que se ve a una mujer joven, elegantemente vestida, con un armiño que la protege del frío. Se trata de su esposa y modelo Júlia Peraire, a la que el pintor solía representar asiduamente. Su figura aparece en un centenar de obras y , como se señala en el catálogo, puede situársela al mismo nivel de “las grandes musas del arte internacional, como: Saskia para Rembrandt, Aline para Raimundo de Madrazo, o Gala para Dalí”.

Manola con mantilla. 1915
Manola con mantilla. 1915

Según Pinós, la pieza más importante de la exposición es el óleo La Modelo (1900), que muestra a una de las modelos más famosas de la Belle Époque, como era mademoiselle Clo-Clo, seudónimo de Clotilde Pignet, que tuvo una relación íntima con Santiago Rusiñol. Detrás suyo aparece la basílica de Sacré Coeur, situada en lo alto de la colina de Montmartre. Era frecuente en aquella época que los artistas se representaran entre ellos o con sus familiares y amigos.  El tema de las manolas también está presente en muchas de las obras de Casas. Su origen se remonta a los siglos XVIII y XIX y servía para designar a las mozas del pueblo llano de Madrid que destacaban por su manera de vestir y por su descaro, pero también por su belleza. El dibujo Manola con mantilla (1915), demuestra fielmente que le gustaba profundizar en el pensamiento del personaje retratado, donde se advierte su mirada ausente, pero a la vez penetrante, reflejando, de alguna manera, el carácter de la modelo, que para Vicente de la Fuente demuestra “la influencia de los estereotipos del mundo del cabaret y del cine: mantilla bien ligada a la alta pinta y maquillaje oscuro de los ojos, pero sin el erotismo más manifiesto de las fotografías de Hollywood. La clientela de Casas, la burguesía catalana, no dejaba de ser un mercado conservador y moralista”.

Las manolas suelen ser las protagonistas de la mayoría de sus carteles, aunque no sólo surgen mujeres de clase social baja, sino que también dibuja o pinta señoritas de la burguesía. En todos los casos se trata de mujeres de una gran belleza y encanto, pero que a la vez tienen una mirada entre triste y seductora. El cartel impreso en 1929, La tuberculosis amenaza la vida y la riqueza de Catalunya, muestra a una madre abrazando a sus dos hijas como protegiéndolas de la enfermedad. Este cartel cumplía la función de que se debía acudir al servicio de asistencia social de los tuberculosos, que estaba situado en el barrio del Poble Sec de Barcelona. En cuanto al cartel Pèl & Ploma (1899), hace referencia al semanario donde colaboraba con sus ilustraciones, siendo uno de los cuatro que realizó para la revista. Esta obra está relacionada con La joven Decadente que se exhibe en el Museo de Montserrat. Las mujeres que aparecen en la revista representan para Fátima Gómez “un prototipo de mujer urbana, independiente, elegante, sofisticada y atractiva que corresponde a la clase burguesa”. La mayoría de ellas figuran en la portada de la revista de medio cuerpo, donde sobresalen sus hermosos rostros.

En el óleo En el claustro (1915), muestra a una joven monja de una belleza inusual, con los labios pintados de rojo que contrastan con el color blanco del hábito. Los pies no se distinguen, por lo que parece que esté levitando. A nivel compositivo es tan importante la figura de la monja como el claustro del monasterio de Sant Benet de Bages. Entre los autorretratos, hay un dibujo al carboncillo de 1910 que refleja muy bien la personalidad del artista, representándose a sí mismo fumando un puro que está dentro de la pipa.

La cochera
La cochera

Finalmente, querría mencionar una pieza excepcional que ya se pudo contemplar en la galería Gothsland con motivo del Año Ramon Casas. Se trata del óleo La cochera (1907), en el que se ve la cochera de la fonda de Moià donde Casas solía detenerse de camino a Sant Benet de Bages, pueblo en el que poseía una casa. Esta obra refleja perfectamente la sociedad de la época, mostrando a diversos personajes: un cura, un mosso de escuadra y un joven, hablando; una mujer que parece estar observándolos y, en el otro lado de la cochera, el conductor sentado en el coche –un Delaunay-Belleville- situado en primer plano del cuadro. Esta obra junto con el automóvil que lo acompaña, demuestran el interés de la galería por el artista, del que, en el año 2003, con motivo de su vigésimo quinto aniversario, se presentó una selección de monográficos, entre los que sobresalían los dedicados a Joaquim Mir, Joan Miró y Ramon Casas. También un acontecimiento decisivo fue la apertura del Museo del Modernismo en el 2010, ubicado cerca de la galería, donde se exhibe la colección de la familia Pinós, y que sirve para ampliar el conocimiento que se tiene del  modernismo barcelonés en general, y no sólo a nivel arquitectónico , ya de por sí, de sobras sabido.

[amazon_link asins=’8494561324,B077GLQ2XF,8498444691,1508791570,8483309157,B076B1Z692′ template=’9musas’ store=’lasnuevemus07-21′ marketplace=’ES’ link_id=’84be6448-ecd0-4ca4-83cd-67c08be0783a’]
La revista agradece sus comentarios. Muchas gracias
Ramon Casalé Soler

Ramon Casalé Soler

Ramón Casalé Soler (Barcelona. 1955)

Museólogo, historiador y crítico de arte

Miembro de la Asociación Internacional de Críticos de Arte (AICA)

Miembro del Consejo Internacional de Museos (ICOM)

Licenciado en Geografía e Historia, especialidad en Historia del Arte (Univ. Barcelona)

Máster en Museología y Patrimonio Cultural (Univ. Barcelona)

Curso de Anticuario (Barcelona)

He formado parte de la Junta Directiva, con el cargo de Tesorero, de la Asociación Catalana de Críticos de Arte (ACCA), durante el período 2001-2016

Colaborador del programa de radio “Formas y Ängulos en las cadenas Onda Cero y COPE de Barcelona durante 7 años

Excoordinador de Artes Plásticas del Museo de la Marina de Vilassar de Mar (Barcelona)

Exdirector artístico de la Galería de Arte Sant Pol Art, de Sant Pol de Mar (Barcelona)

Fui corresponsal en España de la revista italiana ARTE IN de Venecia durante 20 años

Formaba parte del Comité de Redacción de la revista digital Mur Crític (ACCA)

Actualmente también soy crítico de arte de la revista BONART de Girona, de la revista ARTE por EXCELENCIAS de La Habana, de la revista digital EL TEMPS DE LES ARTS de Valencia , del periódico L’INDEPENDENT DE GRÀCIA de Barcelona y del FULL INFORMATIU de la Societat Catalana d’Arqueologia de Barcelona.

Asimismo, he sido crítico de las revistas Batik, Arte Omega, Marte de Barcelona, Papers d’Art de Girona, Zerovuittresquaranta y Vilassar Actiu de Vilassar de Mar (Barcelona), entre otras publicaciones, desde los años 1987 hasta la actualidad

espacio-disponible-cuatro

¡Suscríbete a nuestro boletín!