VER EN VERSION CLASICA
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Valdemar Ramírez Loaeza
Domingo, 13 de noviembre de 2016
KARMATRÓN Y LA MÁQUINA DEL TIEMPO

Óscar González Loyo

Guardar en Mis Noticias.
Noticia clasificada en: Artes Cómic

La revista “Karma-tron...” vino a llenar, para muchos lectores, el hueco que dejaba poco a poco “Kalimán”, pues presentaba, como diría Modesto Vázquez, una “Violencia blanca”. Un concepto totalmente diferente a los superhéroes.

KARMATRÓN Y LA MÁQUINA DEL TIEMPO

 

Óscar González Loyo es un guionista y dibujante de historietas mexicano. Además de sus originales creaciones (originales en ambos sentidos de la palabra), ha trabajado para empresas mexicanas e internacionales, entre las que destacan Bongo Comics y DC. Hoy es, además, líder de ¡Ka-Boom! Estudio, y tiene varios proyectos en puerta.

 

¿Cómo y cuándo decide Óscar González Loyo que será historietista?

 

Desde los 12 años, aunque comencé a los 14 en “Las Aventuras de Capulina”.

 

Óscar González GuerreroÓscar Gonzáles Loyo no es un dibujante improvisado. ¿Quién fue su maestro en el medio de la historieta?

 

Obviamente, mi padre [Óscar González Guerrero], creador de “Hermelinda Linda” y director artístico de Editormex; además de Héctor Macedo, dibujante de “Capulina” y los hermanos Armando y Raúl Anguiano.

 

Vivió una época en que revistas como “Insólito”, “Oculto”, “Supermente” y “Contactos extraterrestres” hablaban de todo tipo de temas fascinantes, desde artes marciales y ovnis hasta criptozoología (cuando ni siquiera se había acuñado este término).

 

En los años ochenta realizaste una historieta donde el protagonista se llamaba Alfa, y algunos de sus maestros eran Mukti, Vidya, Garuda y Jafar Tae Tantra. ¿Hay alguna intención de retomar algún día esta obra?

 

¡Ya lo retomé, desde los ochenta!, pero se convirtió en “El Manual del Guerrero Kundalini”, dentro de la revista “Karmatrón”.

 

¿A quién consideras tu mayor influencia como autor de cómic?

 

En realidad tengo cinco influencias para todo lo que soy: mi padre, Astroboy, Hanna-Barbera, Disney y Star Trek.

 

La revista “Karma-tron...” vino a llenar, para muchos lectores, el hueco que dejaba poco a poco “Kalimán”, pues presentaba, como diría Modesto Vázquez, una “Violencia blanca”. Un concepto totalmente diferente a los superhéroes.

 

“Karma-trón y los Transformables” reúne diferentes temas: ciencia ficción y fantasía, esoterismo, artes marciales, arqueología… ¿hay algún autor o autores que hayan inspirado fuertemente este proyecto?

 

Por el formato, Alejandro Jodorowsky, pero desde niño busco esos temas; y los creadores de “Astroboy”, “Ultraman” y “Star Trek”.

“Karma-tron” gira alrededor del prínicpe Zacek, un joven del planeta Zuya que ha logrado despertar a la serpiente kundalini, y se convierte en Karma-tron, un guerrero con una armadura muy especial que combate a Asura, la encarnación del mal.

 

¿Por qué el nombre de “Karma-tron y los Transformables”?

 

Originalmente era “Karmatrón y los Guerreros Kundalini”, pero la persona que apoyaría el proyecto me pidió el cambio de nombre y una pequeña alteración en lo que eran mis robots: por cuestiones de la serie que en ese entonces no era conocida y que vendría a México dos años después de que iniciáramos el proyecto [“Transformers”]. No me gustó el asunto pero acepté para que “Karma-tron” saliera a la luz; “Karma” por la parte espiritual y “Tron” por la tecnología: el cuerpo y el espíritu en equilibrio.

 

KARMATRÓN Y LA MÁQUINA DEL TIEMPO

 

“Karma-tron” es una revista cuya periodicidad no es estricta. ¿Cómo sacar a flote una publicación con estas características?

 

Es muy malo eso, pero como independiente y sin recursos no me queda otra. Afortunadamente en los ochenta tuve más de 100 000 lectores cautivos de forma semanal ininterrumpida por 6 años; eso es lo que me ayuda hoy en día: los fans nos apoyan y no se desesperan porque saben que cuando ya despeguemos, la periodicidad será mensual. Algunos lectores lo entienden, otros no, pero los fans son ahora los que nos sostienen, ya en la segunda etapa vendrán nuevos.

 

En un mundo donde el cómic tiene competencia cada vez más fuerte, la diversificación ha sido una opción para seguir adelante. ¿Qué servicios proporciona ¡Ka-boom! Estudio?

 

Diseño de personajes para marcas, información de instituciones y entretenimiento para todas las plataformas, creación de conceptos y universos, “Storyboards”, animación, Ilustración en general, comics publicitarios, empresariales y de entretenimiento, “motion comics”, desarrollo de carpetas de identidad de marca, etcétera.

 

¿Hay algún otro proyecto de historieta en puertas?

 

¡Hay miles!, pero necesitamos que los que tenemos ahorita despeguen bien y para marzo saldrá “K'az In Vol”, un periódico de comics con varios proyectos de un servidor y de los ¡Ka-Boones!, ya preparado desde hace años.

 

Tú dibujaste la historieta “The Simpsons”, en la década de los 90. ¿Cómo fue la experiencia de trabajar en el extranjero?

 

Padre, muy satisfactoria. De hecho nosotros fuimos los que llevamos a varios artistas, hoy vacas sagradas, a trabajar en Estados Unidos. Con “The Simpsons” tuve muchas satisfacciones, pero no llenaban la principal... ser profeta en mi tierra y lograr que el cómic nacional vuelva a ser la segunda potencia mundial, como lo era antes. Obviamente es un sueño muy grande, pero por algo se vuelve a empezar. No rechazamos dibujar para el extranjero, pero nuestra prioridad es hacerla en donde no hay nada hoy en día. Ahí está la oportunidad de negocio, que llevará muchos años consolidar, pero no importa; ahí está nuestro disfrute y nuestra realización, que otros hagan “batmans” y “spidermans”, nosotros haremos a nuestros propios personajes.

 

KARMATRÓN Y LA MÁQUINA DEL TIEMPO

 

Además del dibujo, ¿hay alguna otra actividad o disciplina que haya marcado tu vida?

 

La música, el buceo, la exploración, el campismo y el Kung Fu.

 

¿Quiénes son tus mejores amigos en el gremio?

 

Los ¡Ka-Boones!, Sergio Aragonés, Héctor Macedo, Ángel Morales, Scott Shaw, Stan Sakai, Matt Groening y equipo; hay algunos... ya no tantos, pues muchos se me voltearon y se volvieron troles porque les molesta que luchemos como lo hacemos, pero yo sí viví del medio en épocas doradas y ellos conocen sólo por investigar. En fin, son tantas cosas, hoy en día los líderes de opinión son los que más gritan, no los que saben.

 

Para ti, ¿cuál ha sido la mejor historieta mexicana?

 

Tengo 3: “Los Supersabios”, “La Familia Burrón” y “Capulina”.

 

En tu opinión, ¿cuál es el panorama actual del cómic, en México y en el mundo?

 

En México es inexistente, pero muchos vamos a sacarlo adelante muy pronto. Aun mis detractores harán cosas muy buenas. En el mundo, México ya ocupa un nicho que tendrá altibajos, como todo, pero sobrevivirá, ahora con sus hermanos como el cine, la TV, el internet y los videojuegos.

 

¿Tienes alguna recomendación para los futuros historietistas de México?

 

¡No!, porque por eso tengo tanto detractor y trol de internet. Bueno, sí tengo una recomendación: que se dejen guiar por alguien que sepa más que ellos, porque lo único que él deseará es que triunfen. ¡Ah!, y que antes de lanzarse al público, aprendan a dibujar y a escribir.

 

Agradecemos a Óscar Gonzáles Loyo esta pequeña entrevista y le deseamos, a él y a todo su equipo, mucho éxito en su carrera historietística.

 

web oficial

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Las nueve musas
Las nueve musas • Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados - ISSN 2387-0923
Powered by FolioePress