Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Flavio Crescenzi
Sábado, 10 de septiembre de 2016
una gramática «funcionalista»

Por una gramática con rostro humano

Guardar en Mis Noticias.

Como es sabido, la lengua no está en continua decadencia, sino en un estado de cambio permanente, de adaptación a las necesidades de quienes la utilizan.

I

 

A cualquier persona medianamente culta le interesa expresarse con propiedad. Lo cual es comprensible, ya que nadie quiere cometer faltas al hablar o al escribir. Vivimos en una sociedad competitiva, vertiginosa, hipercodificada, que nos exige —aunque no seamos del todo conscientes de esa exigencia— que sepamos hablar bien en público y redactar textos de manera efectiva. No cabe duda de que el dominio del código lingüístico se ha convertido en nuestros días en una necesidad práctica; sin embargo, todo indica que el estudio científico de la lengua no está ayudando demasiado a satisfacerla.

 

Al parecer, la brecha entre teoría científica y saber general tiene su razón de ser en el propio desarrollo del conocimiento de la lengua. Por un lado, el estudio científico de la lengua, en cuanto lingüística, abandona el tema de la corrección. Por el otro, el propio estudio de la norma admite que la lengua es un fenómeno de naturaleza social, dependiente, en parte, de la estratificación de la sociedad y, en parte, del papel que juega la comunicación escrita entre las personas. Con todas estas revelaciones, se reafirma la exclusión del uso en el estudio interno de la lengua, la gramática. Así, lo que la sociedad necesita, es decir, el modelo de lengua descrito en un libro de consulta gramatical, no se respalda en los conocimientos científicos acerca de la lengua en sí, ni tampoco en cómo influye la sociedad en la instalación de ese modelo.

 

Lo sucedido con la Gramática de la Real Academia Española hace algunos años es producto de esta situación. Desde 1973, la Academia estuvo esperando en vano un dictamen respecto del Esbozo de una nueva gramática de la lengua española, que habían redactado Salvador Fernández Ramírez y Samuel Gili Gaya, puesto que mientras no lo aprobara el pleno, la obra no tendría «validez normativa». Con el tiempo, fallecidos los dos autores del proyecto, la Academia encargó a otro de sus miembros la redacción de una nueva versión de la Gramática. El resultado fue obra de un autor, Emilio Alarcos, y no de la Academia, como sí lo fue el Esbozo.[1] Sin embargo, aunque se esmeró en evitar la terminología difícil (lo que probablemente haya ayudado a que en su momento se convirtiera en un éxito de ventas), Alarcos escribió una gramática «funcionalista», pero que él mismo consideraba normativa. Ahora bien, si en algún punto lo era, es porque «toda gramática termina, o empieza, por ser normativa»[2] y no porque del conocimiento de la gramática se deduzca la corrección o incorrección de las expresiones.

 

II

 

Huelga decir que el conocimiento que aporta la gramática para saber si algo está bien dicho es sumamente importante, pero para aprovecharlo mucho más, quizá tengamos que pensar en una gramática distinta, en una gramática con rostro humano. Lo primero que hay que entender es que, para que podamos indicar que algo está bien dicho, tenemos que aceptar la relación entre lo que se ha dicho y un determinado paradigma de corrección, que casi nunca es estable. Asimismo, hay que distinguir para qué y para quién eso que se dice está bien dicho. Este para qué tiene que ver con la situación comunicativa (pensemos que una «grosería» puede ser poco adecuada a la hora de rezar, pero muy útil si queremos insultar a alguien). Y este para quién tiene que ver con la diversidad propia de las lenguas (pensemos que una pronunciación apropiada en una región puede sonar extraña en otra). Llamamos «variación» a la propiedad de que haya palabras distintas para referirse a una misma cosa (obsérvese el caso de valija y maleta), o pronunciaciones diferentes de una misma expresión (un madrileño no pronunciará la palabra cazuela de la misma forma que un montevideano), o maneras diversas de combinar unas mismas palabras (recordemos más nada frente a nada más). Esta misma propiedad está detrás de la existencia de lenguas diferentes y, como es natural, de la capacidad humana de hablarlas.

 

Durante mucho tiempo se pensó que una vez que las lenguas llegaban al punto culminante de su desarrollo, corrían el peligro de degradarse. Cuando el griego se convirtió en lengua internacional (del comercio y de la propagación del Evangelio), dejó de ser la lengua privativa de la filosofía y la poesía con la que se expresaban los emperadores romanos que querían que los tomasen por cultos. Para evitar que los extranjeros la estropearan (que era lo que se pensaba que harían), se creó la gramática, que fijaba la lengua de los textos homéricos tal como eran en su forma originaria, sin las corrupciones que se le atribuían al paso del tiempo y a las personas incultas. Del mismo modo, la Real Academia Española, en el siglo XVIII, se propuso limpiar y fijar la lengua en su clásico esplendor.

 

Como es sabido, la lengua no está en continua decadencia, sino en un estado de cambio permanente, de adaptación a las necesidades de quienes la utilizan.

 

Este cambio, por lo general, es imperceptible y tiene que ver con las tareas de expresión que cumple la lengua, con el modo en el que las cumple y con la manera en que se transmite de generación en generación. Entender la lengua, en definitiva, implica aceptar que hay que incorporar su uso vivo a la gramática, y para lograrlo, habrá que valerse, no tanto de la pragmática —como tal vez pueda inferirse de este texto—, sino de un aspecto del uso que nunca ha sido ignorado del todo por los lingüistas: el estilo. Pero de esto, queridos lectores, me ocuparé en un próximo artículo.


[1] Vale aclarar que, en nuestros días, los usuarios de la lengua española podemos contar con la Nueva gramática de la lengua española (2009-2011), obra consensuada por todas las academias de la lengua, y por eso mismo, de criterios mucho más amplios .

[2] Alarcos, Emilio. Gramática de la lengua española, Madrid, Espasa-Calpe, 1994.

Acceda desde aquí para comentar como usuario registrado. Ser usuario registrado tiene muchas ventajas. Una de ellas es la posibilidad de guardar sus noticias y comentarios. Acceda desde aquí para comentar como usuario registrado. Ser usuario registrado tiene muchas ventajas. Una de ellas es la posibilidad de guardar sus noticias y comentarios.
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Las nueve musas
Las nueve musas • Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados - ISSN 2387-0923
Powered by FolioePress