VER EN VERSION CLASICA
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Antonio Ramos Maldonado
Jueves, 8 de septiembre de 2016
Don Quijote y su bufón, el elemento inseparable

LO QUE SE ESCONDE DETRÁS DEL QUIJOTE – VI

Guardar en Mis Noticias.
Noticia clasificada en: Ensayo Narrativa

Aunque parezca increíble, el modelo atómico se toma de aquí, de los componentes sustanciales, y ha servido  para crear otras teorías como la mecánica cuántica.

       “Hasta aquí nos hemos ocupado de la exégesis unamuniana del Quijote como si fuese un evangelio y de don Quijote como figura de Cristo. Pero, como ya advertimos más atrás, además de esta perspectiva cristomórfica, el comentario de Unamuno es el resultado de una segunda línea hermenéutica, que se caracteriza por la adopción de una perspectiva hagiográfica, esto es, por el tratamiento de la vida de don Quijote como la biografía de un santo, cuya vida, sin él buscarlo, además se asemeja llamativamente a la de Cristo. Fue una preocupación constante del escritor vascongado la aproximación a don Quijote como santo. Incluso, medio en serio medio en broma, aboga por la canonización de don Quijote, al que se dirige como «Mi San Quijote», por causa no sólo de su bondad, sino de sus locuras, que para él son heroicas: «Sí, los cuerdos canonizamos tus locuras» (Vida de Don Quijote y Sancho, pág. 397). En un escueto escrito posterior, «San Quijote de la Mancha» (1923)» nos anuncia su propósito de «emprender una campaña para que se canonice a don Quijote, haciéndole San Quijote de la Mancha» (Obras completas, VII, pág. 1244). Hasta amenaza a la Iglesia Romana, que ha canonizado a unos cuantos sujetos poéticos de menor realidad histórica que don Quijote, con un cisma, en caso de que se opusiera a ello, y con constituir la Iglesia Católica Española Quijotesca”, “Filosofía del Quijote, Don Quijote como santo. José Antonio López Calle. Quinta parte del estudio sobre la interpretación de Unamuno del Quijote como evangelio del Cristo español. Las interpretaciones religiosas del Quijote.

 

 

     Muchos escritores novelistas acostumbran seguirse por el mismo orden narrativo que emplean otros escritores cuyas obras se han hecho famosas; otros no solamente hacen esto, sino que también se “enganchan” en los personajes, los utilizan a fin de fortalecer sus obras. Detrás de toda esta labor, en el fondo, se puede ver todo el recorrido casi que imperceptible de las primeras gestas conocidas, que subsistieron al tiempo y a otras  arremetidas; porque lo más seguro es que éstas también sean consecuencia de aquellas de las que el tiempo devoró. Este galopar en el tiempo fue el causante de que se fuera perdiendo la esencia de las otras y entraran en acción las novelas actuales, que apuntan a otra cosa contraria a los designios  originales. Poco a poco se fue perdiendo interés en el personaje inamovible que aparecía en todas las obras, un personaje al que acompañaban  otros personajes, pues se trataba de los componentes sustanciales personificados; esto es: carga, potencia, fuerza, volumen, densidad, carga positiva, carga negativa o que representa peligro, que son las más sensibles al encontrarse más alejada de la fuente o parte que rige. Es necesario aclarar que el alejamiento obedece al tiempo y a la carga; además, la cantidad de estos elementos sensibles  no está regulada por ningún componente que le dé nombre, como en el caso de los átomos con respecto de los electrones; sino que la sensibilidad se debe a la acumulación de carga y a alteraciones en su estado, alteraciones externas; otro dato importante es que la cantidad de elementos sensibles es incontable; por eso se les llama masa, pueblo…,  se individualizan y se les ponen nombres cuando se personifican, y en los cambios de intensidad, de carga, se tienen como lugares, estaciones, ciudades, países, reinos, repúblicas, etc.; por eso se consideraron reales estos trabajos literarios, reales a pesar de los contendidos fantásticos de las leyendas. De aquí, de esta “estructura” filosófica, se inventó el modelo atómico. Suena increíble, pero es un hecho. ¿Qué está ocurriendo? , ¿a dónde nos lleva todo esto? Obviamente existe una encrucijada. Sin lugar a dudas, basándose en el concepto de masa, carga, potencia, fuerza, volumen, densidad, carga positiva, carga negativa o que representa peligro, Joseph John Thomson creó su modelo atómico; noventa años antes, ya lo había hecho John Dalton. Quince años más tarde aparece el modelo de Ernest Rutherford, quien asegura que el átomo es hueco…

 

     “Al lado de don Quijote se dibuja la deliciosa figura de su escudero, tipo perfecto de los instintos materiales y groseros. Don Quijote es el hombre de lo ideal, y sancho Panza es el hombre de la materia: el primero vive únicamente  para ejercer la fantástica caballería y de tal modo está preocupado con su constante ilusión que se olvidará de satisfacer hasta las primeras y más esenciales necesidades de su cuerpo y pasará el tiempo declamando sobre la excelencia de su oficio o convirtiendo la realidad en ficción que estén de acuerdo con su manía”,  “Don Quijote de la Mancha en el siglo XIX” , por Don T. Y, doctor en jurisprudencia. 

 

      Es sabido que la masa de la “estructura” filosófica está compuesta por cuatro elementos, tierra, aire, agua y fuego. Esta misma idea se tomó para teorizar que los átomos de un mismo elemento son iguales entre sí, tienen el mismo peso e iguales propiedades. Como en la “estructura” filosófica se encontraban los elementos agua y aire, en los modelos atómicos se les dio prioridad a estos dos. Por eso vemos que en los “experimentos”  se habla del estudio del hidrógeno y del oxígeno, principalmente; muy poco de los otros.

 

     Posiblemente John Dalton estuvo escudriñando la alquimia y se tropezó con esta “estructura” filosófica, “estructura” que se ha cogido para la creación de estos modelos y de muchas teorías. Lo más probable es que se trate de un puente que forme parte del método empleado por una fuerza superior de la Naturaleza a fin de conectar los dos campos, lo físico con lo metafísico.

 

    Con  esto podemos ver la diferencia entre la novela actual con lo escrito por Homero y muchos otros que, en sus gestas, personificaron los componentes sustanciales.

 

    Casi siempre el componente sustancial estaba representado por el rey; en segundo lugar estaba la reina; en el tercer lugar el hijo de éstos, el príncipe. Por lo general el rey pertenecía a otro plano, no era de la tierra; la reina sí era terrenal, y el príncipe, por tanto, pertenecía a ambos niveles. Aquiles era uno de estos personajes de naturaleza celestial y terrenal, al igual que muchos otros, tal es el caso de hijo de la  Virgen, hijo de un ser de otro mundo.   Se debe saber que, en todo esto, estamos hablando de la sustancia; en el plano físico no se dan estos fenómenos.

 

    Los libros más antiguos que se conocen con esta estructura son los de Homero. A partir de estos se escribieron muchísimos otros donde se utilizan los mismo personajes y los mismos  lugares, lugares como Troya, Esparta, Roma, Grecia, Egipto, etc., etc. Sócrates es, quizá, el personaje más utilizado; se lo mencionó como personaje principal inclusive cientos de años después de la aparición de la figura de Cristo con esta posesión. Sin embargo la figura de Sócrates venía reinando desde los tiempos de Platón (como dato curioso, en esto de la invención de fechas para intentar cuadrar la Historia, por parte de la Iglesia; inventar fechas cuando los personajes aparecían en distintas épocas y en otras historias, como en los casos de Aquiles, Darío, Herodes, la ciudad de Troya, Cleopatra, Alejandro Magno, el cual resulta siendo hermano de Cleopatra…, etc., etc.; en este tira y hala, a Sócrates también se lo “dividió”, y se nombró al “otro” el “otro Sócrates”, donde el primero nace en el año 469 adc, y muere en 399 adc, muere en una época más cercana al año 1, como es obvio; lo que sí no cuadró sino que quedó como un disparate fue la fecha correspondiente al “otro Sócrates”, el cual nace 70 años después de haber muerto: nace en el año 380 adc y muere en el año 450 adc, lo que quiere decir que su nacimiento  está más cerca al año 1 y su muerte se produjo 70 años antes del año 380 adc…,todo un berenjenal, como ya se ha comprobado con muchos otros datos referentes a la historia antigua. “Sócrates es el autor de una Historia Eclesiástica que continúa la de Eusebio de Cesarea. Fue contemporáneo, en gran parte, de los sucesos que narra. Había nacido en Constantinopla hacia el año 380, y murió en torno al 450. Fue discípulo de los gramáticos paganos Eladio y Ammonio, que en 380 había huido de Alejandría a Constantinopla con ocasión de una revuelta. Oyó explicaciones bíblicas del arriano Timoteo, y estudió también Derecho. Su Historia Eclesiástica está dedicada a Teodoro, personaje desconocido, quizá sacerdote o monje”,  “La violencia religiosa cristiana en la Historia Eclesiástica de Sócrates durante el gobierno de Teodosio II y en la Historia Eclesiástica de Teodoreto de Cirro” :   

    

     Los errores de la historia se amontonan como suele ocurrir cuando se pretende ocultar la verdad. En este accionar en medio del desorden  propiciado por  la infamia, las malas intenciones, la ofuscación toma partida; de allí que no cuadren las fechas y otros recursos empleados para intentar cuadrar los datos. Era como “trabajaban” en la oscuridad, como “trabajar” corriendo a fin de esconder lo que funcionaba de acuerdo a la ley, de cambiar los conceptos, aniquilar los símbolos incomprensibles, como en el caso del  grafito de Alexámenos.

 

grafito de Alexámenos.

 

     “La ‘plaza de mercado´ que el mundo era en el Medievo; la ‘plaza de mercado’ que el mundo era antes del Medievo; la ‘plaza de mercado’ que el mundo es actualmente…”, “La Plaza de mercado que el mundo ha sido”, ARM.             

 

   “Del medievo hacia atrás, el Bufón de Corte cumplió en algunos casos una función social, haciendo tomar consciencia al rey o la corte de algunos temas que podrían repercutir negativamente en la sociedad, pues eran los únicos a los que les estaba permitido cuestionar las leyes o incluso la palabra del rey. Antes del payaso tal como lo conocemos (que tiene su origen en el siglo XVIII de la mano Philip Astley en Inglaterra, y anteriormente en el siglo XVI con la Comedia del Arte) podríamos concluir que los primeros payasos fueron los bufones. Digamos que bufones y payasos son… primos hermanos”, “Historia de los bufones”,  Clownplanet.com.             

 

      En otras culturas, como la hindú, utilizan la figura del mono a cambio de la del bufón, utilizan la figura del mono como símbolo de inestabilidad, por sus monerías; por eso se lo considera un animal sagrado. En filosofía pura, a esta parte, a esta figura, se la conoce como la mónada… Vamos a traer a colación un relato sobre el uso de la “mónada-pigmeo” en el antiguo Egipto: “El negrillo, que sin duda no está habituado al sol ardiente y abrasador de la región del Sudd, ha resultado herido durante una de las innumerables agresiones de las tribus ribereñas, y el guía de la caravana se ocupa personalmente de vendarle las heridas con la mayor solicitud. Una guardia especial de diez hombres, armados hasta los dientes, ha recibido la orden de guardar y proteger a este enano. Nada tiene ello de extraño, por cuanto que este hombre diminuto, encadenado, es un teng, procedente de los bosques de la tierra del sur, allí donde se dice tiene sus fuentes el Nilo, pero adonde jamás ha podido llegar ninguna caravana venida del país de Punt. Y un teng es, con mucho, la cosa más valiosa que una caravana puede traer de aquellas tierras meridionales. En el poderoso Imperio de los faraones, al Norte, que nunca ha visto aún el propio guía de la caravana, pagarán por él un precio fabuloso. ¿Acaso Harchuf, gobernador de la Isla de Elefantina, no emprendió ya tres viajes a la región de Aäm e hizo todo lo posible por complacer a sus señores, los faraones Fiops y Mer-en-Ra, quienes le habían pedido que les trajera del Sur uno de aquellos preciosos teng? Dentro de unos meses, Harchuf volverá a Aäm, y entonces será posible satisfacer, por fin, uno de los deseos de faraón: un auténtico teng podrá ser llevado a la Corte de Menfis. La gloria de Harchuf será grande en Menfis, y el guía de la caravana sabrá fijar muy bien el precio del negrillo…”, Fragmento de la Inscripción funeraria de Harchuf en Assuán.

 

     Otra narración referente al uso del mono con este mismo fin, la encontramos en la Biblia: “Porque el rey tenía en el mar una flota de naves de Tarsis, con la flota de Hiram. Una vez cada tres años venía la flota de Tarsis, y traía oro, plata, marfil, monos y pavos reales. Así excedía el rey Salomón a todos los reyes de la tierra en riquezas y en sabiduría”, 1 Reyes, 10.22-23.

 

     Aunque parezca increíble, el modelo atómico se toma de aquí, de los componentes sustanciales, y ha servido  para crear otras teorías como la mecánica cuántica.

 

Por otro lado vemos, cómo a pesar de que todos estos personajes y lugares son componentes sustanciales, se los consideran parte de la Historia.

 

     “El grafito de Alexámenos (conocido también como grafito del Palatino) es un grafiti encontrado en un muro en el monte Palatino, en Roma. Se lo considera la primera representación pictórica conocida de la crucifixión de Jesús. Actualmente se conserva en el Museo Antiquarium Forense e Antiquarium Palatino de Roma. La imagen representa a un hombre crucificado con cabeza de burro. A la izquierda hay otro hombre que levanta una mano. Bajo la cruz hay una leyenda escrita en griego. Αλεξαμενοϲ ϲεβετε θεον, 'Alexámenos sébete theón'. En griego estándar ϲεβετε es el imperativo del verbo «adorar», lo que daría como traducción «¡Alexámenos, adora a dios!». Sin embargo, dado que Alexámenos está en nominativo y no en vocativo y que la escritura griega coloquial solía conllevar numerosas inconsistencias vocálicas, la mayoría de los estudiosos están de acuerdo en que ϲεβετε es una variante de σέβεται, lo que daría la traducción «Alexámenos adora a [su] dios». Otras fuentes sugieren que el significado pretendido de la frase se traduciría mejor como «Alexámenos adorando a su dios» u otras variantes similares.” 

 

        En el recorrido de estos trabajos literarios cuyos protagonistas son componentes sustanciales, aparecen los libros de caballería, con su personaje principal, su escudero o ayudante, que es la parte inestable del personaje principal, el héroe. Se le puede llamar también la parte que es necesario controlar a fin de que no se cometan errores lamentables. A esta parte se le ha dado infinidad de formas, una de ellas es la figura de niño, por lo de su inocencia, en algunos casos, ya que en otros casos se lo considera diablillo, negrillo; también pigmeo; bufón.  Precisamente de aquí fue de donde surgió la figura del payaso, y de la de todo el drama, la figura del circo. Dante Alighieri  llamó a este drama “La Divina Comedia”; Honoré de Balzac, “La Comedia Humana. Estudios De Costumbres Del Siglo XIX”; Homero, “La Iliada”, “La Odisea”…, etc., etc. En el caso de Homero, es bueno aclarar que no se lo considera filósofo, sino poeta; esto se debe a que se desconoce que sus dos obras tratan sobre los componentes sustanciales, no son libros de historia, sino de filosofía.

    

       “Rey de los hidalgos, señor de los tristes, que de fuerza alientas y de ensueños vistes, coronado de áureo yelmo de ilusión; que nadie ha podido vencer todavía, por la adarga al brazo, toda fantasía, y la lanza en ristre, todo corazón. Noble peregrino de los peregrinos, que santificaste todos los caminos con el paso augusto de tu heroicidad, contra las certezas, contra las conciencias y contra las leyes y contra las ciencias, contra la mentira, contra la verdad... ¡Caballero errante de los caballeros, varón de varones, príncipe de fieros, par entre los pares, maestro, salud! ¡Salud, porque juzgo que hoy muy poca tienes, entre los aplausos o entre los desdenes, y entre las coronas y los parabienes y las tonterías de la multitud! (……)”, “Letanía de nuestro señor Don Quijote”, Rubén Darío.

 

    Si se realizara un estudio profundo, filosófico, de lo que se consideró historia antigua, si se “llegara” al punto exacto, el resultado sería que lo que se conoce como historia antigua corresponde a la sustancia, a sus componentes sustanciales; que los primeros modelos atómicos y lo que se conoce como historia antigua son “una misma” cosa, se tomaron de la sustancia filosófica, de la masa. Por eso se habla, y con razón, dadas las circunstancias, de la plaza de mercado que el mundo es.   

Noticias relacionadas
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Las nueve musas
Las nueve musas • Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados - ISSN 2387-0923
Powered by FolioePress