VER EN VERSION CLASICA
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

José Rico
Miércoles, 10 de agosto de 2016
Reflexiones para un diario inacabado

Los cajones de la memoria

Guardar en Mis Noticias.

Hoy me dio por abrir los cajones de la memoria. Algunos fármacos caducados, antiguas monedas, cartas con algo de polvo y dos o tres plumas sin tinta. En el último, el más olvidado, en aquel que siempre pensamos que encierra la tristeza —por mucho que haya pasado el tiempo— apareció, desafiante, el daguerrotipo del primer amor. Es entonces cuando te das cuenta de la importancia de aquel “te quiero” tan silenciosamente pronunciado, de la ausencia de aquellas caricias permanentemente olvidadas. Te dices a ti mismo que no importa, que no hubiera servido para nada. Después de tantos años transcurridos te preguntas, con esa sensación de nostalgia trasnochada, ¿qué sería de nosotros si, al día de hoy, nuestras vidas estuvieran unidas a ese primer platonismo?

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Las nueve musas
Las nueve musas • Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados - ISSN 2387-0923
Powered by FolioePress