Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Humberto Robles
Domingo, 1 de mayo de 2016
“Estamos hechos de la misma materia que los sueños” (La Tempestad)

Shakespeare Lives

Guardar en Mis Noticias.
Noticia clasificada en: Teatro

En este año se cumplen 400 años de la muerte del dramaturgo más grande de todos los tiempos: William Shakespeare, y por tal motivo el mundo ha comenzado los festejos para conmemorar su existencia y su obra.

Shakespeare Lives

 

Pocos escritores han impactado con tanta fuerza a otras artes: el Cisne de Avon ha influido y está presente en obras literarias, la pintura, el ballet, la ópera, el cine e incluso en la televisión y el cómic. Hoy por hoy Shakespeare está más vivo que nunca.

 

A 400 años de la muerte de William Shakespeare (Stratford-upon-Avon, 1564-1616), el mundo se vuelca para conmemorar al dramaturgo más universal de la historia. Para este festejo, se ha creado un programa a nivel mundial llamado “Shakespeare Lives”, auspiciado por el British Council, donde habrá montajes de sus obras, conferencias, talleres, cursos, programas de televisión, y puestas en escena de óperas, ballets, así como exhibición de películas basadas en sus obras.

 

A esta celebración se han unido 140 países, incluyendo México que efectuará más de 50 actividades. Las instituciones culturales oficiales participan con trabajos realizados por los artistas del régimen, aunque afortunadamente también se incluirán varias propuestas independientes, como los casos de la Compañía de Teatro Penitenciario de Santa Martha Acatitla, uno de los proyectos de Impacto Social del Foro Shakespeare, y la obra “La noche que jamás existió” (Premio Nacional de Dramaturgia “Emilio Carballido” 2014) actuada y dirigida por Ofelia Medina, entre otros eventos.

 

La trascendencia y vigencia de este dramaturgo es tan grande que los adjetivos y los merecidos elogios no serían suficientes. Uno de sus contemporáneos, Ben Jonson, dijo que "No pertenece a una sola época sino a la eternidad", a la devoción por el Bardo de Avon, George Bernard Shaw la denominó "Bardolatría", el actor Ian McKellen expresó que "Fue capaz de escribir sobre cada uno de nosotros", y el teórico literario Harold Bloom lo calificó como “El inventor de lo humano”. En sus comedias y tragedias, Shakespeare profundizó en lo más hondo de la naturaleza humana; lo hizo como muy pocos y como los más grandes: Dante, Dostoievski, Tolstoi, Víctor Hugo, y evidentemente como su contemporáneo Miguel de Cervantes Saavedra, de quien en este año también se conmemoran los 400 años de su muerte.

 

Shakespeare Lives

 

A propósito del manco de Lepanto, Shakespeare y John Fletcher escribieron en conjunto una obra titulada “Cardenio” basada en uno de los personajes que aparecen en “El Quijote de la Mancha”, lo cual revela que el dramaturgo inglés conoció la obra de su colega hispano. Para desgracia nuestra, dicha obra se encuentra perdida aunque existe una reconstrucción basada en algunos fragmentos, escrita por Lewis Theobald.

 

El universo shakespereano es inmenso y lleno de peculiaridades: fue actor, poeta,  escribió 37 obras de teatro, 154 sonetos, inventó aproximadamente más de mil vocablos y expresiones en lengua inglesa, desde las palabras suspiscious (sospechoso), assassination (asesinato) o bloody (sangriento), hasta la frase comúnmente usada “no todo lo que brilla es oro” la cual aparece en “El Mercader de Venecia”; llegó a escribir obras en dos semanas; sus obras se presentaron en las cortes de Elizabeth I y de Jacobo I, “Macbeth” es la más representada en el orbe, en su época jóvenes actores interpretaban los roles femeninos ya que era “inmoral” que las mujeres subieran al escenario (lo cual aprovechó ingeniosamente para provocar divertidos enredos de personajes travestidos), existen 15 millones de páginas en Google que mencionan a Shakespeare, e incluso hay quienes afirman que él no fue el que escribió sus obras, sino que detrás de su pluma se esconde otra u otras personas. Sea como sea, es el nombre de Shakespeare el que reluce en lo más alto y con fulgor propio en el firmamento de las letras.

 

Los teatros de todo el mundo, desde el Shakespeare Globe hasta el Teatro Pushkin de Moscú, montan constantemente obras del Bardo. Los actores más afamados anhelan representar una obra de él, desde Lawrence Oliver y Judy Dench, hasta Jude Law, Vanessa Redgrave, Al Pacino y Kevin Spacey. Los directores cinematográficos también han sucumbido, como Orson Welles, Kurosawa, Polanski, Zeffirelli, Keneth Branagh y Grigori Kozintsev, quien dirigió las extraordinarias versiones soviéticas de “Hamlet”, el “Rey Lear”, y como dato curioso también una versión de “Don Quijote de la Mancha”. Por su parte, Verdi, Wagner, Rossini y Purcell adaptaron varias de sus obras para la ópera, y Prokofiev, Mendelssohn y Sibelius crearon obras para el ballet. En la televisión, la BBC ha realizado varios programas adaptando sus obras, como la serie “The Hollow Crown”.

 

Para los amantes del teatro, la literatura y las artes, la mejor forma de celebrar la existencia de este gran dramaturgo es leyendo sus obras, montándolas y asistiendo al sinnúmero de actividades del “Shakespeare Lives”. Promete ser una fiesta única e irrepetible a la que será un deleite acudir. Si desean compartir los eventos de este programa usen la etiqueta #ShakespeareLives


 

 


 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Las nueve musas
Las nueve musas • Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados - ISSN 2387-0923
Powered by FolioePress