Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
►w_adblock_title◄

►w_adblock_intro◄

►w_adblock_explain◄

►w_adblock_closed_btn◄

Victoria Fabre
Domingo, 10 de abril de 2016
Vivir, Amar y Morir en el Bósforo

María Teresa González Zurita

Guardar en Mis Noticias.
Noticia clasificada en: Artes Crítica literaria

"Vivir, Amar y Morir en el Bósforo", el poemario de María Teresa González Zurita, es un recorrido desde la mirada interior de una mujer con una sensibilidad que la lleva al mundo.

[Img #5190]

 

Prologado por el crítico y poeta argentino Javier Galarza y la poeta y traductora rusa, Natalia Litvinova, su libro resuena como una carta o una canción. Y así lo presentan: como ese llamado “de la amiga al amigo”, “en pequeñas canciones miedosas del alba”,  los versos de Alejandra Pizarnik que remiten a los antiguos romanceros anónimos.

 

 Es que dentro  de la inspiración del libro se encuentra un homenaje al poeta y crítico sevillano, Rafael Suárez Plácido,  fallecido en 2015 y  autor de “El descubrimiento del Bósforo”.   En esa misma línea se da lugar al  Premio La Isla de Aklan Rafael Suárez Plácido, el que con jurados internacionales, procura valorizar su poesía, conocer nuevos autores y fortalecer los lazos de amistad e intercambio entre países.

 

 La oportunidad del diálogo con esta poeta española que vive entre Sevilla, Las Palmas de Gran Canarias y Madrid,  descubre la dimensión biográfica implícita en la geografía que trae su poesía:

 

María Teresa, existe una clara presencia del mito y la leyenda en tu poesía, como si una transmisión familiar, una experiencia temprana  te conectara con otro andarivel de la realidad. ¿Algo o alguien en tu infancia te acercó a la poesía?

 

- “Mi madre me acercó a la poesía. Ella escribía y yo pasaba a máquina sus poemas, los corregía y a veces los cambiaba. Y ya no eran los de mi madre sino los míos, pues yo misma, escribía. Claro,  que los poemas de la infancia hablaban de Matemáticas, de Lengua, del patio, de las amigas del colegio,  mientras que los de mi madre hablaban del amor físico y la decepción en el matrimonio, de los ochenta y sus aires renovados en una sociedad más libre. Ella fue en aquel momento la persona más influyente en mi vida.”

 

Para llegar al poema, para llegar a la unidad del libro se intuyen  diversas líneas que  acercan la mirada poética al Bósforo ¿Cuáles son las historias y  vivencias  que la sostienen  y despliegan?

 

-“Nunca he estado en el Bósforo, sin embargo él llego a mí y forma parte de los paisajes dibujados en el recuerdo, como un lugar experimentado a través de los sentidos. Las historias y las vivencias confluyen en el encuentro de la mujer con el hombre, es el lugar donde se desarrolla una historia de amor, escrita en el corpus del poemario titulado "Vivir, Amar y Morir en el Bósforo". No estuvimos allí,  los paisajes y la música nos los  prestó la película "El paciente inglés".”

 

La muerte aparece como experiencia singular y afectiva, en este homenaje a tu amigo, pero también su dimensión de drama social a través de la guerra. ¿Crees que la poesía acompaña, cumple una misión registrando el dolor de los pueblos que tanto conmueve a Europa hoy?

 

-“La poesía acompaña la realidad desde una mirada distinta y cumple una misión  que parece imposible, cambiar el mundo a través de las palabras. Es un instrumento muy poderoso, que marca  la memoria de los hombres y  los pueblos. El poeta tiene un compromiso ineludible con la humanidad y con los ideales de justicia, igualdad y libertad, abrazados como un credo heredado de la Revolución Francesa. El poeta no debe volver la espalda a las personas que sufren, menos aún, cuando es consecuencia de la injusticia, la persecución religiosa, la imposición de los criterios, la alienación, la dictadura o peor, aún, del horror, la muerte y la tortura. El poema debe recoger en su calidoscopio la realidad para transformarla. No puedo ni quiero mirar a otro lado, ignorando  distintas realidades que nos alcanzan con su dolor, al contrario, quiero recogerlas y exponerlas al mundo. La misión es remover las conciencias y elevar de esta forma una oración a Dios o un deseo, un mundo más justo, con menos dolor.”

 

Diversos poemas despliegan  la interioridad femenina en momentos de la vida  que has transcurrido o transcurren en la vida de una mujer joven. La mecedora,  pone la mirada en la vejez ¿cómo llegaste a ese poema?

 

-“Llego al poema  a través de la observación. Vivimos en una sociedad que tiende a ignorar a las personas mayores, pero nosotros somos ellos en el futuro. Han amado, reído y sufrido. El amor no muere,  la persona amada puede ser una presencia en ausencia ante la circunstancia de su inexistencia u otra que la aleje de la vida cotidiana. Las personas mayores suelen recordar el pasado con más fuerza y cercanía que el presente, pues la mente humana suele recuperar los momentos más bonitos asociados a la infancia, la juventud, el amor o la amistad así como  los espacios biográficos. Los lugares son los que son y al mismo tiempo  otros,  la realidad es una,  cambiante, distinta y múltiple, con lo que al final no es una sola, sino muchas construidas por el pensamiento de todas y cada una de las personas que habitamos en este plano material.”

María Teresa González Zurita

 

Una selección de poemas anticipa la nueva edición que pronto publicará la Editorial Seleer, sumándose a la primera realizada por Amazon.

 

AKLAN

 

Es una palabra mágica,

 la guardo en el papel blanco

de mi pecho, como un secreto,

allí la depositó él.

Primero arrancó la sábana

 de una libreta virgen y

 después, la escribió

con su vieja pluma.

Desde entonces, la tinta circula

por las venas del cuerpo,

aquel día lo miraba

tumbada  y desnuda en el tatami,

el cráneo ideaba una palabra,

articulada en dos sílabas,

el nacimiento en el sabor

 de los labios,

un beso silencioso,

con el ropaje de las letras,

desde entonces pronuncio: Aklan

 en un susurro, lleno de misterios,

y todos los sueños se hacen realidad

 por voluntad del Creador.

 

 

ÉXODO

 

Planeábamos en nuestra avioneta

sobre las montañas rojas del desierto,

nos esperaba nuestro destino,

 inundados por la sobrecogedora belleza

de aquellos paisajes, perdimos nuestro génesis

olvidando la música de Antón

y el canto de las hadas de Avalón.

 Ángeles con alas de lata

 sobrevolábamos el cielo de Damasco,

con el equipaje de la esperanza.

 

Hileras de ríos, tinta de viejos periódicos,

recorrían la tierra surcándola con la sangre siria

que en éxodo huía, el murmullo del dolor

 de miles de voces, se elevaba

y el espejo del sol radiante reflejaba

la sinrazón de la guerra.

 

Las letras impresas en todos los idiomas

recogían la esperanza de la vida

que iba y venía.

En medio del dolor, la sonrisa de los cultos

llevó la sangre siria a Europa con ellos.

 

 

LA MECEDORA

 

La mecedora se mueve sola,

 llora la mano de la anciana

 la ausencia del hombre al que adoró,

ya no es de este mundo.

 Muda y solitaria,

ajena a la vida que la rodea,

 los nietos la llaman

 pero ella no escucha,

y su imaginación la lleva

a playas lejanas donde

llora y ríe en silencio.

 


María Teresa González Zurita. Poeta y Abogada, nacida en Sevilla, un día 16 de abril.

 

Escribe desde la infancia, influida por la vocación literaria de su madre.

 

Estudió Derecho en la Universidad de Sevilla, donde frecuentaba las aulas de la Facultad de Filología entablando amistad con el poeta recién fallecido y también sevillano Rafael Suárez Plácido, siendo éste determinante en su escritura. Contactada con los poetas Javier Galarza y Natalia Litvinova, participa de sus talleres de Clínica de Obra, así como de cursos virtuales donde capitaliza la influencia de la corriente acmeísta, el imaginismo y de la poesía hispanoamericana.

 

La relación con Javier Mora también afecta su poética y escritura. Continúa realizando estudios relacionados con la literatura tanto en el Instituto Virtual de Ciencias Humanas, IVCH,  Emagistery y de Criminologia en la Universidad de Nebrija para documentar novelas policíacas o género negro


 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

Acceda desde aquí para comentar como usuario registrado. Ser usuario registrado tiene muchas ventajas. Una de ellas es la posibilidad de guardar sus noticias y comentarios. Acceda desde aquí para comentar como usuario registrado. Ser usuario registrado tiene muchas ventajas. Una de ellas es la posibilidad de guardar sus noticias y comentarios.
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Las nueve musas
Las nueve musas • Política de Privacidad
© 2017 • Todos los derechos reservados - ISSN 2387-0923
Powered by FolioePress